Cita del día



CITA DEL DÍA: "La disciplina sin libertad es tiranía; la libertad sin disciplina es caos" (Cullen Hightower).

Entrada antigua de la semana

ENTRADA ANTIGUA DE LA SEMANA: El traje nuevo del emperador (cuento)


martes, 1 de marzo de 2016

La peligrosa cordura






El pabellón para enfermos mentales graves con tendencias suicidas de aquél hospital psiquiátrico contaba con una construcción, unas medidas de seguridad y unos profesionales para ponerlas en práctica que lo convertían en uno de los más fiables del país. Absoluta inaccesibilidad del enfermo a ventanas, cisternas, instrumentos punzantes, cordones, cinturones, medicamentos o cualquier producto u objeto capaz de ocasionarle daño. Todo fue sobre ruedas hasta que los locos se dieron cuenta de que la diferencia que había entre ellos y el personal que trabajaba allí era la cordura. Y así fue como una noche secuestraron a la enfermera que les vigilaba —que evidentemente era cuerda—, la colgaron de una viga, se pusieron en cola y se fueron ahorcando con ella uno por uno en riguroso orden.


56 comentarios:

  1. Que listos son los locos.
    Anda que a ellos los van a parar....

    Saludos cuerdos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para nada sinónimo de tontos.
      Saludos "comme ci, comme ça".

      Eliminar
  2. Esa cuerda a veces tan fina...
    Luego dirás de mi, pero de muertes vamos todos bien servidos, jajajaja.

    Feliz martes!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes razón. Entre panteras, mantis religiosas y cuerdas, parece que nos ha dado a todos la vena destructora.
      Feliz martes también para ti.

      Eliminar
  3. Brutal!!! Quien iba a poder engañar a esa pandilla de locos.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Resultado de muchas mentes imaginativas con mucho tiempo para pensar.
      Saludos, Alfred.

      Eliminar
  4. Otra vez genial, Chema, jajajaja. Esta vez en la línea del Terremoto de Toro. Jajajaja
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Celia.
      Yo también me había dado cuenta de que estaba influido por la escuela "torosalvajeña".
      Besos.

      Eliminar
  5. Jajaja eso es tener cojones, y demostrar lo bien que anda uno de la azotea. Las cuerdas son muy necesarias y útiles para muchas cosas, y te pueden sacar de un aprieto. Se tenía que haber quedado algún loco de reten, esperando a que llegara el equipo médico.

    Abrazo Macondo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que si se quedaba de retén cuando llegaran los médicos que fastidiarían la ilusión de ahorcarse.
      Un abrazo.

      Eliminar
  6. ¿La mataron a ella para justificar un suicidio colectivo? ¡Es brillante!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo es que no tengo tan claro que la mataran. Solo se sirvieron de ella para ahorcarse.

      Eliminar
  7. Siempre he dicho que los peores locos están sueltos. He aquí su inteligencia.
    Un beso :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por comentar.
      Otro beso para ti, Tamara.

      Eliminar
  8. Suerte que yo no soy demasiado cuerda. Paso de que me cuelguen de una viga. Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No a todas las cuelgan de las vigas. Algunas se utilizan para subir y bajar persianas, aunque la alternativa tampoco es demasiado ilusionante.
      Besos.

      Eliminar
  9. Aiiiinsssss... a ese pabellón, se la llama el de "los agitados" :) Creo que la enfermera olvidó que un loco cuanto más ama a una mujer, más la odia, y ese fue su error. ¿La amarían todos? jajaja. Olvidó su cordura.
    Ayyyyyyy Chema..........¡que cosas!
    También a mi me ha hecho recordar a Terrremoto Crazy.

    Besicos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cada uno hace su lectura y lo bonito es que muchas veces las de los lectores son mucho más chulas que la del que lo ha escrito, como está sucediendo en este caso. A mí no me había dado por ver amor por ningún sitio.
      Besicos también para ti.

      Eliminar
  10. Hola. unos locos muy cuerdos... muy bueno. Seguimos en contacto

    ResponderEliminar
  11. Ka cuerda es tan necesaria, sin ella los relojes de antaño se paraban

    Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y cuántas otras cosas, hasta que se impusieron las pilas.
      Un abrazo, Chaly.

      Eliminar
  12. Al final la cordura fue lo que les mató a todos. A veces hay que dejar la locura a sus anchas, oye. Pero no me voy sin decírtelo de nuevo: otro cuento genial. El día que los publiques en papel me voy a Zaragoza a conseguir el mío dedicado en la presentación.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La comida/cena corre de mi cuenta, aunque me temo que vas a tener que esperar sentado.

      Eliminar
  13. jajajaja Caray con la cuerda, y que locos mas hijos de puta... :)
    Salud

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tampoco es para tenérselo en cuenta, con lo necesitados que estaban de una cuerda.
      Salud.

      Eliminar
  14. mmm.. ahora define ahorcando .... ;)
    toma puntos suspensivos que hacía mucho que no te ponía.. ,,,,,
    un besete maño!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo que no había visto nunca es comas suspensivas.
      Otro beso para ti.

      Eliminar
  15. Para mí que ha sido obra del “locomotora”, el cabecilla del grupo. Ya sabes, el líder del psiquiátrico convencido de que es una embarcación de motor. El mismo que aparece en tu genial diccionario por su imaginación desbordante.
    Un fuerte abrazo, crack.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tenía yo olvidado al locomotora. ¿Ves cómo controlas tú mejor que yo mis escritos?
      Un fuerte abrazo, Karima.

      Eliminar
    2. Tú los escribes con tu genialidad y yo los controlo mejor con mi buena memoria. Buen tándem. Por algo soy tu representante ¿o no? :)

      Eliminar
    3. Pues sí, mi mejor representante.

      Eliminar
  16. Creo pediría unos dias en ese pabellón, así me espabilo un poco . Hermoso e ingenioso relato :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Al ser hombre no corres el riesgo de ser cuerda (en todo caso cuerdo) y de que te utilicen como instrumento para ahorcarse.

      Eliminar
  17. Cada vez lo tengo más claro, a veces hay que dejar de lado la cordura y actuar con el corazón. Hace falta un poquito de locura.
    Muy bueno, Macondo.
    Besos alocados.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se juntaron el hambre con las ganas de comer, porque la enfermera no podía aparcar la cordura en su trabajo y los locos necesitaban una cuerda.
      Gracias, Carmela.
      Besos.

      Eliminar
  18. Todo concuerda. Los locos y la cuerda.saludos, Teresa.

    ResponderEliminar
  19. Fíjate, tantas medidas de seguridad y al final, donde menos se espera, salta la cuerda.

    ResponderEliminar
  20. Está visto que es mejor tener un punto de locura, que ser cuerda, la locura puede elegir, y la cuerda solo es un instrumento para la locura

    besos y buena semana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nada es bueno absolutamente, ni la cordura, ni la locura.
      Besos y que sea buena también para ti.

      Eliminar
  21. Tema totalmente TORO SALVAJE, pero tu chispa es la cereza del pastel!

    jajaja muy requetebueno! =)))

    ResponderEliminar
  22. Cachis, con esta cordura, prefiero ser orate, del todo todito todo

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mucho mejor orate, no vayas a comparar.
      Un abrazo.

      Eliminar
  23. Y yo que llevo un tiempo alejada de los blogs, lo que me estoy perdiendo. En esta sí que has rizado el rizo Chema. ¡Qué sorprendente e ingenioso final!
    Abrazo inmenso :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, María Pilar. Da gusto cuando te leen con ojos de amiga.
      Otro abrazo para ti.

      Eliminar
  24. Brutal! este ha sido brutalmente bueno!. Es increíble el dominio que tienes de las palabras y sus múltiples significados, el como puedes retorcer la historia para acomodarla y sorprender siempre...
    Tremendamente bueno.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los significados ahí están. No hay más que cogerlos y mezclarlos.
      Muchas gracias, Eme.
      Besos.

      Eliminar
  25. Ese hospital no es para cuerdos/as....
    Chema no me canso de repetirte que tienes una imaginación muy trabajadora, que bárbaro.
    Cantidad de besos y abrazos todos para ti.
    Puri

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todos me los quedo para mí y al que ose querer quitarme alguno le pego un mordisco.
      Muchos también para ti, Puri.

      Eliminar
  26. Imaginación al poder. Me gusta que los relatos tengan final feliz para variar (teniendo en cuenta siempre, por supuesto, que la felicidad es relativa: acabaron todos muertos, pero felices: ¿un guiño subconsciente por tu parte o por la mía a los Grateful Dead?). También cabría preguntarse por la enfermera: no dices si acabo muerta, aunque seguramente sí que muy ESTIRADA de tanto uso.

    Un placer leerte, como siempre.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La suerte de la enfermera queda a la imaginación del lector.
      Gracias, Alfredo.

      Eliminar