Cita del día

-------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

CITA DEL DÍA: «La muerte es una vida vivida. La vida es una muerte que viene» (Jorge Luis Borges).

-------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

miércoles, 26 de junio de 2024

Dequeísmo y queísmo

 

  

Recuerdo que hubo un tiempo en que los entendidos en nuestro idioma manifestaron que se estaba extendiendo el dequeísmo. Es una incorrección gramatical que consiste en la utilización de «de que» en lugar de «que». Muchos hablantes pensaron que la solución al problema era tan sencilla como eliminar la preposición (de), siempre que la viéramos delante de la conjunción (que). En lo que no cayeron en cuenta fue en que hay ocasiones en las que sí hay que utilizar «de que» y, si no se hace, se cae en otro error, al que se llama queísmo.

Sin pretender dar una lección magistral, para la que no estoy preparado, voy a tratar de enseñaros un truco para evitar el dequeísmo y el queísmo. A mí me funciona y espero que a vosotros también.

Supongamos que dudáis si la frase correcta es «Estoy seguro que van a venir» o «Estoy seguro de que van a venir». Construid mentalmente ambas, sustituyendo «que van a venir» por «una cosa». Se verá claramente que solo una de las dos suena bien. Esa será la que hay que aplicar a las anteriores para elegir la que es válida:

«Estoy seguro que van a venir» o «Estoy seguro de que van a venir».
«Estoy seguro una cosa» o «Estoy seguro de una cosa».
CORRECTA: «Estoy seguro de que van a venir».

Puede suceder que cambie la forma adecuada en dos tiempos de un mismo verbo:

«Me alegro que vengas» o «Me alegro de que vengas».
«Me alegro una cosa» o «Me alegro de una cosa».
CORRECTA: «Me alegro de que vengas».
«Me alegra que vengas» o «Me alegra de que vengas».
«Me alegra una cosa» o «Me alegra de una cosa».
CORRECTA: «Me alegra que vengas».

Hay verbos que pueden construirse correctamente de las dos formas:

«Quiero avisaros que es peligroso» o «Quiero avisaros de que es peligroso».
«Quero avisaros una cosa» o «Quiero avisaros de una cosa».
CORRECTAS AMBAS: «Quiero avisaros que es peligroso» y «Quiero avisaros de que es peligroso».

También se utiliza incorrectamente la preposición de en ocasiones en que debería ir otra:

«Me fijé de que no estaba Juan» o «Me fijé en que no estaba Juan».
«Me fijé de una cosa» o «Me fijé en una cosa».
CORRECTA: «Me fijé en que no estaba Juan».