Cita del día



CITA DEL DÍA: "Casi todos nuestros errores son más perdonables que los métodos que discurrimos para ocultarlos" (François de La Rochefoucauld).


domingo, 28 de marzo de 2021

NO-DO presenta el 23 de febrero

 

https://concursoeltinterodeoro.blogspot.com/2021/03/microrretos-y-si.html
ENLACE


 

Tanto  éxito  tuvo la asistencia de los colegios madrileños al Palacio de Las Cortes el día de la Fiesta Nacional del 23 de febrero, que nuestras autoridades han tomado la determinación de hacer extensiva esta visita a las otras dos festividades patrias (18 de julio  y 20 de noviembre).

Tan hondo calaron en los escolares las explicaciones sobre el significado de los disparos que adornan el techo del hemiciclo, que cuando llegaron al busto del General Tejero Molina prorrumpieron en una sonora y prolongada ovación.

A la salida, los autobuses  se repartieron los destinos. Los de los niños se dirigieron al desfile de las Fuerzas Armadas, en la Avenida del Generalísimo. Los de las niñas a la sede de la felizmente rescatada Sección  Femenina, en la Plaza de Doña Carmen  Polo de Franco. Unos y otras sentían en su interior el honor de representar el futuro de España. Ellos ocupando puestos de responsabilidad. Ellas como abnegadas esposas y madres cristianas. 

Es digna de reseñar la diligencia con que se puso de manifiesto la decisión adoptada en las Cortes tan solo dos días antes. Tras democrática votación a mano alzada, se había tenido a bien por unanimidad que el aeropuerto de Madrid pasara a llamarse Aeropuerto General Milans del Bosch,  como justo homenaje a quien colaboró decisivamente con su Majestad el Rey  en recuperar el destino de España de las manos de sus enemigos. La puerta de entrada a la capital por vía aérea apareció luciendo orgullosa el nuevo nombre.

 

Punto Jonbar utilizado: 
En unos momentos en los que la figura del emérito rey Juan Carlos está siendo merecidamente criticada por sus actuaciones más recientes, me he parado a pensar —con más o menos caricaturación e ironía— qué hubiera podido suceder si su intervención para paralizar el golpe  de  estado del 23 de febrero de 1981 hubiese sido para apoyarlo. 
 
 

lunes, 15 de febrero de 2021

Santiago

 


 

Conocí a Santiago gracias a un amigo común. Los hijos de ambos estudiaban en la misma clase y compartían equipo de fútbol. Había muy buena relación entre  todos los padres y después de los partidos se iban a almorzar, incluso hicieron  algún  viaje juntos  relacionado con alguna competición de los chicos.

De la afinidad de Santiago con mi  amigo llegó a forjarse una buena amistad;  pero no es de ella de la  que quiero hablar, sino de una anécdota que lo retrata. La recordé el otro día como contraste a la subjetividad de los padres que amargan a sus hijos los partidos del fin de semana, creyéndose que tienen en casa un Messi que va a sacarles de pobres.

El  caso es que uno de aquellos días de partido no pudo acudir el entrenador de los chavales y,  como mi amigo tiene experiencia futbolera, le pidieron los padres que ocupara su puesto. Empezó poniendo el equipo de gala, con  la idea de alinear a los más flojos en el momento en que el  resultado  estuviera  encarrilado.  Cuando  llevaban tres o cuatro goles de ventaja empezó a sacar a los que no habían jugado, pero no contaba con que la diferencia se notaría tanto que en pocos minutos iban a meterles dos o tres  goles. Santiago, descompuesto, se le acercó y le dijo al oído: “Haz el favor de quitar a mi hijo, que es el peor y nos van a remontar por su culpa”.

 

miércoles, 3 de febrero de 2021

Mi sobrina Lucía (9 de 9)

REEDICIÓN (edición: 12/03/2015)
 
 





Me decía un día que cuando le tocara a ella estaría tan harto de escribir sobre los sobrinos que me despacharía con un "Es maja esta cría. Fin". Y es que la pequeña, por tener, tiene hasta sentido del humor. Nada más lejos de la realidad, Lucía. Ha llegado el momento de escribir sobre la más pequeña de los sobrinos, pero al mismo tiempo sobre lo más grande de la familia. Y de alguna manera tendré que explicárselo a estos señores.

Ha heredado de su madre la condición de ser la menor y, como le sucedió a ella, nunca querremos verla lo suficientemente adulta como para dejar de considerarla un poco niña todavía. Solo Ariadna, la hija de su prima María, será capaz de echarle una mano. De cogerle el testigo. De hacernos comprender que tiene quince años. Que hace ya unos cuantos que sabe lo de los Reyes, aunque se haga la tonta para no quitarnos la ilusión.

Si digo, así de pronto, que es la que mejor canta del coro y la que mejor toca de todo el conservatorio, además de la más guapa y la más lista de toda la provincia, habrá quien me tache de subjetivo. Quienes la conocen saben que no exagero un ápice, pero en atención a los incrédulos tendré que ir por partes.

No sé de dónde lo saca, pero tiene tiempo para todo. Incluso para estudiar. No siempre coinciden inteligencia y listeza, pero ella aglutina las dos cualidades. Es más lista que los ratones coloraos. Saca buenas notas en el instituto y en la vida. Cuando va conmigo en el coche no necesito navegador, porque es ella la que guía los pasos de su siempre desorientado tío.

Empezó estudiando música en la escuela de Villanueva de Gállego, el lugar donde reside. Se especializó en flauta travesera y descubrieron que tenía muy buena voz. Le aconsejaron que potenciara una u otra. Como no se le pone nada por delante, decidió que podía con las dos cosas. Entró a formar parte del coro Amici Musicae y está en el conservatorio de Zaragoza estudiando flauta, sin haber abandonado por ello sus actuaciones con la banda del pueblo. En su primer curso de conservatorio ha sacado matrícula de honor y ya he dicho que los estudios del instituto los lleva muy bien. Y sus relaciones personales. Y su ropero. Es la más presumida del mundo mundial. Si la blusa que le combina con la falda es fina y de manga corta, no tiene problema alguno en soportar a cuerpo gentil los siete grados bajo cero subida en sus tacones de complicado equilibrio.

Es cariñosa y familiar. A todos nos quiere mucho, pero tiene una debilidad: por su abuela, mata.

Nadie mejor que nuestra Lucieta para poner la guinda al pastel de mis nueve adorables sobrinos. La más pequeña de ellos. Lo más grande de la familia.


 
Antonio (8)                                               Página principal                                                 Joaquín (1)