Cita del día

-------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

CITA DEL DÍA: «No se puede llegar al alba sino por el sendero de la noche» (Khalil Gibran).

-------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

lunes, 30 de enero de 2023

Sonrisas (88)

 







Sonrisas (87)                                                                                                                Página principal

martes, 24 de enero de 2023

Sonrisas (87)

 







Sonrisas (86)                                                                                                                      Sonrisas (88)

sábado, 14 de enero de 2023

La manzana de la discordia

 


Tomando una manzana  como elemento común, he escrito un  microrrelato jugando a mezclar el episodio mitológico de la manzana de la discordia con el cuento de Blancanieves.


Indignada Eris —diosa de la discordia— por no haber sido  invitada por Zeus a las bodas de su nieto Peleo —rey de los mirmidones— con Tetis —ninfa del mar—, se presentó en la ceremonia y dejó sobre la mesa de Blancanieves y su madrastra una manzana con un letrero que decía: «Para la más hermosa». Creyendo ambas que eran las destinatarias del regalo, empezaron discutiendo, siguieron tirándose de los pelos y terminaron solicitando a Zeus que interviniera en el conflicto. Pensando el dios que sus asuntos debían estar por encima de los de unas vulgares mortales, las encauzó a la decisión de un espejo mágico que estaba capacitado para impartir justicia en este tipo de desavenencias. Una vez reflejadas en su luna las imágenes de las dos contendientes, las felicitó por estar tan buenas; no obstante, como debía decantarse por una de ellas, eligió a la más joven porque tenía las carnes más prietas. A la madrastra no le quedó más remedio que acatar el veredicto, lo que no quiere decir que lo aceptara deportivamente. De hecho, inyectó un veneno en la fruta de la discordia y su hijastra murió al comérsela. De resultas, se desencadenó la guerra de Troya.

Moraleja: cuando las vanidades humanas salen a pasear, pueden  liarla cojonuda hasta por una puta manzana.