Cita del día



CITA DEL DÍA: "El problema cuando se busca a la mujer perfecta, es que ella probablemente está buscando al hombre perfecto" (Phil Moss).

Entrada antigua de la semana

ENTRADA ANTIGUA DE LA SEMANA: Esa eñe no se toca


viernes, 27 de noviembre de 2015

Consejo de charcutero






Como le ocurrió a Enrique, en muchas ocasiones no llegan a superarse experiencias como esa. A la tensión de tener apoyada en la sien durante interminables segundos una pistola cargada, empuñada por una mano temblorosa con el índice apoyado en el gatillo, se unió la incertidumbre de no saber si su mujer estaba en casa y lo que habían podido hacerle. Físicamente no le quedaron secuelas de la paliza que le dieron después de atarlo y amordazarlo, pero psíquicamente pasó de ser el rocoso soporte de la familia a un perrillo faldero dependiente de Pilar. Afortunadamente el hijo ya estaba en el negocio y se hizo cargo del mismo, por lo que económicamente pudieron seguir tirando sin demasiados problemas.

Felizmente la mujer había salido media hora antes. Unos ruidos despertaron al hombre de la siesta. Cuando fue a ver lo que ocurría, se encontró a los dos ladrones de frente en el pasillo. Uno de ellos sacó una pistola. No le dio tiempo de plantearse si estaba cargada, porque con los nervios le soltó un disparo entre las piernas antes de encañonarle. 

El abogado de los delincuentes planteó la defensa desde la insolvencia de ambos, la perspectiva de una familia bien posicionada económicamente, unos objetos de valor que habían sido recuperados por la policía y unos daños psíquicos que supuestamente iban a ser temporales. La sentencia se adhirió al planteamiento y al poco tiempo estaban en la calle para reinsertarse en la sociedad si lo consideraban oportuno.

Al principio nadie relacionó la ausencia de Enrique durante unas horas con lo ocurrido, aunque enseguida se fueron atando cabos. El día anterior había acompañado a su mujer de compras. En la charcutería Pilar le preguntó al dependiente si estaría bien conservado en el frigorífico el embutido que se llevaba, a lo que este le respondió que los chorizos como mejor iban a estar es colgados. Él se mantuvo callado y pensativo, tratando de asimilar en su trastornada mente el comentario.

Los periódicos del día siguiente recogían la noticia de que dos hombres recién salidos de la cárcel habían aparecido ahorcados en uno de los árboles más apartados del parque.


42 comentarios:

  1. Suicidio "asistido" de chorizos de Cantim"palo"....

    Dos basuras menos.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. ¡Cuánto daño no han hecho los consejos del carnicero mientras te sirve su producto! La pena es que al final pillan al pobre Enrique que sólo es una víctima en tu historia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El pobre Enrique recibe por todos los lados.

      Eliminar
  3. Comer demasiado chorizos = asuicidarse !

    ResponderEliminar
  4. "La venganza charcutera", podría llamarse a este cuento. Aunque no me extrañaría que algo así haya sucedido alguna vez...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No está inspirado en nada real que yo sepa, pero todo podría ser.

      Eliminar
  5. Madre mía... Pobre Enrique, oye. Al final va a ser quien pague los platos rotos. Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Supongo que lo suyo de la cabeza servirá de eximente, incluso podrá librarle de entrar en la cárcel, pero seguro que lo encierran más tiempo que a sus verdugos.
      Besos.

      Eliminar
  6. ¡A la horca! (una manera rápida de acabar con todos los pelafustanes).


    Beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pelafustán. Qué palabras más bonitas aprendo con usted, maestra.
      Besos.

      Eliminar
  7. La venganza se sirve con chorizo, cada uno busca soluciones de la forma mas ocurrente.
    Beso Chema.
    Puri

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En vez de en plato frío, con chorizo. Está muy bien eso.
      Besos, Puri.

      Eliminar
  8. Una solución drástica a un problema en ciernes, la reincidencia. Los chorizos mejor colgados.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así lo entendió por lo menos el bueno de Enrique.
      Saludos.

      Eliminar
  9. Si te cuento que iba leyendo y a cada palabra le iba buscando el doble significado, no te imaginas lo que se me había ocurrido...en los primeros tres renglones, ya tenía yo otra hisoria! jajajaja

    Claro, nada comparada con la tuya.... pobre Enrique!

    Besitos :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues me dejas con las ganas si no me la cuentas.
      Esta vez lo tenías fácil, porque en la anterior entrada salían los chorizos como sinónimos de ladrones.
      Besos.

      Eliminar
    2. No te lo puedo contar! jajajaja que no ves que hay dos o tres palabras y luego la foto!! jejejeejejejejejeje

      XXX

      Eliminar
    3. Te estoy aprendiendo! jajaja

      :D

      Eliminar
    4. Siempre es bueno que haya niños para echarles la culpa.

      Eliminar
    5. Claro!

      ya tienes tu menú de finde =)))

      Eliminar
    6. Provechoooooooooo! =))))

      me dio hambre y yo a penas voy a desayunar! :P

      Eliminar
  10. Al final Enrique hizo lo que no pudieron fiscal y juez.

    Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que Enrique no se consideraba obligado a cogérsela con papel de fumar.
      Abrazos, Chaly.

      Eliminar
  11. El pobre Enrique, se tomo al pié de la letra la frase del dependiente.
    ¡Buenísimo relato! Pero queda tanto chorizo con zapatos...

    Besos Chema.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay tantos con zapatos como de los otros.
      Besos.

      Eliminar
  12. Era el primer día de un auténtico otoño. La mañana había estado neblinosa y antipática. Enrique descendió trastabillando la escalera que le había servido para colgarlos. No obstante, se encontró más ligero que antes. Como una ráfaga, pasó por su mente el rostro sonriente de Pilar. Contagiado, sonrió también. Respiraba sin dificultad, como hacía mucho tiempo.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A lo mejor quitarse ese peso de encima le había ayudado más que las intervenciones de todos los profesionales de la mente. Muy bien. Me gusta.
      Otro fuerte abrazo para ti, Karima.

      Eliminar
  13. Buen consejo el de charcutero y buen oyente Enrique. Y es que está claro que lo que importa no son son las palabras, sino lo que nosotros hagamos con ellas. En tu caso, utilizarlas bien para crear estupendos relatos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias.
      Voy a conocer tu blog.
      Saludos.

      Eliminar
  14. Tu Enrique sabe qué hacer ante consejos de charcutero, En serio, buen post con un imaginativo .nudo y desenlace.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  15. Me impresiono, pensó muy bien el consejo del carnicero.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es lo que tienen las palabras con varias acepciones.

      Eliminar
  16. "Siempre es bueno que haya niños para echarles la culpa." <-- Ese comentario fue la onda. Jeje.

    ResponderEliminar
  17. Hola Macondo , y nunca mejor dicho .... Los chorizos donde mejor estan es colgados y al aire libre , para que se horen bien y sepan mejor , pero en este caso , estos dos seran comida para los gusanos de cementerio , muy bueno tu relato cada vez me gustan mas tus relatos e historias , te deseo una feliz noche besos de Flor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Celebro que hayas entrado al relato antiguo seleccionado para esta semana y más todavía que te haya gustado.
      Feliz noche también para ti.
      Besos.

      Eliminar