Cita del día



CITA DEL DÍA: "El que chismorrea contigo de los defectos ajenos, chismorrea con otros de los tuyos" (Denis Diderot).

Entrada antigua de la semana

ENTRADA ANTIGUA DE LA SEMANA: El traje nuevo del emperador (cuento)


domingo, 9 de marzo de 2014

Mi sobrina Paula (3 de 9)







Comentaba un día su primo Joaquín que no sabía si estaba más orgulloso de ella por lo inteligente que era o por lo buena que estaba. Y así es. Paulita nos ha salido una morenaza lista, guapa, alta y bien plantada. La agudeza puede venirle perfectamente de sus progenitores, pero no así su estatura. En la familia de mi cuñado (el padre de la criatura) los hombres de la mía éramos considerados altos porque llegábamos al 1.75 y mi hermana (la madre) debe andar por 1.60. 

Desde su más tierna infancia mostró su temperamento. Su madre (allá cada cual con sus apreciaciones exageradas) hablaba claramente de mala leche. Además decía que la había heredado de ella, por lo que en ocasiones tenía complejo de corregirla. Recuerdo unas deliciosas vacaciones familiares que pasamos en Santa Pola. La niña debía andar por los dos años escasos. Fuimos de visita al puerto y, cuando decidimos volver, a ella le pareció que todavía no había llegado el momento de hacerlo. Alguien dijo: "Déjadla, que cuando vea que nos alejamos se acojonara". Y comenzamos a andar, mirando de reojo. Todavía estaría allí, con los brazos cruzados y el morrete torcido, si no hubiéramos vuelto a buscarla. 

Su madre (que siempre ha ejercido de responsable hermana mayor de nosotros siete) le imbuyó desde pequeña el amor a la familia hasta tal punto que, al acostarse por las noches, la cría le decía que prefería le contara historias de cuando éramos niños mejor que los cuentos tradicionales. Siempre me emocionó que, a pesar de vivir a más de 400 kilómetros, cuando venían no sólo no nos extrañaba sino que se alegraba mucho de vernos. Tan bien dispuesta la encontramos que quisimos convertirla en depositaria de nuestras vivencias familiares para que no se perdieran en el olvido, pero no sé en qué momento debimos pasarnos un pelo y decidió que bueno estaba lo bueno pero hasta cierto punto. Y desde entonces andamos buscando infructuosamente otro sobrino que aguante nuestras batallitas sin descojonarse de nosotros. 

Mujer de principios, siempre ha huido de aprovecharse de su condición de hija única con padres sin demasiados problemas económicos para allanar el camino hacia sus objetivos. 

Con clara vocación por la medicina desde pequeña, se licenció en una ciudad que ella llama de una forma muy rara pero que yo he llegado a la conclusión de que no puede ser otra que la Lérida de toda la vida. Al poco tiempo aprobó el MIR y actualmente está cumpliendo en un hospital de Madrid su ilusión de hacer la especialidad deseada.


María (2)                                                Página principal                                               Guillermo (4)

46 comentarios:

  1. Me encantan tus entradas familiares. Las escribes con tanto cariño que lo sentimos al leerlo, hijo, se nota.
    Leyéndote, me he acordado de mi madre cuando decía :" a quien Dios no le da hijos, el diablo le da sobrinos".... ya sé que no viene mucho a cuento, pero se te lee tan orgulloso de ellos que no he podido evitar acordarme.

    Así están todos tan "chochos" con su tito Chema....

    Besos apretaos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también tengo muy escuchada esa frase de tu madre, pero no sé si no sería mejor decirla cambiada. Las diabluras de los hijos las sufren los padres, mientras que los tíos solamente disfrutamos de sus momentos buenos.
      El "chocho", en todo caso, estará el tito.
      Besos apretaos, hermosa.

      Eliminar
  2. Una realidad familiar que contada con esas finas pinceladas llega a ser relato digno de ser leido.
    abrazos
    carlos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de que así lo hayas considerado.
      Un abrazo, Carlos.

      Eliminar
  3. Madre mía... si supieras cuanto empatizo con vos..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Será porque somos de cerca, aunque ese "vos" se me ha hecho argentino.
      Besos.

      Eliminar
    2. maña maña.. ;)
      el vos y el usted me gusta usarlos.. pero maña..
      ahora que ya has leído suguslandia, ya sabes porque empatizo contigo, perdón, con vos.
      un besico!

      Eliminar
    3. Será porque los dos somos positivos.
      Por estos lares el "usted" sí, pero el "vos" serás de las pocas personas que lo utiliza. Original que eres.
      Besos.

      Eliminar
  4. Niños, depositarios en la tradición oral, de la historia familiar. La ternura con que escribes sobre una mujer me caló los huesos.
    Que Paula siga la historia Que inicie sendas. Que encuentre el momento de dar por terminada cada excursión. Bravo por ella.

    Felicidades por tenerla. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es frecuente que hablando de una mujer (sobre todo si es una sobrina) prevalezca la ternura por encima de todas las cosas. Me alegra haber sabido hacértela llegar.
      Esas felicidades las recojo sin ningún pudor, porque realmente son merecidas.
      Un abrazo, Albada.

      Eliminar
  5. Bueno, ya sabes que por mucho diccionario y muchas citas que hagas, yo cuando te prefiero es en este registro, y cada vez te vendes más caro, además como soy una celosa y enseguida te adopté de "tito" pues me encanta leer cosas sobre la gran familia.
    Muchos besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes toda la razón, pero como últimamente ando un poco peor de tiempo me he acomodado a las citas (que tengo ya seleccionadas hasta que se acaben), el diccionario (que aunque ya se terminó hace meses el que tenía hecho, puedo ir siguiéndolo a salto de mata) y las macondografías (en las que el trabajo lo hacéis los entrevistados). Para estas entradas un poco más elaboradas, tengo que sentarme con un poquico más de tiempo. Pero no te quejes, que ya tienes tres "primos" sacados adelante.
      Muchos besos también para ti, sobrina.

      Eliminar
  6. Que orgulloso estás.

    :)

    Que le vaya todo muy bien.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Tanto se me nota?
      Gracias, Toro.
      Saludos.

      Eliminar
  7. Tan linda ella, con mucho carácter, ¡Bien!


    Besos Chema

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como si tuviera genes de una chamaca que conozco. ¿No te ha recordado a la Bella?
      Besos, Flor de María.

      Eliminar
    2. Si. La verdad es que si, Natalia dice no y es no y haganle como quieran, esta sacando un carácter que bueno no se de quien lo heredo. Es la horma de mi zapato. ¡Auxilio! Je.

      Besos Chema cuidate mucho.

      Eliminar
    3. Quien a los suyos parece, honra merece.
      Cuídate tú también, Flor de María.
      Besos.

      Eliminar
  8. bien. Buena chica. Es una tranquilidad tener una médica en la familia. Mi sobrina también es doctora, sólo que viendo cómo venía la mano, se especializó en psiquiatría.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja. Aquí venía la mano parecida, pero ya tenemos un cuñado especializado en esos menesteres.
      Un abrazo, Fernando.

      Eliminar
  9. Qué bien, muchacha, a ver si llego yo allí.

    Si las anécdotas son graciosas pues se reirá, ¿o qué? Anda que no me tengo meado de la risa con las aventuras de juventud de mi padre y hermanos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro que llegarás allí, si tienes claro que quieres.
      Las anécdotas de las que hablo son de nuestra infancia, más que de la juventud. Ten en cuenta que se las narraba mi hermana a su hija de pocos años. Tenía que igualar nuestras edades a las de ella. No iba a contarle las veces que llegábamos mamaos a casa. No hubiera resultado edificante.

      Eliminar
  10. A sus seis años, mi sobrina también repite eso de "cuéntame una historia de antes", y se refiere a historia familiar. Por ahora, no se aburre de oír las historias repetidas.
    Felicitaciones por los logros de tu sobrina y que sigan llegando.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te preguntan esas cosas con la misma curiosidad con que nosotros observamos la Edad Media.
      Gracias, Gabriela.

      Eliminar
  11. Si es que dan ganas de conocerla y todo... Un besote!!

    ResponderEliminar
  12. Es que se nota el orgullo, orgullo que debe ser recíproco además, los sobrinos, esos "hijos" a los que podemos malcriar a gusto.

    Abrazos mozo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes razón. Sobre todo en las familias numerosas dan pena los pobres padres. Dos a educar y tantos tíos, además de los abuelos, a malcriar.
      Un abrazo.

      Eliminar
  13. ¡Huy! la escena del morrete torcido y los brazos cruzados que yo me la sé. Por lo demás una mujer bandera y estoy segura que no es amor de tío.
    Un beso Chema

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿También tú torcías el morrete, María Pilar?
      No es amor de tío, no.
      Otro beso para ti.

      Eliminar
  14. Una de las cosas más hermosas que relatas en tu entrada es la creación de ese sueño de ser médico. Tienes una sobrina estupenda y a eso se llega de la mano de alguien, a través de unos padres atentos y amorosos y el cariño de una gran familia que la ha arropado desde sus primeros pasos.
    Se dice, desde la Antigüedad clásica, que sin el reconocimiento y el amor de los nuestros nadie querría vivir, aunque tuviera todos los bienes. Imagino la felicidad de Paula al descubrir el precioso texto que le dedicas.
    Un fuerte abrazo, Chema.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues mi sobrina sí ha debido recibir ese reconocimiento que comentas, porque tiene unas ganas enormes de vivir.
      Un fuerte abrazo también para ti, Karima.

      Eliminar
  15. Se te cae la baba con tu sobri Paula, pero no es para menos... doctora en Madrid, què gran satisfacciòn...
    Enhorabuena ! Abrazo de sol veneciano al atardecer :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y con tu abrazo de sol de atardecer veneciano también se me cae la baba.
      Otro abrazo para ti, aunque sea al abrigo del cierzo de por aquí.

      Eliminar
  16. Ya me gustaría a mí tener sobrinos, pero soy hija única, así que me conformo con los hijos de mis primos. Biquiños!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Al fin y al cabo también son sobrinos.
      Besos.

      Eliminar
  17. ¡Me encantan estas entradas!
    Esos sobrinos que nos llenan de orgullo al verlos cumpliendo sueños.
    Tiwenes suerte Tito Macondo. Tienes una familia que merece la pena, pero creo que ya lo sabes. :D
    Besazo

    ResponderEliminar
  18. Yo de momento no tengo sobrinos ( a ver si mi hermano se anima),pero tengo una hija preadolescente, y ya tengo bastante!
    Besos y felicidades a tu sobrina!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los sobrinos es distinto. Es como ver los toros desde la barrera.
      Besos.

      Eliminar
  19. Pues me alegro por esa sobrina, por ti y por toda la familia. Enhorabuena.

    Un abrazo Macondo.

    ResponderEliminar
  20. Pues ya me dirás en qué hospital está para ponerme en buenas manos, porque desde luego, tal y como la has reflejado, tiene pinta de ser toda una mujer desde la cabeza a los pies.

    Y a su tío se le cae la baba!

    Besotes familiares.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ahora mismo me pillas con lo del hospital. No tengo ni idea de cual es.
      Claro que se le cae la baba al tío. Motivos tiene.
      Besos.

      Eliminar
  21. Será del morro fuerte pero se te cae la baba por la sobrina que ha sabido espabilar y salir para adelante con brío. Felicidades!
    En cuanto a mantener vivas las historias familiares, que no se pierda la tradición :)
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro que se me cae la baba.
      Yo ya he seguido esa tradición con mis nueve sobrinos y alguna otra.
      Un abrazo, Alfred.

      Eliminar