Cita del día

-------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

CITA DEL DÍA: «La muerte es una vida vivida. La vida es una muerte que viene» (Jorge Luis Borges).

-------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

miércoles, 24 de junio de 2020

Los músicos de Bremen (cuento)

REEDICIÓN (edición: 15/10/2015)

 


 
CUENTO CLÁSICO REINVENTADO


Un burro, que cargaba sacos sin descanso en un molino, se marchó de su casa cuando se dio cuenta de que el ingrato de su amo, al observar que había perdido facultades como consecuencia de su vejez, iba a pagarle su trabajo de tantos años sacrificándolo. Tomó la determinación de afincarse en Bremen para ganarse la vida como músico callejero. En el camino se encontró con un perro, al que iba a sucederle lo mismo porque ya no servía para cazar. Le invitó a unirse a él para hacer un dúo y aceptó encantado. Parecido ocurrió con un gato y con un gallo, por lo que decidieron formar un cuarteto. Como la ciudad estaba demasiado lejana para hacer el trayecto en una jornada, se les echó la noche encima y buscaron en el bosque algún lugar donde cobijarse. Enseguida vieron la luz de una casa y se acercaron a ella. Por la ventana observaron a una anciana que estaba sacando comida de una cesta para cenar. Desfallecidos como se encontraban, porque llevaban todo el día sin probar bocado, llamaron a la puerta. Cuando les abrió le cocearon, mordieron, arañaron y picaron, dejándola fuera medio muerta para quedarse de okupas. Un lobo que pasaba por allí se la comió. Su nieta lloraba desconsolada en el funeral, porque por culpa del luto le habían hecho teñir de negro su preciosa caperuza roja.


122 comentarios:

  1. Faltan los antidisturbios pegando palos a los ocupas, y que se llevaran detenida a Caperucita por alterar el orden publico y antisistema.

    Abrazo Macondo.

    ResponderEliminar
  2. Respuestas
    1. Yo también he tenido la duda y lo he mirado en el diccionario de la RAE. Es "okupas". "Ocupas" no viene.
      Un abrazo.

      Eliminar
    2. "Okupas" se escribe con K por solidaridda con la letra más marginada del abecedario español, la que no tiene derechos, a la que se le ha vaciado de contenido porque otras prepotentes como la C y la Qu, van presumiendo de una identidad fonética que no les pertenece. La K es rebelde con causa y por eso estaba en todos los panfletos, en los graffitis y en los circuitos marginales de comunicación. El grupo oKupas fueron los que iniciaron ese movimiento en España.

      Eliminar
    3. El euskera la reivindica, ¿no?

      Eliminar
  3. Jopé. Los cuentos en tus manos se nutren de leyendas urbanas. Broma. Pobre caperucita, esos animales domésticos son más peligrosos que un lobo feroz de cunto.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pobre la abuela. Caperucita al fin y al cabo solo tiene que ponerse luto.
      Un abrazo, Albada.

      Eliminar
  4. Okupas, personas que avasallan un lugar y quedarse de dueños.
    ¿Porque esa persona tiene que vestir de luto, si ella no tuvo que ver nada con su muerte?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El luto lo llevan los seres queridos de los difuntos, no sus verdugos.

      Eliminar
    2. El luto se lleva en el corazon y no en la vestimenta

      Eliminar
    3. Está claro que la nieta no lo llevaba en el corazón.

      Eliminar
  5. Pobres animales, ¿es que nadie piensa en la explotación animal? :(

    ResponderEliminar
  6. Nunca mejor dicho...

    este batiburrillo de cuento te ha salido... cojonudo.

    Nos vemos

    ResponderEliminar
  7. Hay que ver...unos hacen pagar a una pobre vieja lo que les han hecho sus amos y la otra una niña superficial que llora por su capa en lugar de por su abuela...cómo está el mundo de los cuentos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exactamente igual que tú lo he visto yo. Aquí, salvo la abuela, no se salva ni el apuntador.

      Eliminar
  8. Lo que nos faltaba, los animales de "okupas"!!!

    (Pobre Abu, méndiga nieta!)

    méndiga = https://www.google.com.mx/search?q=m%C3%A9ndigo+definicion&oq=m%C3%A9ndigo+definicion&aqs=chrome..69i57.6829j0j1&sourceid=chrome&es_sm=93&ie=UTF-8

    por si las dudas, puse la definición!!! =)))

    PD: para variar no conocía el cuento....quiero decir que nunca antes lo había leído, ni el tuyo ni el de los hermanos Grimm.....me explico?

    También podemos culpar al calor, no? :P

    Besitos =)))

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "Méndiga", otra palabra para el diccionario mexicano-español.
      Te explicas perfectamente.
      Yo ya no puedo echarle la culpa al calor, porque por aquí ya ha llegado (al menos por el momento) el tiempo otoñal.
      Besos.

      Eliminar
    2. Macondo....urge el diccionario, hace rato en un comentario en lugar de poner choto iba a poner chuto y se me ocurrió verificar antessssssssss! jajajajaja

      Besitos =)))

      Eliminar
    3. "Chuto" lo guardaremos para cuando hagamos el diccionario peruano. Parece ser que allí, además del presente de indicativo del verbo "chutar" que conocemos todos, también hace referencia a una persona tosca.
      Más besos.

      Eliminar
    4. A mi me dijo el ordenador otra cosa muy distinta, mira: https://www.google.com.mx/search?q=chuto&oq=chuto&aqs=chrome..69i57.1573j0j1&sourceid=chrome&es_sm=122&ie=UTF-8

      jajajaja

      uno más ;)

      Eliminar
    5. Aquí hay El diccionario latinoamericano, para poder entendernos: http://www.asihablamos.com/

      si quieres borra todo lo que te he enviado!!!

      Eliminar
    6. No te empeñes, que no voy a borrar ninguna de tus valiosas aportaciones.
      Muchas gracias.

      Eliminar
  9. Una versión genial. Y me encanta cómo enlazas los dos cuentos. Ese es el plus que te comentaba la vez pasada. Me has vuelto a dejar con la boca abierta de admiración y te lo digo muy sinceramente, créeme. No es adulación.
    La historia tiene mucha enjundia, pero has estado sembrado con las lágrimas de la nieta. Lloraría por eso. No hay duda. ¿Qué otra cosa podría ser si no?
    Hay una frase de Denis Diderot con la que me identifico totalmente: “je puis tout pardonner aux hommes, excepté l’injustice, l’ingratitude et l’inhumanité" (pongo la traducción para quienes no entiendan el francés: lo puedo perdonar todo, excepto la injusticia, la ingratitud y la inhumanidad)
    Un fuerte abrazo, Chema.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me he hecho ilusión entender (sin que sirva de precedente) la frase de Diderot sin entrar en el paréntesis. Tampoco tiene mucho mérito, lo reconozco. La verdad es que el cuento está plagado de injusticia, ingratitud e inhumanidad, incluida la de los animales.
      Si sigues dándome vidilla voy a tener que seguir destripando cuentos, aunque ya me va resultando más complicado.
      Otro fuerte abrazo para ti, Karima.

      Eliminar
  10. ¡Maravillosa versión! Los músicos de Bremen fue uno de los cuentos que más disfruté.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si disfrutaste el original no sé cómo puede gustarte mi versión. Generosa que eres. De todas formas, no se lo leas a la niña.
      Besos.

      Eliminar
    2. El original es lo que es, el tuyo tiene lo que tiene ;)
      ¡Besos, Macondo!

      Eliminar
    3. Si quieres una primicia, el lunes me toca destrozar "Pinocho".
      Besos.

      Eliminar
    4. ¡Gracias! Ya está siendo lunes por allá, así que estaré pendiente :D
      Besos.

      Eliminar
    5. Recién salida del horno.
      Besos.

      Eliminar
  11. Respuestas
    1. También el antipático, aunque en este cuento lo son todos menos la abuela.

      Eliminar
  12. Oooh, qué sorpresa!! Esto ya es como en Érase una vez, que mezclas cuentos y todo, qué nivel!!
    Un besote!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Has visto qué nivelazo? Lo malo que aquí los muertos no resucitan.
      Besos.

      Eliminar
  13. Pobre caperucita, ahora tendrá que ir de gótica!!

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé qué es ir de gótico, pero desde luego la pobre no es Caperucita sino su abuela. Al fin y al cabo es la que palma, sin comerlo ni beberlo.
      Otro abrazo para ti.

      Eliminar
  14. Jo.... era mi oportunidad.
    Seguro que un Toro medio tarado les hubiera ido muy bien al grupo.
    Siempre llego tarde.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo que yo no veo qué le pueden recriminar a un toro sobre su trabajo, porque salvo que lo hayan convertido en buey no es un animal que tenga que currar. Quizá de semental y el problema pudiera ser que ya no le dieran las fuerzas para cubrir a las vacas.
      Saludos.

      Eliminar
  15. Huyy, solo me sé el de caperucita, asi que entendí a medias su sarcamo.
    Cual es el nombre del otro cuento?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El otro se llama precisamente "Los músicos de Bremen".

      Eliminar
  16. Pobre abuelita, eso le pasa por ser buena y abrir la puerta a desconocidos,jjj y la caperucita que no se entristezca que el negro también es un color. Tanto animal suelto nunca es bueno.
    Chema te vas a convertir en el hermanos Grimm del siglo XXI y cuando te hagas famoso acuérdate de tus fans para firmar autógrafos.
    Besos cuentista ( el que cuenta cuentos ehhhhh, no el otro)
    Puri

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A Caperucita más le habría valido entristecerse un poco más por la muerte de su abuela que por tener que teñir la caperuza de negro, así que de pobre nada.
      Besos también para ti, lectora.

      Eliminar
  17. A qué tipo de música se dedicarán los cuatro músicos estos... Hardcore, o algo así...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A lo mejor se quedan de okupas y ya no necesitan ir a Bremen.

      Eliminar
  18. Desde hoy les corto la simpatía que siempre me han inspierado los animales de ese cuento. A la primera oportunidad que se les presentó mostraron maneras, pobre abuela, esto no se puede quedar así. Seguro que otro cuento con más poder se los come a todos ellos.
    Besos Chema

    ResponderEliminar
  19. Es más fácil desquitarse con los débiles que rebelarse contra el opresor.
    Esto pasaba en la mili ¿no?, sufrían las novatadas cuando llegaban y se desquitaban con los pobres quintos que llegaban detrás. Así es valiente cualquiera...

    Disfruté de la lectura y de las opiniones que generó

    ;)

    Besos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso tan vomitivo pasaba en la mili con las novatadas. Y no creo que fuese muy diferente lo que ocurría en los colegios universitarios. Con frecuencia eran los que peor lo habían pasado quienes después se esmeraban más en que otros pagaran por lo que les habían hecho a ellos.
      Celebro que lo hayas disfrutado.
      Besos.

      Eliminar
    2. te has hecho sabio, seguiré leyéndote :)

      Eliminar
  20. Me has vuelto a hacer reír. ese ingenio tuyo es que nos deja joyas, siempre.

    Un abrazo, y que los okupas no se queden

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los okupas se quedarán mientras les dé la gana, que para eso están las leyes y los que las interpretan consintiéndoselo.
      Un abrazo.

      Eliminar
  21. Brutal, en todos los sentidos.
    Me ha gustado.

    Esta vez no coincidió el comentario.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te pilló un día debil hace cinco años.
      Me alegra que te haya gustado.
      Saludos.

      Eliminar
  22. IJIJJI Uff cuantos de esos conozco pero encima no tocan música con lo cual...

    ResponderEliminar
  23. Qué bueno, ese final con la nieta que llora por la caperuza roja teñida de negro...brutal.
    De pequeña me encantaba este cuento. Mi padre tenía un libro ilustrado que le habían traído los reyes allá por 1955, y nos lo leía muchas veces.
    Me gusta como enlazas personajes y qué cierto es todo; el débil al final, en vez de buscar una solución, busca alguien más débil par aopromir.
    Muy feliz miércoles.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Allá por 1955 ya estaba yo por aquí, no creas.
      Aunque mis versiones sean más reales y duras (como la vida misma), mejor quédata con la version original que te leía tu padre.
      Muy feliz miércoles también para ti.

      Eliminar
  24. Me estás "obligando" a leer cuentos que en mi infancia de posguerra no podía leer y he llegado a la conclusión, que mejor así: me gustan mucho más los tuyos. Y además me das dos en uno, por el mismo precio. ¿Que más puedo pedir?.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nosotros sí que teníamos motivos para tener traumas infantiles (cuando aún no se habían inventado) y no los niños de ahora que los llevan entra algodones.
      Un abrazo.

      Eliminar
  25. Desconozco el cuento original, pero no lo cambiaría por esta versión que, por dura que sea, seguro que también tiene muchas enseñanzas.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Parece mentira, Panadés, que no conozcas el cuento de Los músicos de Bremen. Yo también lo conocí como Los animaes músicos.
      Un abrazo.

      Eliminar
  26. Hola Chema. Nos estás despertando a la mayoría con tu ingenio de las versiones de estos cuentos. La verdad me encanta leerte. Se aprende un mogollón contigo.

    Un abrazo Chema y feliz San Juan !!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No creo que tenga que enseñarte yo mucho a ti, pero te agradezco tus palabras.
      Feliz San Juan también para ti.
      Un abrazo.

      Eliminar
  27. ¡Madre mía, qué tragedia!Las griegas se quedan a la altura del betún.¡Cualquiera se fía de los músicos, les das la mano y se toman el pie. Por lo menos estos músicos...
    Muy buena tu versión del cuento.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A estos malos bichos no les pegarían tus dibujos. Mejor guárdatelos para las notas musicales o cosas más tiernas.
      Muchas gracias, Rita.
      Un abrazo.

      Eliminar
  28. Uma tragédia que só não sei se é grega, lol. A cena do capuz está divinal

    .
    Saudações amigas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por venir a leerla y por tus palabras.
      Saludos, Ricardo.

      Eliminar
  29. Dios que malo eres , si es que los tenían que haber matao a los 4 cabr...
    la pobre anciana , pago los platos rotos de estos perro flautas , jajajajaj
    Ahora que viendo tus cuentos yo te digo ¿ hay algún cuento en que todos queden contentos y coman perdices? jajajajajaja besos de flor.
    Pd , por fin e podido leer los 3 cuentos que tenía atrasados y te los he comentado
    para que luego no me digas que no leo tus entretenidos , perversos cuentos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es lo que tiene abrir la puerta a cualquiera.
      Gracias por leerlos.
      Besos.

      Eliminar
  30. El cuento lo has hecho muy ameno, pero lo de la vieja es un poco duro para un cuento no es muy creíble.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que no es un cuento al uso, aunque los que nos contaban a nosotros en muchas ocasiones eran del estilo.
      Un abrazo, Matías.

      Eliminar
  31. Es que cuando la necesidad aprieta lo primero que hay que dejar de lado es la ética y la moral para poder sobrevivir... No solo has reinterpretado el clásico, sino que has montado lo que se llama un croosover fusionándolo con Caperucita roja. Un abrazo y el
    deseo de que pases un verano maravilloso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué bien me dejas con tus comentarios. He hecho un croosover sin saber siquiera lo que quiere decir.
      Yo tambien te deseo un feliz verano.
      Muchas felicidades por la campaña de El Tintero en todas sus facetas y por el libro que está por salir.
      Un abrazo.

      Eliminar
  32. Mira que me hacéis reír tu y tus cuentos Chema... recuerdo vagamente este cuento, pero el tuyo no tiene desperdicio ninguno.
    Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué mala eres. Mira que reírte con estas cosas.
      Muchas gracias.
      Besos.

      Eliminar
  33. Qué buen collage de personajes, para una sola historia. Un abrazo. Carlos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para que luego digan de los culebrones.
      Un abrazo, Carlos.

      Eliminar
  34. ¿Bremen no está en Alemania? ¿Y una teutona se deja matar por cuatro animales? A ver si en vez de Bremen, estaban cerca de las 3000 viviendas.
    Saludos musicales

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Debe ser que los alemanes de ahora ya no son como los de antes.
      Saludos.

      Eliminar
  35. Hola amigo te cuento que por falta de tiempo he abierto un blog de poemas breves, MICROPOESÌA SENSUAL es su nombre, espero contar contigo allì, te dejo un besazo al alma y sigue con semejante originalidad que es incomparable.

    ResponderEliminar
  36. Buenas noches, soy un desastre, me recomendaron tu blog y cuando vengo no se como acceder a tu entrada pues veo que la fecha es antigua, intento actualiza, clicar en entrad mas reciente, hasta que he descubierto que al final los comentarios si son los de ahora. Ya lo he conseguido y comento con alegría porque me ha gustado leer tu cuento, volveré si aceptas torpes en tu blog. Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sucede que ahora estoy haciendo reediciones de cuentos publicados en 2015. Prefiero reeditarlos, en vez de hacer nuevas ediciones, precisamente para conservar los comentarios de entonces. Los nuevos, efectivamente, se incorporan a continuación. Con frecuencia, quienes comentaron entonces, vuelven a hacerlo ahora.
      Yo también soy muy torpe, no te preocupes.
      Un abrazo.

      Eliminar
  37. No conocía ese cuento, pero el tuyo no tiene precio y eso de teñir la caperuza en negro.... es impagable.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Antes enlutaban hasta a los pobres críos y, como las familias eran más numerosas y las muertes más frecuentes, iban empalmando lutos hasta que se morían.
      Un abrazo.

      Eliminar
  38. Jajaja qué gracia me ha hecho el final, que la tiñeron de negro la caperuza y es que es lo que hacían antiguamente se ponuan de luto siempre, me has recordado a una peli que vi hace años "La niña de luto".

    Besos enormes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vivían en un continuo luto. Empalmaban unos con otros.
      Besos.

      Eliminar
  39. ¡Mira a los animales, tan tranquilos que se veían! Como siempre alguien tuvo que pagar los platos rotos y en este caso fue la pobre abuela. Espero que Caperucita contrate un buen abogado para sacar a los invasores y pueda quedarse con la casa como herencia, o indemnización por tener que pintar de negro su famosa caperuza.

    ¡Lo disfruté mucho Macondo!

    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Parece que Caperucita tiene más disgusto por haber tenido que teñir la capucha que por la muerte de la abuela.
      Celebro que lo hayas disfrutado.
      Un fuerte abrazo, Miguel.

      Eliminar
  40. Jo, qué ocurrente Chema, este micro es la hostia. Mira que veía venir a la niña, cuando apareció el lobo, o ¿eran los tres cerditos? los músico convertidos en okupas, qué fuerte. Eso es lo que ocurre hoy en día, lo demás, es cuento. Muy divertido. Feliz día!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los lobos están en todos los ajos. Lo mismo con Caperucida, que con los tres cerditos, que con los cabritillos. Parece que daban mucho juego en los cuentos y nunca bueno. Hasta que los reivindicó Félix Rodríguez de la Fuente fueron siempre los malos de la película.

      Eliminar
  41. La verdad es que no tuvieron empatía con la pobre anciana. Siempre me habían dado pena los pobres músicos de Bremen pero después de leer tu cuento, que les den.
    Y en cuanto al luto de Caperu, la entiendo perfectamente. Yo también tuve que llevar luto por mi abuela, y es un rollo.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo que pasa que Caperu parece que lleva más disgusto por lo del luto que por la muerte de su abuela, y tampoco es eso.
      Cuando murió mi padre yo me puse unos meses corbata de luto (solo corbata). Él había llevado luto por los suyos y me apeteció hacerlo, aunque nunca me ha gustado..
      Un saludo.

      Eliminar
  42. La historia que nos venden, como a mi me han arruinado la vida, que yo se la arruine a otros estará genial... :(

    Abrazos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así funciona la cosa para muchas personas... incluso animales, por lo que se ve.
      Un abrazo.

      Eliminar
  43. Hay que reconocer que tienes mucho ingenio con tu versión del famoso cuento.
    Pura supervivencia. Los más fuertes tienen más posibilidades. Salió perdiendo la pobre abuela que era la más vulnerable.
    Y esa pobre niña vestidita de negro, me retrotrae a otros tiempos. Que penita...
    Eres un genio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nuestras abuelas vivieron empalmando lutos las pobres. Aún no se habían quitado el de uno y ya se había muerto otro.
      Tanto como un genio mucho me parece, pero te lo agradezco.

      Eliminar
  44. A este cuento se le llamaba "Los cuatro músicos viejos" en la época de Maricastaña... Luego "Los cuatro músicos" y finalmente adoptó el título con el que lo mencionas.
    Lo de Caperucita más preocupada por esas rancias tradiciones de vestir de luto, que de lamentar la pérdida humana, sinceramente me lleva a lo que ocurre con gran parte de la juventud actual y su falta de valores humanos.

    Gracias por regalarnos sabiduría y sonrisas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como Los animales músicos lo conocí yo de niño".
      Me conformo con las sonrisas. Sabiduría tengo la justa para ir tirando.

      Eliminar
  45. Jajaja, esos cuatro vejestorios, se desquitaron con la vieja

    Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué poco respecto a las canas de las propias canas.
      Un abrazo.

      Eliminar
  46. Me gusta esa normalización de la cultura infantil que estás haciendo.
    Hay que normalizar con criterios bien actuales, todo aquello que la censura había ocultado.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  47. No conocía este cuento. Me ha parecido muy curioso tu versión. Entre los animales okupas, que en mi humilde opinión, ni se aleja de los humanos y la niña, va a lo superficial... Es una triste realidad.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quería decir, no y me ha salido ni! A estas horas no soy persona 🙄

      Eliminar
    2. Se había entendido, no te preocupes.
      (Pues fíjate a estas horas los poco persona que soy yo).
      Un abrazo.

      Eliminar
  48. Joder,... creo que te has liado,... no había también una liebre y una tortuga?,... o era que la niña había perdido su zapato de cristal?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El que dices tú es el que tenía un gato con botas que se comía una manzana envenenada.

      Eliminar
  49. Me ha encantado,te ha salido redondo!
    El final es de premio.

    Besos sin cuentos.

    ResponderEliminar
  50. Hola Chema, creo que leyendo tus cuentos me quedé por este, jope si que voy atrasada, la vin, estoy con el canal de youtube entusiasmada y te tengo olvidada. Pues bien, no se si preoKuparme por estos animales ¿músicos dices? estos son del clan de Vito Kozleone, Alkapone o uno de esos con kapa y guantes blancos. Alguien se extravió de kuento, esa que va con kaperusa no pinta ná. Jeje diver!!! sigo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Precisamente yo leí el cuento de crío con el título Los animales músicos.
      A Caperuza ya la ha sacado en más cuentos. Incluso en el suyo.
      Un placer tu sentada a leer mis cuentos.

      Eliminar