Cita del día

-------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

CITA DEL DÍA: «Odio la realidad, pero es el único sitio donde se puede comer un buen filete» (Woody Allen).

-------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

sábado, 30 de mayo de 2020

La Cenicienta (cuento)

REEDICIÓN (edición: 02/09/2015)
 



CUENTO  CLÁSICO REINVENTADO
 

Llegado el momento de sentar cabeza a través del matrimonio, el príncipe de un país no tan lejano organizó una fiesta a la que estaban invitadas todas las muchachas casaderas sin discriminación alguna. Las hermanastras de Cenicienta se vistieron con sus mejores galas, sin pensar en ningún momento que ella también tenía su corazoncito. Menos mal que el Hada Madrina estaba allí para poner las cosas en su sitio. Con un golpe de varita mágica le diseñó un vestido que para su colección lo hubiera querido Donatella Versace, se lo complementó convenientemente para que estuviera sencilla pero mona y realzó sus evidentes encantos con un peinado y un maquillaje adecuados para el evento. Puso a su disposición una dos caballos (no una furgoneta Citroën, sino una carroza tirada por un par de corceles) y, tras exigirle como única condición que tenía que estar de vuelta para presentar el telediario de la medianoche, la mandó para el palacio como si tal cosa. El príncipe quedó enseguida prendado de los encantos de Cenicienta y le dedicó prácticamente todo su tiempo, hasta que la chica se dio cuenta de que se le había hecho muy tarde para cumplir con su compromiso y salió rauda hacia el carruaje que debía llevarla a su destino. Con las prisas su vestido quedó enganchado en un arbusto del jardín y tuvo que partir en bragas y sujetador como única indumentaria. Fue sin embargo la prenda perdida la que permitió al enamorado galán encargar a sus criados que encontraran en el reino una mujer a la que le sentara como un guante. Después de muchos días de infructuosa búsqueda, porque siempre por exceso ninguna daba la talla, cuando la última esperanza estaba depositada en las residentes de la Clínica de Anoréxicas de la capital, dieron con ella en un plató de la televisión para la que trabajaba. Y de esta forma pudieron casarse y ser felices, aunque no comieron perdices porque engordan una barbaridad.


136 comentarios:

  1. Jajaja, ¿y por qué veo yo aquí a la Leti y a su Feli? Xddd! Me ha encantado, me chifla esta sección. Biquiños!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué cosas tienes, María Cristina. Todo son imaginaciones de tu mente calenturienta.
      Besos.

      Eliminar
  2. Y así sigue...
    Más delgada que un silbido...

    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Hola. una historia muy ocurrente sobre el noviazgo de los nuevos Reyes... seguimos en contacto

    ResponderEliminar
  4. ¿Qué talla sería la cinderella? ¿0? Afortunados ellos que no conocieron la comida chatarra.


    Besos mi Chema

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cinderella no lo sé, pero la de mi cuento está pegando en a la anorexia.
      Más besos para ti, mi chamaca.

      Eliminar
  5. Así de flaca conocí a una que llevaba de sobrenombre: la invisible

    Besos

    ResponderEliminar
  6. Jajajaja. Estos fueron felices y comieron tofu, por lo que veo. Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me has descubierto eso del tofu. No sabía lo que era.
      Efectivamente, fueron felices, comieron acelgas (o tofu) y a mí no me dieron porque no quisieron (o porque acababa de comerme unos huevos fritos con jamón).
      Besos.

      Eliminar
  7. Jajaja muy bueno. Ya sólo faltaba que trabajase con la Belén Esteban, que a esta a dos por tres, también le dan teleles ya lo que no sé, es si será por anorexia

    Abrazo Macondo.

    ResponderEliminar
  8. tu escrito buenisimo y los comentaristas geniales

    ResponderEliminar
  9. jajaja flaca la mujer???? qué fea verdad??? dijo la envidiosa!!!

    muy bueno =)))

    Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad que las gordas se consuelan diciendo que las delgadas están demasiado flacas, pero algunos comentaristas coinciden (y no seré yo quien los desmienta) en que el escrito hace referencia a la reina de España que, siendo guapa, está cada día más delgada.
      Besos, Liliana.

      Eliminar
    2. Ahhhhhhhhhhhhhhhhhhh! ahora caigo!

      jejeje =)))

      Eliminar
    3. Es que para los que no sois españoles resultaba complicado.
      Esta vez no borramos nada. XD
      Besos.

      Eliminar
    4. Será eso??? o lo calabaza que es uno???

      jijijiji Besitos =)))

      Eliminar
  10. Era tan delgada, tan delgada que cuando se comia una aceituna la gente creia que era embarazada !

    ResponderEliminar
  11. Ay, me encantaría saber en qué te inspiras para estos cuentos que me hacen reír tanto...
    Un besote!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me inspiro en el cuento que ya está escrito. Lo único que hago es darle un baño de realidad.
      Besos.

      Eliminar
  12. gracias por tu encantador comentario
    :)

    ResponderEliminar
  13. Me pregunto qué efectos le producirá a nuestra cenicienta de armas tomar escuchar de labios de su amado: “Hemos vivido años maravillosos, pero nada es eterno,” “Ya sabes, querida, que en nuestra familia ponemos nuestra fidelidad en varios amores a la vez”. Es muy probable que en ese momento la abstemia cenicienta pida un whisky.
    Un fuerte abrazo, Chema.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. O quizá se vaya a cazar elefantes ella también.
      Otro fuerte abrazo para ti, Karima.

      Eliminar
  14. tu recital de cuentos no tiene fin y me alegro :)

    ResponderEliminar
  15. Nunca se me han antojado las perdices, pero es una lástima que no tuvieran el ordinario final esperado, porque bueno... es lo que una espera si es una princesa...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí tampoco me vuelven loco las perdices. La caza en general. No obstante, si quieres, le ponemos un buen plato a la princesa y que luego lo queme en el gimnasio.

      Eliminar
  16. Una cenicienta del siglo xxl.
    Muy original tu versión.
    Saludos

    ResponderEliminar
  17. Yo creo que la encontró haciendo zaping...

    ResponderEliminar
  18. Cómo me gustó tu cuento, Macondo.

    Besos.

    ResponderEliminar
  19. me he perdido una sección de cuentos???? no me lo puedo creer!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Son cinco (6 con el de esta tarde) y cortos, así que te puedes poner pronto al día. No seas vaga.
      Besos.

      Eliminar
  20. Originalísimo Chema, derroche de creatividad e ingenio porque estamos leyendo el clásico cuento de Cenicienta y a la vez estamos viendo a la otra princesa, ¡huy! reina.
    Besos

    ResponderEliminar
  21. Ja,ja,ja. Las perdices engordarán señún la cantidad que te zampes.
    ¡Cuántas chicas quisieran tener a un hada como estilista y no a esos engreídos diseñadores! Y, desde luego, prefiero la versión del vestido que la del zapatito de crital. ¿A quién se le ocurriría hacer unos zapatos cristalinos con lo delicados que son? Me encanta tu originalidad cuentista.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que yo prefiro quitarme el hambre con un buen chuletón que con unas perdices.
      No parece muy práctico el cristal como material para unos zapatos, la verdad.
      Celebro que te guste mi cuentismo.
      Un abrazo.

      Eliminar
  22. Creo que finalmente ni fueron felices,... ni comieron perdices porque en efecto engordan...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo es que creo que es mucho más fácil encontrar la felicidad aspirando a burgués acomodado. La monarquía está sobrevalorada.

      Eliminar
  23. ¡Hola!
    Pues nada, de aquí al Hola a escribir la sección de sociedad, porque vaya nivel.
    Me ha encantado, ya sabes qu esoy fan de esta sección.
    Feliz día.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tendré que cambiar el nombre de Macondo por "Jaime Chemafiel".
      Celebro que te guste. Seguiré reeditando.
      Feliz día.

      Eliminar
  24. Casi cinco años después yo digo que ya no parece un silbido.
    Ahora debe parecer un bocinazo, jajajajaa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El bocinazo se le intuía desde el principio, no en el físico sino en el tratamiento.

      Eliminar
  25. Jajajajaja me parto de risa si me vieras jajajaja pero que bueno ha estado este cuento, el mejor de todos con ese final jajajaja. Buenisimo.

    Un aplauso y un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sabes lo que me alegran tus generosas carcajadas, María. Así da gusto. Seguiré intentando hacerte reír con otras reediciones.
      Muchas gracias.
      Un beso.

      Eliminar
  26. La pobre está delgada, porque todas las invitaciones de restaurantes con cocineros famosos, las acapara el padre del marido... y eso tiene mucho (e)merito.
    Me gustó tu reedición.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y porque en muchos restaurantes famosos se come muy bonito, pero te quedas con más hambre que un gitano.
      Celebro que te haya gustado, Juan.
      Un abrazo.

      Eliminar
  27. Muy interesante tu reedición, Chema !!!
    Me he partido de risa... A ver como compongo las piezas.
    Sinceramente tienes un arte genuino y esplenderoso.

    Un abrazo muy estrecho (al estilo del cuento) y feliz finde, amigo !!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Joaquín.
      Las piezas se recompondrán solas, no te preocupes.
      Feliz finde.
      Un abrazo.

      Eliminar
  28. Un alucinada preciosa. Esas anorexicas siguen perdiendo kilos y besos.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y felicidad, en definitiva. Dichosa enfermedad.
      Un abrazo.

      Eliminar
  29. ¡Pobre Cenicienta! No sabía que sufriera de anorexia, pero ya le buscará el Príncipe una buena clínica para que se recupere.
    Muy bueno el cuento y sorprendente su final.
    Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dicen las malas lenguas que cuando se le ponía una cosa en la cabeza no era muy fácil de convencer de lo contrario.
      Me alegra que te haya gustado, Rita.
      Un abrazo.

      Eliminar
  30. No sabría decirte,pero es como una historia conocida de amor a primer telediario, entre un aprendiz muy preparao y una ambiciosa periodista en busca de destacar por todo lo alto.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué cosas tienes, Alfred. Seguro que es un amor casual y desintereado.
      Un abrazo.

      Eliminar
  31. Jejejeje 😊 qué cosas tienes...

    Felicidades por tu creatividad.

    Besos al alma.

    ResponderEliminar
  32. jajajaja muy bueno, Chema.
    Una periodista, que a pesar de su anorexia, es de armas tomar.
    Un beso!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No creo que haya engañado a nadie. Se le veía venir como al tren de Canfranc.
      Un beso.

      Eliminar
  33. Los cuentos también se adaptan a nuestros tiempos.
    Me ha gustado mucho.
    Gracias Macondo.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que te haya gustado, Rosa.
      Gracias a ti.
      Saludos.

      Eliminar
  34. Jaaaaaaaaaaa, me parto contigo y tus cuentos Chema.. aunque este es muy real.
    Besitos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. También puedes partirte, aunque sea real.
      Gracias.
      Besos.

      Eliminar
  35. Vale, canija estaba la Cenicienta, pero ¿el Príncipe no se acordaba de la chavala como para mandar a su lacayos a buscar una que entrase en el vestido? ¿Él no se atreve a buscarla? Es lo que tiene el garrafón en las fiestas, que después no te acuerdas si era rubia, si era morena, si era alta, si era baja, si era ella, si era él...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dice la historia que ella sí que era y alta o baja según con quien se le comparara.

      Eliminar
  36. Jajajajaja blanco y en botella.
    ¡Qué bueno eres, jodío!

    ResponderEliminar
  37. De cun laude, qué quieres que te diga. Enhorabuena.

    ResponderEliminar
  38. Este me gusta más que el original.
    Nos vemos en junio.

    ResponderEliminar
  39. Un divertido y ocurrente guiño a la que fue princesa y ahora comparte el trono de un reino donde se cuecen habas en lugar de perdices.

    Un abrazo, Chema.

    ResponderEliminar
  40. Siempre pensé que esos zapatitos de cristal debían ser una tortura para Cenicienta, mucho mejor tu versión Chema aunque espero que aprenda que comer es divertido y seguro que le cocina el principe.
    Beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Entre la barriga cervecera y la extrema delgadez hay un buen termino medio para quedarse con él.
      Un beso, Conxita.

      Eliminar
  41. Y pronto la parejita lanzará un libro sobre dieta y ejercicio llamado "CÓMO SER FELICES SIN COMER PERDICES".
    Yo los envidio desde ya.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues yo no los envidio nada, qué quieres que te diga.
      Un abrazo, Julio.

      Eliminar
  42. Hola Macondo , así tenemos al "príncipe pasmado " con la su ahora parienta , seco como la mojama , eso si no tienen ni un gramo de grasa , jajajajajaja muy bueno tu cuento me a gustado mucho.... Espero que puedas , arreglar pronto lo de tus entradas , yo no puedo ayudarte , ya que en esto estoy un poco perdida , te deseo un feliz Domingo besos de flor.
    pd , voy a leer tus anteriores cuentos , ya que estos están mucho mejor que los clásicos de siempre , te deseo una feliz semana... Mas besos 😘😘😘😜

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El problema son las reediciones. En cuanto deje de hacer el vago y publique entradas nuevas, se acabará el problema.
      Muchas gracias, Flor.
      Besos.

      Eliminar
    2. Pues ya sabes ... Ponte manos a la obra , que así va el país en vagos y que a algunas ( Yo )se nos han ido a hasta las musas y los musos , y que solo tengo musarañas en la cabeza , estamos todos faltos de inspiraciones , jajaja te deseo una feliz semana , voy a ver si en estos días puedo leerme todos tus cuentos , y te comento vale , besos de flor.

      Eliminar
    3. Ya veo que te has puesto manos a la obra.
      Gracias.
      Besos.

      Eliminar
  43. La ropa que sufre un accidente es más actual, como lo que sea una conductora de noticiero, que pueden tener influencia en la opinión pública. Si el príncipe es astuto, dejará que siga siéndolo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  44. Si hablamos de astucia, la princesa lo fue más que el príncipe. Ella cambió los Telediarios por vivir feliz en el palacio, comiendo a dos carrillos.
    Me he dado una pechá de reír (como dicen en mi tierra), con este cuento tan parecido a la realidad.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo veo más entretenido lo de presentar los telediarios, fíjate tú.
      Celebro tu pechá de reír.
      Besos.

      Eliminar
  45. Una felicidad leerlo, en la reconstrucción de un cuento, que ha tenido versiones para la danza y el cine. Pero me quedo con su texto, por su humor y cierre genial: "pudieron casarse y ser felices, aunque no comieron perdices porque engordan una barbaridad."
    Un abrazo desde mi cubil colombiano. Carlos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu generosa lectura, Carlos.
      Un abrazo desde España.

      Eliminar
  46. Que ocurrencias amigo, eres genial, me quedo con tu versión.
    Pronto estoy contigo, te seguiré leyendo, no lo dudes.
    Que pases un feliz verano.
    Un fuerte abrazo. Hasta siempre. Cuídate.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tómate un respiro todo lo largo que te haga falta, Carmen. A veces es muy conveniente, para volver con fuerzas renovadas. Yo mismo, ahora, me estoy limitando a reeditar.
      Gracias por seguir leyéndome en tu descanso.
      Hasta siempre.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  47. ¡Qué vuelta de tuerca al clásico! Es curioso como el tiempo cambia nuestra percepciones, al leer el primer comentario del 2015 caí en esa referencia a los reyes si bien el micro es suficientemente divertido por sí mismo. Un abrazo!

    ResponderEliminar
  48. Muy bueno Chema en lugar de perder un zapato perdió el vestido ji ji ji ji, que ocurrente.
    Esa Cenicienta presentado telediarios ja ja ja me suena conocida je je je
    Fantástica versión del clásico cuento , lo de las perdices lo cambian por acelgas jejeje.
    Besos
    Puri

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todo son imaginaciones tuyas, Puri. :)
      Te advierto que a mí las perdices no me llaman especialmente la atención, sin embargo las acelgas son una de mis verduras favoritas.
      Besos.

      Eliminar
  49. Eso de correr en bragas y sujetador me recuerda a las pelis de terror ja, ja, ja…

    Muy bueno, querido amigo. Otro cuento donde, por lo menos, se libran las perdices…

    Siempre un placer leerte…

    Abrazos y feliz tarde!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En bragas y sujetador, corriendo con un sátiro detrás.
      Ya ves que he impuesto una veda para las perdices de algunos cuentos.
      Y un placer que vengas a leerme, Ginebra.
      Un abrazo.

      Eliminar
  50. Jaaaaaaaaaaaa ¡Ojú, que buena y divertida entrada! Me parto, jeeeeeee

    ¡Oleeeeeeeeeeeeee!

    Un beso.

    ResponderEliminar
  51. ¡Ja,ja,ja! ¡Qué buena versión del cuento clásico! Lo de los telediarios..., una buena pista en aquel momento, pero la delgadez no deja de estar de actualidad.
    Un abrazo, Chema.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La delgadez está vigente. Espero que no sea un mal ejemplo para sus hijas.
      Un abrazo, María Pilar.

      Eliminar
  52. Me has hecho reír con tu versión de este clásico...😃 ...de todos modos siempre he pensado que de encontrarme con el hada madrina, nada de vestidos, zapatitos, carruajes y menos que menos un estipulado príncipe azul... que ella me haga comer sin engordar por tiempo indefinido, ya luego me encargo yo de todo el resto 😏...

    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo esa suerte la tengo. No engordo con facilidad. Con decirte que en el confinamiento he perido peso, está todo dicho. Debo ser de mala raza. Si fuera cerdo me habrían matado por aburrimiento.
      Un beso.

      Eliminar
    2. Está mal, pero en estos momentos te estoy envidiando a rabiar!!!🤣

      Otro beso.

      Eliminar
    3. Es suerte no tener que pelear con la báscula, porque seguramente me faltaría constancia para hacerlo.
      Otro beso también para ti.

      Eliminar
  53. Desde este momento ya no veré ese cuento como era me gusta mas tu versión iijijij, gracias por hacerme reír hoy lo necesitaba de verdad

    Saludos

    ResponderEliminar
  54. Y esa noche bajó la audiencia porque salió a presentar en ropa interior...

    ResponderEliminar
  55. Los cuentos hacen muy bien en acabar en el "y fueron felices y comieron perdices"... así nos ahorran el bochorno de saber lo que pasa después. Ja ja! Los príncipes y princesas solo son felices en los cuentos...parece ser. Ha sido genial la breve visión de la princesa con su vaporoso vestido conduciendo una 2 caballos (antes de llegar a tu paréntesis aclaratorio). Saludos!

    ResponderEliminar
  56. Al menos la dama tenia ropa interior sino hubiera pescado un resfriado tremendo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Depende del tiempo que hiciera. Por estos lares y en estas fechas, puedes salir perfectamente en pelota picada a la calle sin miedo alguno a resfriarte. Más bien es lo que pide el cuerpo.

      Eliminar
  57. Y todos felices ... hay que cuidar lo que se come, no la queremos ansiosa por haber aumentado unos gramos :)
    Me recordaste https://www.youtube.com/watch?v=3SKSk-r-V_o
    Un placer, José, me gustó tu relato

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué recuerdos Pototitos para los que peinamos canas. Gracias por el enlace.
      Un placer también para mí. Me alegra que te gustara el relato.

      Eliminar
  58. Chema, todo un éxito tu participación, espero que eso te haga participar más veces,tu humor es necesario y ahora más que nunca.
    Buenísimo tu cuento cómo no podía ser de otra manera.
    Un beso enorme y porfa, vuelve

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Tracy.
      Ya ves que el trabajo me le he encontrado hecho. Hace unos años me dio por reinventar cuentos clásicos y publiqué veintitantos.
      Llevo un tiempo vago para escribir. Más ahora, que estoy con un libro para publicar entre manos, en el que, por cierto, saldrán esos cuentos.
      Otro beso para ti.

      Eliminar
  59. Versión remasterizada del clásico cuentito que a muchas nos metieron como esperanzado proyecto de vida "ideal" por suerte muchas apostamos al sentimiento en lugar de la idealización de las apariencias. Buen aporte para un encuentro jueveros de príncipes y cenicientas. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A veces pienso que parece mentira que hayamos podido salir medio normales con esos cuentos que nos contaban.
      Otro abrazo para ti.

      Eliminar
  60. Me encató de nuevo, qué ingenio, amigo

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  61. Jolin. Esto sí que ha sido un acierto. Ha encajado la historia que como anillo al dedo. Al principio, no, pero luego han ido encajando la piezas como un rompecabezas. No sobta ni falta frase.
    Abrazooo

    ResponderEliminar
  62. Ahora toca ''vivieron felices por siempre'', me gusta tu versión del clásico
    Abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que te guste.
      Gracias por venir a leerlo, Verónica.
      Un abrazo.

      Eliminar