Cita del día

-------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

CITA DEL DÍA: «Cuando nuestras ideas chocan con la realidad, lo que tiene que ser revisado son las ideas» (Jorge Luis Borges).

-------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

domingo, 30 de septiembre de 2018

El Álamo Negro (cuento)

REEDICIÓN (edición: 22/04/2012)



Este cuento me lo publicó el diario Heraldo de Aragón en fecha 21 de mayo de 1982.
Quiero dedicárselo a Pilín (q. e. p. d.), que se emocionó al leerlo.



Nacido en una tierra salina y seca, el Álamo Negro apenas había podido desarrollar su esbelta figura. A pesar de ser el único ejemplar de su especie en aquel lugar, nadie había reparado nunca en él. Era como el pato feo de aquél bosque, pero sin la esperanza de correr la suerte del cisne. Ni el suelo que pisaba, ni el agua que recibía, le permitían aspirar siquiera a convertirse en un árbol vulgar. Era consciente además de la pobre calidad de su madera, por lo que no le quedaba ni el consuelo de pensar que alguien pudiera hacer algo medianamente importante con él.

Y sucedió lo que tenía que ocurrir. Mientras los otros árboles fueron comprados por los mejores fabricantes de instrumentos musicales, o los más afamados ebanistas, o los más importantes constructores navales, el Álamo Negro fue a parar al taller de un fabricante de papel.

Y mientras los otros árboles fueron transformados en los violines de más calidad, o en los muebles más artísticos, o en los más modernos barcos, el Álamo Negro fue convertido en una pegajosa pasta de celulosa.

Y mientras los otros árboles fueron bañados en los más delicados barnices, o tratados con las más ricas ceras, o engalanados con las más hermosas velas, el Álamo Negro fue sometido a los más espantosos tratamientos químicos y físicos.

Y mientras los otros árboles maravillaron en las más célebres salas de conciertos, o entraron en los más lujosos palacios, o surcaron los más lejanos mares, el Álamo Negro fue llevado a una inhóspita cárcel. 

Y mientras los otros árboles fueron apreciados por los más prestigiosos músicos, o por las más exquisitas damas, o por los más competentes marinos, el Álamo Negro cayó en mano de un recluso que, no teniendo otra cosa mejor que hacer, se dedicó a garabatearlo de aquesta guisa con la truncada pluma de un halcón: "En un lugar de la Mancha, de cuyo nombre no quiero acordarme...".


73 comentarios:

  1. Me ha embargado mucha emoción por la belleza del cuento y el talento de su autor (aunque es siempre muy humilde) Gracias, Chema, por compartir con nosotros tus joyas y sin darte cuenta… poco a poco… sales de tu anonimato…Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que te haya gustado. Muchas gracias por tus palabras, Karima. Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  2. Por diversos motivos, llevaba un poco retrasada la lectura de tu blog. Y la lectura de la última entrada, "El álamo negro", me ha emocionado y me ha hecho sentirme muy orgullosa de tí. ¡Qué grande eres...!
    Y ya no quiero comentar nada de la dedicatoria. Lo que decía: una cabeza bien amueblada y bien pensante.
    Por favor: no te canses de entretetenernos, emocionarnos, hacernos reir... Aunque no sea todos los días, cuando entro aquí, encuentro un ratico de paz, de sosiego, poesía, sonrisa...
    ¡¡¡GRACIAS!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así da gusto escribir algo, pero modera tus elogios que al final van a descubrir estos señores que eres mi hermana. Gracias a ti, por leerme.

      Eliminar
  3. Hermoso cuento, encierra una buena moraleja. Un saludo desde Chile.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que te haya gustado. Muchas gracias por tu visita. Un saludo para ti desde España (Zaragoza).

      Eliminar
  4. Buenísimo, lo he leído al ver en comentario que le dejaste a Mª Ángeles Cantalapiedra y estoy alucinada, de verdad que es buenísimo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Genial! Aunque algo así me esperaba...;)
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. El álamo negro sigue regalando belleza y emoción.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quien iba a decirle que al final sería el que pasara a la historia.
      Saludos.

      Eliminar
  7. En este mundo cualquiera puede terminar haciendo el papel que menos pensaba

    Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La vida está llena de sorpresas, tienes razón.
      Un abrazo.

      Eliminar
  8. Realmente bueno, Macondo. Has tomado un árbol feo y sin gracia y has llegado a la hoja de papel de un tal Cervantes.

    Un relato estupendo, que hasta contiene la moraleja má bella, no importa de dónde vienes, sino dónde acabas. Un abrazo

    ResponderEliminar
  9. ¡Qué bello cierre! Sin ese destino del álamo de cuánto nos hubiéramos perdido. El mejor homenaje al papel, y a Cervantes. Un abrazo. Carlos

    ResponderEliminar
  10. ¡Qué bonito, Macondo!
    Me ha encantado. El cierre, es maravilloso!
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  11. Broche de oro para el final del cuento.

    No me extraña que te lo publicaran.

    Un aplauso plasf plasf plasf.

    Genial!

    Un beso.

    ResponderEliminar
  12. ¡Muy bueno!
    ¡Me ha encantado!
    Aunque no me extraña sabiendo del cerebro que viene... :)
    Salud y abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Genín.
      El cerebro, poco más que el de un mosquito. :)
      Salud y abrazo.

      Eliminar
  13. ¡¡¡ Que bueno Chema !! me has emocionado, es toda una lección de humildad la del álamo negro que acaba teniendo su recompensa.
    Como dicen los demás no me extraña que te lo publicaran, es muy bueno.
    Felicitaciones y aplausos
    Besos
    Puri

    ResponderEliminar
  14. Es precioso, no me extraña que se emocionara. Yo acabo de hacerlo.
    Un beso emocionado

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que te haya gustado y emocionado.
      Un beso agradecido.

      Eliminar
  15. Desde luego ha valido la pena descubrir tu faceta de escritor de cuentos y relatos.
    Me ha encantado.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  16. Me sigue pareciendo... ¡Genial!
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y yo te sigo dando las gracias por tu generosidad.
      Un abrazo, Alfred.

      Eliminar
  17. Bonito cuento para un árbol que es también hermoso, "Pollancre" lo llaman en mi tierra. Aún convertido en pasta de papel sigue conservando su alma.
    Espero seguir encontrándome con más relatos tuyos.
    Saludos!
    Borgo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy en una fase de poca creación y aprovecho para repescar escritos de antiguos. Aún quedan unos cuantos.
      Saludos.

      Eliminar
  18. Precioso cuento con moraleja, Macondo.
    El final es maravilloso, por más arduo que sea el camino, el final tendrá su recompensa.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No siempre sucede, pero este tenía que terminar bien.
      Un abrazo, Irene.

      Eliminar
  19. Majestuoso amigo.
    Mi felicitación.
    Después de mi largo descanso aquí de nuevo con todos vosotros.
    Abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Carmen.
      Contento con tu regreso. Se te echaba en falta.
      Un abrazo.

      Eliminar
  20. Es precioso, Macondo, una idea muy bonita y muy bien ejecutada.
    Te felicito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo escribí hace muchos años y lo puse en el blog a los pocos meses de crearlo. Apenas entraba nadie entonces y me ha apetecido recuperarlo para vosotros.
      Muchas gracias, Ángeles.

      Eliminar
    2. O sea que es una creación tuya? Oh! Había entendido que estaba sacada de un periódico antiguo! Doblemente genial!

      Eliminar
    3. El antiguo soy yo, por tener en 1982 suficiente edad como para haberlo escrito. :)
      Claro que es mía, hombre.

      Eliminar
  21. ¡Qué bonito! Me ha parecido de una ternura maravillosa, incluso de lo más sencillo y lo que menos importante se puede conseguir una obra de arte y es que no siempre las cosas son solo lo que parecen. Precioso, muchas felicidades.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Conxita. Me alegra que te haya gustado.
      Besos.

      Eliminar
  22. Maravilloso, de verdad un giro totalmente inesperado. 🌼🌼🌼
    Bravo

    ResponderEliminar
  23. Gran recuperación que te agradecemos, la sencillez es una gran virtud.
    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  24. En este caso es el bien el que viene del mal.
    Un abrazo, Julio.

    ResponderEliminar
  25. Qué bonito Chema!!! Hasta yo me emocioné 😁😁😁

    Besos

    ResponderEliminar
  26. Genial! Es como en estos reality del s.XXI que nos muestran a gente aparentemente sencilla haciendo cosas extraordinarias, con talentos escondidos o que simplemente no estaban puestos en valor en el escenario adecuado.
    Saludos!

    ResponderEliminar
  27. Bello final.
    Saludos desde Alcalá, cuna de Cervantes.

    ResponderEliminar
  28. Maravilloso tu relato Macondo, no se espera el final que engrandece todo el texto, muchas veces los actos más insignificantes tienen la mejor de las recompensas, no me extraña tu premio, felicidades por él.

    Un abrazo con cariño.
    Ángeles

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Ángeles.
      No fue un premio. Simplemente me lo publicaron.
      Un abrazo también para ti.

      Eliminar
  29. Fantástico, Macondo! Nos haces sentir lástima por el destino de ese álamo, cual patito feo, para terminar con ese glorioso giro final que lo convierte en cisne, que nos lleva a una de las obras cumbres de la Humanidad. Genial!!

    ResponderEliminar
  30. ¿Patito feo? Pero con larga y famosa vida, conteniendo en su papel una historia por muchos leída.
    Publico de cuando en cuando y visito poco, pero mi salud no me permite hacer más.
    Un abrazo.
    Ambar

    ResponderEliminar