Cita del día

-------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

CITA DEL DÍA: “El medio más fácil para ser engañado es creerse más listo que los demás” (François de la Rochefoucauld).

-------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

miércoles, 12 de enero de 2022

Aureliano Quijano

 

ENLACE


En  este microrrelato mi aportación literaria es prácticamente nula,  porque he cometido  la  osadía de aprovecharme casi íntegramente del inicio de Cien años de  soledad para, haciendo unos retoques,  incorporar al  texto a nuestro ingenioso  hidalgo don  Quijote de la  Mancha, creando  un nuevo personaje que lleva su apellido (Quijano) y el nombre  del  auténtico  protagonista de Gabriel García  Márquez (Aureliano Buendía).

 

Muchos años después, frente al pelotón de fusilamiento, el hidalgo coronel Aureliano Quijano había de recordar aquella tarde remota en que su padre lo llevó a conocer el  hielo. Aquel lugar de cuyo nombre el ilustre escritor no quiso acordarse, era entonces una aldea de veinte casas de barro y cañabrava, construidas a la orilla de un afluente del río Guadiana. El mundo era tan reciente que muchas cosas carecían de denominación, y para mencionar a los molinos de viento se les llamaba gigantes. Todos los años, por el mes de marzo, una familia de gitanos desarrapados plantaba su carpa cerca de la aldea y daba a conocer los nuevos inventos. Primero llevaron el imán. Aureliano Quijano pensó que era posible servirse de aquella invención inútil para desentrañar el oro de la tierra, así que cambió su mulo  y una partida de chivos por dos lingotes imantados. Durante varios meses se empeñó en demostrar el acierto de sus conjeturas, pero lo único que logró desenterrar fue una armadura del siglo XV con todas sus partes soldadas por un cascote de óxido. Cuando él y los cuatro hombres de su expedición lograron desarticularla, encontraron dentro un esqueleto calcificado que llevaba colgado en el cuello un relicario de cobre con el rizo de una mujer del Toboso.

 

102 comentarios:

  1. Mira por donde apareció Dulcinea en Macondo!! Amo a García Márquez pero mentiría si digo que leí el Quijote...pero bueh, quien no conoce un poco de su historia. Una combinación muy buena! Saludos y mariposas amarillas!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dulcinea en Macondo y Macondo en la Mancha.
      Mariposas amarillas también para ti.
      Saludos.

      Eliminar
  2. Por conocer perfectamente Cien años, me ha encantado. Imaginativo, plausible, bien llevado.

    Un abrazo grande, y feliz día

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y a mí me ha encantado que así te lo parezca.
      Feliz día.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  3. Buen trabajo, amigo, que nos permite recordar un texto memorable.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por el pseudónimo con que firmo puedes darte cuenta lo de acuerdo que estamos en que Cien años de soledad es memorable.
      Un abrazo.

      Eliminar
  4. Vaya remix que te has montado, je,je. Pero te ha quedado redondo. No se puede negar que has sido ingenioso, como el mismísmo Hidalgo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu generoso comentario, tocayo.
      Un abrazo.

      Eliminar
  5. Enmendar la plana a los grandes requiere inteligencia y haberlos leído con detenimiento. El resultado es estupendo porque le has puesto miradas nuevas. Abrazos

    ResponderEliminar
  6. Una curiosa mezcla que lleva su trabajo.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. Pues es buenísimo. Ese maravilloso inicio de Cien años de soledad, con el no menos genial de el Quijote, me ha encantado. Muy bueno, de verdad.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Celebro que te haya gustado, Rosa.
      Muchas gracias.
      Un beso.

      Eliminar
  8. ¡¡¡¡¡¡¡ Las personas quienes habéis recordado al Quijote, me emocionáis, el ofrecimiento es increíblemente bueno y excepcional!!!!!!!! También he leído a García Márquez y el resultado es muy sobresaliente y singular. El lirismo argumental del término del microcuento emociona.
    ¡Que tengas un buen MMXXII repleto de tan buenas ideas!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tu comentario sí que emociona y motiva, Juan. Muchísimas gracias.
      La culpa de que nos esforcemos la tiene David, por hacer tan nuestro su Tintero de Oro.
      Feliz año también para ti.
      Un abrazo.

      Eliminar
  9. Creo la armadura encontrada en Macondo, si bien tenia los cabellos de una dama,
    creo la propietaria original fue Maritornes.

    Buena deducción, de quien fue la armadura? Del Quijote.

    Dos COLOSOS de la literatura, a los cuales les gustaba la comedia, la parodia.

    Es claro que ambos universos coexisten, buen apunte en tu micro.

    ResponderEliminar
  10. Pues me ha encantado este texto, gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que te haya gustado.
      Gracias a ti, por pasar a leerlo.

      Eliminar
  11. Has sabido hacer una buena simbiosis.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Bendita osadía la tuya. Has hecho una fusión muy buena, como no podía ser menos. Y, cómo no, con un magnífico broche final.

    Me ha encantado, querido amigo.
    Voy regresando de mi larga pausa bloguera.
    Un placer visitarte!

    Abrazo grande 💙

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sabes cuánto me alegra que te haya gustado.
      Gracias por tu generosa opinión.
      Un placer recibir tu visita.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  13. Buenas tardes, en verdad que muy interesante la fusión de 2 obras literarias que aunque en su momento las leí, aun tengo vagos recuerdos de cada una de ellas y que mejor que Macondo para recordar a Gabriel García Marquez y sus cien años de soledad, excelente micro y un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se nota, por el pseudónimo que utilizo, que tengo debilidad por la novela. Así es.
      Muchas gracias por tu opinión.
      Un saludo.

      Eliminar
  14. Me ha encantado el final. Has hecho una mezcanza de lo más grande de la literatura en español, sin desentonar...poca broma.
    El final está genial
    Abrazoo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En realidad no he hecho más que ponerme al rebufo de García Márquez y aprovechar el inicio de su impresionante novela para jugar con ella y con la de Cervantes, impresionante también. De todas formas, muchas gracias por el mérito que me atribuyes.
      Un abrazo.

      Eliminar
  15. Pues mira que me parece ingenioso, Chema. Y eso que unir a dos tan grandes debe de ser bien difícil. Pero no se nota la fusión y tus aportes, incluso ese aporte final de la armadura me parece de lo mejor del relato.
    Gracioso e ingenioso, me ha encantado.
    Un abrazo, Chema!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que te haya gustado, Pepe.
      En realidad el aporte de la armadura está ya en el libro. Lo único que he añadido ha sido la identificación de la propietaria del rizo.
      Un abrazo.

      Eliminar
  16. Muy ingenioso.
    Cuando leí "Cien años de soledad" cambió mi forma de entender el mundo y la vida.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Toro.
      Cien años de soledad es una maravilla. Supongo que si eres capaz de escribir algo así, te puedes morir muy tranquilo.
      Saludos.

      Eliminar
  17. Dos personajes de leyenda unidos en un micro muy original y muy imaginativo. Precioso homenaje, Chema.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Marta. Me alegra que te haya gustado. Ya ví que tú también te habías acordado de don Quijote.

      Eliminar
  18. El Quijote, me encantó por lo tanto tu relato me encanta. Un placer leerte. Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que te haya gustado, Nuria. Yo también disfruté con tu micro.
      Un abrazo.

      Eliminar
  19. Hola, Macondo. Excelente coctel el que has elaborado. Está muy bien insertado el Quijote en el inicio de Cien años. Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Celebro que así te lo parezca, Pedro. Muchas gracias.
      Un saludo.

      Eliminar
  20. Un micro excelente en homenaje a dos personajes inigualables un coctel genial.
    Un abrazo Chema.

    ResponderEliminar
  21. Una preciosidad... muy ingeniosa además. Porque has hecho un doble guiño a modo de bucle, donde Quijano se encuentra a sí mismo. Y lo del rizo... es delicadísmo para cerrar. Enhorabuena. (Inolvidable para mí también Cien años...)
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  22. Hola Macondo , tengo que decirte que no ley la novela , pero lo que si es bueno que aquellos dos sacaran la armadura del famoso hidalgo Don quijote , me a gustado mucho tu relato , besos de flor.
    Yo también participo en el tintero de oro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Flor.
      En primer lugar disculpa, porque creía que había comentado en tu buen micro. Acabo de hacerlo ahora.
      Celebro que te haga gustado este.
      Besos.

      Eliminar
  23. Has elaborado una joya, mi aplauso , admiración y enhorabuena que queden aquí para siempre.

    Besos.

    ResponderEliminar
  24. Hola Macondo, muy ingenioso, me gustó esa unión de ambas, he leído el Quijote hace muchos años, pero Cien años de soledad es uno de mis libros preferidos, tres veces lo he leído y planeo leerlo nuevamente, saludos Patricia F.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si en este momento tuviera que escoger un libro sería Cien años de soledad. Supongo que se nota, por el pseudónimo que llevo.
      Me alegra que te haya gustado mi micro.
      Saludos.

      Eliminar
  25. ¡Hola, Macondo! ¡Qué bárbaro! Dos pilares de la Literatura Universal que has sabido mezclar no solo narrativamente, sino que incluso has fusionado a nivel de frases, readaptando esos textos que todos recordamos al buen fin del encargo creativo. Sensacional propuesta para el reto la que nos has regalado. Un abrazo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre desde la devoción y el respeto a los textos que estaba tratando, lo he pasado como un enano jugando con ellos. Celebro que te haya gustado el resultado.
      Un abrazo, David.

      Eliminar
  26. Te quedó coqueto y lindo, muy bien.

    Besos.

    ResponderEliminar
  27. Un gran ejercicio de la imaginación, mezclar los universos de Cien Años de Soledad nada menos que con el mismísimo Quijote de la Mancha. Un atrevimiento que te ha salido excelente. Y ese final, wow... enhorabuena.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que así te lo haya parecido, Ana.
      Muchas gracias por venir a leerlo y por dejar tu generosa tu opinión.

      Eliminar
  28. Proyectas tu mente con sapiencia y habilidad.

    Te dejo un abrazo, estimado Macondo.

    ResponderEliminar
  29. ¡Bravo por la osadía, Macondo! Me encantó tu micro. Felicidades por tan elaborado trabajo, con un resultado excelente.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  30. Hermanar el universo Macondo con la locura de Cervantes y su Quijote, es crear un excelente relato fanfic como el tuyo. Felicidades! Saludos.

    ResponderEliminar
  31. Macondo, muy bueno el micro en su forma y en el fondo, Cien años de soledad y el Quijote dos novelas maravillas, que aparte de conocidas he releído en varias ocasiones. Enhorabuena por el resultado.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por pasar a leerlo. Celebro que te haya gustado.
      Un abrazo.

      Eliminar
  32. ¡Wow! Chema te quitas mérito en tu introducción. Has juntado dos de los grandes de la Literatura Universal: José Arcadio Buendía y el ingenioso hidalgo D. Quijote de la Mancha. No sé cómo te han entrado en un micro con tan pocas palabras. Los has casado tan bien que no dejas fisuras y de broche ese final de lujo.
    Creo que entiendo porqué tu seudónimo es Macondo.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tus generosas palabras, María Pilar.
      Creo que se me ve el plumero con mi seudónimo, sí.
      Un abrazo.

      Eliminar
  33. Vaya dos buenas obras literarias que has unido, solo se te puede ocurrir a ti, tan ingenioso y creativo, Chema, has hecho un buen trabajo y te felicito por este relato. Brillante aportación. Y lo que más me gusta es que eres humilde no dando importancia a tu ingenio.

    Bravo!!!

    Besos enormes y feliz domingo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Da gusto con los buenos ojos que te miran los buenos amigos.
      Muchas gracias, María.
      Muchos besos y feliz domingo también para ti.

      Eliminar
  34. Y el mito del Quijote se desentrañó con el extraño descubrimiento, y a partir de entonces la novela se fundió con la historia cierta del afamado hidalgo enamorado de una tal Dulcinea del Toboso.
    Si hubo mérito Macondo, si lo hubo.
    Abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por venir a leerlo y por comentar, Francisco.
      Un abrazo.

      Eliminar
  35. Hola, me agradó tu texto. Es evidente la intertextualidad entre dos textos. Uno contemporáneo y el otro, históricos que relacionaste de forma explícita o implícitamente teniendo presente el contexto.
    Dejo mi saludo y gratitud por tu aporte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La gratitud el mía, en primer lugar porque hayas venido a leerlo y sobre todo por tu interesante comentario.
      Un saludo, Guillermo.

      Eliminar
  36. Bueno, Macondo. Dices que tu aportación es nula pero a mí me ha enganchado tu híbrido. Me deja preguntas por contestar, muchas, y eso me gusta pues dejas el relato vivo.? Por qué ibazn a fusilar a nuestro protagonista? ¿Quiénes eran esos gitanos? ¿Y el esqueleto no sería el de...?
    Me ha gustado. Felicidades.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Celebro que te haya gustado, Bruno.
      Muchas gracias por tu interesante y generoso comentario.

      Eliminar
  37. Me encanta cómo unes dos obras, que en principio, no tienen ninguna relación, y cómo las haces tuyas, y les vuelves a dar vida.
    Un abrazo! :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y a mí me encanta que te haya encantado, Meli. La verdad es que disfruté jugando con los textos, siempres desde el respeto hacia dos de nuestros mejores escritores.
      Un abrazo.

      Eliminar
  38. García Márquez y Cervantes unidos en un mismo cuento, solo la posibilidad de que fuese posible promete lo suyo, pena que los separasen varios siglos. Buen aporte, Macondo. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  39. Qué puedo decir. "Cien años de soledad" es posiblemente la novela que más me ha emocionado en mi vida. Una gran responsabilidad elegir a uno de los muchos personajes de esa genuina familia que has resuelto con maestría y pulcritud. Bien escrito, original con el guiño al Quijote y con su propio jugo. Me ha gustado mucho

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Coincidimos en la devoción por Cien años de soledad, como puedes ver en el seudónimo con que me acompaño.
      Me alegra que te haya gustado el micro, Matilde. Gracias por venir a leerlo.

      Eliminar
  40. Hola, Macondo! Has introducido un nuevo personaje, entrañable, a la historia de García Márquez. Me ha gustado muchísimo.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  41. Hola Macondo, buena reescritura del inicio de la genial obra de García Márquez, Cien años de soledad, mezclada con otra genial obra como los es Don Quijote. Un gusto leer tu versión. Gracias por compartir. ¡Éxitos y bendiciones!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las gracias a ti, por venir a leerlo.
      Gracias, Mery. Lo mismo te deseo.

      Eliminar
  42. Hola, Macondo. Las fusiones están de moda. Esta ha funcionado con nota y nada menos uqe con dos obras maestras. Has enlazado con mucha habilidad y destreza episodios de una y como la cosa más atural. Te felicito. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Isan. Me alegra que te haya gustado.
      Un abrazo.

      Eliminar
  43. Muy buena la fusión de los personajes del Quijote y los de Cien años de Soledad.
    Me gustó el final con ese relicario del Toboso.
    Fantástica la mezcla , te felicito.
    Besos Chema
    Puri

    ResponderEliminar
  44. Una ensalada con ingredientes cosmopolitas: lo mejor de cada cocina, aserezado con una tecnica narrativa impecable. Aplausis.

    ResponderEliminar
  45. Me encantó. Súper original e innovador. Pude imaginarme la escena perfectamente en mi cabeza, cambiando a los personajes originales por los quijanos.
    Excelente micro.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Celebro que te haya gustado, Cynthia.
      Muchas gracias.
      Un saludo.

      Eliminar
  46. Guau, menudo mix tan bueno de Don Quijote y Cien años de soledad te has montado en un momentito.
    Me ha encantado la mezcla. Una gozada.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por venir a leerlo, Kirke. Me alegra que te haya gustado.
      Un saludo.

      Eliminar
  47. Hola, Macondo. Esta fusión que has hecho no tiene desperdicio, apostaría a que te gusta el Jazz, menuda improvisación te has marcado. Saludos

    ResponderEliminar
  48. Hola Chema, has sabido jugar con esas dos grandes obras, aunque confieso que nunca encontré la paciencia para leer "Cien años de soledad", el Quijote en cambio fue impuesto en la escuela, así que lo lei y lo desmenucé en varias ocasiones y si que me gusta esa obra.

    Tu arte de mezclar bien estos dos ingredientes ha sido genial, es como el pan, donde la harina y el agua, se mezclan y ya no se distinguen una ni la otra, y el producto final, el pan, es muy bueno.

    Ingenioso y meticuloso micro con un maravilloso final. Que pases bien el fin de semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu generoso comentario I. Harolina.
      Creo que a Cien años de soledad deberías darle otra oportunidad. No te arrepentirás.
      Buen fin de semana también para ti.

      Eliminar