Cita del día



CITA DEL DÍA: “Cuanto antes nos percatemos de que nuestro destino está en nosotros mismos, y no en las estrellas, tanto mejor para nosotros” (Axel Munthe).

Entrada antigua de la semana

ENTRADA ANTIGUA DE LA SEMANA: El ascenso a cabo


jueves, 16 de febrero de 2012

Fumadores, exfumadores y no fumadores





Fumadores, exfumadores y personas que nunca han fumado conviven desde hace siglos, pero en los últimos tiempos la situación ha cambiado radicalmente. El tabaco ha pasado de estar bien visto a perseguido. Cada cual, según sus circunstancias y manera de ser, adopta su postura al respecto.

EXFUMADOR COMPRENSIVO:
Creo que lo mejor es que empiece por ubicarme y me parece que sirvo para representar a este grupo. He fumado tres paquetes diarios durante bastantes años, pero ya hace unos cuantos que lo dejé. Con ese precedente, tendría la cara muy dura si no fuera comprensivo con los fumadores. Además, me parece que hay cosas mucho más importantes contra las que luchar. Y si lo que se pretende es quejarse de olores, a mí me molestan mucho más los perezosos de la ducha.
Con respecto a lo de dejar de fumar, puedo asegurar que si yo lo hice cualquiera es capaz de conseguirlo; pero no es el asunto que nos trae aquí ahora. Me comprometo a contarte la experiencia en el próximo artículo.

NO FUMADOR TOLERANTE:
A quien más respeto de todo este tinglado es a ti. Has estado toda tu vida siendo fumador pasivo y ahora, que se sabe hasta qué punto es dañino el tabaco, simplemente quieres que se respete tu situación y la de los que te rodean. Además he observado que, siendo quien tendría más motivo para protestar, sueles ser bastante comprensivo con un vicio que nunca has tenido. No permites que te fumen al lado sin tu autorización, pero respetas la libertad de fumar.

FUMADOR CONCIENCIADO:
A ti también te valoro positivamente, porque has sabido evolucionar. Hemos estado intoxicando a los de alrededor durante mucho tiempo, con una buena dosis de inconsciencia, pero ahora actúas en consecuencia con tu mentalización de que el humo de tu cigarro es perjudicial y puede ser molesto para los  demás. Por tu salud me gustaría que consiguieras dejarlo, si así lo quieres, pero a mí no me molestas en absoluto.


FUMADOR NO CONCIENCIADO:
Si como fumador activo hoy en día sigues actuando con la misma irresponsabilidad de siempre, realmente eres merecedor de la más absoluta incomprensión. Supongo que eres un egoísta incorregible, no solo en éste sino en todos los órdenes de la vida. Seguramente serás de los que pone entre la espada y la pared al dueño del bar, pidiéndole que haga una excepción dejándote fumar, pero sin asumir las posibles consecuencias que eso pueda acarrearle.

NO FUMADOR INTRANSIGENTE:
Lo curioso de ti es que sueles ir de tolerante por la vida. Al final resulta que tu permisividad alcanza hasta que las situaciones admitidas te afectan, aunque sea de una forma relativa. Como te sucede con los fumadores, que hay muchos y no puedes evitarlos a todos. No los soportas, aunque realmente no te hayas parado a pensar si te dan motivo para ello. Simplemente está de moda perseguirlos (aunque estén fumando en la calle) y subirte a ese carro te hace sentir actual.

EXFUMADOR INTRANSIGENTE:
Resulta alucinante que puedas tener la desvergüenza de ser el más acérrimo perseguidor de los que hasta hace nada eran tus colegas fumadores. Quizá no aguantes mucho tiempo como exfumador, porque tienes una adicción mucho más fuerte que la nicotina: la envidia. Pero tampoco hay problema, porque si vuelves a fumar no tendrás inconveniente en calificar nuevamente de inflexibles a quienes les parezca mal que lo hagas.

2 comentarios:

  1. Buena clasificación.
    Yo dejé de fumar dos años y medio y volví, cuando ya lo difícil había pasado, así que te ha faltado incluir al fumador imbécil.
    realmente lo que más me molesta de todo es como tu bien dices, la moda de perseguir a los fumadores, el poder que se les ha dado para demonizarnos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues igual que lo dejaste, puedes volver a hacerlo; pero que sea porque y cuando a ti te dé la gana.

      Eliminar