Cita del día

-------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

CITA DEL DÍA: «Encanto es lo que tienen algunos hasta que empiezan a creérselo» (Simone de Beauvoir).

-------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

lunes, 11 de septiembre de 2023

Pago anticipado

 


Teniendo en cuenta que esperaba una importante gratificación económica, consideró un premio inapropiado y cicatero recibir un simple tintero dorado.

Habían transcurrido veinte años cuando decidió rescatarlo del cajón en que lo había abandonado. Recordó aquella oferta —«pídeme un deseo y lo verás por escrito»— grabada en el cristal y, a pesar de acordarse también de la frase que venía a continuación —«pero todo tiene un precio»—, pensó que merecía la pena aventurarse para conseguir el objetivo que se había planteado. Su definitiva consolidación profesional y el futuro de su familia estaban en juego.

Con la pausa que requería la ejecución de la que pretendía fuera su obra maestra, no siendo abandonado en ningún momento por la inspiración que había solicitado, concluyó la novela quince años después. Solo cuando terminó su última lectura, antes de llevarla a la imprenta, con la plena satisfacción por el deber cumplido, se sentó a esperar serenamente el precio que tenía pendiente de pagar por el compromiso adquirido. Fue entonces cuando observó el sobre que asomaba por la mitad del legajo que había quedado sobre la mesa. Contenía un escrito, que decía lo siguiente: «Recibí de don Miguel de Cervantes Saavedra el sacrificio de su mano izquierda, en la Batalla de Lepanto (1571), como pago anticipado por mi colaboración en su obra El ingenioso hidalgo don Quijote de la Mancha (1605). Dicha entrega cubre también mi apoyo en una segunda parte, si el citado escritor estimara oportuno escribirla. Firmado: El Tintero de Oro».


98 comentarios:

  1. El precio es elevado, pero quién sabe si más que justo. Un texto de ejecucuión más que buena, con la sorpresa final. Me ha encantado cómo llevas adelante la resolución de esa novela que necesita quince años para poder escribirse.

    Un abrazo, Macondo, y feliz semana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que fueron quince años muy bien empleados, porque además fueron compaginados con otras actividades literarias.
      Me alegra que te haya gustado.
      Feliz semana también para ti.
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Menudo relato te has sacado de la manga, ahora que no está la mano.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. He hecho lo que he podido con la manga de mi chaleco.
      Gracias, Alfred.
      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Que buen relato, describes la paciencia y el sacrificio, no siempre lo descubrimos en los libros. Un aplauso y un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Qué bien lo has hilado con el pasado.
    Hay quien por la fama entregaría hasta las dos manos.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si por lo menos es para escribir El Quijote... Lo malo es entregarlas para salir en el Guinnees por haber hecho una catetada universal.
      Saludos.

      Eliminar
  5. Ingeniosa idea para meter el tintero, aunque no creo que Cervantes tuviera necesidad de tal herramienta para escribir.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Efectivamente, no creo que nuestro admirado Cervantes necesitara potenciar su portentosa imaginación con ayudas ajenas.
      Gracias por tu visita y tus palabras.

      Eliminar
  6. ¡Hola, Chema! Lo primero es desear que hayas pasado un verano fantástico. ¡Madre mía! ¡Nuestro tintero nada menos que inspirando a Cervantes! Ni qué decir que ello merece la inmediata construcción de un relicario acorde con la mano de izquierda de nuestro más insigne maestro de la literatura. Me encantó lo bien que has sabido encajar el reto con Cervantes y su mano. Deseo cumplido y sacrificio. Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, David.
      El verano muy bien, gracias. Espero que el tuyo también.
      Ya ves lo grande que se está haciendo este hijo tuyo, cada vez ahijado
      por más padrinos.
      Celebro que te haya gustado mi aportación.
      Un abrazo.

      Eliminar
  7. ¡Anda! ¡Menudo secreto escondía el Quijote! Un micro estupendo, Chema, muy original y muy bien armado. Llegas a Cervantes con muchísima naturalidad y el resultado es muy sorprendente. Fantástico.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con comentarios tan generosos como el tuyo me vengo arriba y ya no tengo necesidad de recurrir a tinteros mágicos para inspirarme.
      Muchas gracias, Marta.

      Eliminar
  8. Después de las risas programadas, encuentro un relato original y con sentido del humor, merecedor de algo más que un tintero de oro.
    Bendita imaginación, aquella que lleva de un simple tintero a Cervantes, con tanta donosura.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te respondo lo mismo que acabo de decirle a Marta, inmediatamente antes. Gracias por tu generoso comentario.
      Un fuerte abrazo, Juan.

      Eliminar
  9. ¡Hola, Macondo! Estupendo relato en el que conectas el mágico tintero con la figura de Cervantes y el dato biográfico sobre su mano. Una mano como precio a apagar por un escritor es muy simbólico, sobre todo en épocas pasadas.
    Gracias por participar en el reto. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, M. A.:
      Me alegra que te haya gustado el relato.
      Las gracias a vosotros, y a ti en particular, por echarle una mano a David para que pueda seguir funcionando nuestro tintero.
      Un abrazo.

      Eliminar
  10. Vaya... el tintero tiene historia, y larga. Ignoro si el dato de los 15 años es histórico, pero si es así, el tintero se podía haber esmerado un poco mas. Nos ha escatimado otras posibles obras.
    Muy ingenioso el pago de la mano y la introducción de la Historia en la trama del reto.
    Acabo de leer otro con Cervantes por en medio.
    AbrZoo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El dato de los 15 años sí es más o menos exacto, porque consta que Cervantes empezó con El Quijote sobre 1591 y la publicación de la primera parte fue en 1605. Sucede, sin embargo, que no debió ser una dedicación en exclusiva, sino compaginada con otras actividades literarias.
      Celebro que te haya gustado.
      El otro de Cervantes no lo he leído todavía, porque he esperado a empezar con las lecturas a publicar el mío.
      Un abrazo.

      Eliminar
  11. Ánxela Sanmartín Eirín11 de septiembre de 2023, 16:58

    Buen relato, pero no tengo claro el final.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que te haya gustado.
      El final no tiene otro misterio que ya no tiene que pagar ningún precio, porque el tintero se consideró pagado, por anticipado, en el momento (15 años anterior al de la publicación de El Quijote) en que Cervantes perdió la mano izquierda en la Batalla de Lepanto.

      Eliminar
  12. Excelente micro. Muy ingenioso relacionar el Tintero como inspirador de Cervantes. Menos mal que sólo le pidió una mano por las dos partes... (Eso era para que pudiera escribirla, ja,ja :)
    Un abrazo :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por lo que he empezado a leer en los relatos de los compañeros, veo que mi tintero es mucho más empático y comprensivo que los suyos, que se tiran a degüello cobrando sus favores de inspiración.
      Un abrazo.

      Eliminar
  13. Hola Macondo, es muy bueno tu relato, me gusto tu forma de llevar adelante la historia, que bueno que el tintero se dío por pagado de antemano, sino hubiera sido muy triste que perdiera ambas, muy buen micro.
    Saludos.
    PATRICIA F.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hubiera sido muy complicado escribir El Quijote con la boca.
      Me alegra que te haya gustado, Patricia.
      Saludos.

      Eliminar


  14. Es un relato tan ingenioso como con un enorme sentido del humor, de los que tanto me gustan a mi.
    ¡Bravoooooooooooo! Aplauso incluido.
    Besos.

    ResponderEliminar
  15. Hola, Macondo.
    Qué genialísima idea transformar el reto en un histórico homenaje, implicando al grandísimo Cervantes con el Tintero.
    No sé hasta qué punto podría ser para él una maldición cambiar una mano por ese talento escritor; para nosotros son una bendición las creaciones de su maravillosa mente. Aún más que aparezca en este reto-fusión.
    También destacar cómo valoras la paciencia y la dedicación de esa profesión, tantísimos años para crear una novela es impensable hoy en día, que todo se quiere con inmediatez.
    Muchísimas gracias.
    Un Abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, José Antonio.
      Lo de los 15 años de paciencia no son de mi cosecha, pues consta que estuve más o menos ese tiempo elaborando la obra; bien es cierto que la compaginó con otras actividades, algunas también literarias.
      Las gracias a ti, por acercarte a leerlo.
      Un abrazo.

      Eliminar
  16. Muy buen relato Macondo,
    Un final muy "histórico" sin duda, ese peaje que decide cobrarse la letra pequeña del tintero. Gran aportación.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  17. A la Macondo, el pago de su brazo izquierdo... Ufff, caray con el tintero más le hubiera valido dejar que se cubriera de polvo. Muy bueno. Me encantó. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Acabo de rescatarte del spam, Nuria.
      Conste que mi tintero no ha sido de los más pérfidos en la interpretación de su letra pequeña.
      Me alegra que te haya gustado.
      Un abrazo.

      Eliminar
  18. ¡Hola! ¡Qué bueno! Me ha encantado, un genial final para ese tintero maléfico con el que estamos tratando. ¡Enhorabuena!
    Un abrazo. :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por lo que vengo leyendo hasta ahora, veo que mi tintero es de los menos maléficos. Perder una mano es una nimiedad con las salvajadas que he visto que se cobraban otros por la dichosa letra pequeña.
      Un abrazo, Merche.

      Eliminar
  19. O sea que ese fue el precio del Tintero. Una inmortal obra, con secuela incluida.
    Aunque hubo un aprovechado, que sin pagar el precio, escribió su propio libro. Un anónimo que firmó como Avellaneda, quien escribió su propio Quijote.

    Bien contado. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo de Avellaneda es para echarle de comer aparte, pero la historia suele terminar poniendo a cada uno en su sitio.
      Muchas gracias. Celebro que te haya gusta.
      Saludos.

      Eliminar
  20. ¡Hola Macondo! Un muy buen micro con tintes históricos. Y un precio elevado el que pide el tintero, perder la mano a cambio de una gran obra y del éxito.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como digo por ahí arriba, mi tintero es de los más comedidos que he visto entre los que he leído hasta ahora.
      Gracias por pasarte a leerlo. Me alegra que te haya gustado, Rocío.
      Un saludo.

      Eliminar
    2. También es verdad jajaja mejor perder la mano que la vida.

      Eliminar
    3. O la de un ser querido, como has escogido tú.

      Eliminar
  21. O sea que Cervantes... Por eso El Quijote... ¡Madre mía, desde cuándo existe el bendito Tintero de Oro!
    Un micro estupendo, Chema, muy original y muy bien narrado. ¡Felicitaciones!
    Saludos de Marlen

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que David nos tiene engañados, pero tiene ya unos cuantos siglos. El Tintero de Oro uno poco menos, pero es cosa suya.
      Me alegra que te haya gustado, Marlen. Gracias por pasar a leerlo. Voy a ver el tuyo.
      Saludos.

      Eliminar
  22. Vaya una víctima ilustre se buscó el tintero! Muy ingeniosa la historia tomando como pago la mano del pobre Cervantes! Un abrazote!

    ResponderEliminar
  23. Muy original. Vete tú a saber cuántos escritores célebres habrán tenido que pagar cara su petición de éxito.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Debe crear mala conciencia eso de sacar pecho con méritos ajenos.
      Un abrazo.

      Eliminar
  24. ¡Hola Chema! Nada menos que la mano a Cervantes. Claro, no me extraña que se pensara lo de las segundas partes, je,je. Ahora comprendo lo de la oreja de Van Gogh, la sordera de Beethoven y la ceguera de Bocelli. Este tintero no es de buen metal. Un abrazote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Puestos a meter a alguien en el tinglado, para qué te vas a andar por las ramas. Que recuerde, es el segundo cuentecillo que le debo a Cervantes. El otro lo escribí hace 50 años y fue una de mis primeras entradas a este blog.
      Un abrazo, Eme.

      Eliminar
  25. Jaja. Hay tantas lagunas en la historia... Sin duda, esta es una hipótesis explicativa muy plausible con un genio sin lámpara que, como un Fausto de las letras, disfrutó del éxito tardíamente y sin muchas mieles. Gracias, saludo y suerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti por venir a leerlo y comentar.
      Saludo y suerte.

      Eliminar
  26. Hola Macondo, un relato excelente, imaginativo y que bien el Quijote valía un brazo. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  27. Por lo visto ese tintero tiene historia, en el 1600 se conformaba con una mano, ahora ya es bastante más exigente, según la mayoría de los otros relatos que leo. Me ha encantado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo mismo he pensado yo, M. Cristina.
      Me alegra que te haya gustado.

      Eliminar
  28. El que quiere azul celeste... que le cueste pero el precio solicitado por el tintero me pareció un poco, nada más un poco elevado.

    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si lees otras participaciones en el reto verás que este tintero ha estado hasta comedido.
      Un fuerte abrazo, Miguel.

      Eliminar
  29. Hola, Chema, pero qué buen relato. Como para publicar la segunda parte. Me ha encantado.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, María Pilar. Me alegro de que te haya gustado.
      La segunda parte ya la hizo Cervantes (Avellaneda al margen).
      Un abrazo.

      Eliminar
  30. Felicidades, Macondo, porque es muy, muy bueno y muy original y creativo su final.
    Desconozco si en estos retos se premia, porque si es así te mereces el mejor.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No hay premio, pero no hace falta. Lo es un comentario tan bonito como el tuyo.
      Un fuerte abrazo, Manuel.

      Eliminar
  31. Hola Chema. Insigne personaje el que has traído hasta esta edición del Tintero. Un precio elevado, aunque dada la fama intemporal que ha adquirido la obra, bien poco me parece. Nadie se acuerda ya del brazo inútil de don Miguel, pero si de su Quijote. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te doy toda la razón, Jorge.
      Gracias por el comentario.
      Un abrazo.

      Eliminar
  32. Qué bueno. Ahora sabemos la verdad del manco de Lepanto. El precio es alto, sin duda, aunque si le deja la otra mano para seguir escribiendo....Felicidades, me ha encantado. Saludos

    ResponderEliminar
  33. Un relato estupendo, Macondo, un planteamiento muy original.
    Felicidades!

    ResponderEliminar
  34. Tu relato me ha gustado por su naturalidad y fluidez. Cómo bien dices, la inspiración se puede llegar a pagar muy cara jejeje. Y demasiado, en el caso de mi protagonista que no leyó la letra pequeña previo a la firma del contrato. Abrazos, Chema. PD Al menos, Cervantes quedó inmortalizado con El Quijote.😉

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Celebro que te haya gustado, Myriam.
      El pago de Cervantes es una nimiedad en comparación con el de tu protagonista, sin duda.
      Un abrazo.

      Eliminar
  35. Enhorabuena, Macondo. Muy ingenioso traer al Tintero como personaje de este micro al maestro de la literatura española. A estas alturas de la Historia, está claro que a Cervantes bien le mereció la pena entregar una mano por una gloria tan longeva.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Carmen.
      Estoy de acuerdo contigo. Tener el privilegio de haber sabido escribir El Quijote merece eso y mucho más.

      Eliminar
  36. Mi estimado Macondo.

    Trajiste a mi memoria la vida de don Miguel de Cervantes Saavedra , quien por el sacrificio de su mano izquierda, en la Batalla de Lepanto, fue conocido entre otros como El manco de Lepanto.

    Estuviste super.

    Gran abrazo.

    ResponderEliminar
  37. Muy ingeniosa la participación que le das al Tintero de Oro en hechos históricos tan relevantes para la literatura. Fue un mecenas de aquella época.

    ResponderEliminar
  38. Muy bueno Macondo, está claro que algo mágico tuvo que haber al escribir el Quijote, quizás tu tintero. Un abrazo!

    ResponderEliminar
  39. Hola Chema, un micro relato muy bueno, con esos tintes históricos que nos llevan al recuerdo de nuestro genio de las letras que perdió su mano en la famosa batalla de Lepanto .
    Un abrazo
    Puri

    ResponderEliminar
  40. Hola Macondo, una gran propuesta la tuya, con un relato ingenioso donde acomodas de buena manera los elementos del reto. Ese Tintero debería estar dando clases en la mejor universidad de Literatura. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Ana. Me alegra que te haya gustado.
      Saludos.

      Eliminar
  41. ¡Qué ingeniosa trama y que inesperado final! Una vuelta de tuerca sorprendente. "El Quijote" bien merece una mano y menos mal que no fue la derecha supongo con la que empuñaba la pluma fuera el tintero de oro, o no.
    ¡Enhorabuena, me ha encantado, Chema!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El tintero tuvo la cortesía de cobrarse la mano izquierda, para no crearle problemas con la escritura de semejante novela.
      Me alegra que te haya gustado. Gracias por tu visita y tu opinión, Tara.

      Eliminar
  42. Bueno que en el relato se incluya a Cervantes, para la dádiva, y a es mucha ganancia. Un abrazo.Carlos

    ResponderEliminar
  43. Hola, Chema, pues visto en retrospectiva, el precio es más que justo, aunque también hay que pasar a el resto de la vida manco para asegurarlo. Me encanta la naturalidad que tienes en meter a los clásicos en tus micros, muy bueno!.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pocas cosas merecen una mano, pero escribir El Quijote son palabras mayores.
      Tienes razón. Ya me he metido en clásicos por lo memos en tres micros.
      Muchas gracias, Pepe.
      Un abrazo.

      Eliminar
  44. Hola, Macondo. Yo creo que de buena hubiera aceptado, pero por fuerza mayor (ser doble manco) desistió. Buena puesta en escena de este Tintero de Oro.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  45. Qué bueno, Chema!! Gracias por descubrirnos por fin el secreto de Cervantes. Un relato muy original, me ha gustado mucho. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Celebro que te haya gustado, Lola. Gracias por pasarte a leerlo.
      Un abrazo.

      Eliminar