Cita del día



CITA DEL DÍA: "No llores porque ya se terminó; sonríe porque sucedió" (Gabriel García Márquez).


lunes, 15 de febrero de 2021

Santiago

 


 

Conocí a Santiago gracias a un amigo común. Los hijos de ambos estudiaban en la misma clase y compartían equipo de fútbol. Había muy buena relación entre  todos los padres y después de los partidos se iban a almorzar, incluso hicieron  algún  viaje juntos  relacionado con alguna competición de los chicos.

De la afinidad de Santiago con mi  amigo llegó a forjarse una buena amistad;  pero no es de ella de la  que quiero hablar, sino de una anécdota que lo retrata. La recordé el otro día como contraste a la subjetividad de los padres que amargan a sus hijos los partidos del fin de semana, creyéndose que tienen en casa un Messi que va a sacarles de pobres.

El  caso es que uno de aquellos días de partido no pudo acudir el entrenador de los chavales y,  como mi amigo tiene experiencia futbolera, le pidieron los padres que ocupara su puesto. Empezó poniendo el equipo de gala, con  la idea de alinear a los más flojos en el momento en que el  resultado  estuviera  encarrilado.  Cuando  llevaban tres o cuatro goles de ventaja empezó a sacar a los que no habían jugado, pero no contaba con que la diferencia se notaría tanto que en pocos minutos iban a meterles dos o tres  goles. Santiago, descompuesto, se le acercó y le dijo al oído: “Haz el favor de quitar a mi hijo, que es el peor y nos van a remontar por su culpa”.

 

107 comentarios:

  1. Esos partidos de fin de semana son un espectáculo. Al inicio camaradería y felicidad, después del primer gol, insultos de a montón. Las gradas llenas de los padres de los cracks y los padres de troncos que creen son cracks. Eso si, después de la batalla campal, nadie se retira sin pronunciar la famosa frase... ¡Nos vemos en siete días!

    Un abrazo Macondo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo que tendría que ser educativo se convierte en todo lo contrario.
      Un abrazo, Miguel.

      Eliminar
  2. Pidió al amigo que saque a su hijo para que termine en el equipo perdedor.
    Yo también hubiera hecho ese pedido.

    Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo que pidió es que lo sacara para que no perdiera el equipo por su culpa. Este hombre era objetivo, veía las pocas cualidades de su hijo y quería que el equipo no dejara de ganar por su culpa.
      He cambiado un poco la última frase, por si no había quedado clara.
      Un abrazo, Chaly.

      Eliminar
  3. Visto el comportamiento de algunos padres fanáticos en los partidos de sus hijos quizá sería mejor que no asistieran.

    Además para los niños es una presión añadida innecesaria.

    En este caso quizá fue prudente el padre o temeroso, o desesperado... no lo conozco y no puedo opinar.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo quitaría el "quizá".
      Mi hermano me comentaba que en el equipo de su hijo había un niño que cuando le pasaban el balón miraba nervioso a su padre para preguntarle con la mirada lo que tenía que hacer. El partido para él debía ser un suplicio.
      He cambiado la frase final, por si no había quedado clara. El padre quería que ganara el equipo de su hijo, pero era lo suficientemente objetivo para darse cuenta de que su hijo era un estorbo para conseguir que eso sucediera.
      Saludos.

      Eliminar
    2. Vale...
      Ahora lo entiendo mejor.

      Eliminar
  4. La vida en los campos refleja, sin mas, la vida actual de mucha gente

    ResponderEliminar
  5. Conocí esos partidos de hijos en el colegio de mis hijos, donde los tres jugaban. Ver a ciertos padres, era vergonzoso. Yo les hubiera pitado y sacado roja para expulsarlos de los partidos.

    Yo, fíjate, hubiera dejado que jugaran todos...aunque perdieran.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchos padres son nefastos. Deberían prohibirles la entrada, porque lo que es un entretenimiento educativo lo convierten en todo lo contrario.
      Yo soy partidario del término medio. Tienen que jugar todos, pero no el mismo tiempo. Tampoco me parece educativo que no cuenten los méritos de unos y de otros.
      Un beso, Carmela.

      Eliminar
  6. jaja, a veces es mejor que no sean tan amigos, si son rivales, pero no creo que sea el caso

    Un abrazo, Macondo, por un lunes genial

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los padres de los jugadores del mismo equipo en teoría no son rivales, pero en la práctica sí lo son en muchas ocasiones, porque el tiempo que están jugando otros es tiempo que quitan de jugar a sus hijos. Lo que se dice un desastre para la educación y la diversión de los niños.
      Que sea genial el lunes y toda la semana también para ti.
      Un abrazo.

      Eliminar
    2. Mi hijo hizo básquet cuatro años, y ni te digo qué´ vergüenza de padres. De verdad hasta insultaban a los niños rivales de sus hijos, es que no lo pude entender nunca.

      Si no se da ejemplo, nada de nada. Un abrazo

      Eliminar
    3. A veces pienso que sería mejor que prohibieran ir a los padres.
      Un abrazo.

      Eliminar
  7. Deberían de prohibirles el paso a esos partidos ya que perjudica a sus hijos, algunos padres no se merecen ser padres.
    Te comento Macondo, que mi blog ha dejado de actualizar las entradas, da la casualidad de que el viernes hice una consulta a google y a raíz de ahí dejo de actualizar, se ha quedado estancado en la antepenúltima, la cual he pasado a borrados para ver que pasa. Sigo tratando de encontrar el problema, sin éxito. No os enterareis cuando publico, voy a publicar un poema por semana. Espero solucionar el problema.
    Disculpa la molestia.
    Un abrazo y feliz semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo en tu primera apreciación.
      Estarás teniendo el mismo problema que tenía yo con las reediciones. Por eso tuve que terminar haciendo una entrada nueva —las nuevas sí que aparecen— avisando de la reedición. Una vez cumplida su misión. borraba esta de aviso.
      Feliz semana también para ti.
      Un abrazo.

      Eliminar
    2. Buenos días Macondo, mándame un correo cuando tengas tiempo y puedas, sobre como lo hiciste para que se actualizase el blog, porque yo he hecho dos entradas nuevas y nada, está estancado en la antepenúltima.
      Un abrazo.
      Gracias

      Eliminar
    3. Ya te he respondido, pero no creo que pueda ayudarte, porque yo con las entradas nuevas no tengo ningún problema. Las edito como siempre (programadas o sobre la marcha) sin problemas.
      Un abrazo.

      Eliminar
  8. He visto partidos en los que madres o padres avergüenzan a sus hijos, menos mal que son los menos, los niños deben jugar y disputar pero con deportividad. Un abrazo y felicito a ese padre cabal.

    ResponderEliminar
  9. uff los padres, ya sé que no se debe generalizar, peeero muchos de ellos son lo peor para el deporte infantil, y no hablo del fútbol sólo, sé que esos son los peores pero ocurre en todo tipo de deportes tanto femenino como masculino. Besines

    ResponderEliminar
  10. Qué importa perder. Lo que importa es participar.

    Hay que dejar a los hijos que vayan madurando por si solos. Los padres a veces lo que hacen es interferir en su crecimiento.

    Muy buena entrada. Las venía extrañando.

    Besos enormes y feliz día.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo creo que además de participar es importante ser competitivo, pero dentro de un orden. Lo que no puedes hacer es estropear la formación y el divertimento de tu hijo por un deseo personal o un orgullo mal entendido.
      Gracias.
      Feliz día también para ti.
      Un abrazo.

      Eliminar
  11. Pues Santiago es una excepción, al mostrar una total objetividad y reconocer la torpeza futbolera de su hijo. Seguro que su mujer, la madre del chico, no habría obrado igual, je,je.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi hermano me decía que las mujeres se meten menos en el asunto, pero la que lo hace es peor que los hombres.
      Un abrazo.

      Eliminar
  12. "La glorieuse incertitude du sport"!

    ResponderEliminar
  13. "Rara avis" Santiago. No se suelen dar muchos casos como ese en los partidos infantiles.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Parece ser que no. A lo sumo están los que no se meten, pero no los que juzgan a sus hijos con objetividad.
      Un abrazo.

      Eliminar
  14. Como profesora jubilada tuve que soportar a bastantes padres tan plastas como el que describes y que lógicamente trata de endosarle el muerto a su hijo, algo que reconozco es bastante desolador para el futuro de sus retoños. Gracias a que los hechos demuestran el grado de tontería de esos padres.
    Un abrazo, Chema.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo este caso lo veo como una excepción positiva en el mundo de los padres, que habitualmente quieren interferir en las decisiones a favor de sus hijos.
      Otro abrazo para ti, Estrella.

      Eliminar
  15. Bueno, si lo importante no es participar y ganar si lo es, buena elección, es normal que un entrenador quiera victorias de su equipo,

    no todos los niños tienen talento deportivo.

    Otras cosas hará mejor el chico, un abrazo.

    Y besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Está claro que jugar bien o mal al fútbol, además de la dedicación, requiera un don, lo mismo que sucede en cualquier otra actividad de la vida. Afortunadamente, no todos están igualmente dotados para lo mismo.
      Besos.

      Eliminar
  16. La novedoso sería que no hubiera tiranteces. Porque la sociedad de hoy día lo demuestra paulatinamente. Donde a ciertos padres ni tan siquiera les deberían dejar entrar a ver los partidos. Son peores que ellos y así nos va.
    Gracias por la forma un poco humorística de describirlo (el mensaje es el que es) y ese fundamentalismo ya está demasiado incrustado en nuestra piel.

    Esperemos que con el tiempo, todo sea deportividad como en otros momentos y recuperar esos valores que ahora se echan de menos en todo.

    Siempre hay tiempo para cambiar. Abrazos desde mi costa meiga, Chema.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No soy tan optimista como tú en lo que nos puede traer el tiempo a favor del comportamiento de los padres. El que es zulú es zulú y lo será siempre.
      Un abrazo, Joaquín.

      Eliminar
  17. Es la primera vez que te leo .Te cuento entré por casualidad.Buen texto saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Celebro tu primera visita, Mucha. Vuelve cuando quieras.
      Gracias.
      Saludos.

      Eliminar
  18. Muy bueno. Una lección para el manejo de los hijos. Un abrazo. Carlos.

    ResponderEliminar
  19. Pues yo pienso que no es de la incumbencia de un padre meterse en el trabajo de un entrenador, sea éste suplemente o titular, acierte o se equivoque. Para bien o para mal el hombre ha tomado una decisión y la función de los padres no es contestarla o aportar sugerencias durante el partido, sino más bien seguir el encuentro desde la grada y respetar las decisiones tomadas. Es como si un director de cine estuviera realizando su película y alguien le estuviera dirigiendo el trabajo con sugerencias: “deberías cortar o añadir tal o tal escena para que la película tenga más posibilidades de convertirse en un éxito”.
    En fin, es mi humilde opinión. En cualquier caso, me alegro de que escribas de nuevo. Eso es lo importante.
    Un fuerte abrazo, Káiser.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también pienso como tú, pero en este caso considero positiva la intervención del padre-amigo, facilitando al que estaba haciendo de entrenador una sustitución —aún perjudicando a su hijo— que ambos sabían que iba a ser conveniente para el equipo.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  20. Lo de esos padres es vergonzoso.
    Mi hijo jugó un par de años a fútbol. Nosotros no éramos partidarios y le fuimos dando otras opciones pero a cierta edad insistió y accedimos.
    Los partidos eran un circo. Padres diciendo a los niños que "partieran las piernas" al rival. Broncas descomunales por perder ocasiones de marcar, insultos. Cuando mi hijo accedió a cambiar de deporte lo celebramos. Hizo atletismo, béisbol y baloncesto(en diferentes etapas) y conserva a amistades y guarda gratos recuerdos, de hecho a veces quedan para jugar en plan amistoso. Del fútbol recuerdos agridulces de niños atosigados por los padres.
    Has puesto una historia atemporal, podría ser un ejemplo de hace 25 años y lo será dentro de otros 25, siempre lo mismo; padres creyendo que tienen a Ronaldo/Messi del momento en casa.
    Muy feliz semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso sí, Santiago va al revés del mundo, en mi experiencia la culpa era de los demás. Por eso nunca entendí esas broncas, si pensaban qu eno tenía culpa.

      Eliminar
    2. Y eso que vosotros tenéis en Gijón el inigualable ejemplo de los hermanos Castro. No les fue mal con el fútbol —y no estoy hablando de dinero–, ni a los que tuvieron la fortuna de relacionarse con ellos y su nobleza.
      Feliz semana también para ti.

      Eliminar
  21. Como padre acompañante de hijos con prácticas deportivas en equipo, concretamente jockey hierba y fútbol, puedo dar fe de lo que es vivir rodeado de fanáticos. Lo peor es recordar el padre de un portero que se ponía detrás de la portería para irle dando instrucciones. Demencial.
    Bien por este padre que nos muestras, por suerte mis hijos eran tirando a buenos ;)
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aunque tus hijos no hubieran salido buenos, no te veo yo a ti amargándoles la vida a ellos y a los de alrededor.
      Un abrazo.

      Eliminar
  22. No hace mucho, antes de la aparición del maldito virus, en el polideportivo donde voy asiduamente, presencié una escena verdaderamente vergonzosa. Mientras los niños jugaban al baloncesto, los padres, en las gradas, se estaban matando unos con otros: insultándose lo que no esta escrito, y casi llegando a las manos; y mientras tanto, sus hijos mirando absortos como no dando crédito. ¡Menudo ejemplo!
    En fin… Que tiene que haber de todo…

    Yo te dejo un abrazo grande, y te deseo una muy feliz semana, querido amigo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Deberían exigir carnet para ser padres.
      Yo también te deseo una feliz semana.
      Un abrazo, Ginebra.

      Eliminar
  23. ¡Hola, Macondo! Ya lo decía Santiago Bernabéu "no quiero futbolistas con padres". Desde luego que dice mucho esta anécdota que nos compartes, porque como mencionas los padres de los niños deportistas son terribles, así que uno objetivo bien es alguien que merece la pena. Un abrazo

    ResponderEliminar
  24. Un padre que amaba los colores del equipo más que el provecho propio. Eso en el fútbol es raro, ya casi se celebran más los títulos individuales que los colectivos... Hace tiempo que eso de que "el fútbol es fútbol" ha dejado de ser cierto.
    Bravo por Santiago, un tío que ama a si hijo y al fútbol que quiere que juegue.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es triste que lo que debería ser normal sea extraordinario.
      Un abrazo, Pepe.

      Eliminar
  25. Mi papá haría eso. Yo lo quiero mucho, pero él haría eso. Y en una de esas se lo agradecería.

    Va un abrazo.

    ResponderEliminar
  26. ¡Hola!

    Si algún día mi sobrino pequeño quisiera jugar al fútbol, espero que mi hermano no se convierta en el típico padre gritón.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ojalá. Muchos hijos de esos padres pierden la ilusión por jugar el fútbol.
      Un abrazo.

      Eliminar
    2. Es muy triste, porque la mayoría de eso padres, quieren convertir sus hijos en jugadores a los que admiran. Y no se dan cuenta de que ellos son de otra galaxia. Y que lo importante es apoyar a sus retoños.

      Eliminar
    3. Lo que tiene que ser una actividad educativa se convierte en todo lo contrario por culpa de muchos padres. Y los niños, en vez de disfrutar con ella, llegan a cogerle manía.

      Eliminar
  27. si volviese me perdería en el camino adios y saludos

    ResponderEliminar
  28. Tienes que escuchar un episodio que se llama "El fútbol y los padres" del podcast "Educa como puedas" de Carles Capdevilla. Imprescindible.

    ResponderEliminar
  29. Excelente descripción, mi querido Macondo.

    Me encanta ver los juegos de futbol aunque no soy adicto a verlos.

    Abrazos!!

    ResponderEliminar
  30. El espectáculo en las gradas de los padres es con demasiada frecuencia muy poco educativo. Muchos proyectan en sus hijos sus ansias frustradas y no se dan cuenta que Messi solo hay uno, digo Messi porque una es del Barça. Se debería recordar los valores que aporta el deporte y dejar que los chicos y chicas disfruten del futbol.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo no soy del Barça —soy del Zaragoza— y digo Messi también, porque es el mejor.
      Recordar esos valores a según qué cafres parece una utopía.
      Besos.

      Eliminar
  31. Ese padre tiene muy claro la idea de lo que es un equipo, no todos son tan objetivos y honestos. Magnifica entrada con estupenda moraleja, a mi entender, y además es divertida.

    Hay un cierto colectivos de padres que averguenzan a los hijos, peleando a puñetazos limpios, hechos unos energúmenos...¿Qué enseñanzas dan a sus hijos?

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo que tendría que ser una actividad educativa la convierten en todo lo contrario.
      Un abrazo.

      Eliminar
  32. Desde luego ese no es mi caso. A mi hijo no le atraen los deportes de equipo (ahora, de adolescente, se machaca en el gimnasio y me riñe porque fumo) y yo jugaba al fútbol de defensa pero era bastante paquete.
    Saludos!
    Borgo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A una de mis hermanas también le daban el coñazo sus hijos porque fumaba. Terminó dejándolo y ellos fumando.
      Saludos.

      Eliminar
  33. Holaaaa Chema, siiii soy una descarriada, te tengo abanonaó jeejeje, amigo mío. Yo no tengo hijos, pero si se de amigos que viven estos partidos madres y padres con pasión, veo que tu protagonista es objetivo y ve las limitaciones de su vástago, pero los hay que forman cada griterío con el entrenador porque ha dejado a su hijo en el bamquillo...Jeje, Te veo últimamente muy familiar, qué bueno. Un abrazo grande. Y gracias siempre.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No te disculpes, porque más culpable soy yo. En los diez años que llevo por aquí, nunca había tenido tan abandonado el blog. Lo raro últimamente es que no reedite.
      Un fuerte abrazo, Emerencia.

      Eliminar
  34. Un padre objetivo que conocía muy bien a su hijo.
    No ocurre con frecuencia.
    Menuda líos se montan en esos partidos donde acuden los padres y berrean sin parar.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, Maripaz. Lo que se supone que debería ser una actividad educativa, por obra y gracia de los que se suponen deberían colaborar, se convierte en todo lo contrario.
      Saludos.

      Eliminar
  35. Me parece muy buena lección
    para algunos padres.

    Besitos dulces

    Siby

    ResponderEliminar
  36. Hola Macondo , algunas veces yo pienso
    que son mas niñatos , los padres que los hijos
    ya que los niños juegan el partido y una vez que se termina el partido
    cada uno se va a su casa y se les olvida después , pero los padres son como el tío erre , jajajajajaja besos de v...flor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy de acuerdo contigo, Flor. Son los padres los que reciben lecciones de los hijos, cuando debería ser al contrario.
      Besos.

      Eliminar
  37. jajaja. eso, o es una anécdota de hace mucho tiempo, o es ficcion
    saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No veo que tenga que ver el tiempo con que sea realidad o ficción, pero te diré que sí es real y que sí sucedió hace bastantes años. Los chicos son ya mayores.
      Saludos.

      Eliminar
  38. El hombre era muy honrado. Espero que el hijo no le oyera. ¡Pobrecillo!
    Un cordial saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que solo se enteró el que hacía de entranador. Le estaba liberando del compromiso de poner a los más malos poniendo a su hijo el primero.
      Un saludo, Conchita.

      Eliminar
  39. Me has hecho recordar la conversación que tuve hace un par de años con un alumno mío de 8-9 años:

    - ¡Profe! ¡Hoy gané una medalla en el colegio!
    - ¿Sí? ¡Qué bien! ¿Y por qué?
    - Porque había de sobras.

    Besos victoriosos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No hay nada mejor en este mundo que la gente normal (como tu alumno) y cada vez escasea más.
      Besos victoriosos también para ti.

      Eliminar
  40. A mi me parece una táctica que emplean muchos entrenadores de elite, claro que también les falla algunas veces.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. He llegado a la conclusión que de fútbol todos opinan, pero nadie entiende. Lo importante es tener mala memoria sobre tus opiniones, para que no se te tenga que caer la cara de vergüenza con tus contradicciones.
      Un abrazo.

      Eliminar
  41. Pase a saludarte, estimado Macondo, y dejarte un fuerte abrazo

    ResponderEliminar

  42. "Mú güenas", niño, como no te veo en mi blog nuevo no lo habrás visto. Hice hace tres días una entrada en mi blog anterior, (que es el que más seguidores tiene), una entrada solidaria sobre la Encina de Lecina, nos piden que votemos para ser nombrado Árbol Europeo del Año, vamos en cabeza, los rusos están haciendo "trampitas" y necesitamos más votaciones. Como eres aragonés te paso el enlace. En mi primer blog, además tienes un video muy chuli.

    Un abrazo.

    https://www.huescalamagia.es/blog/la-carrasca-de-lacina/

    (Espero haberlo copiado bien), mejor te pasas por el antiguo blog, porfi...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro que he entrado a tu blog nuevo, incluso me has respondido a algún comentario.
      He entrado a lo de la encina, pero me he quedado con la duda de si ha quedado cumplimentado mi voto.
      Un abrazo.

      Eliminar
  43. Jeeeee, sí hombre, ya sé que me has comentado en el blog nuevo, lo que tenía duda es que si habías visto o no la entrada de la milenaria encina que tenemos en esa hermosa tierra aragonesa, no me aparecía tu comentario en el blog nuevo, (el único que podemos tener para eso). El motivo de habderlo puesto el edl primero, es porque en comparación de los seguidores que tengo en el nuevo, no tiene ni apróximación con el primero que pasa de los 200...
    Bueno, no sé a la hora que cierran las votaciones, puede que lo hayas conseguido, pero yo lo he procurado y te digo que por whatsapps he dado "paliza" a mis amigos que no tienen blog, jaaaaa una cuando pone interés, siempre algo saca en favor de la causa.
    Enga, un abrazo, miarma.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Entrar he entrado dentro de lo hora, lo que pasa es que no quedaba muy claro que hubieses votado, o al menos a mí no me lo ha parecido.
      Un abrazo.

      Eliminar
  44. Así debería de ser siempre, todos los niños de cualquier equipo y en cualquier deporte deben de ser tomados en cuenta, de lo contrario no mejoraran. Saludos.

    ResponderEliminar
  45. Fui a ver un par de partidos de mi sobrino cuando eran niños. Como pierden la cabeza los padres! Hasta golpes hubo entre los niños y ninguno intervino.

    ResponderEliminar
  46. Esos padres y esos Messiss, san patéticos. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los niños son las víctimas de esos padres que les han tocado.
      Un abrazo.

      Eliminar