Cita del día


CITA DEL DÍA: "Afortunado el hombre que se ríe de sí mismo, ya que nunca le faltará motivo de diversión" (Habib Bourguiba).

ENTRADA ANTIGUA DE LA SEMANA: Siguiendo el rastro del rastro


martes, 17 de julio de 2018

Sentencias desconcertantes






Resulta preocupante que los ciudadanos de un país no se sientan identificados con las decisiones de sus jueces, aunque considero que en la  mayoría de las ocasiones se echa sobre las espaldas de los  magistrados una responsabilidad que no es suya. Sus sentencias han de estar basadas en unas leyes que no han hecho ellos, sino unos legisladores que se  preocupan  más por allanar el camino para la rápida reinserción de los delincuentes en la sociedad que por exigirles la máxima reparación posible del daño que han ocasionado a sus víctimas.


32 comentarios:

  1. Dans un jugement le droit des victimes est prépondérant.

    ResponderEliminar
  2. Un tema muy delicado, sin duda. Para mí lo más preocupante es que algunas leyes se hayan redactado de una forma tan ambigua que cada juez pueda interpretarlas según su criterio personal.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es el legislador el que debe "mojarse", no pasarle el "muerto" al juez.
      Un abrazo, Josep Mª.

      Eliminar
  3. Hola Chema, nunca fue fácil ejercer de juez e impartir justicia, y en los tiempos que corren la cosa es más complicada, el poder del pueblo a veces hace temblar a el mas sabio de los jueces. Ahora todos nos creemos con derecho a criticar y poner en tela de juicio las sentencias dictadas por un juez, lo nunca visto, pero si eso hace que se tengan que cambiar las leyes ,pues a que esperan los políticos para ponerse manos a a obra, a que linchen a un juez como en los tiempos de las películas del oeste.
    Besos .
    Puri

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Debe pesar mucho la responsabilidad de poder condenar a un inocente o cuantificar desmesuradamente un delito que se cree más grave de lo que ha sido en realidad.
      Besos.

      Eliminar
  4. Las leyes se han de ir adecuando al sentir de la sociedad. Cosas obvias en nuestros días no lo eran tanto una generación anterior. Y personalmente pienso que los jueces tienen que irse también adecuando, tras treinta años de jejrcicio las cosas cambian mucho y alugos no se enteran o no quieren enterarse.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que es una profesión cuyos miembros deberían someterse antes de ejercerla a pruebas psicológicas y posteriormente con una cierta periodicidad.
      Un abrazo.

      Eliminar
  5. Totalmente de acuerdo, en vez de echarnos encima de los jueces hay que luchar por cambiar muchas leyes, pero muchas. Y luego sí que hay alguno que otro que interpreta la ley como quiere, de todo hay en la viña del Señor.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un juez puede ser juzgado y condenado, sin embargo un legislador solo puede ser puesto en entredicho.
      Un abrazo.

      Eliminar
  6. Supongo que con los jueces pasa como con cualquier humano, que son cualquier cosa menos perfectos, por lo que de ellos es posible esperar cualquier cosa ante una situacion concreta...

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El problema es mucho mayor cuando añades a la imperfección del juez la de la ley.
      Un abrazo, Ildefonso.

      Eliminar
  7. Una de las carreras que barajé como posibles para estudiar, fue Derecho. Pero creo que nunca hubiese querido ser juez. Me parece una responsabilidad demasiado grande. El problema a veces no son los jueces sino que los delitos van por delante de las leyes ya redactadas. La ley siempre llega tarde al avance de los tiempos. A veces el delito no tiene nada que ver con los tiempos que corren pero en otras ocasiones sí y es algo muy complejo. No me gustaría estar en esa situación. Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Debe ser frustrante no creer en lo que estás haciendo y no poder hacer nada por cambiarlo.
      Besos.

      Eliminar
  8. El problema es que los jueces son viejos, con una mentalidad fuera de época y se ajustan a la letra muerta de las leyes por una parte, por otra están tan mal acostumbrados en la creencia de ser seres superiores al resto de la población y se creen con derecho de educar, de ahí sus veredictos fuera de la realidad.

    Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo creo que el problema es más de los legisladores, que mezclan la política con la justicia.
      Un abrazo.

      Eliminar
  9. Sí, últimamente se hace demasiada política en los tribunales cuando para eso ya está el parlamento. Empezaba a confiar en la justicia y a creer que el sistema funcionaba cuando la sentencia contra Undargarin cuando los jueces incomprensiblemente liberan a los miembros de La Manada, y eso después de no admitir el delito de violación en el acta. No entiendo nada.
    Saludos.
    Borgo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que tampoco es buen encumbrar o desprestigiar por casos concretos, aunque a veces puedan resultar significativos en uno y otro sentido.
      Saludos.

      Eliminar
  10. Creo que hay de todo en la justicia... creo que hay buenos jueces y fiscales jóvenes, y como en tantos otras instituciones de este país sólo llegan a los más altos puestos de la magistratura, sea el Tribunal Constitucional, el Tribunal Supremo, o la Audiencia Nacional los que están vinculados a determinados partidos políticos... si no es así jamás ocuparás un puesto de esos por muy buen jurista que seas.
    Todo eso multiplicado por 40 años da como resultado que la justicia de este país está absolutamente desprestigiada.
    O sea, si tú y yo tenemos un litigio es probable que se haga justicia, si uno de los dos tiene conexiones políticas importantes al final ganará aunque no sea justo, sea por un recurso de inconstitucionalidad, o sea a través de recursos hasta llegar al Tribunal Supremo.
    No se ha hecho la transición en la justicia.
    Y la justicia española hoy en día está absolutamente desprestigiada.
    Las leyes no tienen la culpa, se pueden mejorar obviamente, pero si un magistrado es corrupto o está políticamente condicionado ya puedes cambiar todas las leyes que quieras que ellos harán lo necesario para seguir conservando su puesto y sus privilegios.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Asquerosa política.
      Muchas gracias por tu comentario, mucho más meritorio que mi entrada.
      Saludos.

      Eliminar
  11. Son desconcertantes, porque se sigue, muchas veces, aplicando criterios de principios del siglo xx para impartir justicia.
    Te dejo un abrazo, Macondo.

    ResponderEliminar
  12. ¡Menudo tema, Macondo! Bueno, el tema es complicado, o mi deformación profesional me hace verlo así. Las leyes cuando son dictadas se remiten a unos principios fundamentales que, en España, están recogidos en la constitución. Las sentencias más polémicas y alarmantes se centran en el ámbito penal, no tanto en el administrativo, civil, mercantil o fiscal. Y en ese ámbito, el penal, reina una casuística tremenda que debe ser juzgada con criterios generales. Si consideramos que debe regir la presunción de inocencia, la misma debe protegerse frente a todos los hechos denunciados. Eso lleva al problema de la prueba más que al de las leyes. Lo que se juzga no es al delincuente, sino al delito que se haya probado que ha cometido. A nadie se le condena por su alta o baja catadura moral, sino por el hecho que esté tipificado. Y eso, en ocasiones, es complicado.
    Se pensó que el jurado resolvería el problema, pero numerosas sentencias con dicho jurado son discutibles, al menos leídas según la información de la prensa, otro tema. Recuerdo cuando hice la mili, y era escribiente del disciplinario, el caso de unos chavales que aparecieron en el periódico como unos jóvenes que no habían podido licenciarse con sus compañeros. Ese caso lo conocí de primera mano, estaba allí. Ni te cuento las barbaridades que cometieron para permanecer cumpliendo la condena unas semanas más, pero eso se omitió en la noticia. La prensa suele tener su ideario político y reinterpretar los hechos y muchas veces parte de ahí esa sensación de una justicia torpe e injusta.
    Pero insisto, creo que el problema de fondo es que las leyes deben regular según unos principios y la casuística es mucha. Fíjate en la pena de muerte. De entrada nos horroriza pensar que se pueda legalizar, pero si buscamos el caso de un asesino violador de niños ¿nos sigue repugnando de la misma manera? Siempre me ha llamado la atención de que cuando se filman películas contrarias a la pena de muerte, el preso suele ser un buen tipo que cometió un error. ¿La condena debe ser un castigo o, como piden las corrientes progresista, deben cumplir el fin de la reinserción? Es un tema que no admite dogmas, sino una enorme gama de grises. Puff, vaya rollo me he pegado. Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te digo como a Toro, que merece la pena mucho más tu comentario que la entrada en sí. Por eso son tan importantes los comentaristas en un blog.
      Muchas gracias.
      Un abrazo.

      Eliminar
  13. Un tema peliagudo, y sí creo que los juristas deben mejorar muchas leyes que se han quedado obsoletas, pero tambien creo que hay jueces que no ejercen justicia, sino política, y contra eso de nada valen las buenas leyes. De todos modos creo que es un tema muy complejo del que sé poco. Algo que me ha llamado siempre la atención es la desproporción de muchas sentencias dependiendo de las personas o al menos eso me parece y ahí, creo que falla el hombre no las leyes.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  14. Imagino que iba por los resultados de la sentencia hacia los integrantes de la Manada. Las leyes se han de adaptar a la sociedad, cambiante. Los jueces se mueven en unos parámetros. la delimitación del delito, y las penas en su franjas. Mo tiene en cuenta ni el contexto ni la sociedad o la alarma social que pueden desencadenar. Y es una pena

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En lo de la Manada se dio además la circunstancia de que uno de los jueces interpretaba la misma ley de forma muy distinta a sus colegas, o sea que allí nos encontrábamos con otro problema. Pero no me refería exclusivamente a ese caso. En los delitos de terrorismo, por ejemplo, creo que muchos ciudadanos pensamos que se olvidan demasiado pronto de las víctimas para amparar a los asesinos.
      Un abrazo.

      Eliminar
  15. Los jueces que debían ser rectos con la ley muchas veces son los primeros en saltársela según el golpe de dinero que reciban de los maleantes.


    Un abrazo

    ResponderEliminar