Cita del día


CITA DEL DÍA: "Tómate tiempo para deliberar, pero cuando llegue la hora de la acción deja de pensar y actúa" (Andrew Jackson).

Entrada antigua de la semana

ENTRADA ANTIGUA DE LA SEMANA: Esa eñe no se toca


viernes, 14 de julio de 2017

Ciento cuatro euros






El presidiario se dejó ver por el funcionario metiendo dinero en la taquilla. Confiaba en que las cosas sucederían tal y como las había previsto. Al entrar en la celda después de la comida, observó que el candado había sido manipulado. Ya solo quedaba el segundo paso para confirmar completamente sus expectativas. Abrió y comprobó con satisfacción que de los ciento cuatro euros se había quedado con los dos billetes de cincuenta, cometiendo la torpeza de no llevarse las monedas. Fue precisamente ese pico que le dejó el que le sirvió para cavar la zanja a través de la cual ganó la libertad.


46 comentarios:

  1. Ese pico fue colocado tan sutílmente que pocos se percatarán de su presencia.

    Muy bueno!!!

    Feliz fin de semana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con que se percaten los lectores me conformo.
      Gracias, Nieves.
      Feliz semana también para ti (primero el finde).

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. Y un funcionario que mordió el anzuelo.
      Un abrazo, Matías.

      Eliminar
  3. jajaja Trabajo le habrá costado... :)
    Salud

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo que sobra estando preso es tiempo.
      Salud, Genín.

      Eliminar
  4. Muy inteligentes el presidario y el narrador

    Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El narrador se apoya en la agudeza del presidiario para pasar por listo también, pero es del montón.
      Un abrazo, Chaly.

      Eliminar
  5. Esto de este preso está más currado que los de "Fuga de Alcatraz", mira que listo el jodido funcionario.

    Abrazo Macondo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El listo es el preso. El funcionario más bien es chorizo.
      Un abrazo, Rafa.

      Eliminar
  6. Ingenioso el preso, Macondo. Qué bien has hilvanado la historia.

    ResponderEliminar
  7. Tienes una imaginación portentosa :))
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Simplemente juego con los dobles significados de las palabras.
      Besos.

      Eliminar
  8. Hola, Macondo
    Una genial manera de ponernos a pensar.
    Todo corrupto debe aprender primero a no dejar huellas que puedan comprometerle; afortunadamente el cerebro sólo les da para pensar en enriquecerse más.
    Feliz fin de semana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Rud.
      Feliz fin de semana también para ti.

      Eliminar
  9. Je, je, je... Nunca menospreciamos el valor de las monedas, ¿cuántas veces no hemos echado en falta se euro o esa moneda de dos euros al tomar algo en un bar? ¿O para quitar la presión a los radiadores? ¿O para abrir el compartimento de las pilas de algún juguete? De momento no las he necesitado para la situación que planteas en el micro, pero nunca se sabe... Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo que para el funcionario era un poco para el preso era un pico.
      Gracias por tu comentario, David.
      Saludos.

      Eliminar
  10. Cuatro y pico..¡Y vaya sí picó! Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Más bien ciento y pico.
      Sí que picó, sí.
      Saludos.

      Eliminar
  11. Que listo el preso y que chorizo el funcionario.

    Picó, picó...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El que picó con el pico fue el preso, pero supongo que el funcionario se picó al ver que había caído en la trampa por chorizo.

      Eliminar
  12. ¡ Que inteligencia tienes para jugar con el doble sentido de las palabras ¡

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, pero solo es cogerlas y jugar con sus distintos significados.
      Un abrazo.

      Eliminar
  13. Jajaja!!! Operación soborno, dejando la propina, muy bueno.
    Tus juegos de palabras no tienen fin. :)
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por lo menos hay tantos juegos como significados de las palabras.
      Un abrazo.

      Eliminar
  14. Bien por el preso!
    Y por ti,siempre sacando jugo a las palabras.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Les chupo las patas, como a los cangrejos.
      Besos, Carmen.

      Eliminar
  15. ¡Qué bien juegas con las palabras, jopé! Ahora solo te queda "Piedra, papel, tijera", jajajaja.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sé de qué va, pero no he jugado nunca a ese juego.
      Besos.

      Eliminar
  16. Eres ingenioso, original y juegas con las palabras como Todo un Maestro, en verdad, te admiro, Macondo.

    Sabes una cosa que creo nunca te llegué a decir? Pero no te enfades Jajaja que hasta no hace mucho no se por qué pensé que tu perfil era de mujer hasta que Indagué y descubrí que estaba equivocada, pero es que no me importa saber el genero, ya ves que tarde lo descubrí, lo que importa es quien hay detrás de quién escribe y veo que tú eres talentoso y te felicito.

    Un beso enorme.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No creo que sea para tanto la cosa, pero agradezco tus palabras.
      Cómo voy a enfadarme por ese error. Aunque Macondo suene masculino, mi icono de Mafalda genera confusiones. No es la primera vez que me sucede.
      Otro enorme beso también para ti.

      Eliminar
  17. Respuestas
    1. Eres muy amable, JuanRa, a la par que un poco exagerado. De todas formas, muchas gracias.

      Eliminar
  18. Un preso muy listo y un funcionario muy agudo pero su agudeza se convirtió en torpeza por despreciar ese pico.
    Eres un genio del doble sentido de las palabras Chema.
    Besos.
    Puri

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu comentario, Puri.
      Besos.

      Eliminar
  19. Pues ese pico sí que fue útil, y más discreto que los de cavar de toda la vida.
    Un abrazo y feliz semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Feliz semana también para ti, Marigem.
      Un abrazo.

      Eliminar
  20. Ese pico, en la cabeza de un ave, también horada a veces, si no le preguntamos al pájaro carpintero

    Un abrazo

    ResponderEliminar