Cita del día



CITA DEL DÍA: "El problema cuando se busca a la mujer perfecta, es que ella probablemente está buscando al hombre perfecto" (Phil Moss).

Entrada antigua de la semana

ENTRADA ANTIGUA DE LA SEMANA: Esa eñe no se toca


viernes, 23 de junio de 2017

Tímidos y resueltos






Quiero reivindicar el derecho a sonrojarse sin que haya un patoso que haga un comentario dejando constancia de la situación. Dicho sea para quien no lo sepa porque no se ha puesto nunca colorado, el que se sonroja se da perfecta cuenta de que lo está y lo único que se consigue diciéndoselo es violentarlo más. Si el comentarista en cuestión ha sufrido alguna vez esa situación en sus propias carnes, entonces es consciente de la incomodidad que está provocando, por lo que habría que cambiarle el calificativo de patoso por otro más contundente.

He observado con frecuencia a personas que van de resueltas por la vida, poniendo en evidencia el apuro de una persona tímida para resaltar su propia soltura. Me sorprende que lo haga Christian Gálvez, presentador de Pasapalabra (Telecinco), al que por otro lado considero un excelente profesional.


60 comentarios:

  1. No he sido testigo del comportamiento de Gálvez, pero tu exposición me ha retrotraído a muchos años atrás, cuando mi timidez era muy elevada, y una compañera de trabajo (a la que acabé odiando) se complacía en ruborizarme en público. Y cuando lo había conseguido, reía a carcajadas.
    La desfachatez de algunos se ceba en la timidez e inseguridad de otros. No se trata de picardía sino de malicia.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí Galvez me parece buena gente, por lo que no creo haya demasiada maldad en su actitud. Quizá sí una cierta complacencia en su propia seguridad, en comparación con la inseguridad de la otra persona.
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Para mi el echo de sonrojarse es un acto de inocensia y de sencillez. Y en este mundo tan retorcido es uno de esos regalos que no tiene precio.

    Besitos y feliz fin de semana :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un regalo involuntario en todo caso, porque el sonrojado lo evitaría si pudiera.
      Besos y buen fin de semana también para ti, Nieves.

      Eliminar
  3. Y yo que agradezco tanto la timidez y el sonrojo en esta sociedad de desfachatez y sinvergüenzas.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya ves tú, con lo mal que lo pasan los sonrojados y lo bien que caen.
      Besos.

      Eliminar
  4. Te doy toda la razón. Lo de Christian no lo he visto pero a mí sí que me lo han hecho y con lo mal que se pasa...
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ahora mismo hay un concursante, que lleva bastantes semanas, al que lo traía mártir. Lo digo en pasado porque ha terminado cogiendo una cierta soltura.
      Besos.

      Eliminar
  5. De muchacho y no tan muchacho, me solía sonrojar con facilidad y era tan tímido que me sonrojaba de que me sonrojara...jajaja
    Salud y abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que el sonrojo produce sonrojo.
      Salud y abrazo.

      Eliminar
  6. La verdad es que debe de ser muy embarazoso que la sangre nos traicione y ponga de manifiesto nuestra timidez.
    A mi raramente me pasa. Debe de ser que tengo un morro que me lo piso o una anemia de caballo, o ambas cosas a la vez, porque cuando alguna vez me he puesto colorada casi que me he alegrado.
    Un placer leerte, Macondo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No se me había ocurrido interpretarlo como un síntoma de salud.
      Un placer que me leas, Tecla.
      Un abrazo.

      Eliminar
  7. Recuerdo un capítulo de la serie "Anatomía de Grey", donde una chica se ruborizaba de tal modo que a la porbrecita le ardían los mofletes y le entraban mucho sudores porque pasaba mucha vergüenza. Le operaron para que no le pasara más. Me recordó a mí.... aunque lo mío no es tan exagerado.

    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí es que de crío me encontraban "salao" (no guapo, "salao"), por lo pelirrojo y las pecas. Me traían mártir, porque además era tímido y todavía les hacía más gracia cuando me sonrojaba.
      Saludos.

      Eliminar
    2. A mí me apretaban los mofletes y apretaban hasta que se mo ponían rojos. Me daba una rabia impresionante y ponía mala cara. Hasta que los familiares que me lo hacían dejarond de hacerlo porque se dieron cuenta que no me gustaba.

      Pelirrojo, me encanta.

      Eliminar
    3. El pelirrojo casi es reliquia, porque actualmente se me apodera el blanco del rojo, incluso la cabeza del pelo.

      Eliminar
  8. Cierto, nunca se debe señalar a una persona que se sonroja, es una situación natural que le ocurre a mucha gente, generalmente por vergüenza.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En eso estamos, Matías, pero hay gente que lo pasa bien.

      Eliminar
  9. No sé qué ha pasado pero a mí también me da rabia cuando dicen que me he puesto roja (aunque no suelo sonrojarme). De todas formas, probablemente alguna vez también se lo haya dicho a alguien. Soy humana. Jajajaja. Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo más que humana diría pelín cabrona, pero allá cada cual con sus adjetivos. Jajaja.
      Besos.

      Eliminar
    2. Va y me da la razón la tía.

      Eliminar
  10. Hay que tener empatía con los demás... pero claro... no abunda, no.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que hay gente que cree que las palabras acabadas en "patía" es porque tienen algo que ver con los patos.
      Saludos.

      Eliminar
  11. Si es que a veces te hacen poner más colorado que un tomate cuando además te lo dicen, es como si uno que tiene un grano en la cara le dicen que tiene un grano, jolines más discreción, que ya lo sabe el mismo, no hace falta que se lo digan ainssss.

    Besos enormes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como decía mi padre "hay gente que tiene la misma sensibilidad que una cerda de cría".
      Besos enormes también para ti, María.

      Eliminar
  12. Yo soy de los que se pone más colorao que un "Ñoro"...Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Será porque tienes la fortuna de que todavía te queda algo de niño.
      Saludos.

      Eliminar
  13. Hay que ponerse en el sitio del otro cuando se dicen las cosas para saber como te sentirías tu. En mi caso me sonrojaba más antes,pero si me dicen cosas bonitas aún me salen los colores.
    Besos Chema.
    Puri

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si es por que te digan cosas bonitas, benditos sean. ¡Guapa!
      Besos, Puri.

      Eliminar
  14. Gracias por la empatía, Macondo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si no empatizamos entre nosotros...
      Se cogen tablas con los años, pero la timidez nunca se supera del todo.

      Eliminar
  15. Yo todavía sigo sonrojandome y no me agrada y mucho mas que me lo digan

    Abrazos

    ResponderEliminar
  16. Bueno siempre hay que respetar los sonrojecimientos. A mi se me da por el tembleque de pierna Macondo. Pero bueno... Todos creen que bailo zamba!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues mira que bien, con lo de la zamba disimulas.

      Eliminar
  17. La sensación de sentirse observado al ponernos rojo es ya suficientemente desagradable como para que encima nos señalen. Lo digo por propia experiencia, aunque no creo que siempre el que lo resalte sea por maldad, pero un cuarto y mitad de empatía no le vendría mal.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "Maldad" quizá sea demasiado fuerte, pero sí falta de sensibilidad o deseo de resaltar las fortalezas propias a costa de las debilidades ajenas, lo que ya me parece bastante feo.
      Besos.

      Eliminar
  18. Ya te he leído en comentarios que lo de Gálvez es algo reciente a un concursante. Un punto al concursante sonrojado que dices que lo va dominando, y cero puntos a Gálvez. Seguramente como él es tan resuelto no es consciente de la vergüenza que provoca al que lo sufre. Yo veo poco ese programa, porque suele coincidir cuando ya estoy preparando cenas y lidiando con los niños para que se bañen. Pero cuando lo veo, el presentador me gusta, la verdad.

    Recuerdo que me sonrojaba como a los quince o dieciséis años, y lo pasaba mal, porque eres totalmente consciente del fuego que va hacia la cara y que no lo puedes parar. Luego no sé qué pasó, pero dejé de sonrojarme. No sé si lo controlé yo o realmente es un tema físico que escapa de nuestro control.

    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como decía en la entrada me sorprendía en Gálvez porque es un chaval muy humano, pero la gente sueltecilla como él lo considera simplemente una gracia y de paso resaltan tus tablas. No es el único presentador que lo hace, con el sonrojo o con los nervios de los concursantes.
      Yo en mis años jóvenes me sonrojaba con frecuencia. Con los años se te va pasando.
      Besos.

      Eliminar
  19. A lo mejor es un excelente profesional CARENTE DE DELICADEZA, pero yo he visto cosas peores al filo de la timidez que ponerse colorado, verbigracia, que se te quede la mente en blanco o que te quedes mudo o casi titubeante en una conversación donde hay más de un interlocutor... Curiosamente, en estos casos nadie te dice nada.

    Besitos, Macondo.

    ResponderEliminar
  20. Hola, Macondo
    Suelo sonrojarme al reír o en situaciones incómodas, en realidad no soy tímida; sé perfectamente a qué te refieres. Está mal que un presentador de TV, no piense que su comportamiento puede ser copiado por miles de tele-espectadores sin personalidad.
    Cordiales saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ponerte encarnada de reír mucho es otra cosa.
      Tampoco quería cargar todas las tintas sobre ese presentador, que tiene otros muchos detalles de persona respetuosa con la forma de ser de los demás.
      Saludos.

      Eliminar
  21. Un amigo me comentó una vez que las personas que se ruborizan es que están vivas, me pareció una manera bonita de relajar a alguien que sabe que se ha ruborizado. Empatizar con el otro ni todo el mundo tiene interés ni siempre se sabe, a veces creyendo relajar a un tímido se lo acaba poniendo en el en peor trance de atraer aún más todas las miradas, después hay gente que disfruta con el agobio ajeno, pero malos bichos hay en todas partes. No creo que fuera el caso de Gálvez que parece un buen tipo, respetuoso y considerado, pero bueno a veces sin querer se mete la pata.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí también me parece Gálvez muy considerado, por eso me extraña que lo haga.
      Besos.

      Eliminar
  22. Hasta yo que tengo más cara que espalda, me pongo de vez en cuando colorá; noto que mi cara en vez de cara es una estufa. Buen domingo!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No siempre se pone uno colorado en los asuntos más violentos. Llega un momento que crees tenerlo superado y por una chorrada notas que te estás sonrojando.
      No te veía yo a ti colorada, fíjate.
      Buen domingo también para ti.

      Eliminar
  23. BUENO, YO SOY NEGRO, POR LO TANTO NO SE ME NOTA. JEJEJEJEJE.
    ABRAZOS

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo tengo una amiga negra y me dijo que cuando tomaba el sol se ponía azul.
      Un abrazo.

      Eliminar
  24. Parecido a cuando hacen notar a alguien que tiene mal aliento, también. Como si el afectado no fuera plenamente consciente de eso. Y se hacen llamar a sí mismos "sinceros" cuando exponen los "defectos" de otro ante medio mundo, como si ser sincero significara andar diciendo todo lo que se te venga a la cabeza aunque no te hayan preguntado nada. Un bozal les pondría a esos señores sinceros.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay gente que confunde la sinceridad con la falta de educación.
      Saludos.

      Eliminar
  25. Me parece fenomenal que rompas una lanza a favor, es verdad que sonrojarse es lo más natural del mundo :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me parece fenomenal que te parezca fenomenal.
      Gracias.

      Eliminar
  26. A todos nos ha pasado eso de sonrojarnos, y se pasa bastante mal. Yo de hecho aunque no lo parezca, soy hasta bastante tímido.

    Abrazo Macondo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que no lo parece, Rafa. No te hacía yo tímido y sonrojado.
      Un abrazo.

      Eliminar
  27. Es muy de ser humano señalar con el dedo. Tal vez lo haya hecho sin ánimos de ofender.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso seguro. Se le ve muy buena persona. Simplemente es un defecto que tienes muchos que no son tímidos, lo que ocurre es que unos lo hacen con malicia y otros sin ella.
      Saludos.

      Eliminar
  28. A mí se me nota cada emoción. Soy muy de ruborizarme cuando algo me da vergüenza; antes me incomodaba, pero ya no. Me importan menos las cosas de la imagen.
    En lo que parece que no coincido con nadie entre los que estamos comentando, es en que a mí me aliviaba el señalamiento de otro. Como que si ya se ha dicho, pues ya está: es verdad: ya pasó. Ojo que con "el señalamiento" me refiero a decir: "estás roja" o algo similar, la burla aunque se disfrace de gracia, me molestaba y me molesta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí que eres especial. Creo que lo habitual es que te incómode hasta el mero hecho de que te lo digan.

      Eliminar