Cita del día


CITA DEL DÍA: "Todos somos iguales ante la ley, pero no ante los encargados de aplicarla" (Stanislaw Jerzy Lec).

Entrada antigua de la semana

ENTRADA ANTIGUA DE LA SEMANA: El banco del parque


martes, 25 de octubre de 2016

En la Fuente de la Hispanidad






Siempre me han parecido un poco lelas las personas a las que les entra la risa porque alguien se caiga, pero reconozco que hay situaciones —sobre todo si la caída no ha sido dolorosa— que pueden llegar a resultar jocosas.

Acababan de realizarse obras (1991) en la Plaza del Pilar de mi ciudad (Zaragoza) y, aprovechando que me había acercado a hacer una visita a Pilarín, me detuve a ver las fuentes que se habían construido. La de la Hispanidad es una de las más pintorescas. Encontrábame observando distraídamente la figura del mapa de Latinoamérica que ella representa, dando pasos hacia delante y hacia atrás para coger la mejor perspectiva. Parece ser que en un momento dado los segundos excedieron a los primeros, con tan mala suerte que la fuente que habían puesto detrás estaba a ras del suelo. Efectivamente, cuando quise darme cuenta me encontraba dentro de ella con el agua a la altura de la rodilla.

Lo primero que se hace en estas situaciones es mirar si alguien se ha dado cuenta y después ver si se ríe para mandarle directamente a la mierda. Tengo que descubrirme ante la educación de los que pasaban por la cara de póker que pusieron, como si no se hubieran dado cuenta de lo ocurrido o fuera de lo más normal que un gilipollas trajeado estuviera bañándose a media mañana en una fuente de la Plaza del Pilar.

79 comentarios:

  1. Yo hubiera sido uno de esos lelos que se habría reído y sin disimular. No es maldad, no puedo evitarlo, ya que me río igual cuando me pasa algo a mí.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En este caso hubieras estado disculpado, porque la situación era jocosa y no se había producido más daño que unos pantalones mojados.
      Saludos.

      Eliminar
  2. Lo mejor en estos casos es salir como si no hubiera pasado nada y fuera una situación de lo más normal. En caso de mofa, burla o choteo por parte de desconocidos o incluso conocidos desagradables, Decir alto y claro que tú te limpias los zapatos así.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Importante poner cara de que no ha sido un accidente, sino una costumbre que tienes porque eres un cachondo.
      Gracias por el consejo.
      Un abrazo, Alfred.

      Eliminar
  3. Hola!!!! La verdad es que en un despiste así se pasa mucha vergüenza. Yo soy de las que me caigo en todas partes y de las lelas que se ríen cuando no hay daños. No puedo evitarlo. No me río de primeras, pero si veo que la persona no se ha hecho daño es que no puedo evitarlo, me río, pero también de mi misma, eh? En el blog conté alguna de mis caídas, soy muy patosa. Y también he contado ataques de risa, es que me han dado en todas partes, jejejeje.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los que realmente me parecen lelos son aquellos a los que les hace la misma gracia o más si la víctima se ha partido la crisma. Además si eres capaz de reírte igualmente de ti mismo en situación similar, creo que hay un importante eximente.
      Un abrazo, Marigem.

      Eliminar
  4. Con el sentido de "humour"se facilita cada situacion. La foto ha salido preciosa, intento ver america latina...

    ResponderEliminar
  5. Me has recordado cuando hace unos años una mañana nevada iba para el trabajo y me resbalé cayendo al suelo, y lo primero que hice fue levantarme volando y automáticamente mirar para los lados jajaja para ver si alguien me había visto ainsss que vergüenza pasé más que preocupada por el golpe, preocupada por llegar tarde y sucia al trabajo jajajaja.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En mi caso golpe no hubo, ni siquiera caída. Simplemente me metí en la fuente.
      Besos.

      Eliminar
  6. Hay ciertas situaciones en las que es el cliché lo que te hace reir. Esa visión de ese hombre trajeado con el agua por la rodilla no puede provocar otra cosa que puro asombro con su risita seguidamente...
    Pero hay momentos en los que al protagonista le hace reir su propia metedura de pata.

    Besos :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En este caso la gente fue tan mirada que parecía ser yo el único que se reía de mí.
      Besos.

      Eliminar
  7. Jajajaja, ¡¡¡Me encanta cómo lo explicas!!! ¡¡¡Es tronchante!!! Porque yo, de verdad, creo que no me hubiera reído del percance... Aunque todavía estoy preguntándomelo.

    Besitos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues la verdad es que había motivo para reírse, porque además no hubo daño alguno.
      Besos, Sara.

      Eliminar
  8. Si la temperatura era agradable, yo creo que lo hiciste a propósito para refrescarte los pinreles.

    Abrazo Macondo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No recuerdo, pero creo que no hacía frío.
      Un abrazo, Rafa.

      Eliminar
  9. Jajajajajaja, lo siento, yo soy una de las gilipollas que se hubiera descojonado y me descojono, jajajajajaja. Eso sí, te hubiera ayudado a salir muerta de risa, jajajajaja. Siempre y cuando no te hubieras hecho daño, que parece que no. :P
    Jajajajajaaaaaaaaaaaaaaaa
    Besos, palurdillo :P Jajajajaja.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gilipollas no, solo un poco cabrona.
      La verdad es que había motivo para reírse.
      Besos, cacho bruja.

      Eliminar
    2. Jajajaja, cabrona y cacho bruja??? Te la tengo jurada, que lo sepas, jajajaja :P
      Besos, peazo cazurro :P

      Eliminar
    3. No te tengo miedo, que lo sepas.
      Besos, bruja.

      Eliminar
  10. Yo hubiera pebsado " hay gente para todo"
    Y a lo mejor reir no, pero sonreir seguro
    Besos y una sonrisa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Reírte no, solo descojonarte. :)
      Besos y otra sonrisa.

      Eliminar
  11. jajajaja!, pues yo me rio hasta de mis propias caídas, claro que, hay caídas y caídas...he visto alguna caída que me he acojonado...
    Es un placer leerte, me encanta como lo haces, yo no sé si podría.
    Besos, Macondo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Contar las estupideces que le pasan a uno en su despiste no tiene un mérito especial. De todas formas, muchas gracias.
      Besos, Carmen.

      Eliminar
  12. A mí me da penita cuando alguien se cae. Sobre todo si hace el ridículo. Es que se pasa muy mal... Jajajaja. Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tú porque eres una buena chica, no como alguna bruja de por ahí arriba.
      Besos.

      Eliminar
  13. En defensa de los que se rieron una caída, te diré que a veces no se puede evitar, a mí me ha pasado con mi madre y con mi hija y en los dos casos me desternillé con el consiguiente enfado de ambas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es es lo malo, que no se pueda evitar. De todas formas, en este caso había motivo. Me entró la risa hasta a mí.

      Eliminar
  14. Qué singular fuente. Qué interesante...
    Yo siempre me río o me quejo en voz alta, según sea la situación, cuando me caigo o me pego. A lo que me refiero es a que "hago ruido", como en plan de: "yo me río primero" o "sí, esto fue un desastre y soy la primera en saberlo".

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también creo que es una buena idea eso de que la víctima sea la primera en reírse. Así se evita el pitorreo.
      Besos.

      Eliminar
  15. Jajajajajajajaj, seguramente me hubiese reido, depende la caida, claro está, hay algunas tan aparatosas que te cortan la respiración porque piensas que se ha tenido que matar la persona en cuestión. Pero un hombre trajeado en una fuente, tiene su puntazo,jajajaj

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En este caso no hubo que lamentar otra cosa que el ridículo. Daños no hubo.
      Besos.

      Eliminar
  16. Yo también acostumbro a reírme cuando me encuentro en una situación como la que cuentas, Macondo. Aunque me levanto como el rayo y nunca nadie apenas se ha dado cuenta.
    Me encanta la fuente de la Hispanidad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si pasas por Zaragoza te la enseño. Más por echar unas cañas, porque la fuente no tiene pérdida.

      Eliminar
  17. La carcajada esta en función de la caída, si es aparatosa, tonta o estúpida; también prima el sexo y la edad del caído.
    Cuando yo caigo, no miro alrededor, me levanto y me sacudo. Si escucho una risa lo miro y le dedico una sonrisa de chacal.

    Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿El sexo también influye? Hasta para las caídas somos machistas. Lo de la edad lo entiendo, porque si es una persona mayor la cosa puede ser más complicada que si es una joven con los huesos recién estrenados.
      Un abrazo, Chaly.

      Eliminar
    2. Jajajaja, "Charly y el sexo". ¿Quién tiene pelas y hacemos una serie de TV? Jajajajaja. Es la leche, me encanta, jajajaja.

      Eliminar
    3. En lo de las pelas me pillas, pero si hay algún patrocinador interesado que se manifieste.

      Eliminar
  18. Suelo ser muy contenida, probablemente por defecto profesional, pero, mentalmente, me habría reído. Debías estar muy gracioso trajeado y mojadito.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te habrías reído mentalmente y hubieras hecho como que no te dabas cuenta. Ya veo que fuiste una de las que estaba ahí. XD
      Un abrazo.

      Eliminar
  19. Muy bueno, es verdad que tenemos la mala costumbre de soltar la carcajada, eso sí después de comprobar que no se han hecho daño, después es cuando te entra la risa tonta, de los demás y de una misma.
    Bueno ahora seguro que encontraríamos energúmenos que se ríen y hasta graban en sus móviles las caídas de otros, ayudar no, pero reírse un montón.
    Aunque tengo que reconocer que divertido debía ser verte, todo trajeado y en la fuente.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso me salvó, que si hubiera sido en estos tiempos seguro que alguien me hubiera captado para sacarme en alguna red social.
      Saludos, Conxita.

      Eliminar
  20. Si te hubiera visto meterte con el traje en la fuente...se me hubiera escapado una risilla traviesa...jajjaja
    :P

    Besos.

    ResponderEliminar
  21. Yo me hubiera reído, es que me río cuando me sucede a mí, que no son pocas veces ;)

    Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te confieso que al final terminé echando en falta que alguien se riera conmigo.
      Un saludo.

      Eliminar
  22. Reirse ante una caida no lo hago, yo si me caigo me muero de verguenza

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo caerme también me he caído, pero lo de meterse en una fuente es mucho más jocoso.

      Eliminar
  23. Con el traspiés tonto es normal reírse siempre que veas que el otro no se ha hecho daño. Yo si soy la que tropiezo suelo reírme la primera por la torpeza sucedida. No hay nada mejor que reírse con uno mismo ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también pienso que si el que se cae o mete la pata de alguna manera es el primero en reírse, resulta menos ridículo y además da de alguna manera licencia a los demás para que se rían también.

      Eliminar
  24. Lo importante es que quedó en mojadura y no en esguinces. Uno sale mojado, como si nada hubiera pasado y ya está.

    Linda plaza. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Efectivamente la cosa no pasó de una mojadura. Que todas las meteduras de pata —nunca mejor dicho— sean como esa.
      Un abrazo.

      Eliminar
  25. Magnifica crónica, en la que señalas, con razón a los que ,ante las situaciones, se hacen los de la "oreja mocha"

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No había escuchado nunca esa expresión. Qué rica es nuestra lengua.
      Un abrazo, Ricardo.

      Eliminar
  26. Jajajajajaa ejem ejem este... lo confieso habría muerto de risa jajaa. Este... ¿estás bien? ¿no te lastimaste? :D


    Besos Chema

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy estupendamente, entre otras razones porque han transcurrido veinticinco años. Cómo pasa el tiempo.
      Besos, Flor.

      Eliminar
  27. jajajajaja sólo de imaginarte trajeado y con el agua hasta las rodillas, me hubiera carcajeado!! jajaja porque daño no te hiciste, pero la cara que debes haber puesto, me la imagino!! jijijijijiji

    :P

    Besossssssssss jajajajajajajajajaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si me hubieras dicho otra cosa no me la hubiera creído.
      Besos.

      Eliminar
    2. jajajaja pero que fama me cargo Chema!!! jajajajaja

      :P

      Eliminar
  28. Yo, es que soy muy, y me caigo y me hago daño, pero me rio de mí misma...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si eres el primero en reírte parece como que das licencia a los demás para hacerlo también sin ofenderte.

      Eliminar
  29. Simpatica anecdota, amigo... Son cosas que pasan. Asi es la vida, y asi somos nosotros

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Ildefonso. A los despistados nos pasan más veces.
      Un abrazo.

      Eliminar
  30. A ver, yo soy de las que me hubiera descojonado viva,lo siento. Si yo estoy viendo como un trajeado va caminando hacia atrás hasta meterse en el agua, lo siento, pero aún estaría llorando de risa. Otra cosa es si veo como alguien se cae de golpe, primero me preocuparía, eso sí, si luego veo que la cosa no ha sido nada, también me reiría. Mil disculpas. Soy de risa fácil, sirve como disculpa?
    Besines

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo creo que lo de tener la risa fácil no es disculpa, pero sí que no te rías si la víctima se ha partido la crisma. De todas formas no te disculpes, que cada uno se ríe de lo que quiere y, como decía Peret, "es preferible reír que llorar".
      Besicos.

      Eliminar
  31. Un sobresalto, acudir en tu ayuda y sin duda esbozar una sonrisa.

    ResponderEliminar
  32. Es todavía hace calor.
    Tu subconsciente te guió.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esto fue el siglo pasado. No recuerdo en qué estación estábamos, pero me parece que no hacía frío.
      Saludos.

      Eliminar
  33. Bueno yo tengo que confesarte que si veo que no te has hecho daño no habría disimulado la risa, eso si, te habría ayudado a salir, pero jajajaja risa da, la verdad.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A ver si por ayudarme terminamos los dos en la fuente.
      Un beso, Carmela.

      Eliminar
  34. La escena tiene todos las papeletas para provocar sonrisas, yo acudiría a saludarte y luego nos reiríamos juntos.
    Que no nos falte la risa sana.
    Besos Chema.
    Puri

    ResponderEliminar
  35. De haberte visto, no sé si me hubiese reído. Más bien te hubiera tomado por un turista excéntrico que se quiere "empapar" realmente de lo que le rodea.

    Más saludos, macondo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No conformarse con conocer las cosas a través del sentido de la vista, sino impregnarse de ellas. Está bien ese aprovechamiento de los viajes.
      Más saludos, Julio David.

      Eliminar
  36. La escena me encanta, me parece como de Berlanga o de Jacques Tati, o algo por el estilo: un ciudadano en una situación comprometida, sin saber cómo comportarse e intentando mantener la compustura.
    También me encanta la acitud de los paseantes: qué civismo y que consideración.

    Yo hace unos años me caí en la calle, en el sitio más concurrido de Sevilla, donde viví un tiempo. Me levanté en seguida, pero ya se habían acercado unos caballeros muy amables a preguntarme si me había hecho daño. 'Solo en mi amor propio', les dije, intentando hacer un chiste para disimular el corte que me daba :D

    También me ha gustado lo que ha dicho Julio David de "empaparse" :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo importante es levantarse pronto y decir que no te has hecho daño aunque tengas fracturado un peroné.
      Sí que ha estado sembrado Julio David, sí.

      Eliminar