Cita del día



CITA DEL DÍA: “Hay un método secreto para volver del casino con una pequeña fortuna: ir con una gran fortuna” (Isidoro Loi).


viernes, 10 de julio de 2020

Pedro y el lobo (reedición)




REEDICIÓN DE
Pedro y el lobo
CUENTO CLÁSICO REINVENTADO



PARA LEERLO
Y COMENTAR, SI LO DESEAS



Pedro y el lobo (cuento)

REEDICIÓN (edición: 26/10/2015)





CUENTO CLÁSICO REINVENTADO


Un pastor muy guasón decidió gastar una broma a las gentes del pueblo donde vivía. Cuando había sacado las ovejas a pastar por los alrededores, empezó a gritar que venía el lobo. Cada uno cogió lo que tenía más a mano y todos fueron a ayudarle. Cuando se dieron cuenta de que les había engañado, le dijeron mosqueados que con esas cosas no se jugaba. Tan divertida le resultó la gracia, que al cabo de unos días la repitió. En esta ocasión las personas que volvieron a acudir se enfadaron muchísimo. Una semana más tarde sucedió que se encontró de verdad con el lobo y, cuando pidió ayuda a gritos, nadie le hizo caso pensando que estaba otra vez tratando de reírse de la buena voluntad de los demás. Defendió su ganado diciéndole a la fiera dónde podía encontrar dos presas fáciles. Las que pagaron el pato fueron Caperucita y su abuela, que aparecieron devoradas por no tener quién las protegiera. 

De este cuento no pueden sacarse consecuencias positivas, porque ni los malvados reciben su castigo ni las víctimas terminan siendo amparadas. Quizá la moraleja sea que en esta vida el malnacido suele salirse con la suya a base de joder al prójimo. 


domingo, 5 de julio de 2020

Peter Pan (cuento)

REEDICIÓN (edición: 22/10/2015)
 




CUENTO CLÁSICO REINVENTADO
 

Tan ilusionados estaban los dos pequeños en visitar el país de Nunca Jamás, lugar donde residía el protagonista del cuento que les contaba por las noches su hermana Wendy, que terminaron haciéndose realidad sus sueños. Peter Pan en persona apareció un día en la ventana de su dormitorio, acompañado de su fiel amiga Campanilla. Tras ser espolvoreados con los polvos mágicos de las alas de esta, los tres niños fueron volando con ellos hasta su fantástico destino. Allí tuvieron maravillosas vivencias, solamente enturbiadas por las maldades del capitán Garfio, además de por unos celos compulsivos de Campanilla a Wendy que estuvieron a punto de costarles la vida. Afortunadamente salieron todos ilesos y los chicos pudieron emprender el regreso a casa sin problemas. Mientras tanto, los que no sobrevivieron al rapto fueron sus padres. Tras esperar impacientes durante algunos días la solicitud de un rescate, los dieron por muertos y en la desesperación se colgaron de un árbol. Como las criaturas no tenían otra familia fueron a parar a un orfanato, donde pagaron su irreflexivo comportamiento teniendo que soportar a unas retorcidas monjas que les dejaron secuelas mentales para siempre.



martes, 30 de junio de 2020

Pinocho (cuento)

REEDICIÓN (edición: 19/10/2015)




CUENTO CLÁSICO REINVENTADO


Geppetto era un anciano y humilde carpintero, al que de vez en cuando le gustaba fabricar muñecos de madera. Cuando terminó de dar los últimos retoques de pintura a Pinocho, se quedó mirándolo con el orgullo de quien se da cuenta de que está ante su obra maestra. Un hada en prácticas quiso aprovechar la ocasión para premiar su bondad, dándole vida a la marioneta para que se convirtiera en el hijo con que siempre había soñado. Cuando el artesano entro en el taller a la mañana siguiente y escuchó por primera vez la palabra papá de sus labios, creyó volverse loco de alegría. 

A continuación le entró una enorme preocupación porque a su recién estrenado hijo no le faltara de nada. Lo cogió de la mano y fue a hablar con el maestro de la escuela para matricularlo. Después a la librería, para comprarle el material escolar que le hacía falta. En la tienda de ropa le encargó todo lo necesario para que fuera impecablemente vestido. En la juguetería le dio unos cuantos caprichos que se le habían antojado. A un albañil le encargó la ampliación de su vivienda, para poder añadir un dormitorio. Como tenía que construir los muebles para el mismo, acudió a casa de unos clientes para rechazarles un pedido que acababan de hacerle. En el Ocaso se hizo un seguro de vida y el de fallecimiento, por lo que pudiera pasar considerando su edad y que su salud no era demasiado buena. Por último acudió a su banco habitual para contratar un plan de ahorro enfocado a los estudios universitarios de Pinocho, así como para hipotecar la carpintería con objeto de poder hacer frente a los pagos que se le estaban viniendo encima. Volviendo para casa vio que doña Berenguelita ya tenía lotería de Navidad y le compró dos décimos. 

Al cabo de unos meses los gastos se le empezaron a acumular, hasta que su situación económica se hizo insostenible. Por otro lado el chico tampoco era feliz. Sus compañeros de escuela se mofaban de su cuerpo de madera y no querían jugar con él. Con esa sensibilidad con que solo los niños saben tratar a quienes se sienten desvalidos, frecuentemente le acercaban un mechero diciéndole que iban a prenderle fuego para calentarse las manos. 

El hada en prácticas acudió a su tutora para exponerle la situación. Esta le dio ánimos diciéndole que lo importante era que había actuado con la mejor intención, si bien le había faltado la visión de futuro que solo se consigue con la experiencia. Aprovechando que el día anterior se había celebrado el sorteo de Navidad de la lotería y Geppetto todavía no le había echado un vistazo al periódico, falsificó la noticia en su ejemplar haciendo ver que le había correspondido el premio gordo. Cuando lo leyó se lo comentó alborozado a Pinocho. En el momento en que padre e hijo estaban abrazándose llenos de alegría, el hada veterana paralizó la escena. De esta forma quedaron inmortalizados para la posteridad en una preciosa talla de madera rebosante de felicidad. 


miércoles, 24 de junio de 2020

Los músicos de Bremen (cuento)

REEDICIÓN (edición: 15/10/2015)

 


 
CUENTO CLÁSICO REINVENTADO


Un burro, que cargaba sacos sin descanso en un molino, se marchó de su casa cuando se dio cuenta de que el ingrato de su amo, al observar que había perdido facultades como consecuencia de su vejez, iba a pagarle su trabajo de tantos años sacrificándolo. Tomó la determinación de afincarse en Bremen para ganarse la vida como músico callejero. En el camino se encontró con un perro, al que iba a sucederle lo mismo porque ya no servía para cazar. Le invitó a unirse a él para hacer un dúo y aceptó encantado. Parecido ocurrió con un gato y con un gallo, por lo que decidieron formar un cuarteto. Como la ciudad estaba demasiado lejana para hacer el trayecto en una jornada, se les echó la noche encima y buscaron en el bosque algún lugar donde cobijarse. Enseguida vieron la luz de una casa y se acercaron a ella. Por la ventana observaron a una anciana que estaba sacando comida de una cesta para cenar. Desfallecidos como se encontraban, porque llevaban todo el día sin probar bocado, llamaron a la puerta. Cuando les abrió le cocearon, mordieron, arañaron y picaron, dejándola fuera medio muerta para quedarse de okupas. Un lobo que pasaba por allí se la comió. Su nieta lloraba desconsolada en el funeral, porque por culpa del luto le habían hecho teñir de negro su preciosa caperuza roja.


viernes, 19 de junio de 2020

Cuento de la lechera

REEDICIÓN (edición: 29/06/2015)

 



 CUENTO CLÁSICO REINVENTADO


Todas las noches, nada más llegar a casa, abre el armario de su dormitorio y saca una pequeña caja de caudales. Se recrea separando una parte de sus ingresos diarios y metiéndolos en ella. Hoy volverá a hacer lo mismo, pero sin embargo es un día muy especial. Por fin van a alcanzarle los ahorros para comprar la máquina de coser con que poder establecerse por su cuenta. En no demasiado tiempo se hará con otra y le dará trabajo a la Choni, su amiga y compañera de piso, tan trabajadora y mañosa como ella en las labores de costura. Ayer, sin ir más lejos, estuvieron hablando largo y tendido del asunto. Las dos podrán trabajar en casa, pero para cuando pueda comprar las siguientes máquinas ya le ha echado el ojo a un local que lleva tiempo sin alquilar. Lo tiene medio apalabrado con la propietaria. Allí se ubicarán perfectamente hasta ocho personas. Con tantas empleadas ella podrá dedicarse a la creación de sus propios modelos, que es lo que realmente le gusta. Como diseñadora sus ingresos aumentarán considerablemente...

Tan ensimismada está en sus pensamientos que casi no se da cuenta de que ha llegado a su portal. Mientras saca la llave del bolso una extraña intuición cruza por su mente. Conforme sube las escaleras de los dos pisos se va convirtiendo en angustia. Cuando entra en la vivienda y ve que en la habitación de su compañera no queda ni la maleta, no necesita ir al armario de la suya para confirmar sus temores. Sin llegar a quitarse el abrigo va a la policía a poner la denuncia.

No ha vuelto a saber nada de la Choni, ni de la caja de caudales. Sigue en su trabajo de siempre y ha empezado a ahorrar de nuevo. El dinero ahora lo guarda debajo del colchón. Piensa lo bonito que quedará en  el local un cartel luminoso con su nombre, mientras satisface los lujuriosos caprichos del baboso de los jueves por la tarde.


lunes, 15 de junio de 2020

Las habichuelas mágicas (cuento)

REEDICIÓN (edición: 25/09/2015)





CUENTO CLÁSICO  REINVENTADO



Una pobre viuda, que vivía con su hijo en una humilde choza, no pudo trabajar durante unos meses como consecuencia de una enfermedad. Para poder subsistir tuvo que tomar la determinación de vender la vaca, que era el único bien que poseía. Envió al chico a la feria del pueblo para ver lo que era capaz de sacar por ella. En el camino se encontró con un anciano, el cual le ofreció cambiársela por una bolsa con habichuelas. Según le dijo eran mágicas y le garantizarían de por vida su manutención y la de su madre. Encontró el negocio ventajoso, acepto y volvió tan contento a casa sin haber llegado siquiera a pisar el mercado. La pobre mujer se llevó el disgusto de su vida, arrojó el contenido de la bolsa por la ventana que daba al jardín y mandó al muchacho a la cama sin cenar, no tanto por castigo como por falta de comida. Compungido como estaba le costó dormirse, pero cuando lo hizo tuvo un sueño. Las judías que había tirado su madre se habían convertido durante la noche en una enorme planta de la que no se veía el final. Ascendió por ella y, cuando estaba por encima de las nubes, se encontró con el castillo de un gigantesco y malvado ogro que se comía a los niños (para variar). Con valentía logró deshacerse de él, no sin antes haber hecho acopio de una buena parte de sus riquezas (para variar también). Cuando se despertó se dio cuenta de que esas gilipolleces solo pasan en los sueños y tuvo que enfrentarse a la cruda realidad. Lo único que había ocurrido aquella noche era que las habichuelas habían germinado, crecido moderadamente y madurado, en un proceso que en una planta normal hubiera llevado algunas semanas. En consecuencia pudieron preparar unas deliciosas alubias para desayunar, almorzar, comer, merendar y cenar; sin embargo la rentabilidad que le habían sacado a la vaca seguía resultando ridícula. La sorpresa se la llevaron al día siguiente y en los sucesivos, cuando observaron que la planta volvía a dar frutos. De esta forma se cumplieron las palabras del anciano, en el sentido de que no iba a faltarles el sustento. El problema con que se encontraron fue que una dieta tan reiterativa no resultaba equilibrada. La consecuencia más preocupante no era que en el pueblo se les hubiera puesto el apelativo de los pedorros (por razones obvias), sino el hecho de que para buscar remedio a las flatulencias se aficionaron a los licores de anís y acabaron alcoholizados y con el hígado hecho unos zorros. Asimismo la falta de ejercicio para ganarse el pan con el sudor de su frente les llevó a una obesidad que terminó con ellos en una silla de ruedas. A pesar de ello puede decirse que fueron felices comiendo judías, tú no las probaste porque estaban frías y a mí no me dieron porque no quisieron. 


miércoles, 10 de junio de 2020

Hansel y Gretel (cuento)

REEDICIÓN (edición: 19/09/2015)




 
CUENTO CLÁSICO REINVENTADO


Hace muchísimos años, en un lejano país, se casaron una malnacida y un calzonazos, malnacido también (no nos engañemos). Fruto de ese matrimonio nacieron un niño y una niña, que se llamaron Hansel y Gretel. Llegó una época de crisis (casi tanto como la actual) en que flaqueaba la despensa. A la mujer no se le ocurrió otra cosa que tratar de sacudirse a sus hijos perdiéndolos en el bosque, para que se buscaran la vida como pudieran. El marido se resistió al principio, consciente de que iban a abocarlos a una muerte más que probable, pero bastó con la amenaza de dormir en el sofá y tener que beneficiarse a la cabra cuando quisiera desfogarse para que transigiera. A la mañana siguiente partieron los cuatro. Cuando los padres consideraron que estaban lo suficientemente lejos como para que los pequeños no fueran capaces de orientarse, allí que los dejaron con la promesa de volver a buscarlos antes de anochecer. Todavía estarían esperando los pobretes. Menos mal que Hansel, resabiado como estaba porque la hijoputez de sus padres venía de lejos, se había olido la tostada y tomado la precaución de ir echando unas piedras blancas que llevaba en los bolsillos conforme iban caminando. Para recorrer el camino de vuelta no tuvieron que hacer más que seguirlas a la luz de la luna. Cuando los vieron regresar, sus progenitores se quedaron con un palmo de narices. Pero la mala zorra de la madre tomó precauciones para que al día siguiente no pudieran hacer lo mismo, por lo que tuvieron que recurrir a echar migas del pan que llevaban para comer. El problema fue que los cabrones de los pajarillos se las comieron, por lo que no encontraron la forma de volver. Se sentaron junto a un árbol y encomendaron su suerte a Dios, pero les dijo que no tuvieran morro y que pusieran algo de su parte. Y así fue como empezaron a caminar, hasta que se toparon con una casita de chocolate. Una señora muy amable les invitó a entrar. Todo parecía muy bonito al principio, pero no tardaron en descubrir que en su anfitriona había más falsedad que juntando la de Judas con la de sus padres (los propios, que de los del apóstol nada se sabe). Antes de que se los cargara para comérselos, le dieron puerta al infierno (y nunca mejor dicho, porque la quemaron viva en el horno de la cocina). Cogieron todas las monedas y piedras preciosas que encontraron en la casa y se pusieron a buscar la suya. Cuando la encontraron salieron sus padres a recibirlos y, al verlos tan ricos, les mostraron una gran alegría por su regreso. Ellos les siguieron la corriente pero al amanecer del día siguiente, pidiéndoles que salieran a la calle para ver si hacía buen tiempo, los pasaron a mejor vida sin contemplaciones con una escopeta de caza que tenía el padre. Y a partir de ese día vivieron felices y comieron (además de perdices) toda clase de aves que se cruzaron en su camino, porque desde la experiencia de los pajarillos que se les zamparon las migas habían desarrollado una fobia muy especial hacia cualquier vertebrado con alas.


viernes, 5 de junio de 2020

Pulgarcito (cuento)

REEDICIÓN (edición: 15/09/2015)





CUENTO CLÁSICO REINVENTADO


Pulgarcito era un muchacho tan listo como diminuto, hijo de unos campesinos con pocos escrúpulos. Pronto aprendió de ellos el oficio de la delincuencia, en el que llegó a convertirse en un consumado especialista. Se compinchó con su padre para ser vendido y en cuanto cobraron la pasta engañó a los compradores y se escapó. A continuación se enroló en una banda de ladrones para ir a robar a casa de un cura. Una vez allí les dio esquinazo para quedarse con el botín (el del robo, no el del Banco de Santander), mancilló la honra de la criada (este apartado está censurado en el cuento, por ser infantil) y provocó la muerte de una pobre vaca que no hacía otra cosa que cumplir con su obligación de dar leche. Aprovechando que faltaban muchos años para que naciera don Félix Rodríguez de la Fuente, condujo a un lobo a su casa para que sus progenitores se recrearan matándolo sádicamente con un hacha y una hoz. De resultas se creó la Sociedad Protectora de Animales, pero los delitos ya habían prescrito.


sábado, 30 de mayo de 2020

La Cenicienta (cuento)

REEDICIÓN (edición: 02/09/2015)
 



CUENTO  CLÁSICO REINVENTADO
 

Llegado el momento de sentar cabeza a través del matrimonio, el príncipe de un país no tan lejano organizó una fiesta a la que estaban invitadas todas las muchachas casaderas sin discriminación alguna. Las hermanastras de Cenicienta se vistieron con sus mejores galas, sin pensar en ningún momento que ella también tenía su corazoncito. Menos mal que el Hada Madrina estaba allí para poner las cosas en su sitio. Con un golpe de varita mágica le diseñó un vestido que para su colección lo hubiera querido Donatella Versace, se lo complementó convenientemente para que estuviera sencilla pero mona y realzó sus evidentes encantos con un peinado y un maquillaje adecuados para el evento. Puso a su disposición una dos caballos (no una furgoneta Citroën, sino una carroza tirada por un par de corceles) y, tras exigirle como única condición que tenía que estar de vuelta para presentar el telediario de la medianoche, la mandó para el palacio como si tal cosa. El príncipe quedó enseguida prendado de los encantos de Cenicienta y le dedicó prácticamente todo su tiempo, hasta que la chica se dio cuenta de que se le había hecho muy tarde para cumplir con su compromiso y salió rauda hacia el carruaje que debía llevarla a su destino. Con las prisas su vestido quedó enganchado en un arbusto del jardín y tuvo que partir en bragas y sujetador como única indumentaria. Fue sin embargo la prenda perdida la que permitió al enamorado galán encargar a sus criados que encontraran en el reino una mujer a la que le sentara como un guante. Después de muchos días de infructuosa búsqueda, porque siempre por exceso ninguna daba la talla, cuando la última esperanza estaba depositada en las residentes de la Clínica de Anoréxicas de la capital, dieron con ella en un plató de la televisión para la que trabajaba. Y de esta forma pudieron casarse y ser felices, aunque no comieron perdices porque engordan una barbaridad.


lunes, 25 de mayo de 2020

Caperucita Roja (cuento)

REEDICIÓN (edición: 29/08/2015)




 
CUENTO CLÁSICO REINVENTADO


Pronto olvidó Caperucita los consejos de su madre, cuando salió hacia casa de su abuelita con una cesta de comida colgada en el brazo. Quería regalarle por su cuenta un ramo de flores y, busca que busca, se fue internando en la zona peligrosa del bosque casi sin darse cuenta. El movimiento de unas ramas le hizo volver a la realidad. A continuación escuchó el ruido de una detonación y sintió un fuerte calor en el pecho.

Era el mejor momento del día. Todas las noches después de cenar, antes de que se quedara dormida en sus brazos al calor de la lumbre, Mariano disfrutaba narrando a su pequeña hija anécdotas de las que él había sido protagonista a lo largo de su vida. Hoy tocaba la arriesgada cacería de aquella lobita de caperuza roja, cuya piel estaba puesta como trofeo en la chimenea.


miércoles, 20 de mayo de 2020

Los tres cerditos (cuento)

REEDICIÓN (edición: 25/08/2015)





CUENTO CLÁSICO REINVENTADO


Había una vez tres hermanos cerditos que vivían en el bosque. Como el lobo andaba siempre buscándolos para comérselos, decidieron hacerse una casa cada uno. El pequeño, que era un cabeza loca, la construyó de paja para terminar cuanto antes e irse a jugar con sus colegas. El mediano, un poco más maduro, le dedicó más tiempo; aunque no el suficiente. La hizo de madera y así pudo ir a buscar puntualmente a su novia, una marrana de muy buen ver que trabajaba de cajera en Mercadona. Menos mal que el mayor era la sensatez cerdificada y, como además no tenía edad para jugar ni cochina a la que festejar, se entretuvo en edificarla de ladrillo como Dios manda. Cuando llegó el lobo deshizo la primera casa resoplando (que ya es resoplar) sin aparente esfuerzo. Con un poco más de trabajo destruyó también la segunda. Sus propietarios huyeron despavoridos a la del hermano mayor, donde resistieron los tres sin problema alguno las acometidas y escaparon de una muerte segura. Y de esta forma pudieron esperar felizmente hasta San Martín, que fue cuando les correspondió ser convenientemente sacrificados y hechos chorizos, morcillas y jamones para deleite de los humanos. 



viernes, 15 de mayo de 2020

Blancanieves (cuento)

REEDICIÓN (edición: 21/08/2015)




CUENTO CLÁSICO REINVENTADO


Blancanieves era la hija que el monarca del lugar había tenido con su ex. La parienta actual la llevaba con cierta resignación, hasta que se fue dando cuenta de que (lo que son las cosas de la naturaleza) mientras ella perdía lozanía con el paso del tiempo, la chavala estaba cada día más buena. Como la envidia es muy mala, decidió quitársela del medio. Algo tuvo que pasar (aunque está sin confirmar) para que el cazador encargado de la ejecución le perdonara la vida. El caso es que la joven fue a parar a casa de unos enanos, que la acogieron encantados a cambio de que les hiciera la comida, la limpieza y etcétera. Pero la madrastra descubrió el pastel a través del facebook. Ni corta ni perezosa se presento allí, engañó a la pobre ingenua con una manzana envenenada y se la cargó. Por mucho que fue un príncipe a darle besos, el veneno había pasado al torrente sanguíneo y esas cosas son irreversibles. En definitiva que los enanos, muy a su pesar, tuvieron que volver a hacerse la comida, la limpieza y a la masturbación.


domingo, 10 de mayo de 2020

La ratita presumida (cuento)

REEDICIÓN (edición: 17/08/2015)





CUENTO CLÁSICO REINVENTADO
  

Érase una vez una ratita muy presumida y limpia. Se encontró un centimito, se compró con él un lacito y se puso a barrer en la puerta de su casita. Ningún animal de los que pasaba le hacía tilín para echárselo de marido, porque todos iban a asustarla por las noches con sus bozarrones, hasta que llegó un ratoncito que era partidario de dormir y callar. Le pareció bien y se casaron. Como se pasaban todo el día durmiendo no tuvieron descendencia, por lo que se extinguió la raza de ratitas presumidas. Las que sí prosperaron fueron sus primas, las asquerosas ratas comunes. Como eran menos tiquismiquis y no pensaban más que en follar, se multiplicaron hasta el aburrimiento y se dedicaron porculizar al ser humano. Y colorín colorado, este cuento se ha acabado.


martes, 5 de mayo de 2020

Macondografía de Tracy (Tracycorrecaminos)



Tracycorrecaminos




Cuando te levantas por la mañana, si quieres empezar bien el día, lo mejor que puedes hacer es darte una vuelta por su blog. Tú estás todavía con la legaña, pero ella ya se ha puesto las pilas. Y además de tener carga para dar y vender, es generosa. Ha preparado café y té, para que cada uno se sirva a su gusto. Nunca falta un toque de repostería, de esa baja en calorías. Podría pensarse que el confinamiento al que se encuentra sometida por culpa del puto coronavirus y su hiperactividad estaban condenados a darse de bofetadas, pero su positivismo está por encima de todas las cosas. Quien se autodenomina Correcaminos, porque lo que le pide el cuerpo es andar todo el día de aquí para allá, está aguantando como una campeona. ¿Cuántos museos, cines, teatros y conciertos le habrán robado estos cincuenta días largos de enclaustramiento? Y viajes. No poder ir a Barcelona a celebrar el santo de Hugo se le hizo especialmente cuesta arriba. Como dice en la entrevista, los nietos son su debilidad. Enseguida vino el palo por la muerte de Aute. Pasó un par de días desaparecida, como queriéndose guardar para ella sola sus tristezas, hasta poder asumirlas pegándose un atracón de música del genial cantautor. Como si los amigos no tuviéramos que estar más que en sus momentos buenos. Reapareció cuando consideró que ya estaba en condiciones de volver a visitar nuestros blogs, para seguir haciendo sus reconfortantes comentarios de siempre. Para seguir ofreciéndonos su cariño, su sensibilidad, su gracia andaluza, su agudeza y su carisma.

Esa es nuestra Tracy, la gestora del blog Tracycorrecaminos. Si no existiera, tendríamos que inventarla.




 



1. Nombre real (no hace falta apellidos): 
Mis padres se explayaron y no se conformaron con ponerme un nombre sino CUATRO.
Así es que como todos me gustan y no los voy a dejar ninguno atrás, te doy el más actual que es el que me he puesto yo: TRACY. 


2. Apodos por los que se te conoce o se te ha conocido:
Tracy. 


3. Seudónimo que utilizas habitualmente y motivo:
Tracy, por Tracy Chapman, porque en los veranos se me pone la piel del mismo color que la tiene ella y hubo una temporada que me corté el pelo a su estilo. Todo eso unido a que me gustaba su música, mis hijas empezaron a llamarme así. 


4. Signo zodiacal:
Tauro, sin mezcla, totalmente Tauro, del ocho de Mayo. 


5. Lugar de nacimiento:
Nacida en Ceuta, me gusta decir que soy africana y medio mora, aunque desde mi adolescencia estoy en Córdoba. 


6. Lugar de residencia:
Córdoba, para vivir y para morir. 


7. Estudios:
¡Ufffff…! Muchos y todavía sigo estudiando, aunque debo reconocer que en los que estoy ahora son los más difíciles: vivir la vida feliz y alegre cada día y sabes que no es fácil, sobre todo porque no existe la repesca. 


8. Profesión:
Actualmente: Jubilada. 


9. Vocación frustrada:
Lenguas Clásicas. 


10. Color de pelo:
Actualmente: Canoso. 


11. Color de ojos:
Negros. 


12. Estatura:
Hace mucho que no me mido, pero sobre 1,70-1,72. 


13. Lo que menos te gusta de tu físico:
No me quejo de nada, aunque habría cosas por las qué hacerlo, pero sería una descerebrada si lo hiciera. La vasija se puede romper en cualquier momento, no tiene importancia. 


14. Lo que más:
El pelo. 


15. Defìnete brevemente:
Abierta, apasionada, alegre y con sentido del humor. 


16. Tu principal defecto:
Soy y me siento libre. Lo cual no deja de ser un defecto. 


17. Tu principal virtud:
Valorar la amistad. 


18. Un talento que te falta y te gustaría poseer:
Saber tocar la guitarra. 


19. Aficiones:
La lectura, el cine, la música, todas las que estén relacionadas con la Cultura. 


20. Una debilidad:
Mis nietos. 


21. Una manía:
Diría una obsesión: El reciclaje. 


22. Un número:
El 8 y el 5. 


23. Un color:
Todos, soy una apasionada del color, no puedo vivir sin él, por poner algunos, el Azul Prusia, el Rojo , el Naranja… 


24. Un animal:
El perro. 


25. Una comida:
El Cocido Madrileño. 


26. Una bebida:
Té o Rooibos. 


27. Una marca:
No soy de marcas para nada. 


28. Una frase:
Vive y deja vivir. 


29. Un epitafio que te gustaría merecer:
“Fue buena gente”.
¿Pero… en las urnas se ponen epitafios? 


30. Una palabra para escribir en letras de oro:
AMOR. 


31. Una película:
Imposible referirme a una sola, hay tantas y tan distintas, pero sobre todo me gustan las que contienen mensaje. 


32. Un programa de TV (de ayer o de hoy):
La Clave que hacía Balbín. 


33. Un libro:
De poesía en la mesita de noche y de novela contemporánea para llevar de acá para allá. 


34. Una canción:
Mi vida está llena de canciones según el momento. Ahora, con la desaparición de Aute, no dejo de escuchar Quiéreme. 


35. Un/a escritor/a:
Es muy difícil escoger a unx, sin embargo si me dejo llevar por lo que representó para mí La montaña mágica cuando la leí, sería Thomas Mann. 


36. Un/a cantante solista:
Imposible quedarme con unx, pero quizás por su desaparición reciente te diría que Aute. 


37. Un grupo musical:
Los Beatles. 


38. Una página de internet:
Hay infinidad de ellas que me interesan, no podría descartar ninguna. 


39. Una estación del año:
Primavera. 


40. Un deporte:
Baloncesto. 


41. Un regalo para recibir:
Cualquiera que me hagan con cariño, aunque soy de agradecer mucho los pequeños detalles. 


42. Un regalo para hacer:
Depende de la persona a la que va dirigido, pienso en lo que a ella le haría ilusión y no escatimo ni tiempo ni esfuerzos en buscarlo. 


43. Una ciudad (que no sea la tuya):
Madrid. 


44. Un país (que no sea el tuyo):
Italia. 


45. Una lengua para hablar:
El italiano. 


46. Un personaje histórico:
Juana “la Loca”. 


47. Un personaje de ficción:
Mafalda. 


48. Un/a famoso/a que te gustaría conocer:
No sé a qué se refiere el calificativo “famoso”, pero para mí creo que el expresidente de Uruguay José Mujica es no sólo famoso sino ejemplarizante. 


49. Un/a famoso/a que no tragas:
Por seguir con los presidentes, el actual de EEUU. 


50. Un sueño hecho realidad:
Haber llegado a este momento de mi vida con alegría, con curiosidad, con ganas de jugar y amar. 


51. Un sueño pendiente de cumplir:
Pues ahora mismo no tengo otro sueño que no perder la capacidad de soñar, de reír y de amar. 


52. Una pesadilla:
Este coronavirus de las narices. 


53. Un acontecimiento que te haya agradado especialmente en los últimos meses:
La solidaridad que está demostrando la gente de a pie. 


54. Otro que te haya desagradado:
La poca unidad que existe en la clase política a la hora de luchar contra la pandemia. No son momentos de críticas, esos ya vendrán, sino de remar todos, y con ganas, en la misma dirección. 


55. Un momento importante de tu vida:
Pues fíjate que creo que este confinamiento que estamos viviendo, se va a convertir en uno de ellos, por la cantidad de cosas que estoy aprendiendo de mí y la cantidad de sensaciones que antes no había vivido y me están enseñando que existían más allá de mis rutinas. 


56. Un momento especialmente emotivo:
El nacimiento de mis hijas. 


57. Un momento para borrar:
Las muertes de mis seres queridos más cercanos. 


58. Haces el número... de ... hermanos:
Soy la del medio de tres. 


59. Un bonito recuerdo de tu infancia:
Cuando nos íbamos mis padres y nosotros a pasar las vacaciones a casa de mi abuela. 


60. Lo que más admiras en una persona:
El sentido del humor y la integridad. 


61. Lo que más odias:
Todo lo que va en contra de las anteriores, además de la prepotencia. 


62. Eres especialmente tolerante con...
Todas aquellas cosas que se hagan en pro del amor. 


63. Nunca perdonarías...
La falsedad. 


64. Eres capaz de mentir por...
No miento, si acaso no digo todo lo que sé o siento, pero lo que digo es verdad. 


65. Cuando ves un/una hombre/mujer, en lo primero que te fijas es…
En la mirada. 


66. Te enamoraste por primera vez a los… años:
A los 12 años. 


67. Tu mujer/hombre 10:
Indistintamente les pido sensibilidad, sentido del humor y lealtad.
No me importa el físico aunque tampoco lo desdeño. 


68. No soportas que te digan que...
”Buenos días” con cara de pocos amigos. 


69. Te gusta que te digan que...
“Tu gente está bien”. 


70. ¿Qué te hace reír?
Un gesto, una palabra oportuna, un meme.
Las respuestas rápidas y con frescura, con chispa.
Soy de sonrisa fácil. 


71. ¿Qué te hace llorar?
Todo aquello que me roce al alma.
También me emociono fácilmente. 


72. Las tres cosas que te llevarías a una isla desierta son…
Gafas graduadas con cristales ahumados para el sol.
Algo de abrigo para las noches, porque soy muy friolera.
Papel y lápiz para escribir. 


73. Las tres cosas que le pedirías al mago de la lámpara son...
Que no me falten nunca salud, amor y alegría. 


74. Vas a gastarte estos 100 euros en…
Cien euros no me llegan, pero pongo yo lo que falte, en una comida con toda mi gente cuando acabe el confinamiento. 


75. Vas a gastarte este millón de euros en…
En una casita pegada a la playa resguardada por rocas, sin más pretensiones que las zapatillas no sean necesarias porque la arena te mime los pies. Como una que existe en una playa de Nerja que ahora mismo la estoy viendo con los ojos del alma. 


76. Un juego que te ha enganchado es...
Sólo juego entre amigos: la pocha y el mentiroso. 


77. Un chiste breve:
—Mamá ¿por qué la hermana se llama Rocío?
—Porque fue concebida durante la Romería del Rocío. Calla y termínate las lentejas, Pandemio. 


78. Tres nombres para hombre y motivo (si lo hay):
Hugo, Pol, los nombres de mis nietos y Ernesto, el nombre de mi marido. 


79. Tres nombres para mujer y motivo (si lo hay):
Cecilia, el nombre de mi madre y de una de mis hijas, May, nombre de mi otra hija y África uno de mis cuatro nombres. 


80. ¿Carne o pescado?
Pescado, pero también me gusta la carne. 


81. ¿Playa o montaña?
Playa. 


82. ¿Blanco o negro?
Los dos: o blanco o negro. 


83. ¿Madrugar o trasnochar?
Trasnochar. 


84. ¿Real Madrid o Barça?
No me gusta el fútbol, ni lo entiendo. 


85. ¿Cuántos amigos de verdad tienes?
No los cuento, los valoro y los quiero. 


86. Define POLÍTICA:
Contesto con un símil:
Si a la palabra MADRE, que es la más hermosa que existe, le pones al lado la palabra política, mira lo que sale: MADRE POLÍTICA, o sea SUEGRA.
Saca tus conclusiones. 


87. Define DINERO:
La causa de todos los conflictos a todos los niveles. 


88. Define FÚTBOL:
El “pan y circo” del siglo veintiuno. 


89. Define FELICIDAD:
Ser consciente en cada momento que estás vivo. El pasado, pasó y el futuro ¿llegará? 


90. Define DIOS:
Dios, Alá, Buda, la Madre Natura, todos son el asidero del hombre para soportar los envites de la vida. 


91. ¿Cómo se te ocurrió crear un blog?
Como un juego entre amigos me retaron para hacer un blog de cocina y… “fihatetú”, creé el blog pero a mi imagen y semejanza: nada de cocina, puro y plural divertimento. La primera que quiero pasarlo bien con él soy yo, por eso su temática es variada. 


92. ¿Tienes o has tenido otros blogs? Si es así cita sus enlaces:
No, nunca. 


93. Fecha aproximada de tu debut en un blog:
El 24 de Noviembre del 2009. 


94. ¿Por qué ese título para tu blog?
Lo de Tracy, ya lo he explicado antes y lo de Correcaminos porque me muevo mucho de acá para allá. “Vivo en la carretera”, como decía Miguel Ríos. 


95. Tu entrada con más éxito (enlace):
No tengo ni idea. 


96. Tu entrada que más te gusta (enlace):
Tampoco lo sé, pero imagino que son aquellas en las que soy más yo, en las que me vacío más. 


97. Un consejo para alguien que acaba de crear un blog:
¿Consejo? Soy incapaz de dar consejos, ni en esto, ni en nada. 


98. Una pregunta que te hubiera gustado que te hiciera y su respuesta:
¿Pero existen más preguntas que se pueden hacer? 


99. Otra pregunta que has agradecido que no te hiciera y (si quieres) su respuesta:
Todas aquellas que pueden incidir en lo personal. Y que no las has hecho, por lo cual te estoy muy agradecida. 



100. Escoge 10 blogs (por los motivos que quieras) y defínelos brevemente:

Difícil hacer esta selección, se me quedan muchos entre las teclas, espero que como son amigos me sabrán comprender y eso que Macondo va metido de facto y así me dejas tu lugar en la lista para otrx.

Te los voy a poner siguiendo un orden alfabético: 

Autodidacta:
Blog amigo, entretenido y didáctico. 

Mi fular, de Carmela:
Sus mares y su poesía te hacen sentir profundamente. 

Cristal Rasgado:
Fotografías y textos muy interesantes.

De barro y luz:
Fotografías artísticas con textos para reflexionar. 

Emilioeducadoryantropologo, de Emilio Manuel:
Mi Pepito Grillo particular, no podía dejarlo fuera, un blog pegado a tierra. 

Ginebra Blonde:
Una escritura fresca atrayente en todos su blogs. 

Juan L. Trujillo:
Blog que refleja la sensibilidad y la bonhomía de su autor. 

Madreselva rebelde:
Una manera de escribir magistral y a corazón abierto. 

Noxeus:
Su blog lo considero el de un sabio no exento de humor. 

Toro Salvaje:
Poesía del día a día repleta de humor muy especial.