Cita del día



CITA DEL DÍA: "El problema cuando se busca a la mujer perfecta, es que ella probablemente está buscando al hombre perfecto" (Phil Moss).

Entrada antigua de la semana

ENTRADA ANTIGUA DE LA SEMANA: Esa eñe no se toca


sábado, 1 de octubre de 2016

El mango de las sartenes






El recipiente de titanio de aquellas sartenes resultaba tremendamente robusto. Además conservaba el calor distribuyéndolo uniformemente por toda su superficie, gracias a lo cual era ideal para hacer sofritos y estofados. Bastaba agua y detergente para limpiarlas sin problema alguno y conservarlas en perfecto estado. Además de todas esas cualidades, lo mejor que tenían era el mango. Lo malo, que cuando maduraba siempre había alguien que no podía resistir la tentación de comérselo para postre y las dejaba inservibles.


66 comentarios:

  1. Con un poco de mermelada me como una sarten al dia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿La sartén completa? Me temo que el recipiente pueda resultarte un poco indigesto.

      Eliminar
  2. De ves en cuando una sartén poco hecha, no viene mal.

    Besos!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El problema es el mango, que es el que madura.
      Besos.

      Eliminar
  3. Claro... con un mango así hay que comprar sartenes verdes... vamos, que les falte bastante para madurar.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. O ponerles un agarradero en vez de un mango.
      Saludos.

      Eliminar
  4. Estofadito con un mango después, no está nada mal, pero luego a por otra sartén o a por otro mango verde y esperar :)
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así tiene que ir la cosa, Alfred. No queda más remedio que echarle un poco de paciencia.
      Un abrazo.

      Eliminar
  5. Respuestas
    1. Pues duro con él. Ya cambiaremos la sartén.

      Eliminar
  6. Ayyyy, Dios míos, he tenido que leerlo varias veces hasta comprender lo del mango. Debe de ser que el sábado no madrugo y así me luce el pelo.

    Besitos y buen finde.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya sabes que a veces soy un poco retorcido.
      Besos y que sea bueno también para ti lo que queda.

      Eliminar
  7. Yo destrozaría la sartén,porque me encanta el mango!
    ; )

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tenemos de repuesto, no te preocupes.
      Besos.

      Eliminar
  8. Hay que disponer de unos buenos dientes y unas buena muelas para atreverse con semejante aperitivo. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que hay que dejarlos que maduren.
      Saludos.

      Eliminar
  9. Jajajjaja, yo no tendría ese problema porque al contrario que a Carmen no me gusta el mango.
    Besos y feliz finde!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí ni una cosa ni otra. Ni me vuelve loco, ni me disgusta.
      Besos y buen lo que queda del finde.

      Eliminar
  10. La verdad es que no me apetece nada comerme ese mango, con lo manoseado que debe de estar... :)
    Salud y abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te ponemos lo que hay dentro de la sartén, que está esterilizado por el calor.
      Salud y abrazo también para ti, Genín.

      Eliminar
  11. Jajaja no sé, yo como vivo con un mango, como que ya paso! Jajaja
    Muy bueno Chema.

    Besos 😉

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Vives con un mango? ¿Y tienes manguitos?
      Gracias, Liliana.
      Besos.

      Eliminar
    2. Tengo dos manguitos.....jajaja

      😉😜 salud!🍻

      Eliminar
    3. Entonces estás muy acompañada.

      Eliminar
  12. Lo malo es el que va a comerse la sarten y se encuentra con que tenía mango.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy necesitado de titanio tiene que andar alguien para comerse la sartén.
      Besos.

      Eliminar
  13. Pues debo ser única pero a mí no me gusta nada el mango.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A Celia tampoco. Ni a Carmela, por lo que veo más abajo.
      Besos, María.

      Eliminar
    2. A mí antes no me gustaba. Ahora me encanta.

      Eliminar
    3. Sucede con frecuencia que lo que no te gustaba pasa a encantarte. Muchas veces es que no lo habías ni probado.

      Eliminar
  14. Es fantástico como juegas con las palabras siempre Macondo, tanto utilizar las sartenes (bueno menos) y no se me había ocurrido que podían ser comestibles...

    ResponderEliminar
  15. jajajajaja muy bueno, aunque el mango no me guste.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que eres la tercera mujer que comenta que prefiere comer cualquier otra cosa.
      Otro abrazo para ti, Carmela.

      Eliminar
  16. Es una gran opción de futuro...
    Gracias a los avances tecnológicos acaecidos en Pasadena a raíz de los vuelos orbitales, trasladaron y popularizaron ese metal en tantos utensilios que, pasando por bicicletas o herramientas, la cocina actual goza de tan susodicho aunque algo caro. Bien, en esa perspectiva de futuro se ve que desean conseguir el no va más de la cocina conceptual, o también, para posibles vuelos tripulados más allá del Cinturón de Asteroides no les viene mal por una razón de peso que se preparen los cosmonautas sus raciones de comida y como postre tengan mango; luego, aligerando así la cosmonave resuelvan cómo pasar las estrecheces que se conoce hay en esa franja.

    Para cocinillas, él o ella, que no dispongan de mucho tiempo resultan dos platos en uno, según se vea.

    Regresando a la astronáutica. El titanio es un excelente prostático, como el selenio...que bien lo saben aquellos que viajaron a la Luna, y unos lametones de cuando en vez no deja de ser otra opción interesante. Para ello sólo tiene que viajar una sartén y decenas de mangos....
    ¿Uhmmm...ahora que lo pienso, me parece que es un excelente protésico; sí, eso es protésico...(den) tal vez

    Bien, pues entonces un frugívoro abrazo titánico :) o dos, mangos a parte, claro

    Saludos


    [Excelente escrito; el suyo, por supuesto]

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quita, quita... el mío son cuatro líneas.
      Saludos.

      Eliminar
  17. El relato esta bien, pero yo me uno al grupo de las sin mango, no me gusta. Y si a la sarten le quitamos el mano se convierte en tartera, doble uso jejej.
    Besos Chema.
    Puri
























    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y si además le quitamos el recipiente, la dejamos en NADA a la pobre.
      Creo que en tu comentario has dejado un buen espacio en blanco por debajo de tu nombre.
      Besos, Puri.

      Eliminar
  18. Jajajajaj. ¿Cómo le vamos a quitar el mango a la sartén?
    Se lo podemos hacer de caramelo y así nos lo comemos.
    O le podemos quitar la sartén al mango y así ya no tenemos que cocinar.
    Menudo alivio.
    Da gloria entrar aquí. Qué bien sabemos hacerlo todo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No hace falta hacerlo de caramelo para que sea comestible, porque de mango también lo es.

      Eliminar
  19. Justo ayer se me rompió el mango de una sartén ... Cosas de la vida
    .. moderna y la obsolescencia planificada.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No te lo comas si todavía no está maduro.
      Un abrazo.

      Eliminar
  20. Conocí a una monja encargada de la cocina de un colegio religioso femenino a la que todo el mundo llamaba *sortenes por su mala leche cuando las agarraba por el mango y se liaba a sortenazos...¿a diestro y siniestro? Durante esos ratos, era el diablo en persona.
    Un día nos enteramos que había dejado la vida conventual de clausura y que se había fugado con un gran cocinero de Sanxenxo que por lo visto era muy bueno en ciertos platos frugales...

    [*Bien podría venir del verbo sortener o sujetar]

    Bueno, lo dicho, una abrazo :)

    ResponderEliminar
  21. Ah, ¿entonces mangonear también significa comerse un mango? :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Más bien podría ser manejar despóticamente la adjudicación de los mangos.

      Eliminar
  22. Muy ocurrente, pero donde está el hierro fundido ... a ese mango no hay quién le hinque el diente ;D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Entonces ya no es un mango de mango, sino un mango de hierro fundido.

      Eliminar
  23. Lo de comerse en mango, con que intención iba, jajaja. Yo es que ya soy un viejo muy verde.

    Abrazo compañero.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa acepción no estaba contemplada, Rafa. Estoy de acuerdo en lo de verde, pero no en lo de viejo.
      Un abrazo.

      Eliminar
  24. Quise decir "el" cada vez veo menos y escribo peor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un lapsus lo tiene cualquiera. Hasta el mejor escribano echa un borrón.

      Eliminar
  25. Aquí en Miami orando porque el huracán Mathew no se nos venga encima.

    Abrazos y bendiciones.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Deseo que todo vaya muy bien, Ricardo.
      Un abrazo y bendiciones también para ti.

      Eliminar
  26. Listo, se acabó el mango. De ahora en más se agarra el sartén con guantes. Castigados todos por inmaduros, que al parecer lo único que madura en esta historia es el mango.

    Más saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay otras frutas que también maduran. Personas menos.
      Saludos.

      Eliminar
  27. Sartenes con mangos comestibles... Guau, inquietante cuestion esta que planteas...

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es lo que tiene ser fruta y agarradero al mismo tiempo.
      Un abrazo, Ildefonso.

      Eliminar
  28. Mira tú que en los sartenes sin mango se hacen los mejores guisos. Convertidos en cacerola un buen cocinero hace maravillas.

    Los mangos -por cierto- con chile piquín y sal son deliciosamente exquisitos.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los estofados no son muy de sartén y aquí los nombro.
      No he probado así los mangos.
      Besos.

      Eliminar
  29. Te dejo una joya dicha ayer por La Bella a propósito de la frase que tienes allá arribita:

    (después de decirle a Natalia que no debe irse con ningún extraño por la creciente inseguridad que se vive en el país)

    -Ojalá que no se roben a mi mami abuela, porque si no me tendría que quedar a vivir contigo y eso si es feo.

    ¡Toing! De tal abuela, tal nieta jajaja.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para qué vas a andarte por las ramas diciendo lo contrario a lo que te viene a la cabeza, jajaja. O la tomas o la dejas... y evidentemente la tomas, porque además de ser tu nieta es un sol. Y sí... de tal palo, tal astilla.
      Para quien lea esto a partir de mañana, recojo la frase de ahí arribita que mencionas, porque la cambio todos los días. Es de una filósofa genial:"¿Por qué voy otra vez a la escuela si ya fui mañana?" (Natalia, la Bella, nieta de la MaLquEridA).
      Besos a la abuela y a la nieta.

      Eliminar
  30. Yo tengo una sartén manca y sirve de maravilla. Pero no sé quién carajo se comió su extremidad.
    Me da la impresión que muchos no cazaron lo del mango.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El que se comió el agarradero de tu sartén sí que debió pillar lo del mango.
      Saludos.

      Eliminar