Cita del día


CITA DEL DÍA: "Cuando pensamos que el día de mañana nunca llegará, ya se ha convertido en el ayer" (Henry Ford).

ENTRADA ANTIGUA DE LA SEMANA: El uso de la raya


viernes, 15 de septiembre de 2017

Serafina







Cuando Isidra se quedó embarazada no hacía más que rezar para que, si lo que venía era niña, todo se desarrollara como lo tenía previsto. Estaba obsesionada, pero no con que naciera bien, o creciera con salud, o llegara a ser una buena persona, o fuera inteligente, o guapa... sino con que no fuese ordinaria. Trabajaría lo que hiciera falta para llevarla a un colegio de pago y que pudiera relacionarse con verdaderas señoritas. Que fuera bien o mal en los estudios carecía de importancia, porque el destino que le tenía reservado era casarla con un buen partido para que se convirtiera en toda una señora como aquellas para las que ella trabajaba. Para que eso pudiera suceder era imprescindible que fuera refinada. Tanto repetir será fina, será fina, será fina, aunque en la pila bautismal le pusieron Elizabeth (con todas las letras), en su entorno le llamaron Serafina desde antes de nacer.

La chica salió rana. En cuanto fue mayor de edad se cambió de nombre. Aunque tampoco le gustaba Serafina, se quedó con él porque le resultaba mucho más nacional y familiar. Le cogió el gusto a los estudios y al salir del colegio, descartando hacer un curso de corte y confección como le aconsejaba Isidra, decidió ir a la universidad como un chicazo. Se pagó la carrera de Derecho dando clases particulares y sacó Notarías a la primera. Aunque tenía mucho éxito con los hombres, por ninguno se planteó cambiar de estado civil. Se quedó para vestir santos, como decía su madre, la cual se fue al otro mundo sintiendo que había fracasado con su hija.


69 comentarios:

  1. Quizás Isidra tenía ese nombre por su afición desmedida al jugo fermentado de la manzana y claro.... tanta sidra, tanta sidra... su plan no salió bien.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que mucha gente pensaba que Isidra era madrileña, cuando evidentemente su procedencia era asturiana.
      Saludos.

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. También refinada, que lo cortés no quita lo valiente.

      Eliminar
  3. Simpático el origen de su sobrenombre, jeje.
    Muchas veces lo que es bueno para unos es malo para otros. Isidra quiso que su hija fuera lo que ella no pudo ser y así fue en realidad.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Su hija fue lo que ella no pudo ser, pero tomó otro camino para conseguirlo.
      Un abrazo, Josep.

      Eliminar
  4. Ser fina no quiere decir ser culta o distinguida. No todas las personas pueden ser lo que sus padres quisieran.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas no es que no puedan es que no quieren y hacen bien.
      Un abrazo, Matías.

      Eliminar
  5. ¡¡¡Bravoooo!!! ¿Cómo has podido resumir en tan pocas palabras una historia que da para una novela? Aunque la actitud de la madre parece prehistórica, egoísta e incluso desnaturalizada, tiene cierta justificación. Pero el final es divino. Un relato de liberación de la mujer magistral.

    Besos.

    ResponderEliminar
  6. El Toro me ha pisado en parte lo que quería decir, porque en realidad Isidra se llamaba Romualda, pero como siempre que le decían, "vamos por ahí a comer unas tapas" ella decía "Y sidra", y sidra" se quedó como Isidra para siempre...
    Ya ves que te copiamos, nos has enseñado mucho a tus fans...jajaja
    Claro que esto estaba chupado, por eso seguramente tu no lo has escrito... :)
    Salud y abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo no puedo enseñar nada a quienes me venís tan aprendidos.
      Salud y abrazo, Genín.

      Eliminar
  7. Ahora la cosa, ya ha cambiado mucho, pero antes a muchos padres los hijos les salían ranas, en el sentido de que tenían que hacer lo que a los padres les saliera de los cojones; había padres muy, pero muy dictadores.Si era niño, tenía que ser como el padre, y si era niña, la madre todavía se mostraba mucho más dictatorial en la educación de la hija. Se dieron casos ya de mayores de que la relación entre padres e hijos no era buena, por el egoísmo de los padres.

    Abrazo Macondo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Además de los padres que buscan que sus hijos sigan su profesión —como si no hubiera otras— se da también el frustrado padre de fin de semana que amarga a su hijo el partido de fútbol, pretendiendo que sea el Messi o el Cristiano que él no pudo ser y que le permita salir de pobre.
      Un abrazo.

      Eliminar
  8. Demasiada finura para echarla a perder con un hombre... :-)
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que no está hecha la miel para la boca del asno, vamos.
      Un abrazo.

      Eliminar
    2. Esto me ha recordado a una niña maravillosa que conozco. Le dijeron que andar tanto con animales no era de "niñas bien", a lo que ella respondió: "ni quién quiera serlo".

      Eliminar
    3. Si ya de por sí resulta pijo el calificativo de "niña bien", peor es todavía lo que se espera de ellas.

      Eliminar
  9. Pues muy bien que hizo Elizabeth/Serafina. No se necesita un hombre para sacarnos solitas las castañas del fuego. Un besote!!!

    ResponderEliminar
  10. Muchos padres se empeñan en dirigir los designios de sus hijos, y cuando esto sucede las más de las veces acaban haciendo estos todo lo contrario. Saludos.

    ResponderEliminar
  11. Con lo fácil que hubiera sido contentar a su madre y va y se complica la vida con unas oposiciones, y encima a notario. Si es que...esta juventud no sabe lo que quiere.
    Bien por Serafina!
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "Cría cuervos y te sacarán los ojos". :)
      Un abrazo, Alfred.

      Eliminar
  12. Hola Macondo , como se suele decir " No quieres caldo , pues toma dos tazas " por que los padres siempre quieren reflejar en los hijos lo que ellos en su día no pudieron ser , esto es como la ley de murphy siempre sale lo contrario de lo que se desea , te deseo una feliz tarde de viernes , besos de Flor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es encomiable el esfuerzo de los padres para que sus hijos puedan llegar donde ellos no tuvieron la posibilidad de hacerlo, lo malo es cuando se empeñan en ser ellos los que marquen el camino hasta el más mínimo detalle.
      Besos, Flor.

      Eliminar
  13. Los tiempos cambian y has resumido en un micro todo un salto generacional. La madre no tenía mala intención desde luego. Ella planeó para su hija lo máximo que entendía que podía aspirar una mujer, la hija consiguió lo máximo como persona integra: vivir. En mi época de adolescente, muchos padres querían que sus hijos fueran a la universidad, para ellos era un orgullo. Ahora, como padre solo quiero que mis hijos se dediquen a lo que les guste. Saludos!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya de por sí es egoísta que un padre vuelque en sus hijos sus propias frustraciones. Peor todavía en cuando no se ha evolucionado y esas aspiraciones han dejado de tener sentido.
      Saludos, David.

      Eliminar
  14. Es que algunas, con tal de llevar la contraria, son capaces hasta de triunfar. Desde luego...

    ResponderEliminar
  15. Lástima que Isidra no pudiera disfrutar de acompañar el camino de Serafina.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se le habían quedado trasnochados los criterios y no tenía capacidad de evolución para poder apreciar que su esfuerzo había merecido la pena y que su hija había superado con creces las cortas metas que se había puesto con ella.

      Eliminar
  16. Ay qué ver con Serafina, lo fina que salió, lástima que Isidra no se diera cuenta.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es lo que acabo de decirle a Silvia. Una pena, desde luego.
      Besos, Conxita.

      Eliminar
  17. Cada cual pone su punto de mira en donde lo cree mejor y la madre de "será fina" era demasiado burda para poder ver los valores de su hija.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A la pobre no se le podía pedir más. Le faltaba la preparación que ella se había empeñado que tuviera su hija.

      Eliminar
  18. No pasa nada porque se quede solterona, para vestir santos, tiene que haber de todo en la viña del señor.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se lo vas a decir a un solterón recalcitrante.
      Besos, María.

      Eliminar
    2. Ups) eso será que lo habré intuido, es broma 😂

      Besos, Macondo.

      Eliminar
    3. Aunque no fuera broma no pasaría nada.
      Besos, María.

      Eliminar
  19. Los planes para los hijos son inútiles todos terminamos siendo siemplemente lo que queremos ser y no lo que quieren que seamos, tan simple como eso.

    Besitos :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo encomiable es proporcionarles los medios que te permita tu econocmía para que ellos puedan seguir el camino que deseen.
      Besos, Nieves.

      Eliminar
  20. Hola de nuevo Macondo , en mi blog hay un regalo para ti , lleva por nombre " Mis soles mañaneros " espero que te guste , te deseo un feliz fin de semana , besos de Flor.

    ResponderEliminar
  21. Cría Elizabeths y te sacarán las Serafinas.

    Saludos y saludes.

    ResponderEliminar
  22. Fina tiene aquellas otras acepciones. Puede que sea delgada, puede no ser infinita...

    Abrazo!

    ResponderEliminar
  23. Ya ves a lo que su madre llamaba fracaso...
    Bueno,su madre y muchos tontos.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aunque el enfoque fuera equivocado, por lo menos se esforzó por ella.
      Besos.

      Eliminar
  24. Una mujer muy espabilada la Serafina. Un hurra por ella.
    En la actualidad hay muchas como ella.
    Saludos, Macondo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bendito "fracaso" el de su madre.
      Saludos, Maripaz.

      Eliminar
  25. hooooooooooooooola, he estado 15 dias sin wifi, pero ya estoy aqui. Un besazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿No te temblaban las manos?
      Bienvenida.
      Besos.

      Eliminar
  26. Será o no fina, pero salió lista la tal Elisabeth

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo de fina ya no nos importa tanto habiéndonos salido la chica notaria.
      Un abrazo.

      Eliminar
  27. Hola, Macondo
    Me ha agradado mucho tu relato sacado de la cotidianidad de algunas personas. Me fascina que la gente logre sus sueños; sólo tenemos que intentarlo y ser constantes; hago votos para que existan muchas Serafinas :)
    Cordiales saludos, un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Afortunadamente los sueños de la hija de sobrepusieron a los de la madre.
      Un abrazo, Rud.

      Eliminar
  28. No salió tan "fina" como quería su mamá pero no cabe dudad de que salió "libre". Gran parte de la libertad reside en la autosuficiencia.
    En el estío me resulta difícil controlar el tiempo y disponer de él, no obstante te sigo y leo lo que publicas.
    Volveré pronto. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No te agobies. Lee cuando buenamente puedas.
      Espero tus escritos.
      Besos.

      Eliminar
  29. Mujeres que pisaron fuerte y fueron abriendo camino a otras. Isidra le puso alas para que pudiera volar y vaya que voló. Tiene un fondo de tristeza, pero es ley de vida.
    Fuerte abrazo, Chema.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se puede aconsejar a los hijos, pero no pretender vivir en ellos nuestras frustraciones.
      Un fuerte abrazo, María Pilar.

      Eliminar
  30. Qué dichoso sería yo si mi hija siguiera la vida que eligió ElizabethSerafina.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que siga la que a ella le plazca, que a lo mejor la de Serafina no le seduce.
      Saludos.

      Eliminar
  31. Pobre Serafina morir sin haber amado. Eso si muy bien educadita como no.

    Beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aunque no lo diga la historia, pudo amar desde la soltería.
      Beso.

      Eliminar