Cita del día


CITA DEL DÍA: "Un filósofo que no podía caminar porque pisaba su barba, se cortó los pies" (Alejandro Jodorowsky).

ENTRADA ANTIGUA DE LA SEMANA: Las máquinas de escribir


sábado, 30 de septiembre de 2017

Inteligentes, listos, guapos y del montón






Dice el diccionario que inteligente es la persona que está dotada de un elevado grado de inteligencia. Se entiende que cuando se dice un elevado grado es que está muy por encima de la media. Señores, no se empeñen todos en que sus hijos/nietos son inteligentes, porque entonces hay que cambiar la vara de medir. Inteligentes puede haber dos o tres en toda una clase de cuarenta, no casi toda ella. No se me ofenda, que no le estoy llamando corto al niño. Con un coeficiente bajo puede haber otros dos o tres y tampoco hay que rasgarse las vestiduras. La mayoría se queda en el medio. Unos están en el medio alto y otros estamos en el bajo, pero treinta y cinco no somos ni inteligentes ni cortos. Además, los inteligentes no siempre son los que sacan las mejores notas. Muchos niños destacados en el colegio llegan a la universidad y se estampan. También sucede al revés. Ya sé que a usted nadie le saca de la listeza de su nieto, pero dese cuenta de que ya hemos cambiado el término. Aunque muchas veces los listos son inteligentes y viceversa, en otras muchas ocasiones no tiene nada que ver. La más guapa se la suelen ligar los listos, no los cerebritos. Lo de guapos y feos ya es más relativo, pero viene a suceder lo mismo. La mayoría volvemos a estar en el montón. En el bendito montón, que no pasa nada por no ser inteligente, ni listo, ni guapo.


67 comentarios:

  1. Ser del montón no es malo. La mayoría silenciosa es quien acaba haciendo mover la evolución

    Un abrazo y feliz finde

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo estoy encantado de ser del montón.
      Un abrazo y feliz finde también para ti.

      Eliminar
  2. En eso andamos, sometidos a un triste montón. :)
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo no me quejo, al contrario.
      Un abrazo, Alfred.

      Eliminar
  3. Yo creo que este mundo es de los listos y astutos, no de los inteligentes. Y me da la impresión e que yo no pertenezco a ninguno de estos tres grupos, jajaja.
    Además, siempre me ha gustado ser del montón, pasar desapercibido. Y no me ha ido nada mal.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo tampoco pertenezco a ellos.
      Estoy de acuerdo en que los listos se comen a los inteligentes e incluso se aprovechan de ellos. Los segundos tienen más capacidad intelectual, pero muchas veces no son prácticos.
      Un abrazo, Josep Mª.

      Eliminar
  4. Por una vez tu texto no sale del monton....))bizzz

    ResponderEliminar
  5. Yo me creía inteligente hasta que me estrellé contra la realidad.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  6. Así es, y resulta que a veces a las chicas no noos gustan ni los mas guapos ni los más inteligentes. Simplementes los tipos listos.

    Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo peor es cuando los que os gustan son los "malotes" y luego resulta que el calificativo se les había quedado corto.
      Besos, Nieves.

      Eliminar
  7. Bendita normalidad. El mundo esta hecho para gente normal, todo es más fácil si no te sales por arriba ni por abajo. No entiendo ni comparto la obsesión porque tu hijo/nieto sea el más inteligente.
    Los niños de altas capacidades son un problema igual que los que no llegan.

    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aparte de que como bien explicas, es imposible que todos estén por encima de la media, quién hace la media entonces?...

      Eliminar
    2. Si hay más inteligentes que normales falla la vara de medir. Es como reivindicar que el 5 sea sobresaliente.
      Besos.

      Eliminar
  8. Muy de acuerdo en que no es lo mismo ser listo que ser inteligente. Hay gente que es las dos cosas pero otros sólo tienen una de estas cosas... o ninguna.
    Estar por encima de la media frustra mucho. No es ningún mérito, es sólo algo que te toca, como los que son guapos. Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo ni inteligente, ni listo, ni guapo... a Dios gracias.
      Besos.

      Eliminar
  9. La ventaja de ser inteligente es que se puede fingir ser imbécil, mientras al revés es imposible (Woody Allen)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. “Ningún tonto se queja de serlo. No les debe ir tan mal” (Noel Clarasó).

      Eliminar
  10. Tienes mucha razón , yo también me considero del montón , ya que una vez me saqué el graduado escolar con 5 , comprendí y asumí que no iba a ser de las super -dotas de la clase que cuando acabara la carrera de abogada o marstra o por que no decirlo , ser directora de un banco , iba terminar cogiendo patatas en un huerto o vendiendo fruta en un mercado los domingos , como por cierto sí que hecho muchas veces , y ya ves para ganarte un sueldo de 800 euros al mes trabajando 15 horas diarias los 363 días al año durante 15 largos años en una tienda de periodicos . Para que con 31 te hagan un despido inprocedente y te den 2 infartos al corazón dos veces , uno cada año .
    Y aquí estoy , te deseo un feliz sabado besos de flor .

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Demasiado puteada para 31 años.
      Feliz sábado también para ti, Flor.
      Besos.

      Eliminar
  11. Pues siendo del montón no me puedo quejar de cómo me ha ido. Así que me quedo con lo de saber jugar con las cartas que te han tocado de la mejor manera posible.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso es precisamente de listos.
      Besos, Conxita.

      Eliminar
  12. Yo siempre me he considerado del montón, y del montón de la parte de abajo. Lástima que los padres y sobre todo las madres, por aquello de que el amor las ciega, siempre ven en sus hijos; los más inteligentes, listos, guapos y hasta altos, aunque se trate de un enano. Y digo lástima porque cuando descubren que el hijo, es más bien cortito el disgusto que se llevan es de órdago.

    Abrazo Macondo y buen fin de semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé si terminan de descubrirlo nunca. Siempre hay alguien para echarle la culpa.
      Un abrazo y buen fin de semana también para ti, Rafa.

      Eliminar
  13. En el término medio está la virtud. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también trato de funcionar con esa teoría.
      Saludos.

      Eliminar
  14. Efectivamente, no pasa absolutamente nada, al menos a mi, nada de nada...negativo claro, que pasa, lo que se dice pasar, siempre pasa, afortunadamente... :)
    Salud y abrazo

    ResponderEliminar
  15. Yo creo que es mejor ser un poco feo y del montón, que pasarse de listo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El que se pasa de listo es porque no es listo y además puede ser también feo.
      Un abrazo, Matías.

      Eliminar
  16. A mi abuela, que era maestra, no le gustaban nada ni los muy inteligentes ni los muy tontos. Decía que daban problemas. Pero yo, que soy del montón, también doy problemas. ¿Entonces dónde está la gracia?

    Muy buena reflexión, Macondo; solo te ha faltado, me parece a mí, denunciar la injusticia que supone que al malvado se le llame "listo" y al buenazo "tonto".

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes razón. Te dejo una frase de Marañón: "Lo peor de un pícaro es que las picardías que inventa son jocosas, caen simpáticas y parecen perdonables" (Gregorio Marañón).
      Besos.

      Eliminar
  17. Aurea mediocritas, que decían los clásicos.
    Cuentan algunos maestros que hay muchos padres empeñados en que sus hijos son no ya muy inteligentes, sino directamente superdotados. Y se empeñan en llevarlos a clases especiales donde, obviamente, no dan la talla.
    A mí me parece que el nivel de exigencia escolar es tan bajo que cualquier niño de inteligencia y capacidad medias puede sacar unas notas excelentes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuánto padre de superdotado en los estudios y Messi o Cristiano Ronaldo en el fútbol. No los dejan vivir.

      Eliminar
  18. Siempre me he considerado del montón. Aunque curiosamente cuando pasé del colegio al instituto, sacaba mejores notas.

    Ahora se les exige mucho a los niños y cada niño es un mundo. Todo debe ir a su ritmo.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En lo de la exigencia —me refiero a los planes de enseñanza— pienso más como Ángeles: que cada vez se les exige menos. Recuerdo las dos reválidas que teníamos que pesar en mis tiempos, antes de llegar a la prueba de acceso a la universidad, en las que se cargaban a bastante gente y con la posibilidad de repetir curso.
      Besos.

      Eliminar
  19. Desde pequeños están sometidos a presión, y al final, la vida pasa precio.
    Creo que una cosa es animar a superarse día a día, que animar a ser superiores.
    Un abrazo, Macondo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y sobre todo dejarlos seguir sus propios caminos, en vez de pretender que recorran los que sus padres han elegido para ellos.
      Un abrazo, Carmela.

      Eliminar
  20. Así me considero del montón, y encantada de ello, porque no me gustan los extremos, prefiero ser del medio.

    Besos.

    ResponderEliminar
  21. Estoy encantada de ser del montón,ya se lo dijeron a mi mamá en el colegio."su hija ni fu ni fa ,del montón". Pero para mi mamá era la mejor.
    No me gusta destacar soy una tímida redomada, pero en las distancias cortas me apaño mejor.
    Besos Chema.
    Puri

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí a veces me ponían profesor particular para tratar de mejorar las malas notas.
      Besos, Puri.

      Eliminar
  22. Al leer los comentarios me di cuenta que los inteligentes escribieron pertenecer al monton.
    Yo por feo no pude ser del monton.

    Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también he visto por ahí a personas que me parecen inteligentes y se colocan en el centro, pero cada cual tiene derecho a ubicarse donde le parece conveniente.
      Un abrazo, Chaly.

      Eliminar
  23. Como dice mi gran amigo Dyhego:
    Soy normalico y del montón.
    Qué tío tan genial.
    Un abrazo, Macondo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No conozco a Dyhego, pero como hay muchos que se dan más importancia de la que tienen, me gustan nos que no se la dan teniéndola.
      Un abrazo, Tecla.

      Eliminar
  24. Ja, ja, ja... Sin duda si preguntamos a los padres nos encontraríamos con un Einstein en cada casa. O un Messi, o un Costner... según las inclinaciones de cada cual. Lo mejor siempre es pasar desapercibido, tenerte por menos guapo de lo que eres, aunque se sea feo y demostrar menos listeza de la que se pueda disponer. Estar fuera de los extremos es estar fuera de los focos y a oscuras siempre se disfruta más. Un abrazo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Algunos se pasan el tiempo respondiendo a las expectativas generadas de su agudeza y eso quita mucho tiempo y es complicado, sobre todo cuando esas expectativas son falsas.
      Un abrazo, David.

      Eliminar
  25. A veces me sorprendo yo misma, pero naaaaaaaaaaaaaah, normalita y del montón! jeje

    Besos =)))

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues yo te veo lista e inteligente.
      Besos.

      Eliminar
  26. La proeza cotidiana que libramos los anónimos del mundo, es no sentirnos mediocres aún sabiendo que somos del montón.

    Saludos salados.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los mediocres no dicen cosas con tanta enjundia.
      Saludos.

      Eliminar
  27. MERCE CARDONA. Dice, no se trata de ser listo, lo mas importante es ser persona, que muchas veces nos olvidamos de esto, cada cual desempeña su papel es este paso por nuestro planeta....Besossssssssssssssssssssssssssss

    ResponderEliminar
  28. Hola Macondo.
    Vengo a despedirme.
    Durante un tiempo escribiré únicamente para mí.
    Creo que lo haré con más libertad.
    Mientras eso ocurra no se podrá acceder a mi blog.
    En el futuro ya decidiré si vuelvo a publicar lo que escribo.
    Muchas gracias por todo este tiempo compartido.
    Que te vaya muy bien.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Respeto tu decisión, aunque siento tu marcha.
      Espero poder volver a coincidir contigo en el futuro.
      Muchas gracias a ti también por lo que has escrito en tu blog y comentado en el mío.
      Te deseo lo mejor.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  29. A veces ser del montón te hace sentir menos, y eso a la larga deja huellas.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo no creo que siempre deje huellas. Es mucho más reconfortante hacer algo destacable como consecuencia del esfuerzo, en vez de por la facilidad de ser inteligente.
      Saludos.

      Eliminar
  30. Jajaja, conozco gente del montón magnífica con su punto de genialidad. Ea, que yo misma soy del montón y me quiero mucho, mucho...
    Abrazos, Macondo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Haces bien en quererte, porque eres una chica encantadora.
      Un abrazo, Maripaz.

      Eliminar
  31. Pues si, es cierto, la mayoria de la gente lo sois del montón... No como yo, que esta claro que soy mas guapo que un San Luis... Las cosas como son...

    Ja,ja,ja...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si nosotros (los del montón) fuéramos tan guapos como tú ya no lo serías, porque habría que subir el nivel del calificativo.

      Eliminar