lunes, 20 de agosto de 2018

Jonathan






Ya que se había casado con un López y ella era García, quería que ese hijo que llevaba  en las  entrañas se distinguiera por tener un nombre especial. Todos los de consumo nacional le parecían vulgares. Anduvo  buscando algo más original entre los propios de las comunidades autónomas, pero ninguno terminó de llenarle. Cuando alguien le dijo que lo que realmente vestía era poner uno inglés, se dio cuenta de que tenía razón. Si escritos le parecían preciosos, dichos por alguien  que supiera pronunciarlos rayaba en lo orgásmico. Eso de que se dijeran  distinto  de como se escribían le volvía loca. Pidió que le hicieran una lista de los que más le gustaban y a cada momento solicitaba que se los leyeran para quedarse con su sonoridad. Todos le parecían  de príncipes. Después de darle muchas vueltas, de decantó por Jonathan. Además de sonarle maravillosamente, eso de que llevara una h después de la t terminó de conquistarla. Cogió un profesor particular durante unos días para le enseñara  a pronunciarlo perfectamente. Cuando nació su hijo y empezó  a  llamarlo,  nadie hubiera  dicho que no  era inglesa. Al  resto de los  miembros de la familia lo único que les preocupó fue que el niño llegara bien. La  pronunciación de su nombre les daba lo mismo porque pensaban  llamarlo Jonatancico, con la j como Dios manda y su acento maño habitual.


42 comentarios:

  1. Se paso verdaderamente en la playa de Biarritz adonde habia la casita de "Glaces Garcia".Y John:
    -" que appelido raro Glaces Garcia, creia que los espanoles se llamaban todos Lopez Garcia !!!!
    Bizzzzzzzz

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todos no nos llamamos así, pero muchos sí. Lo bueno abunda.

      Eliminar
  2. Has reflejado muy bien el encadilamiento que produce en algunas personas lo extranjero, que les parece siempre mucho más guay y chuli que lo propio. Y cómo el ser al mismo tiempo esnob e ignorante es una combinación de alto riesgo.
    Lo peor es que luego el sonrojo es para el chiquillo, que no tiene la culpa de nada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La ignorancia es muy atrevida.
      Si el chaval se entera de los argumentos de su madre para ponerle el nombre, cuando llega a la mayoría de edad se lo cambia por "Juan" que es mucho más propio.

      Eliminar
  3. jajaja, si al final pondría el diminutivo que a ella le sonaba para cualquier niño pequeño, creo que perdió el tiempo.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Su problema era tener una familia normal que no encajaba con su estupidez.
      Un abrazo.

      Eliminar
  4. Yo le llamaría Jo, que es mas cortico, y además, tiene el morbo de si es la forma abreviada de joder...jajaja
    Salud y abrazo

    ResponderEliminar
  5. Jajaja!!!! Lo del acnto mañico es lo definitivo, encima está lleno de ellos, venidos del otro lado del charco :)
    Un abrazo. (Distinguido por supuesto)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que me ha tirado la tierra y en Mañolandia ponerle Jonathan a un niño es como ponerle a un santo dos pistolas.
      Distinguido abrazo también para ti.

      Eliminar
  6. Jajajaja. No entiendo a qué viene esa moda de poner nombres extranjeros. Máxime cuando la mitad de las veces no pegan con los apellidos. Y ya cuando ponen el nombre "tal cual suena", es el acabose. Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No pegan ni con los apellidos, ni con las personas, ni con el paisaje, ni con la Historia, ni con nada, pero tiene que haber de todo en todas partes. El calificativo para sustituir al "de todo" te lo dejo a ti, que los maños somos muy brutos hablando.
      Besos.

      Eliminar
  7. Jonatancicoooooo jomíooooooooooo... jajjajaajaj

    Saludos.

    ResponderEliminar
  8. Tenemos unos nombres preciosos, jolín, como dijo el torero Rafael "El Gallo": " Hay gente p'ató"...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, Mari Carmen. Si los tontos volaran no se vería el sol.

      Eliminar
  9. Es que no alcanzaba para dar clases a toda la familia :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El resto de la familia era normal y no quería clases para aprender a llamar a pobre niño.

      Eliminar
  10. Tanto busco un nombre dirente , para su hijo que su misma abuela y familia lo llamaban jonatancico como buenos maños. Y es que ya no queda más sitio para una madre tan repipi jajajaja .
    Muy bueno besos de flor .

    ResponderEliminar
  11. Un nombre poco común te da un halo especial; es así! Pero debe ser poco común y sonar enrollado y/o moderno. Lamentablemente no valen Constantino, Servando, Aniceto ni ningún otro que suene a principios del siglo XX. Esos ya son nombres caducados.
    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que antes lo pondría yo a un hijo uno de esos, con toda su antigüedad, que Jonathan.
      Saludos.

      Eliminar
  12. Nada mejor que se llame Juan o José o Federico. Hay a quienes les quedan pero hay otros que de plano parece el nombre un castigo de sus padres.

    Beso Chema

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo creo que los nombres ingleses a quienes les quedan es a los ingleses.
      Besos, Flor.

      Eliminar
  13. Jajaja, como diría mi sobrina, eso pasa por querer ir de guay y no llegar ni a chachi.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenísimo lo de tu sobrina. Me lo apunto (siempre citando la procedencia).
      Un abrazo.

      Eliminar
  14. Ayer fui a la playa y a mi lado una madre llamó a sus hijos: "Jonathan, Jesica, salid del agua". En el barrio donde vivía antes habían muchos emigrantes latinos y muchos tenían nombres como Walter o Lucy que no pegaban con sus apellidos Martínez o Pérez. Los nombres van con las modas, muchas Diana fueron así bautizadas poco después del trágico accidente de Diana Spencer.
    Saludos!
    Borgo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las series de televisión tienen la culpa de muchos nombres. Allá por los años 80 en "La fundación" salía una mujer emprendedora y un montón de madres de pusieron Davina a sus hijas, porque Davinia Prince era el nombre de la protagonista.
      Saludos.

      Eliminar
  15. No le pega nada ese nombre a esos apellidos, pero lo que pasa que quieren ser tan modernos con los nombres que al final lo estropean, con lo bonitos que son los de toda la vida para mi gusto.

    Un placer leerte y comentarte.

    Un beso enorme.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí también me gustan los nombres tradicionales.
      Un placer que me leas y me comentes
      Besos.

      Eliminar
  16. Y el pobre crío cargando con la estupidez de la madre.

    Un beso español

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso me parece a mí. Lo mejor que puede hacer cambiárselo cuando sea mayor de edad.
      Otro beso español para ti.

      Eliminar
  17. El problema no es ponerle el nombre sino tener que llamarlos.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y hacerles cargar con lo que fue una moda para toda la vida.
      Otro beso para ti, Ilduara.

      Eliminar
  18. El otro di le pregunte a un sobrino si le gustaba su nombre (Pablo) y el niño me dijo que no y que le hubiera gustado ser Johnny. Entendí que él quería ser diferente.
    Yo puse a mis hijos nombres que tengan armonía con el primer y el segundo apellido, sin importar de dónde provengan.

    Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Menos más que los padres de tu sobrino tenían mejor gusto que él.
      Un abrazo, Chaly.

      Eliminar
  19. Jajjajajajaj pobre niño...Jonathancico...

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pobre niño... Jonathan. De aquellos polvos (Jonathan) vienes estos lodos (Jonatancico).
      Besos.

      Eliminar
  20. Hay una canción que le viene perfecta a este relato. La cantaba un dúo. Trataré de copiarla, con el móvil no se traerla al blog.
    Tiene gracia, porque mi apellido bien pronunciado cambia muchísimo.
    😊

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tú si que le molarías a esta señora, con tu apellido leído completamente distinto a lo escrito.

      Eliminar