Cita del día


CITA DEL DÍA: "Cuando pensamos que el día de mañana nunca llegará, ya se ha convertido en el ayer" (Henry Ford).

ENTRADA ANTIGUA DE LA SEMANA: El uso de la raya


jueves, 5 de abril de 2018

Versos polisémicos (38)






Ese coche de caballos
con diligencia y esmero
te llevará a donde vayas
si quieres ser su viajero.

oOo

Se dedicaba al doblaje,
pero como era una estrella
a las actrices dobladas
se les quedaba su huella.

oOo

Creyó que era para niños
hasta que lo practicó
y dominó los ardides
del juego del dominó.

oOo

Ese negocio tan bueno
que te habías discurrido
ha discurrido en dos días
de tu memoria al olvido.

oOo

Como quería chutarse
se fue a una tienda de drogas
y le vendieron tres brochas,
un rastrillo y dos escobas.

oOo


Polisémicos (37)                                    Página principal                                    Polisémicos (39)

56 comentarios:

  1. Esa droguería poco conocía las intenciones de su cliente. Si hubiera ido a una tienda de deporte, le habrían vendido un balón, jeje.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Debía ir muy desesperado el pobre, porque no es que le ofrecieran brochas, rastrillo y escobas sino que se las vendieron.
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Dan ganas de montar en ese coche de caballos que no se ven solo en pelis del Oeste.

    Me quedo con las huellas en las actrices dobladas jaja.

    Un besazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que resulta atractivo un viaje en diligencia.
      Adjudicadas las dobleces de los doblajes.
      Besos.

      Eliminar
  3. Veo como asoma John Wayne por esa diligencia y me apunto al paseo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también. Me pido el sitio al lado del conductor.
      Un abrazo.

      Eliminar
  4. Jajajaja, qué droguería más chula.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguro que hay algún producto Marigem para quitar las manchas de algo.
      Un abrazo.

      Eliminar
  5. Viajar en una diligencia debe ser una experiencia única. La visita a la droguería se la dejo a los "manitas".
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya casi la tengo llena, pero por supuesto hay un sitio para ti.
      Como la droguería es casi un cajón de sastre en el que cabe casi de todo, si no eras apañada para el bricolaje te podemos pedir un perfume.
      Un beso.

      Eliminar
  6. "De tu memoria al olvido", ¡qué bonito!, ¡pero si parece del siglo de las luces!

    Besos.

    ResponderEliminar
  7. Esa diligencia, qué diligente cuando por el el far west corría. Me gustan todas las palabras que has utilizado. Ingenioso siempre, Macondo

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La diligencia me ha recordado esta cita, cuyo autor no recordaba: “A veces sucede así en la vida: cuando son los caballos los que han trabajado, es el cochero el que recibe la propina” (Daphne du Maurier).
      Muchas gracias.
      Un abrazo.

      Eliminar
  8. Hola Macondo, buenos todos, pero el del negocia, me es muy familiar, a menudo se nos ocurren ideas, e igual de efímeras se van, cuando no pueden ser.
    Feliz tarde.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A veces son ideas románticas, que pierden el romanticismo en cuanto pones los pies en el suelo.
      Un beso.

      Eliminar
  9. Me ha gustado el de la diligencia. Soy una nostálgica en el fondo. Jajajaja. Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Parece que lo del viaje en diligencia hace tilín. Habría que ir pensando en contratar una de blogueros.
      Besos.

      Eliminar
  10. Cada uno se droga con lo que encuentra!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero este pobre lo tiene complicado, salvo que se chute con la pintura en la que moje las brochas.

      Eliminar
  11. Quita, quita... la paliza que te pegas en una de esas diligencias, terminas con agujetas, el culo como una tabla, y polvo en el gaznate que no veas...jajaja
    Romántico será, pero en la práctica, de verdad, pa que te cuento, quita, quita...:)
    Salud y abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Toda la gente ilusionada con el viaje en diligencia y vienes tú con un baño de realismo, jajaja.
      Salud y abrazo.

      Eliminar
    2. Así es nuestro Genín. :)

      Eliminar
  12. Por ser drogadicto uno se vuelve adicto a lo que sea. La imaginación es el límite.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te digo como a Manouche. Habrá que aprovechar la pintura, porque con brochas, escobas y rastrillos ya puedes echarle toda la imaginación que quieras.

      Eliminar
  13. jajajaja el último genial!!
    Un besazo

    ResponderEliminar
  14. Te prometo que de niño ver la palabra droguería me armaba un lío de mil demonios. ¿Cómo podía haber tiendas que vendieran droga tan tranquilamente? Fantástica ronda, Macondo. Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí me ocurría lo mismo. Luego, cuando ya sabes lo que venden, te sigues armando igual de lío, porque no encuentras relación entre los productos que allí tienen cabida. Igual te encuentras una escoba, que una lata de pintura, que una infusión, que un frasco de colonia, que algunos alimentos.
      Un abrazo, David.

      Eliminar
    2. Yo también pensaba eso de niña.

      Eliminar
    3. ¿Y que la virtud de la diligencia —la que se opone a la pereza— era un coche de caballos?

      Eliminar
  15. A veces esos negocios tan perfectos son como nubes en cielo de primavera.

    Besitos :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Conviene bajar de esas nubes para poner los pies en el suelo antes de emprender lo que en muchas ocasiones se ha idealizado.
      Besos.

      Eliminar
  16. Hola Macondo , ¿ A donde , nos llevara la diligencia ? me a gustado mucho , te deseo un feliz día , besos de Flor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El destino lo eliges tú. Es cuestión de encontrar la diligencia adecuada.
      Besos.

      Eliminar
  17. Me gusta el de la diligencia, aunque los caballos parecen un poco desenfrenados.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para eso te hemos puesto al mando de las riendas, para que controles a los caballos.
      Un abrazo, Matías.

      Eliminar
  18. Jajaja, Macondo que buenos!!
    Tienes un arte especial para componer.
    Saludos querido amigo.

    ResponderEliminar
  19. Como quería chutarse se metió un autogol. Tras lo cual, le dieron hasta en el carnet de identidad.

    ResponderEliminar
  20. A quién se le ocurriría lo de "diligencias judiciales".
    Deberían llamarse "Tortugas judiciales".

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una palabra muy particular en sus aplicaciones.
      Saludos.

      Eliminar
  21. El de la diligencia es muy bonito!

    ResponderEliminar
  22. El drogo no supo lo que pidió

    Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quizá fue que los que le sirvieron no le entendieron o no quisieron entenderle.
      Un abrazo.

      Eliminar
  23. Menudo dominio de dominó.

    Abrazote utópico, Irma.-

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé jugar bien al dominó, pero por lo visto tiene su intríngulis, como sucede con el parchís.
      Un abrazo.

      Eliminar
  24. Domino el dominó mientras escucho Domino
    https://youtu.be/yiSB7G732Eg

    ResponderEliminar