Cita del día



CITA DEL DÍA: “Estar casado es como hacer girar un bastón, dar volteretas sobre las manos o comer con palillos. Parece fácil hasta que uno lo intenta” (Helen Rowland).

Entrada antigua de la semana

ENTRADA ANTIGUA DE LA SEMANA: La novia del ordenador


lunes, 20 de marzo de 2017

Un buen plato de acelgas






Cuando era niño en las casas solía prepararse una comida para todos, salvo por motivos de salud. Si no nos gustaba algún alimento nos hacían probarlo y a menudo terminaba siendo uno de nuestros favoritos. Actualmente sucede con mucha frecuencia que se hace un menú para cada miembro de la familia. Cuando a un hijo no le entra algo por los ojos se le prepara otra cosa, sin hacerle el favor de ayudarle a familiarizarse con ese sabor.

Hace años una de mis hermanas recibió la llamada de la profesora de su hijami sobrina y ahijada— diciéndole que quería hablarle sobre ella. Asustada le preguntó si había algún problema y se disculpó por haberla preocupado, diciéndole que todo lo contrario. Simplemente quería saber si podía acudir un día a clase para dar una charla a sus alumnos. Más  tranquila, pero igual de desconcertada, le interpeló de qué podía hablar ella a los chicos y entonces recibió por  fin la correspondiente explicación. Al paracer había hecho una encuesta entre ellos sobre su comida preferida y la cría había respondido que las acelgas. Como maestra y como madre quería saber cómo había podido conseguir que no solo no repudiara la verdura, sino que además llegara a considerarla su plato predilecto.


72 comentarios:

  1. Bien por tu hermana.
    Educar no es fácil... pero a la larga recompensa, lo fácil es dejar que los hijos hagan lo que les de la gana...

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también creo que educar es una de las cosas más complicadas que hay. También coincido en que es muy cómodo traer hijos al mundo y no dedicarles el tiempo suficiente para que tengan una mínima educación.
      Saludos.

      Eliminar
  2. Que gran verdad lo que dices y al final hay que preparar un montón de platos, por cierto... a mí no me gustan las acelgas jajaja.

    Besos y feliz Primavera.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Va a ser que las has probado poco. Con un buen refrito están buenísimas.
      Besos y feliz primavera también para ti.

      Eliminar
  3. Jajaja, me contaste la anécdota el otro día y me había encantado.
    Mi hija siempre ha sido muy muy de verduras, y mi hijo las odiaba pero poco a pcoo lo fui acostumbrando y a día de hoy las come, no el entusiasman pero las come.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando te conté la anécdota me di cuenta de que podía aprovecharla para una entrada.
      Yo soy principalmente carnívoro, pero las verduras me gustan mucho y las acelgas están entre las que más.
      Un abrazo.

      Eliminar
  4. En mi casa pasaba igual! Se hacía una comida para todos. Las acelgas siguen siendo para mí una delicia. Cuanto me alegro que tu sobrina las coma.

    Saludos y buen inicio de la semana!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Al final vamos a tener que hacer el Club de las Acelgas.
      Saludos y buena semana también para ti.

      Eliminar
  5. mi plato favorito!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!! en serio!!!!!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Mis padres me chantajean con las acelgas! jajajajaj.. si hace mucho que no les veo, según ellos, claro, ¡me preparan acelgas!. Y me llaman y me dicen: "sugus, que tenemos acelgas para comer, ¿te vienes?"
      Y sí, por supuesto que voy. jajaj

      Eliminar
    2. Otra más para el club. A mí también me encantan.
      Besos.

      Eliminar
  6. Así me educaron a mi y así he educado yo a mis hijos. No cabe duda de que hay cosas que gustan más que otras pero se come de todo. La gastronomía forma parte de nuestra cultura y con ese término me estoy refiriendo a la cocina tradicional a esa que, a diario, se sirve en cada casa.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Recuerdo que mi madre nos hacía probar un poco de lo que no nos gustaba (muchas veces no nos gustaba sin haberlo probado) y así nos íbamos acostumbrando. No hace falta poner un plato lleno y decir que hasta que no te lo comas no te levantas de la mesa, pero tampoco aceptar un "no me gusta" con carácter definitivo.
      Besos.

      Eliminar
  7. Yo siempre pienso en lo complicado que tiene que ser criar a un hijo al que no le guste nada de nada. Tengo amigas que siguen siendo así aun a día de hoy...
    Yo comía de todo así que, para cuatro tonterías que no me gustaban, no me obligaban a comerlas. Pero mi madre tuvo suerte conmigo; no sé qué hubiera hecho si yo fuese de esos niños realmente complicados para comer. Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo acepto que no te acostumbre a cosas que realmente pueden llegar a repeler, como puden ser los caracoles, pero no que no te guste casi nada. Yo creo que el tiquismiquis se hace más que nace, independientemente de que pueda haber dos hermanos muy distintos en ese sentido.
      Besos.

      Eliminar
  8. Si tenían tan buena pinta como estas que nos enseñas, y estaban tan buenas como prometen, no me extraña que se convirtieran en su plato predilecto.
    Si es que tienes unas hermanas que valen su peso en oro, Macondo.
    Feliz primavera.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tengo nada menos que cuatro. Y dos hermanos. Total: siete.
      Y sí, estoy muy contento con ellas. Y también con los varones.
      Feliz primavera también para ti.

      Eliminar
  9. Que entrada maravillosa!!!
    Muy cierto lo que dices, yo odiaba las acelgas, estuve años odiándolas, sin embargo, hoy dia veo un plato como el de la foto y se me hace la boca agua, gracias a la educación que me dio mi vieja, que supo dominar a un rebelde como yo de niño-preadolescente, combinando su cariño con disciplina espartana...jajaja
    ¡Gracias vieja por todo lo que me has dado!
    Salud y abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ahí está la madre del cordero. No confundir querer con maleducar.
      Felicidades a tu madre.
      Salud y abrazo, Genín.

      Eliminar
  10. Lo que debería ser algo irrelevante, de puro cotidiano, como es comer un plato de comida tradiconal, convertido, por arte de las modernuras, en un caso extraordinario.
    Cosas veredes, Sancho amigo...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes toda la razón, pero así está la cosa.

      Eliminar
  11. De niño me ponían el plato delante y tenia que comer me gustase o no, de esa manera pude elegir cuales eran mis preferidos y cuales los detestados.

    Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguro que alguno de los detestados terminó siendo de tus favoritos.
      Un abrazo.

      Eliminar
  12. Un aplauso sonoro a la niña que le gustan las acelgas y un viva para su madre ¡Viva!


    Ah y un beso para el tío y padrino.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te advierto que "la niña" es ya madre de dos hijas. Estoy hablando de hace bastantes años.
      Un beso también para ti.

      Eliminar
  13. Es cierto. Pero yo de niña por mucho que me forzaran había un par de platos que me provocaban nauseas, a día de hoy todavía hay cosas que soy incapaz de comer por asco, generalmente carne con grasa y cartílagos.
    Qué bien que lo hizo tu hermana...
    Besos, Chema.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo distingo entre lo que no comes porque no te entra por los ojos y las dos o tres cosas que realmente te repelen. Se puede hacer alguna concesión, pero no todas.
      Besos, Celia.

      Eliminar
  14. Pues bien por tu hermana.
    Yo tengo tres hijos y habiendo estado los tres sentados a la misma mesa...hay una que me ha salido algo tiquismiquis.Eso sí,yo no sé cómo se camela a las monitoras del comedor del colegio que la tienen reconsentida!

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo que haces tú en casa te lo estropean en el colegio. ¡Qué gracia!
      Besos.

      Eliminar
  15. En mi niñez también odiábamos las verduras, el cocido y alguna cosa mas, a pesar de que aun eran tiempos difíciles y había pocos caprichos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espero que terminaras reconciliándote con todas esas cosas, porque si no sería una lástima.
      Un abrazo, Matías.

      Eliminar
  16. Lo que cuentas pasaba en mi casa; cuando mi hermano no quería lo que había para comer, mi madre se levantaba de la mesa y le hacía huevos y patatas, todo frito. Yo me ponía de los nervios y mi padre fijaba la mirada en su plato. No se le podía hacer razonar (a mi madre) cuando el tema era "el niño".

    Lo malo es que ese rol se repitió cuando mi hermano fue padre, en su casa.

    Como aprendí ya de mayor: ellos se lo pierden.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy contigo en que ellos se lo pierden.

      Eliminar
  17. Pues, discúlpame, pero me he quedado un poco pasmada... Como no tengo hijos... Ni recuerdo si mis padres eran muy severos en este aspecto... Imperdonable.

    Ah, SÉ que no me gustan las acelgas, ya es algo, ¿no?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ni mi madre ni mi hermana eran especialmente severas. Simplemente no aceptaban un "no me gusta" con caracter definitivo. Los niños dicen casi siempre "no me gusta" sin haber probado las cosas.
      Dale otra oportunidad a las acelgas. Están muy buenas.

      Eliminar
  18. jajajajaja si algún día tengo una hija y responde eso... pensaré que algo he hecho mal... jajajajaja

    Es broma...
    Yo supongo que era de las que ponían pegas a las acelgas... pero ahora, como prácticamente de todo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No hay que llegar a la conclusión de que mi sobrina era acelguívora. Simplemente comía de casi todo y nombraba las acelgas como su plato favorito porque habían terminado gustándole después de haber tenido que intentarlo varias veces. Supongo que de las patatas fritas se enamoraría con más facilidad, como todos.

      Eliminar
  19. Es que las acelgas están muy buenas!!.
    A la pequeña de dos años lo que más le gusta del mundo es el brécol y el chorizo frito.
    En mi casa seguimos como en las de antes, un mismo menú para todos, y al que no le gusté come menos que no pasa nada.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro que están buenas las acelgas.
      El chorizo frito. Qué morro. Y encima no tendrá el colesterol alto la jodía.
      Eso de que no pasa nada por comer menos no te creas que lo entienden todas las madres. Casi ninguna, diría yo.
      Besos.

      Eliminar
    2. Mis hijos comen bien y siempre están en un peso correcto, así que no veo ningún problema en que en alguna comida coman menos.
      Mi madre era (y es) de otra opinión. Recuerdo con horror que había que dejar el plato limpio porque "había niños que morían de hambre".
      Un beso

      Eliminar
  20. Jajajajja lo que no se te ocurra a ti...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verídico, no se me ha ocurrido a mí.

      Eliminar
  21. En mi novela Mujeres descosidas, la protagonista odió las lentejas pero se las comió siempre que se las pusieron; yo el repollo y siempre lo comí. Eran otras épocas, otra educación

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que las autoras educadas crean personajes educados.
      No sé si lo de ahora otra educación, falta de educación o falta de tiempo.

      Eliminar
  22. La acelga hervida, con sal y mucho limón es deliciosa. En casa mis hijos comes tortilla de brócoli, berenjenas en todas sus preparaciones, zapallitos rellenos. Por suerte comen de todo.
    Yo odio el arroz en todas sus formas. No lo como ni aunque me muera de hambre. Me hace mal su aroma me pruduce arcadas. Hay de todo en esto de las comidas.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así, con limón, no las he probado yo. Tienen que estar buenas también.
      Qué raro lo de que te repela el arroz. Yo creía que le gustaba a todo el mundo.
      Saludos.

      Eliminar
  23. A mí me encantaba, y me sigue gustando, el potaje de acelgas, pero en el fondo creo que las comía con la loable intención de parecerme a Popoye. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Las confundías con las espinacas?
      Un abrazo.

      Eliminar
  24. A mi me parece que resulta mucho más fácil cambiar el menú que discutir, con unos macarrones, unas pizzas o patatas fritas y burgers se consigue si no el éxito, la tranquilidad asegurada y en cambio, hacer verduras es casi como una batalla.
    Personalmente he batallado mucho y estoy muy satisfecha del resultado con mis hijos que comen de todo aunque me parece que como platos favoritos sigue ganando la pasta.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No se pueden pretender que todos pongas las acelgas por encima de la pasta, sino simplemente que lleguen a relacionarse con ellas sin cara de asco.
      Saludos.

      Eliminar
  25. Es que para cualquiera (y sin ánimo de ofender) es uno de los mejores platos para acelgazar...y qué buen tipo se nos queda :)
    Así que, toma acelgas y estarás más acelgada

    Ah, gracias por responder, después de siete meses, a aquel comentario de aquella entrada.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nunca es tarde para responder un comentario. De todas formas, disculpa el retraso. Se me pasó.
      Saludos.

      Eliminar
  26. Vengo a darte las gracias por tus ánimos; la verdad es que estoy hecha fosfatina. Con este ánimo, cómo voy a presentar la novela en Valladolid. Jajajajaja, no me llega la camisa al cuello. De nuevo, gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No he leído la novela, pero escribes como los ángeles y no puede fallar. Aunque pueda parecer que va a ser lo contrario, estoy seguro de que en la presentación estarás más centrada y tranquila que ahora.
      Mucho ánimo.

      Eliminar
  27. En primavera me gustan mas las alcachofas...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues duro con las alcachofas. A mí de niño me gustaban porque después de comerlas me sabía el agua dulce.

      Eliminar
  28. Bien por tu hermana y por la profesora.
    A mi me enseñaron a comer de todo y lo traspasé a mis hijos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y no sabes al favor que les hiciste.
      Un abrazo, Alfred.

      Eliminar
  29. Sin duda hay que probarlo todo, para acostumbrarse a comer de todo, pero siempre no es fácil ni se consigue. Yo con más años que tengo ya que El Cid, no puedo con la verdura, me la como porque no tengo más remedio que comérmela, más a nuestra edad, ya que a mí por ejemplo sin comer excesos de grasas, ni nada por el estilo soy muy propenso a que me suba el colesterol y los triglicéridos, pero ya te digo que tragarme la verdura me cuesta Dios y ayuda. Otro ejemplo aunque me salga por los Cerros de Úbeda, ocurre como la gente que se marea en los coches. Mí hijo el pequeño; pequeño que tiene ya veintitrés años desde que era un bebé se marea en el coche. En coche hemos recorrido prácticamente toda España, y el jodido tan viejo que es ya en estas líderes, como vea dos curvas ya está mareado. Si algo no entra, o no te adaptas con rapidez, cuesta mucho habituarse. No será si serán males psicológicos, o que será, pero cuesta mucho.

    Abrazo Macondo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo de pequeño también me mareaba en el coche. Mi madre me daba biodramina y se producia el efecto contrario al deseado, porque relacionaba su sabor al mareo y me mareaba solo de tomarla.
      Un abrazo, Rafa.

      Eliminar
  30. Muy bueno, Chema. Lo de la maestra genial, claro era madre también y sabía de qué hablaba. Ahora el mérito es de tu hermana. ¿Cómo conseguiría que las acelgas fueran el plato preferido de la niña? ¿No les pondría algún dulce camuflado?
    Besos, Chema.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo creo que la niña valoraba más las acelgas que, por ejemplo, la pasta porque esta le había gustado desde el principio y aquellas había tenido que probarlas varias veces antes de que pillarles la gracia.
      Besos, María Pilar.

      Eliminar
  31. Muy bien por tu hermana, así deberíamos de hacerle...aunque yo no tengo vergüenza, raro es lo que no me gusta....aún así, de dos hijas, una como yo y otra mimada como su padre, arggghhhhh! jajajaja :P

    Besos primaveraleS ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De todo tiene que haber en la viña del Señor.
      Besos primaverales.

      Eliminar
  32. Enseñanza milagrosa debido a un buen cocinar

    ResponderEliminar
  33. Tiene mucho mérito tu hermana, así se debe de educar a los niños, se come lo que hay en la mesa y no lo que uno quiera, y si toca acelgas pues se comen.
    Los que pintamos algunas canas estamos acostumbrados a comer de todo, cuando éramos niños se comía lo que ponían en la mesa y nada de protestar porque entonces te ponían doble ración.Algo así me pasó a mi con las lentejas y gracias a esa doble ración acabaron gustándome.
    Besos Chema.
    Puri

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que un buen plato de lentejas también tiene tratamiento de "usía".
      Besos, Puri.

      Eliminar
  34. EXCELENTE ANÉCDOTA Y ENCEÑANZA.
    ABRAZOS

    ResponderEliminar
  35. Ojalá algún día yo sea capaz de hacer con mis hijos lo mismo, al igual que mi madre lo hizo conmigo. Y es que hoy en día no hay tiempo para eso ni para otro montón de cosas importantes...
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también le agradezco a mi madre que me hiciera probar sin atosigamiento todos los sabores, porque terminé quedándome prácticamente con todos ellos.
      Besos, Ali.

      Eliminar