Cita del día



CITA DEL DÍA: “El dinero es como el estiércol: no es bueno, a no ser que se esparza” (Francis Bacon).

Entrada antigua de la semana

ENTRADA ANTIGUA DE LA SEMANA: Verbos, adjetivos, hombres y niños


sábado, 24 de agosto de 2013

Mi sobrino Joaquín (1 de 9)






Cuando nació Joaquín habían  transcurrido veinticinco años desde que mi madre se tomara el merecido descanso tras dar a luz a mi hermana la pequeña, su séptimo hijo. Era el primer eslabón de una nueva generación y en absoluto supuso excepción a la regla de que el que da primero da dos veces. Fue acogido con la tremenda ilusión de ser el primer nieto y el primer sobrino de mi familia. Los más sensatos decían que habíamos olvidado lo listos que son los niños. Los demás pensábamos, sin atrevernos a manifestarlo, que a los padres de Einstein también les parecería un fuera de serie su Albertico y estaban en lo cierto. El abuelo, que nunca fue demasiado cortado en sus manifestaciones, perteneciendo evidentemente a este segundo grupo se salía claramente del discreto comportamiento general. El que no quisiera darse cuenta de que ese niño había sido bendecido por los dioses con una mente privilegiada era imbécil. Y si hacía falta establecer comparaciones con los inútiles de sus hijos a esas edades, no había ningún problema. Con unos pocos meses tenía una lucidez que la mayoría de nosotros no habíamos alcanzado al hacer la Primera Comunión.

Creo que aún no había cumplido los tres años cuando decidí poner a prueba su agudeza y los resultados fueron tan espectaculares que estuve a punto de formar grupo aparte con mi padre. Cogí ocho o diez cuartillas. En la parte superior de cada una de ellas hice un dibujo distinto y en la inferior escribí el nombre del correspondiente objeto. Después de habérselos enseñado varias veces, el niño nombraba correctamente el objeto tapándole el dibujo y enseñándole sólo el letrero.

Los primeros pasos del chaval en el mundo de los ordenadores y videojuegos no hicieron más que reforzar mis argumentos. Recuerdo cuando los Reyes le dejaron una Nintendo, con un juego de fútbol. Toda mi  ilusión era leer el libro de instrucciones, con objeto de poder enseñarle  lo que tenía que hacer para que el futbolista moviera el balón. Cuando fui a explicárselo comprobé avergonzado que, sin que nadie le hubiera dicho nada, estaba consiguiendo que su delantero marcara un gol de chilena por toda la escuadra. Con el paso del tiempo fui dándome cuenta de que todos los críos de esa generación venían de fábrica con un chip, del que los mayores carecíamos, que les permitía hacer intuitivamente muchas de las cosas que nosotros teníamos que esforzarnos para aprender. En el fondo me tranquilizó llegar a la conclusión de que mi sobrino era simplemente inteligente. A menudo había oído que los superdotados tienen más dificultad para ser felices.

Siempre he pensado que una de las cosas más difíciles en esta vida es educar a un niño. Más complicado cuanto más numerosas son las familias. Dos padres para corregir, frente a los abuelos y los tíos para malcriar. En este caso incluso se daba la circunstancia de que mi cuñado, el padre de la criatura, con frecuencia se pasaba a nuestro bando como si no fuera con él la cosa. En  más de una ocasión nos hizo reír diciéndole a su hijo con todo el morro del  mundo: "Como se dé cuenta tu madre de lo que estás haciendo te vas a enterar".

El caso es que el chaval,  por las dotes educadoras de mi hermana o de milagro, nos salió muy civilizado. Incluso he de decir que reeducó a sus mayores. Nos ayudó a evolucionar. Gracias a su comportamiento nos convencimos de que un chico por el hecho de llevar una cresta de pelo teñida, un piercing o un pendiente, no tenía necesariamente que ser un delincuente.

Ese es mi sobrino Joaquín. El primero. Sin necesidad de que él  lo haya fomentado, aunque tampoco le importe, sus primos también han asumido su condición y la respetan. El primero es el primero y luego vienen todos los demás.



Lucía (9)                                                    Página principal                                                   María (2)

39 comentarios:

  1. Es que eso parece, los niños de hoy traen un chip que nosotros no. Vienen menos arrugados cuando nacen y un poco-mucho mas listos que nosotros.

    Tu sobrino y mi Bella lo corroboran.


    Un besote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi padre decía que incluso físicamente nacen más adelantados. Que nosotros tardábamos un tiempo en poder levantar la cabeza de la almohada y mi sobrino lo hacía nada más nacer.
      Tu bella todavía tendrá el chip más perfeccionado, porque mi sobrino del que estoy hablando podría ser perfectamente su padre.
      Un beso.

      Eliminar
  2. ¿Ves por lo que siempre te digo que tienes que escribir más a menudo? Porque tienes chispa. Visto objetivamente hablar de tu sobrino Joaquín ¿cuánto interés puede tener? Pues el mismo que si yo hablo de la seta por ejemplo, y sin embargo lo has convertido en un relato delicioso por tu forma de expresarlo y los puntitos de humor.
    Sólo puedo seguir diciendo que quiero más.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues te vas a quitar las ganas, porque tengo nueve sobrinos.
      Gracias, maja.
      Besos.

      Eliminar
  3. Esque el primero es el primero amigo,a mi me pasa con mi hijo mayor, a veces pensaba y pienso este crio es super listo, la madre que lo matriculo, cualquiera lo engaña, miralo como se espavila, despues descubri lo de los chips, efectivamente lo deben llevar, porque el pequeño tambien no veas se las sabe todas, y no hablo de pillo, sino de inteligente,yo a sus edades (4 y 6) me daban un raton de ordenador y lo hubiese mezclado con mis pin y pon y ala a jugar con el xDD y yo les veo a ellos en el ordenador, o las consolas, el movil... y alucino, nacen mas espavilados. ^_^ gracias por compartir, estoy con "Inmagina" deberias escribir mas, Like. Que pases buen fin de semana, besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te digo de tus hijos lo mismo que a Malque de su nieta. Aunque me he centrado más en su infancia, mi sobrino anda por la treintena.
      Buen fin de semana también para ti.
      Besos.

      Eliminar
  4. El primer sobrino es especial, el mío además cuenta con la cosa de tener solo ocho años menos que servidor, con lo que cuando a mi hermano y a mí nos lo dejaban al cuidado pues eso, que está vivo de milagro el pobre.

    Es curioso que ahora que eso, cuenta ya con 32 años, aun le vea y le salude con un beso, en el fondo creo que siempre será un niño como lo soy yo para su padre, mi hermano.

    Estoy de acuerdo con la choni poligonera, debes escribir más a menudo.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por lo que veo tu sobrino es poco más mayor que el mío y tú eres un chavalín también. Pero tranquilo, que el día que nos conozcamos no te daré un beso.
      No sé de dónde le sale a la pobre Inma lo de "la choni poligonera". Me lo he perdido.
      Un abrazo.

      Eliminar
  5. Yo creo que vos creés eso. Los otros lo deben querer matar por còmo se le cae la baba al tío. Cada uno de ellos debe querer ese lugar. je. Pero bueno. Me alegro. Me hizo acordar a cuando le habia enseñado un truco a mi hijo que consistìa, a sus tres años, en repetir el ùltimo nùmero. entonces yo le preguntaba ciento veinticinco dividido cinco o nueve dividido 3 y el repetia, 5 y 3 respectivamente y todos creian que sabìa hacer cuentas. Una pavada total. saludos mac. un beso a todos tus otros sobrinos. je

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando hable de los otros verás que cada uno tiene su hueco en el corazón de su tío. Lo comprobarás enseguida con la siguiente, que además es ahijada.
      Gracias, Fernando.
      Un abrazo.

      Eliminar
  6. Joer, los videojuegos se aprenden a jugar jugándolos de toda la vida. El librico ya para cosas más puntuales.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso lo dices tú, que serás una chavalica como mi sobrino con el chip incorporado.
      Besos.

      Eliminar
  7. Antes nacían con un pan bajo el brazo. Ahora vienen con una Xbox. Jajaja. Yo fui la última (bueno, unos cuantos años porque en realidad la última es mi hermana pero es que soy bastante más mayor que ella) y tiene muchas ventajas, oye. Un besote!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tú hablas desde tu chip incorporado, claro. Así cualquiera.
      Besos.

      Eliminar
  8. Los escritos sobre tu familia nos remiten siempre a lo esencial, a aquello que no se puede comprar ni pagar con dinero. Esta entrada, en concreto, me parece un precioso regalo a tu sobrino y nos lleva a nosotros, tus lectores, a una tierna complicidad. Veo que es la primera de una lista de 9 entradas, una para cada uno de tus sobrinos. Muy bien, Chema.
    Vivimos en un mundo donde todo avanza sin parar pero tú también tienes tu chip incorporado, distinto pero valioso, que te permite pensar, comprender, aprender y formarte continuamente. También crear un programa para facilitarle el trabajo a un amigo de GM o hacer crucigramas y eso no lo consigue cualquier mortal. Cuando hablas de ti, siempre lo haces con humildad. Una humildad que no hay que confundir con la falsa modestia que no deja de ser una vanidad hipócrita.
    Buen fin de semana y un fuerte abrazo, Chema.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo no tengo chip, pero como soy tozudo (mallacán) suelo terminar sacando adelante la mayoría de las cosas que me interesan. Ya sabes... lo de sacar mendrugo.
      Efectivamente, mi idea es hacer las nueve entradas. Tendré que agradecer a mis sobrinos que sean mi musa en un momento en el que no estoy especialmente inspirado.
      Buen fin de semana (ya sólo domingo) también para ti.
      Un fuerte abrazo, Karima.

      Eliminar
  9. Cuanta razón tienes, el primero es el primero. Recuerdo a mi primer sobrino del que soy madrina y fue una ilusión increíble.
    Otro voto porque escribas más. :P
    Besazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo soy padrino de la segunda y del séptimo, además del hijo de unos amigos que está en medio de los dos.
      Besos.

      Eliminar
  10. Debes ser un buen padrino cuando te adjudican tan a menudo el cargo. Da gusto leerte cuando haces entradas como ésta, en las que te implicas familiarmente, además ya te lo hemos dicho en otras ocasiones, escribes bien, muy bien, se te puede sacar mucho partido, jajaja. no dejes de hacerlo, por favor, entre col y col...repollo.

    Seguro que en tu etapa también eras muy bueno en algo...chapas, peonza, lima, damas, ajedrez y tantos otros, ahora son engendrados en una era tecnológica y como es natural ya nacen con las nociones mínimas. Antes antes, nacían con los ojos cerrados y ahora los tienenabiertos a la vida desde el primer momento. ¡ cómo cambiamos!

    Buena entrada, Chema.

    Besos apretaos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Más que buen padrino es que los solteros somos muy apropiados para desempeñar esa función. El mío lo era (soltero) y desde luego mucho mejor (padrino) que yo. Otra hermana me comentó que había pensado también hacerme, pero que al tener ya tres ahijados se había compadecido de mí. La verdad es que considero un honor que alguien te haga padrino de su hijo.
      No sé realmente si era bueno en algo. Como estudiante, desde luego, no. Tampoco como deportista. De crío jugaba al fútbol de portero, pero no destaqué. Sólo era pundonoroso. Quiero decir que me metían muchos goles, pero sangre en las rodillas me hacía. La informática no se me daba mal, pero sin el chip mencionado.
      Gracias, maja.
      Besos apretaos.

      Eliminar
  11. Eso es algo que ha muchos adultos les hace falta aprender... Que pertenecer a una u otra tribu no es motivo para llamar a la inquisición.
    Un hurra por Joaquín!!!
    Y un beso para ti!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El hábito no hace al monje, como dice el sabio refranero.
      Besos.

      Eliminar
  12. Es que en nuestra generación -supongo que la compartimos- la intuición se desvalorizaba. Todos podemos aprender lo que sea si creemos en ello o, mejor dicho, si ni siquiera se nos ha pasado por la cabeza que no pueda ser así. Abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu punto de vista, Fedora.
      Un abrazo.

      Eliminar
  13. Pues nada a disfrutar de esa familia y sobrinos durante muchos años.

    Un abrazo Macondo.

    ResponderEliminar
  14. contar historias es todo un arte y creeme que tú lo tienes. HAs convertido una historia de familia en un exquisito relato que nos lleva desde principio a fin.
    Por cierto, ya estoy escribiendo mi auto-macondeada... cuando la termine la publico.
    saludos
    carlos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu generosa opinión de mi historia, Carlos.
      Con respecto a lo que comentas como "auto-macondeada", espero que no te refieras a que estás respondiendo a las preguntas de la "macondografía" para publicarlas en tu blog. Sinceramente no me parecería bien.
      Un abrazo.

      Eliminar
    2. NO, NO SE PREOCUPE...
      UN ABRAZO.

      Eliminar
    3. TENGO UNA AUTOENTREVISTA PUBLICADA HACE ALGUN TIEMPO EN UNO DE MIS BLOGS... OCT 2012}
      http://desapolillandoarchivos.blogspot.mx/2012/10/autoentrevista.html

      Eliminar
    4. Ya me extrañaba que quisieras hacer eso. Me parece que las entrevistas tienen más sentido cuando las preguntas te las hacen los demás y son publicadas en sus propios medios. De todas formas me ha gustado la que me has enlazado, porque me ha permitido conocerte un poco más. Algún día me gustaría hacerte la "macondografía".
      Por cierto, aprovecho para decirte también por aquí que me encanta cómo escribes. Hace poco tiempo que te conocí, pero enseguida me engancharon tus relatos.
      Un abrazo... y tutéame, por favor.

      Eliminar
    5. Será un placer contestar a tu macondografía...
      un abrazo
      Carlos

      Eliminar
  15. Entrañable entrada con la que has conseguido que sintamos a Joaquín como un poco sobrino nuestro también y que le reservemos un hueco en nuestro corazón. Es lo que se consigue con el arte de escribir tan bien.
    Cariñoso abrazo :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las vacaciones todavía han sido capaces de añadirle a tu generosidad habitual un punto más. Muchas gracias.
      Un fuerte abrazo, María Pilar.

      Eliminar
  16. ¡Qué bonito! Y me llega porque yo soy la primera de muchos :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. También tú serás especial para tu familia.
      Saludos.

      Eliminar