Cita del día



CITA DEL DÍA: “Con los curas a oscuras nunca te quedes, que aunque lleven refajos no son mujeres” (Refrán español).


domingo, 15 de noviembre de 2020

Entre la vida y la muerte


ENLACE

 

La madre de  Juan fue una joven que, abandonada a su suerte por su acomodada familia por haberlo  concebido  fuera del matrimonio, dedicó su vida al único objetivo de que a su hijo no le faltase de nada. Cuando se hizo mayor y dejó de serle necesaria, la ingresó en una residencia y no volvió a verla hasta el día de su entierro.

El único calor familiar que recibió la anciana en los últimos años de su vida fue el de Pilar, la mujer de Juan, que iba a verla todos los días. Diríase que la hija era ella, además de una inmejorable y comprensiva  esposa  capaz de perdonar a su marido todas  sus infidelidades y desprecios.  

Cuando se encontró entre la vida y la muerte, una conciencia desconocida  hasta entonces le  impidió dar el visto bueno al repaso de su vida que pasó por su mente en unos instantes. Al darse cuenta de que había entrado al túnel del que tantas veces había oído hablar, se hizo el firme propósito de luchar contra ese estado de placidez que estaba invitándole a traspasar serenamente la luz que había al fondo. Aunque por su difunta madre ya era  demasiado tarde  para rectificar, necesitaba regresar a la vida para tratar de compensar a su mujer por lo mucho que le debía. Fue en ese momento cuando vislumbró,  agitándose en medio de la luminosidad, los brazos de quien le había traído al mundo. Estaba ofreciéndole su abrazo de bienvenida.

 

CONTINUARÁ…

 

95 comentarios:

  1. Muy fuerte relato,a ver como sigue,cariños.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No va a seguir. El "continuará" era el planteamiento que se hacía en el reto, pero no tiene por qué hacerse y yo prefiero dejarlo así, para que el lector lo intuya como le parezca.
      Besos.

      Eliminar
  2. Muy bueno y potente. A veces la vida concede una segunda oportunidad; o quizá sea la muerte quien tiene el beneplácito…

    Deseando leer la continuación.
    Un placer, querido amigo.

    Abrazo grande, y muy feliz finde 😘

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Acabo de leer que no continúa; que es parte del reto. En cualquier caso, un buen final abierto para dejar las mentes inquietas 😉
      Más abrazos.

      Eliminar
    2. Muchas gracias, Ginebra.
      Con respecto al "continuará", como realmente no había pensado en un final, prefiero dejárselo al lector.
      Feliz domingo.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  3. Un relato que permite tantos finales como lectores tenga.
    Despierta mucha inquietud.
    Me ha gustado mucho.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Es muy fuerte, pero real, quién sabe si no es muy tarde cuando nos percatamos de la importancia de los demás. Benditas madres seimpre.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre benditas. Es lo único que no falla nunca.
      Un abrazo.

      Eliminar
  5. A este relato tan real, se le puede poner más de un final, hay que aprovechar esa segunda oportunidad que a veces da la vida, antes de que venga la otra madre a llevarnos.
    Buen relato Macondo
    Un fuerte abrazo y feliz domingo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como dice Toro, "tantos finales como lectores". A ellos se lo encomiendo. Yo ni siquiera lo he pensado.
      Feliz domingo.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  6. Es tan real que duele. haces bien en dejar el final abierto. Cada lector le pondrá en que le convenga y ninguno será el previsto.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Realmente no hay ninguno previsto. Todos me valen.
      Un abrazo.

      Eliminar
  7. Deseandito estoy que sigas. Nos has dejado con el alma en un puño.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siento decepcionarte, pero eso es todo. Como el reto deja voluntaria la continuación, prefiero dejarlo a la imaginación del lector. Tú tienes mucha, por lo que seguro que se te ocurre uno mucho mejor que el que pudiera pensar yo.
      Un abrazo.

      Eliminar
  8. Es tan real que duele. La opción de dejar el final abierto, es muy acertado.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Celebro que te guste la opción que he tomado. No creo necesario añadir nada.
      Un abrazo.

      Eliminar
  9. No sé si habrá marcha atrás, pero diría que lo hecho, hecho está. Solo le queda el arrepentimiento. Pero, aunque no creo en los milagros, quién sabe lo que le va a suceder. ¿Nos lo acabarás contando?, je,je.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como te digo en tu blog, tengo tanta jeta que a ti te pido la continuación siendo que yo no llevo idea de ponerla. En realidad ni la hay. Soy tan vago que me limito a los mínimos exigidos y como no me la pedían ni siquera he pensado en ella.
      Un abrazo.

      Eliminar
  10. Un relato muy emotivo que refleja a la perfección esa incondicionalidad absoluta que siempre tienen las madres. Dejas a tu protagonista a medio camino entre la culpa y el perdón. Muy buena historia, Chema.

    ResponderEliminar
  11. Uff un relato que duele, y que creo que permite diferentes finales, pero desde luego no deja indiferente. Madres como esa, abundan y por desgracia familias como la suya también. Muy bueno!!
    Un beso, Macondo.

    ResponderEliminar
  12. -Dibújame un cordero, le pedía el Principito al aviador.
    El protagonista de tu microrrelato tal vez le pediría a su madre.
    -Dibújame una salida. Sí, una salida que tenga sentido para empezar de nuevo.

    Me alegro de que vuelvas a la escritura, además con un muy buen relato. Suerte en el concurso, royo.
    Karima.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi vagancia se está cebando un poco en las reediciones, es verdad.
      Me alegra que te haya gustado.
      Un abrazo, Karima.

      Eliminar
  13. Ser un mal hijo es bastante grave, pero finalmente todos vemos esa luz, (aunque algunos dicen que no vayamos hacia esa luz porque es peligrosa), no se si el personaje protagonista, el "mal hijo y esposo", vuelva o siga su camino.

    buen relato que en un breve espacio conto perfilo 3 personajes bien claros

    fue un gusto haberlo leido

    ResponderEliminar
  14. Perdonar y amar asi van las madres...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No existe un sentimiento más puro y desinteresado que el amor de una madre.

      Eliminar
  15. Espero la segunda parte para ver en cual de los dos mundos se quiere quedar Juan. Creo que lo tiene difícil. Esposa o madre...¿qué será?
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No hay segunda parte. Que cada lector se quede con la que más le guste.
      Besos.

      Eliminar
  16. Menudo pieza, y es al final de la vida cuando decide que tiene que arrepentirse, como los malos estudiantes, cuando todo está perdido es cuando se empieza a estudiar. Muy buen continuará, porque lo que puede venir puede ser de cualquier color, ¡A ver si sigue!
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como lo que venga puede ser de cualquier color, lo dejo al gusto del lector y que elija cada uno el que quiera. Por eso no voy a seguirlo.
      Un abrazo.

      Eliminar
  17. Al parecer que no será una novela por entregas. Lo escrito está muy bien relatado, Tu faceta escribiendo micro relatos es muy buena.
    Mi sensación es que se queda con la madre... o quizás no.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quédate con lo que apetezca, Matías. El final es todo tuyo.
      Un abrazo.

      Eliminar
  18. De estos que abandonan está la vida llena y aquí no hay segundas oportunidades una vez traspasado el túnel. Está bien que dejes el relato sin continuidad, como dices por ahí, un lector, una solución.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que ni siquiera tengo mi final. Como no voy a hacer uso de una segunda parte, ni siquiera lo he pensado.
      Un abrazo.

      Eliminar
  19. Pues así ya parece tener un cierre perfecto, aunque no sé si merecido para Juan con ese cielo que se ganó por nada.

    Va un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así nos vendían los méritos cuando nos enseñaban en el colegio. No importa cómo seas de bueno o malo durante toda la vida, sino tu situación en el momento marchar al otro barrio.
      Un abrazo.

      Eliminar
  20. Cómo que no continúa? Me hubiera encantado que si. Me recuerda mi propia historia de vida, cuido a mi abuela y mi papá solo pelea con ella cuando la responsabilidad es de el. Espero que no llegue a este extremo. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Puedes suponer el final que más te guste, Jova.
      Un abrazo.

      Eliminar
  21. ¡Qué bueno verte dar un paso al frente para salir de la vagancia! Eso ya indica que puedes de vez en cuando sorprendernos con tu narrativa y dejar a un lado la zona de confort en la que te has instalado, estimado Chema.
    Tu aporte tiene un contenido muy profundo: el abandono de tantos ancianos que lo dieron todo por sus hijos y estos como cuervos acaban sacándoles los ojos. Algo que debiera conmovernos a todos y replantearnos un mundo más humano.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con el esfuerzo y el buen hacer de David no hay quien pueda.
      Un buen hijo no puede devolver a su madre un diez por ciento de lo que ha recibido de ella. Si es malo, ni te cuento. Si es malo nunca encuentra el momento de sustituir el pedir por el dar.
      Un abrazo.

      Eliminar
  22. Intenso y bien conseguido, una atmósfera inquietante y de suspense...

    Besos.

    ResponderEliminar
  23. Hola, Macondo!
    Un relato realmente intenso, y duro. En muy pocas palabras has conseguido plasmar lo que sentía Juan en su peor momento, ese en el que se da cuenta de todo lo que no ha hecho bien, y que a tantos de nosotros nos pasa... y el detalle de su madre esperándolo al otro lado del túnel me ha enternecido. Una madre nunca abandona a un hijo, el amor incondicional existe, y va más allá de cualquier frontera que nos planteemos o podamos comprender.
    Enhorabuena por el texto.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El amor de una madre es el único sentimiento desinteresado que le queda al género humano. Más nos vale que no se pierda.
      Muchas gracias, Ana.
      Un abrazo.

      Eliminar
  24. ¡Hola!
    Ayyyyy, no sé qué será mejor. Está muy bien arrepentirse y querer enmendar el mal, pero si se vasu mujer puedeempezar a vivir, a conocer mundo, a salir...y así él puede ir con su madre, y recuperar, en cierta forma, el timepo perdido.
    Muy feliz día y me ha encantado, suerte en el concurso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No parece de fiar este pájaro. Mejor que se vaya solo a las tinieblas y que deje a ambas tranquilas.
      Muy feliz día también para ti.

      Eliminar
  25. Desgraciadamente, la historia que has empezado a contar es muy habitual y cuando se quiere rectificar ya es demasiado tarde. Esperemos que su madre no le abrace muy fuerte y le deje volver.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Será como a ti te guste más, Conchita. Elige el final que más te guste.
      Un abrazo.

      Eliminar
  26. Un final abierto a múltiples posibilidades. El arrepentimiento a ultimísima hora me suena a miedo a... ¿lo desconocido?. Un saludo cordial, Macondo.

    ResponderEliminar
  27. ¡Hola, Macondo! ¡Qué buen micro! El continuará nos deja justo en el momento en el que algo grande le va a pasar al personaje. De hecho, nos dejas en un punto en el que la continuación, según el derrotero que nos lleve, dará lugar a historias completamente distintas. Sin ir más lejos, te diría que en este micro tienes una semilla fantástica para un cuento de Navidad. A poco que medites la historia, seguro que te animas a continuarla y regalarnos la conclusión para esas fechas. Lo tiene todo: pecado, culpa, arrepentimiento, reconciliación... Todos los ingredientes de un cuento de Navidad. Un fuerte abrazo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tendría que ponerme muy navideño para verle a este individuo cualquier atisbo de humanidad.
      Un abrazo, David.

      Eliminar
  28. Macondo (Chema) el micro es muy humano, tan real como la vida misma. Dicen que mientras mas mala vida le dimos a la madre, mas ella nos ama y espera nuestro regreso al amor.

    El hombre la tiene difícil, el arrepentimiento le llegó tarde y para colmo de seguro piensa que la madre le va a sacar en cara sus faltas, una tortura ese tránsito por el túnel de la muerte, o de la vida.

    Bien atinado el titulo, su mujer representa la vida y su madre la muerte, ¿por cual se decidirá?

    Agradable semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo lo veo tan egoísta que si tiene opción a elegir creo que no se decidirá ni por una ni por otra, sino por sí mismo.
      Feliz semana también para ti.

      Eliminar
  29. Hola
    Me has dejado con la sensación de que el relato dará un giro radical tras el "continuará", aunque tal vez me equivoque. Eso de volver al cordón umbilical parece que trae trampa. Buen relato. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguro que no te equivocas, porque no hay un final pensado. De todas formas me pasa como a ti en el sentido de que no me ofrece confianza ese individuo.
      Gracias.
      Un abrazo.

      Eliminar
  30. No se que pasó con mi anterior comentario,... debió quedarse en un continuará...
    Te decía que desgraciadamente tu relato está siendo algo bastante habitual hoy en día,... pero al margen de eso te diré que ese final, justo al final del túnel es dejarnos colgados de verdad.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que eso me meterse con lo que puede pasar detrás de esa luz cuando nadie ha venido a contárnoslo son palabras mayores.
      Un abrazo.

      Eliminar
  31. El punto de inflexión entre la vida y la muerte. Buen momento ese para dejarnos con el suspense 😁👍

    ResponderEliminar
  32. ¡Qué momento más inquietante! No tardes en continuar el relato.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El caso es que la idea es dejarlo así. El reto planteaba hacer un micro que llevara incorporado un "continuará", pero que luego cada uno pudiera seguirlo o no según le pareciera. Yo lo considero así terminado, prefiriendo dejar al lector que le ponga el final que le parezca más oportuno.

      Eliminar
  33. Quedamos a la espera, apreciado Macondo. Un abrazo. carlos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como digo en anteriores comentarios, no va a haber segunda parte, Carlos. Creo que es mejor que la imagine el lector.
      Un abrazo.

      Eliminar
  34. Tan real como la vida misma.

    Estaré a la espera de su continuación.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como digo en otros comentarios, no va a haber segunda parte.
      Besos, María.

      Eliminar
  35. Así pasa en muchas familias , solo se acuerdan al final de la vida.
    Veo que te animaste a concursar.
    Esperaremos por esa continuación.
    Un abrazo Chema
    Puri

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como he ido diciendo en otros comentarios, lo de "continuación" lo pongo por requisito del reto, pero no voy a hacerla. Prefiero dejarla abierta, para que cada uno piense lo que le parezca.
      Un abrazo.

      Eliminar
  36. Buen trabajo, con una historia completa en la poca extensión de un micro relato. Proceso completo de nacimiento, vida, muerte y más con un final en suspenso perfectamente colocado. Me gusta. Gracias por el aporte.

    ResponderEliminar
  37. Interesante. Igual, por lo mal que se portó en vida, ojalá la madre más que abrazo de bienvenida le de una buena lección, jaja. Buen microrrelato. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  38. Tremendo relato, amigo... Me gustó
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  39. Gracias, mil gracias, por tan hermoso y real relato.

    Solo hay un amigo y familiar que jamás nos abardona.

    Recibe mi abrazo con aprecio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No existe un sentimiento más generoso que el amor de una madre.
      El aprecio es mutuo, Ricardo.
      Un abrazo.

      Eliminar
  40. Desde luego Chema lo has bordado el micro, te deja con la intriga de saber qué pasará y con muchas posibilidades abiertas.
    Un beso y suerte con el concurso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Celebro que te haya gustado, Conxita.
      Muchas gracias.
      Un beso.

      Eliminar
  41. Hola, Macondo, tan natural como la vida misma, solo en esos momentos cruciales y vitales, tal vez el ser humano se de cuenta de lo que acontece y, aconteció en la vida que deja. Dejas abierto el relato a muchas posibilidades.
    Me ha gustado mucho.

    Saludos, y buen comienzo de semana;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tantas posibilidades como lectores tenga, así que no osaré contradecirlas poniendo la mía, entre otras razones porque no la he pensado.
      Celebro que te haya gustado.
      Buen comienzo de semana también para ti.
      Saludos.

      Eliminar

  42. Un micro intenso e inquietante que disfruté muchísimo.
    Un hijo insensible que solo miró su ombligo y no pensó en algún momento la decisión tan cruel que tomó. Una madre entiende, perdona, te defiende, pero sobre todo... Te Ama más que a ella misma.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra mucho que lo hayas disfrutado.
      Gracias por tu comentario.
      Un abrazo.

      Eliminar
  43. Nos has dejado un final a la carta, para que los lectores busquemos el más deseado por nosotros.
    Buena táctica de continuación.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  44. Ay las madres siempre perdonan. Y ahí la tienes con ganas de ganarle el paraíso al pasota de su hijo. Annegada hasta después de la muerte. También puede que el hijo pise antes el suelo de su lecho de muerte y le de una mala noticia a la mujer quedándose con ella. Como la vida misma. Chema, abrazote compañero.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te pasa como a mí, que no te fías un pelo de ese cantamañanas de hijo.
      Un abrazo.

      Eliminar
  45. Hola, Macondo, muy impactante tu historia. Me ha gustado mucho, sobre todo ese final tan enigmático y abierto. ¿Su madre le está dando la bienvenida al más allá, o bien el protagonista ha renacido, con lo cual tendrá la oportunidad de rectificar en esa segunda vida? Un abrazo.

    ResponderEliminar
  46. Hola Macondo. Por muy malo que se haya sido, una madre siempre perdona. Ahora Juan tiene el dilema de aceptar el abrazo de su madre o regresar a la visda para hacer el bien. ¿Qué pasará?
    Muy bien llevado este reto. Un saludo.

    ResponderEliminar