Cita del día



CITA DEL DÍA: “Todos los cementerios del mundo están llenos de gente que se consideraba imprescindible” (George Clemenceau).

Entrada antigua de la semana

ENTRADA ANTIGUA DE LA SEMANA: El ascenso a cabo


martes, 9 de febrero de 2016

Verbos, adjetivos, hombres y niños






Le presentaron a un hombre muy rico. Se lo comió y dijo que no había sido para tanto. Le explicaron que ella había interpretado lo de rico con el verbo estar y habían querido decírselo con el verbo ser. Prometió tener más cuidado en adelante. Cuando le hablaron de un hombre bueno, pidió la aclaración y le confirmaron que era con el verbo ser. Como pensaba que la bondad es importante de cara a una posible relación quiso conocerlo, pero se trataba de un misionero. Esperó a que le presentaran a uno bueno con el verbo estar. Cuando lo hicieron se lo comió y volvió a parecerle que le habían exagerado. Fue entonces cuando le aclararon que los hombres no se comen y que los mismos adjetivos calificativos pueden tener distintos significados. Les recriminó que no se lo hubieran dicho antes y se comprometió a tenerlo en cuenta de cara al futuro. Cuando le hablaron de alguien que era y estaba muy rico al mismo tiempo, pero que no tenía dinero, ni podía comérselo aunque no fuera hombre, ni aspirar a tener una relación con él precisamente por ese motivo... ni siquiera quiso saber que todo eso era así porque se trataba de un niño. Se limitó a decirles que la dejaran en paz, que a partir de ese momento comería lo que le apeteciera y se relacionaría con quien le diera la gana.


51 comentarios:

  1. Claro... bien hecho... es que al final se hartó (y no de comer) con razón.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno está lo bueno, pero hasta cierto punto.
      Saludos.

      Eliminar
  2. Quedó muy mono, estaba monísimo con la expresión de estupefacto.

    Me he reído mucho. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues no sabes lo que me alegro (de las risas).
      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Pues hace muy bien. No va a venir la semántica a estropearle la cena. Besotes!!!

    ResponderEliminar
  4. Tenía empacho ya... es de entender :)
    Besos.

    ResponderEliminar
  5. Si es que la polisemia no sirve más que para causar problemas...

    Hola. Vengo desde el blog de Holden y me gusta mucho lo que veo por aquí. Voy a seguir mirando.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu visita. Voy a conocer yo también lo que escribes.
      Un saludo.

      Eliminar

  6. Pobrecilla como le liaron la manta... total,la indigestaron con tanto problema en fase "ser", pero nada de nada al fin.
    Seguro que en adelante... ha de preferir el "estar"... pero buenorro, buenorro, o ninguno. Nos la liaste chaval...:)

    Besos genio.


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los volvemos locos con "ser" y "estar".
      Genio tú.
      Besos.

      Eliminar
  7. Qué bueno , por Dios!
    Yo si no llego a estar servida ya, puestos a pedir hubiera pedido un hombre que fuera y estuviera bueno y que fuera y estuviera rico :P
    Besos, chema.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para comértelo y quedarte con la pasta, ya te veo venir.
      Besos, Celia.

      Eliminar
  8. Respuestas
    1. ¿Con el verbo "ser" o con el verbo "estar"?

      Eliminar
  9. jajajaja Claro, es que no saben explicar y uno se cansa y lo manda todo al carajo...jajaja
    Salud

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con lo sencillas que son las cosas complicadas.
      Salud.

      Eliminar
  10. Entre el ser y el estar, al final se hizo un lío y acabó haciendo lo que le daba la gana.
    ¡Muy bien!
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Julia.
      Voy a leerte yo también.
      Saludos.

      Eliminar
  11. Una conjunción de terminología que puede confundir a más de uno, entre los estares y los seres, jjj, hay un gran trecho. La confusión es aceptable, aunque yo prefiero ser a estar.
    Besos Chema.
    Puri

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El "ser" es más para siempre y el "estar" más provisional.
      Besos, Puri.

      Eliminar
  12. .. y le daría a los verbos el significado que él prefiriese. Vamos, que será el primer lingüista autogestionario de la Historia. Lo de Babel puede ser una tontería al lado de esto...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No les des ideas, que nos cargamos nuestra lengua.

      Eliminar
  13. ¡Qué bueno! Además la imagen es genial. Un caníbal cabreao, que sabe Dios el comistrajo que habrá tragado el pobre.
    Tu entrada me recuerda una anécdota de un periodista que llamó un día al domicilio de Isabel Preysler y recibió la siguiente contestación de una persona del servicio: lo siento, la señora está salida.
    Muchas gracias por las risas, royo.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Favor le hizo la persona del servicio en darle provisionalidad a su "salidez" con el verbo "estar". Con el verbo "ser" hubiera quedado más como un reconocimiento de su condición de salida.
      Gracias a ti, una vez más, por tus comentarios.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  14. :D ¡Qué bueno es, Macondo! "Bueno", "de valor positivo", "agradable, divertido" ;)

    ResponderEliminar
  15. Estupendo fantástico, y es que no puede ser coño. El idioma castellano tiene tantas palabras, y con algunas se puede decir tantas cosas, que a uno lo lían. Yo cuando veo a una tía buena, es que me la comería, pero con patas y "tó".

    Abrazo Macondo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo como no domino ningún otro no puedo comparar, pero el nuestro rico en matices es un rato largo.
      Un abrazo, Rafael.

      Eliminar
  16. Mucha sabiduría hay en la conclusión del comehombres. A mí que hizo bien en introvertirse en su propio estilo gastronómico. Además, no parece que los consejos que le dieron le sirvieran para algo. Estos civilizados...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es fémina la comehombres.
      Efectivamente, las lecciones terminaron por agobiarle y prefirió guiarse de su intuición.

      Eliminar
  17. Ella necesita un profesor que le explique estas diferencias tan sutiles como mortales, con el debido resguardo que el hombre en cuestión esté rico (porque de la otra riqueza, en un profesor, lamentablemente, ni hablar).

    Ingenioso texto, Macondo.

    Saludos!

    ResponderEliminar
  18. Y es que los civilizados lo liamos todo.
    Ella hizo bien plantándose y guiándose por su propio instinto.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Donde esté el instinto, que se quite la supuesta civilización.
      Besos.

      Eliminar
  19. Y eso que ni siquiera intentó ver los conservantes y los colorantes que tenían esos "alimentos"...

    Porque entonces si que hubiera sido todo muy complejo

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Será por los conservantes que no le supieron tan buenos?
      Un abrazo, Ildefonso.

      Eliminar
  20. Lo mejor es no hacer caso y comportarse como uno lo siente, aunque yo siempre los he encontrado un poco crudos.
    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quizá la solución para eso esté en no escatimar horas para cocerlos.
      Saludos, Alfred.

      Eliminar
  21. Buena historia! lo que me atrajo hasta aquí es el nombre de Macondo, de un gran libro, un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El mismo libro (mi favorito) al que le robé el nombre del pueblo para convertirlo en mi nombre de guerra.

      Eliminar
  22. Me hubiése gustado que fueras mi maestro de gramática y español, no escribiría con tantos errores en mis textos.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tendría gracia que los maestros recibieran lecciones de sus alumnos.
      Besos.

      Eliminar
  23. Pobre, pobre señor canibal. Debería haberse comido a quien tanto le contrariaba, y, de paso, también el diccionario.

    Este pequeño relato es muy grande en su ingenio.

    ResponderEliminar
  24. En mis viajes por África -ya se sabe, Marruecos, Ceuta, Melilla; Canarias, tal vez- escuché siempre un viejo refrán:

    De la mar el mero y del Congo el misionero

    En fin, nada qué reprochar al ser humano ése que, según los *obispos, aún no es persona humana

    (*otros que igual mean parasitando la sociedad)

    Un saludo

    ResponderEliminar