Cita del día


CITA DEL DÍA: "A menudo encontramos nuestro destino por los caminos que tomamos para evitarlo" (Jean de la Fontaine).

Entrada antigua de la semana

ENTRADA ANTIGUA DE LA SEMANA: 20 de abril


jueves, 8 de diciembre de 2016

Oviedo está en Asturias






Mi padre disfrutaba hasta llorar de la risa con los chascarrillos e historietas populares, particularmente si procedían de su entrañable tierra oscense. Uno de los que más gracia le hacía era el del dependiente de un tal Ovidio. El suceso, que como chiste no resultaría de una especial ocurrencia, se me antoja divertido por ser verídico.

Ovidio era un señor de Huesca que tenía una tienda. Compartía la atención al público con un discreto y socarrón dependiente, en el que tenía depositada toda la confianza para dejarlo al frente del negocio cuando tenía que salir a hacer gestiones. Incluso cuando el jefe estaba en el despacho de la trastienda, el fiel trabajador trataba de cubrirle las espaldas liberándole de aquellas visitas que consideraba inoportunas. Una de las más habituales era la de un jubilado, que había tomado la costumbre de entretener su aburrimiento dándose una vuelta por el local. Como el susodicho era de esas personas que confunden con frecuencia el nombre a quienes lo tienen un poco raro, el empleado se aprovechó de ello para conseguir darle puerta por algún tiempo:
—Buenos días. ¿Está Oviedo?
—No señor, que está en Asturias.
—¿Por cuánto tiempo?
—No sabría decirle.

El buen hombre dejó transcurrir una semana antes de volver a intentarlo:
—Buenos días. ¿Está Oviedo?
—No señor, que sigue en Asturias.
—¿Y qué se le ha perdido por allí?
—No sabría decirle.

El asunto duró hasta que un día Ovidio y el jubilado se encontraron por la calle:
—Me alegro de verte, Oviedo. ¿Qué tal por Asturias?
—¿Por Asturias? En mi puñetera vida he estado yo en Asturias.


66 comentarios:

  1. jajajaja la verdad es que el nombrecito se las traía y el dependiente fue realmente hábil.
    Gracias por estas risas de buenos días, Macondo.

    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí me parece mucho más chulo Ovidio que Jonathan, qué quieres que te diga.
      Gracias a ti por a ver lo que se cuece por aquí, Carmela.
      Besos.

      Eliminar
  2. :D

    Que lo pilló bien pillado. jajajaja

    Muy bueno Macondo !!!

    Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se le estuvo bien, que igual de sencillo es decir Ovidio que Oviedo.
      Gracias, Nieves.
      Besos.

      Eliminar
  3. Jajajajajaja, qué bueno!!!
    Para tu información te diré que unos transportistas españoles piensan que lo que está en Asturias on es Oviedo sino Viena. Hace unos años en vez de mandarme unos quesos a Viena, Austria, los mandaron a Viena, Asturias :P
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si te llegaron hay que darle el Premio Príncipe de Asturias al Servicio de Correos o quien corresponda.
      Besos.

      Eliminar
  4. Respuestas
    1. Es muy pronto para beber, Marijose, que estamos a jueves.
      Muchas gracias.
      Besos.

      Eliminar
    2. yo decía le próximo martes, por eso de que es martes y trece , jajajaja

      Eliminar
    3. Pues que sea bueno también para ti.

      Eliminar
  5. Habría que haber visto la cara del pobre jubilado. El empleado sería muy fiel pero vaya dosis de guasa que se gastaba. Gracias por la sonrisa Macondo
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como lo cortés no quita lo valiente, la guasa no quita la fidelidad.
      Gracias a ti por entrar a leer, Ambar.
      Besos.

      Eliminar
  6. Está bien simpática la historia... ¿Nos echamos unos cachopos y unas sidrinas? Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Acepto la propuesta. No sé lo que son los cachopos, pero seguro que están buenos.
      Saludos.

      Eliminar
  7. Muy despierto el dependiente, de buenos enredos salvó a su jefe. Espero que se lo haya agradecido en la nómina.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguro que sí. Tiene pinta de que se llevaban bien.

      Eliminar
  8. ¿Te digo una cosa? Mi abuelo se llamaba Ovidio y adivina como le llamaban sus compañeros de trabajo.¡¡¡Bingo!!!!
    Hoy me he puesto pelín nostálgica.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo que pasa que con tu abuelo —si residía como tú en Asturias— no se podría hacer la gracia que comento, porque el hecho de decir que estaba allí sería una obviedad.
      Siento haberte puesto nostálgica. Estamos entrando en unos días chungos para eso.
      Un abrazo, Marigem.

      Eliminar
  9. Respuestas
    1. Conforme vamos cumpliendo años todos nos hacemos un poco pesados, aunque haya algunos que lo son ya de jóvenes. A esos normalmente en la vejez no hay quien los aguante.

      Eliminar
  10. Vaya con el Sr. Ovidio, de excursión por Asturias sin enterarse, suerte del viejo que se lo comunicó Jajaja!!!
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo malo que al día siguiente lo tendría en la tienda y en vez de por Ovidio preguntaría por el jefe.
      Un abrazo, Alfred.

      Eliminar
  11. Jajajaja, es que hay que saber geografía antes de preguntar, jajajaja.

    Muchos besos, Macondo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El saber no ocupa lugar.
      Muchos besos también para ti, Sara.

      Eliminar
  12. Qué bueno, qué ocurrente el empleado. Me ha encantado la anécdota.

    Mi padre cuenta que tenía un compañero de trabajo al que tampoco se le daban bien las palabras poco comunes, y a un señor que se llamaba Navascués el compañero de mi padre lo llamaba Naranjuez :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Son ganas de liar las cosas, porque no creo que Oviedo y Naranjuez se pronuncien más fácilmente que Ovidio y Navascués. Hay gente pa to.

      Eliminar
  13. Jajaja imagino la cara del jubilado!

    Muy bueno Chema =)))

    Besos🎅

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Celebro que lo hayas entendido, porque una mexicana no tiene la obligación de saber que en España Oviedo es la capital de Asturias.
      Gracias, Liliana.
      Besos.

      Eliminar
    2. Bueno....es que el título ayuda, no?😉

      🎅

      Eliminar
    3. Es cierto. De hecho lo cambié a última hora por ese motivo. Luego hasta me gustó más.

      Eliminar
  14. Que bueno recordar cosas bonitas
    un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y personas. Contando esto he recordado a mi padre y lo que disfrutaba con estas cosas.
      Un abrazo.

      Eliminar
  15. Juegas con el disturbio de las palabras el lenguaje y su connotación extraordinariamente bien; se hace muy fluida y agradable tu lectura. Felicidades!
    p.d: ¡gracias por esbozar una sonrisa y carcajada!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En este caso el juego me lo han dado hecho, pero muchas gracias de todas formas.

      Eliminar
  16. El dependiente se las traía eh?, menuda retranca.
    Un beso

    ResponderEliminar
  17. Anda que el jubilado jajajjajjaa....

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Contra el vicio de dar la paliza la virtud de quitarse el coñazo de encima.
      Saludos.

      Eliminar
  18. A cierta edad vetusta se trabucan los nombres, bien por olvido o por mal de oído...

    Como cuando por Xinzo de Limia aquellos lejías romanos, dicen, no recordaban ni nombres ni grados. Hasta que socarrón llegó su pretor o cónsul o qué sé yo y nombrolos uno a uno sin errar en ninguno; incluso pronunció todos. Todo lo contrario a este vetusto anciano que más bien venía de pasar un jubileo asturiano por tanta ausencia.

    Me ha encantado, en todas sus acepciones; por decir algo...meé reído un huevo :)))´

    Un gran saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Celebro que le hayas sacado tanto partido.
      Otro saludo para ti.

      Eliminar
  19. Respuestas
    1. En ver de pararse a controlar las obras de la ciudad, como buen jubilado, debía irse a la tienda de Ovidio.
      Besos.

      Eliminar
  20. Pobre viejo, el empleado de Óvido es un "cabronazo".
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El jubilado, que igual no era tan viejo, lo que sí debía ser seguro es un coñazo.
      Ya veo que tú también la cambias el nombre al pobre Ovidio. :)
      Saludos.

      Eliminar
  21. Era un nombre trampa, pero eso, sus padres, de Oviedo, seguro que lo sabían. :-)

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No me había dado por pensarlo así. Le daré vueltas al asunto.
      Un abrazo.

      Eliminar
  22. El empleado no mentía, :-)
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Oviedo está en Asturias, desde luego.
      Un abrazo.

      Eliminar
  23. Pobre jubilado, le bailaban las letras y el dependiente era un pelota..
    Besos Chema.
    Puri

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Más que un pelota yo creo que era un cachondo.
      Besos, Puri.

      Eliminar
  24. Pues bien por el empleado que seguro que estaba muy hartito del jubilado ocioso, que hay gente que es un rato plasta y con toooooooodo el tiempo del mundo.
    Muy graciosa la anécdota.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No hay nada peor en un local de atención al público que la visita de alguien que no tiene nada que hacer.
      Saludos, Conxita.

      Eliminar
  25. Si es lo que siempre digo, hay que vocalizar bien!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé yo si es un problema de vocalización en este caso.

      Eliminar
  26. Lerda en ocasiones tardo un tanto en entender los chistes locales.


    :P

    Un abrazo Chema

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Normal que así suceda. Me hablas a mí de geografía mexicana y también me pillas descolocado.
      Un abrazo, Flor de María.

      Eliminar
  27. Conozco yo un Ovidio, fíjate. Y no sé si andará por Oviedo en estos momentos.

    ResponderEliminar