Cita del día


CITA DEL DÍA: “La modestia es el complemento de la sabiduría” (Bernard Le Bouvier de Fontenelle).

Entrada antigua de la semana

ENTRADA ANTIGUA DE LA SEMANA: Las habichuelas mágicas (cuento)


martes, 29 de marzo de 2016

Donde dije digo...



... digo Diego



Agustín, el padre, tenía muy claro que su primer hijo varón se llamaría como él. La madre le recordó que Jorge era el nombre con que había soñado desde que tuvo su primer atisbo de instinto maternal. Juan, el padrino, amenazó con dejar de serlo si no se lo hacían tocayo. La abuela comentó que habiendo tenido la suerte de que hubiese nacido el día de San Bonifacio, sería ofender al santo no ponerle un nombre tan precioso. Para la hermana no existía otro que Pablo, el de Alborán. Nadie quería bajarse del burro, pero en lo que sí se pusieron de acuerdo fue en que eran demasiados nombres para un niño tan pequeño. En consecuencia, donde el padre había dicho Agustín, la madre Jorge, el padrino Juan, la abuela Bonifacio y la hermana Pablo, todos terminaron diciendo Diego. Y todos pensaron que hubiera sido un error llamarle de cualquier otra forma. Y cada uno de ellos estaba seguro de que la idea había sido suya.


67 comentarios:

  1. Fue una buena solución. De ese modo, atribuyéndose todos la paternidad del nombre, quedaban contentos.
    Un abrazo Macondo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todos contentos y Diego con un nombre normal, porque si se hubiera impuesto el criterio de la abuela...
      Otro abrazo para ti, Ambar.

      Eliminar
  2. Diego va a tener problemas con esa familia... al tiempo.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De momento se han puesto de acuerdo en el nombre, que no es poco.
      Saludos.

      Eliminar
  3. Por suerte de mayor se podrá poner el nombre que quiera, pobre crío :)
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mientras decide por lo menos ha tenido la suerte de que se han decantado por un nombre normal, que si les da por Cojonciano no se cortan un pelo.
      Saludos.

      Eliminar
  4. Aquí la cuestión es que la familia, como todas, está como una cabra. Pobre niño, lo que va a tener que aguantar.

    Un beso ^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es buena esa generalización de que todas las familias están como una cabra. Mujer, alguna habrá que no. XD
      Besos.

      Eliminar
  5. ¡Pobre Diego, ni ha pestañeado!

    Abrazote utópico, Irma.-

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que pensar que si se impone el criterio de la abuela te quedas con Boni para toda la vida, debe ser muy gordo. Está acojonadico el pobre.
      Otro abrazo para ti, Irma.

      Eliminar
  6. Pues mejor así, que las discusiones por los nombres las carga el diablo. Jajajaja. Besotes!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El chaval ha salido bastante bien librado, porque si les da por ponerle los cinco y son de los que se empeñan en que se los ponen para que los utilice, es capaz de no aceptar una herencia por la pereza de tener que firmar la aceptación.
      Besos.

      Eliminar
  7. Hola. poner deacuerdo a toda la familia con el nombre ya es todo un éxito... seguimos en contacto

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y parece que la mejor manera de conseguirlo es poner uno distinto a los que ha propuesto cada uno.

      Eliminar
  8. Diego, espero, que no di EGO
    Esto me hace recordar el nacimiento del hermano de una amiga, todos coincidían en que sería Lucas, pero al acudir al registro el padre se olvidó... Y como nació el 25 de julio ....pues....

    Un abrazo ✴

    ResponderEliminar
  9. Pues menos mal que estaba ahí el dicho para ponerlos de acuerdo, porque mira qué ojos se le estaban poniendo al chiquillo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Debe ser por lo que digo más arriba. Está viendo a la pesada de la abuela empeñada en Bonifacio y no le llega la camisa al cuerpo.

      Eliminar
  10. Jajajaja, qué ingeniosa forma de describir una gran verdad!!! En mi caso pasó, jajaja.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya me has dejado con la curiosidad de saber cómo podías haberte llamado. ¿O la cosa sucedió con alguno de los tuyos?
      Besos, Celia (o como quisieran ponerte).

      Eliminar
  11. ¡Qué bonito! Nombrar es tan importante :) Y "Diego" es un un nombre precioso... Es por la "d"; a mí me encantan los nombres con "d" :D "Bonifacio" no me parece feo, pero muy peculiar habría sido: malo para un niño del siglo XXI.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí también me gusta Diego. Tengo un sobrino que se llama así. Sin embargo mi madre se llama Dolores y ya no me gusta tanto. A ella menos todavía que a mí, por lo que quiso evitar que una hija suya se llamara así. No lo consiguió, porque mi padre se empeñó. Bonifacio no me gusta nada y menos para un niño. Si hubiera alguno que naciera con 50 años, quizá.
      Besos.

      Eliminar
    2. Es que "Dolores" es muy pesado. La palabra me parece de una hermosa sonoridad, pero el significado, ¿quién querría llevarlo consigo? Ahora que pocas cosas más alegres que "Lola" :)
      ¡Besos!

      Eliminar
    3. Son derivaciones obligadas para quitarla amargura al nombre.
      Besos.

      Eliminar
  12. ah!! los nombres de los hijos, que dolor de cabeza jejeje
    saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues Omar, como su padre, que además es original.
      Saludos.

      Eliminar
  13. No quisieron llamarle Pablo, el de Alborán, y acabaron llamándole Diego, como al Cigala... Quién sabe, a lo mejor era su sino llamarse Diego. Es un nombre incluso más bonito que la mayoría, ahora que lo pienso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí el que no me gusta claramente es Bonifacio. Agustín tampoco mucho, la verdad. Los otros tres me parece que están bien.

      Eliminar
  14. Yo solo tuve problemas con el último, ya estaba aburrida jajajaj es broma, eh! pero es que son cuatro!! y casi que nos íbamos de la clínica si poder registrarlo. Al final, el menos esperado, diferente a los papis, titos, abuelos y allegados...pero muy relindo mi niño , jajajaja
    Un beso, Macondo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A este le sobraban nombres y al tuyo le faltaban. Si querías dejar constancia de que iba a ser el último por narices podías haberle puesto Delfín, que es bastante feo pero adecuado para el caso.
      Besos.

      Eliminar
    2. jajajajajaj muy bueno, mira no lo pensé jajjaja
      Besos

      Eliminar
    3. Mejor para el pobre crío, porque el nombre es feo un rato largo.
      Besos.

      Eliminar
  15. Me encanta como la última frase subraya todo el relato :)
    Diego es un buen nombre, mejor que Bonifacio, eso seguro.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mejor que Bonifacio cualquiera de los otros cuatro y casi todos los demás.
      Besos.

      Eliminar
  16. Conmigo no se complicaron demasiado. Estaban convencidos de que esta vez sería varón y “Karim” gustaba. Pero llegó otra niña y Karim pasó a ser Karima.
    Eso y un parto rápido (estuve a punto de nacer en el coche de camino a la clínica) fueron las únicas partes fáciles de mi complicadísima llegada al mundo. Ya sé, yo también te dejo con la curiosidad. Si se tercia, un día te contaré lo que yo llamo mi ascenso al Himalaya.
    Un fuerte abrazo, Chema.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mira que lo tenía fácil, pero nunca había pensado que el masculino de tu nombre era Karim. Para que luego hagas símiles balompédicos con mis escritos.
      Algún día me cuentas lo del Himalaya.
      Un fuerte abrazo, Karim-a.

      Eliminar
  17. Menos mal que les gustó Diego y no el del santo! :P

    besitos =)))))

    ResponderEliminar
  18. Anda que Bonifacio... menos mal que se salvó jajaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Debió ser por los pelos, porque estas meapilas suelen ser reiterativas.

      Eliminar
  19. Esos ojos nunca tendrian que ver las horrores del mundo !

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya veo que a ti también te inspira mucha ternura esa mirada.

      Eliminar
  20. Suelo creer que los niños vienen del cielo. Que alguien " allá" nos los envían. Quizás recordándonos que aun somos amados. El efecto del amor. Digo ya que vienen así, podrían traer consigo el nombre así no se armaria tanto lio. Hermosa imagen del niño la verdad. Y tu escrito de verdad es tan real como en la vida

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sería mala idea que viniera cada uno con su nombre. Nadie discutiría. Además así se evitarían los pobres críos ser crucificados con esos nombres horteras que a veces les ponen sus padres en alardes de espantosa inspiración.

      Eliminar
  21. Al menos todos quedaron contentos... espero que al menos a Diego le gustase su nombre :P

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por lo menos es un nombre normal, lo que no es poco en los tiempos que corren.

      Eliminar
  22. jajaa muy bueno
    tengo 4 hijos los primeros ( los nombres de fábula) encima gemelos
    el resto mejor ni te cuento las peripecias de todos por ganar ... y la madre ( menda) calladita ni pío al final por muda ( raro en mi) fué quién eligió salvo un error que a uno en el registro le pusieron una Y e lugar de I latina
    en fin .. me has traído recuerdos muy lindos , los hijos siempre los traen

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Habrás sido capaz de no ponerle Bonifacio a ninguno de los cuatro, mala madre. XD.

      Eliminar
    2. Jaaaaa
      Nooooo
      Pero si hay un Jorge

      Soy la misma con el careto de andar por cada (vamos desde el tf no puedo con la otra cta)

      Eliminar
    3. Yo tengo un hermano Jorge. Y le ocurrió a mi madre lo mismo que a la de Diego: Jorge era el nombre que desde soltera había deseado para un hijo suyo cuando lo tuviera. Le tocó al sexto (tercer varón).

      Eliminar
  23. Mira por donde el refrán sirvió para algo.Lo de poner el nombre en función del de algún familiar cercano es costumbre muy insana,ahora eso va perdiendo fuerza. Luego vino la moda de poner nombres de artistas y ahora la cosa va mejorando y se vuelve a los nombres normalitos.
    Besos Chema.
    Puri

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo de poner nombres de artistas me parece una horterada, sobre todo si son extranjeros. Si se pronuncian bien quedan postizos y si mal feos. Ocurren cosas como que a Jonathan lo llamen Jonatancico y otras peores.
      Besos.

      Eliminar
  24. De precioso tendrá poco, pero es innegable que Bonifacio es un nombre peculiar entre tantos otros que se repiten. Y como todo padre tiene por vicio creer que su hijo es único y especial dentro del género humano, Bonifacio hubiese sido, quizás, una buena idea para reflejar aquello. Por lo visto también se me hizo difícil quedarme fuera de la discusión sobre el nombre jaja

    Saludos, Macondo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Llamándote Bonifacio tienes la ventaja de que no te hace falta el apellido para identificarte. Si te llaman por la calle no te vuelves más que tú. Desde luego lo prefiero a poner uno extranjero porque lo lleva un actor famoso.
      Saludos,Julio David.

      Eliminar
  25. me he encandilado con este cofrecico de nombres: ¡si mis padres hubieran tenido que pensar en un decimotercer nombre!!!!! uffff, seguro hubiera sido.....¡Diego! (después de doce que fuimos )


    besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Doce hermanos? Y yo que presumo porque somos siete. Diego hubiera sido un buen nombre para el decimotercero, no lo dudes.
      Besos.

      Eliminar
  26. Tengo un sobrino que lo llaman Diego y el quisiera que lo llamen Jhonny.

    Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No coincido en absoluto con el gusto de tu sobrino.
      Un abrazo.

      Eliminar
  27. Muy bueno este "jaleo" familiar que nos brindas... Ja,ja,ja... Y muy acertada la solución

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Antes ponían todos los nombres y se quedaban tan anchos. Lo peor era que a veces los llamaban con todos.
      Gracias, Ildefonso.
      Un abrazo.

      Eliminar
  28. Ríete, pero esto lo he vivido yo con idéntico resultado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espero que lo de idéntico resultado sea que al final se le puso un nombre que no había propuesto nadie, porque si encima es Diego empiezo a preocuparme.

      Eliminar
  29. Al menos no le pusieron Brayan o Yisus o Yostin. Con llamarse Diego tendrá un problema menos. El bulling no será por ello.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me parece que nos ponen de los nervios los mismos nombres.
      Besos.

      Eliminar
  30. Muy Bueno el juego con el refrán!!

    De todas formas no era una familia demasiado rara para los nombres, salvo la abuela, aunque hasta "Boni" me parece mejor que un "Yonathan" de los que hay por ahí... :-)
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy contigo en que no eran raros, salvo la abuela. Y también en lo de que mejor un buen Bonifacio que un Jonatancico.
      Un abrazo.

      Eliminar