Cita del día


CITA DEL DÍA: “La modestia es el complemento de la sabiduría” (Bernard Le Bouvier de Fontenelle).

Entrada antigua de la semana

ENTRADA ANTIGUA DE LA SEMANA: Las habichuelas mágicas (cuento)


domingo, 6 de diciembre de 2015

Otra vida al revés






La vida al revés es un texto, seguramente apócrifo, atribuido a Quino:
"Pienso que la forma en que la vida fluye está mal. Debería ser al revés: uno debería morir primero, para salir de eso de una vez. Luego, vivir en un asilo de ancianos hasta que te saquen cuando ya no eres tan viejo para estar ahí. Entonces empiezas a trabajar y trabajas por cuarenta años, hasta que eres lo suficientemente joven para disfrutar de tu jubilación. Luego fiestas, fiestas negras, parrandeadas, drogas, alcohol, diversión, novias, novios, todo, hasta que estás listo para entrar a la secundaria… Después pasas a la primaria, y eres un niño que se la pasa jugando sin responsabilidades de ningún tipo… Luego pasas a ser un bebé, y vas de nuevo al vientre materno, y ahí pasas los mejores y últimos 9 meses de tu vida flotando en un líquido amniótico y tibio, hasta que tu vida se apaga en un tremendo orgasmo… ".


Lo leyó en un periódico poco antes de comer y anduvo toda la tarde dándole vueltas a la cabeza. Trataba de acomodarlo a su vida y no le encontraba sentido. Cuando la acostaron seguía tan obsesionada que terminó soñando con el tema. Fue su último sueño antes de quedarse plácidamente muerta entre las limpias sábanas de su cama, en la residencia de ancianos donde había pasado los cuatro últimos y mejores años de su vida. Desde que las monjas la recogieran en la calle, desnutrida y sin ganas de vivir, allí había encontrado el cariño y el respeto que no había recibido nunca. Al salir del asilo porque ya no era tan mayor como para poder ocupar una plaza, le aguardaban cincuenta años de prostitución bajo la tutela de chulos que la explotaban miserablemente y la maltrataban física y psicológicamente. No hubo juventud que disfrutar ni pensión para pasarla, porque sus ingresos no le habían permitido ahorrar ni nadie había cotizado por ella para que pudiera cobrarla. Tampoco las alegrías propias de la niñez, porque lo único que recibió fueron palizas y abusos de su padre desde su más tierna infancia. En la solamente supuesta placidez del vientre materno, sobrellevó los sobresaltos e incertidumbres de un embarazo no deseado. Su vida no se apagó en un orgasmo, porque había sido consecuencia de una violación.


48 comentarios:

  1. Joder, que fuerte...

    Conocía el texto de la vida al revés y claro... visto así... mejor no volver.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Está claro que todo depende del punto de vista.
      Saludos.

      Eliminar
  2. Vaya historia has creado Macondo. Lo malo es que podría ser real. Hay vidas tremendas.
    Está claro que no se puede generalizar en nada, ni siquiera en la bondad de una vida al revés.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Últimamente está dándome por lo tétrico, que no siempre es rebuscado porque como tú dices en este caso podría ser real.
      Besos.

      Eliminar
  3. Respuestas
    1. No todos tienen la suerte de poder sentirse identificados con el texto de "La vida al revés".

      Eliminar
  4. Te acabas de cargar 'La vida al revés' para todos los que leamos esto, lo sabes ¿no? Y creo que lo has disfrutado, ¿verdad? Ahora mismo te estás regodeándo en tu malicia, juntando las yemas de los dedos y ríendo en voz bajita. Como si te viera.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que estás confundiéndome con Montoro.

      Eliminar
  5. Me gustaria tener esa experiencia, finalmente de una u de otra manera se disfruta aunque sea un poquito.

    Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues no sabría decirte. No he pasado por ella.
      Abrazos.

      Eliminar
  6. uffff qué fuerte, yo leí el texto de "La vida al revés" y pensé "pues no estaría mal, no", claro que leyendo tu continuación, está claro que no para todo el mundo la vida es igual, no.
    Besines

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por eso esta señora no terminaba de encontrarle la gracia.
      Besos.

      Eliminar
  7. No te parece genial? A mi si, y tiene un enorme trasfondo. Lo he pensado más de una vez, deberíamos nacer viejos y al final morir jóvenes.
    Porque lo ideal ¿no es como todo comienza, sino como termina?
    Y ese final, no podría ser más feliz.
    Jajaja, aunque morir bebés también...no sé, no sé.
    Uf, como la has liado Chema, y seguro que te has divertido.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Simplemente me ha dado por pensar de otra manera lo que alguien ya había pensado de otra manera.
      Besos, Daphne.

      Eliminar
  8. Qué mal rollo para un domingo, oye... Besotes!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que no ha quedado muy navideña la cosa.
      Besos.

      Eliminar
  9. Muy buena historia... La vida al revés puede ser tan mala como al derecho...
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando no hay por dónde cogerla es capicúa. Da igual leerla al derecho que al revés.
      Un abrazo.

      Eliminar
  10. Al derecho o al revés sigue siendo vida.

    Abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No me cabe la menor duda.
      Otro abrazo también para ti.

      Eliminar
  11. Por último tuvo una muerte serena: un final decente, considerando la vida que llevó (y que la obligaron a llevar). Algo es algo.

    ResponderEliminar
  12. Duro, crudo e inhumano texto, pero no por eso deja de gustarme esta etapa tuya tan transgresora...
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Será que me estoy encabronando con los años?
      Un abrazo, escritora.

      Eliminar
  13. Jo, con la de veces que he oído o leído ese texto... imaginé alguna vez una vida hacia atrás (la mía quizás) pero tu la has bordado con una cruda realidad.
    Besazos infernales!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A partir de ahora tendrás que decir: "Con lo bonito que es este texto, ya verás como llega Macondo y lo jode".
      Besos.

      Eliminar
  14. A pesar de la opresión que uno siente al leer el texto, es una entrada muy interesante y currada. Real como la vida misma.
    Yo creo que cuando se la encontraron muerta a la mañana siguiente, las monjitas pensaron que se trataba de un simple ataque al corazón, de esos que arrebatan la vida en medio de un dulce y apacible sueño. El médico de la residencia vino a confirmar la evidencia: infarto de miocardio, sumando al diagnóstico las palabras fáciles que rellenan los huecos sobre los que faltan datos: “No sufrió. No sintió nada. No se enteró de nada.” Habría que ser adivino, y ni aun así.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Después de lo que llevaba pasado la pobre, cualquier sufrimiento le hubiera parecido una mariconada.
      Un fuerte abrazo, Karima.

      Eliminar
  15. Menudo plan. No sabría cuál de las dos sucesiones temporales sería peor de vivir.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pongas el final en cualquiera de los lados, en este caso resulta más satisfactorio que la vida (con el paréntesis de los cuatro años).

      Eliminar
  16. Hola Macondo yo también he vuelto pero no al revés, lo hice como siempre volando jjjjj...y digo que, una vez exprimida y tomada la conclusión de que ese planteamiento que en un principio suena tan tan bueno no tiene porqué ser así de sonrosado, jo, tampoco tiene que ser tan tétrico ¡porque lo es!! es que desde su concepción ¡parece una maldición viviente! menos cuatro años (menos mál que ahí fuiste benevolente eh??) de cualquier modo está genial genial...te dejo un fuerte abrazo..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto que parece maldita la pobre mujer, pero no es menos verdad que la suerte no va repartiendo. Los que nacen afortunados tienen muchas más posibilidades de seguir siéndolo durante el resto de su vida y lo mismo sucede a la inversa.
      Bienvenida.
      Otro fuerte abrazo para ti.

      Eliminar
  17. Hola: con la experiencia de la vida al revés es mejor ya no regresar... visto lo visto ¿no?. Seguimos en contacto

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Supongo que depende de cómo le va a cada uno.

      Eliminar
  18. Jope, que vida más triste, no le ha salido nada bien, ni siquiera un polvo feliz.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que no tiene desperdicio.
      Saludos, Alfred.

      Eliminar
  19. Algunas vidas ni del derecho ni del revés. Un saludo.
    Teresa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, Teresa. Esta no hay por donde cogerla.
      Un saludo.

      Eliminar
  20. Qué magistral, (aunque triste), vuelta de tuerca a "La vida al revés"...
    Yo no se porque nuestra naturaleza sigue esta secuencia temporal, tampoco se si viviéndola del revés sería realmente mejor en algún modo. Lo que si se es que hay vidas que parecen condenadas, que se conciben malditas y la muerte las encuentra en la misma cuneta en la que nacieron y pasaron sus días. Solo espero, y deseo, y rezaría si creyese, porque esas vidas conocieran al menos los cuatro años de paz que tiene tu protagonista.
    Impecable tu relato :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que generalmente las vidas no se guían por rachas, sino por tendencias. Algunas, como tú dices, están condenadas por su entorno y es muy complicado que tengan momentos buenos.
      Gracias.

      Eliminar
  21. Y yo que a medida que iba leyendo comentaba para mis adentros "Qué joío el Macondo, lo bonito que le está quedando el post" y ... llego al final y exclamo "Qué joío el Macondo" ;-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que lo bonito era lo de otros. El joío ha llegado para joer la cosa.

      Eliminar
  22. y que cerca de la realidad puede estar....

    ResponderEliminar