Cita del día



CITA DEL DÍA: “Tolerancia significa disculpar los defectos de los demás; tacto, no reparar en ellos” (Arthur Schnitzler).

Entrada antigua de la semana

ENTRADA ANTIGUA DE LA SEMANA: Verbos, adjetivos, hombres y niños


sábado, 14 de noviembre de 2015

Coleccionista de muñecas






Desde niña le gustaron las muñecas, pero no le dio por coleccionarlas hasta cerca de los treinta años. Reunir ejemplares le resultaba complicado, porque todos tenían que ser robados. Nadie vendía, ni mucho menos regalaba. Se fabricó en madera lo que ella llamaba mi casita de muñecas. En cuanto conseguía una nueva disfrutaba haciéndole un hueco entre sus congéneres. Cuando conocía el nombre de su dueño se lo incorporaba en un letrero, escrito en perfecta caligrafía. Los fines de semana se pasaba horas muertas limpiándolas y puliéndolas. Sin embargo se encontró con el problema de que cada vez se fue estrechando más y más el cerco, hasta que terminó siendo descubierta y detenida por la policía. Había dejado a más de cincuenta personas mancas, para quitarles la articulación de una mano con el antebrazo.


53 comentarios:

  1. Jajajajaja ¡Menuda sorpresa! ¡Estupendo este minicuento! ^^

    ResponderEliminar
  2. Cruento, Chema, muy bueno.
    Un fuerte abrazo, amigo.
    HD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cruento y retorcido. Eso os pasa por animarme.
      Otro fuerte abrazo para ti, Humberto.

      Eliminar
  3. ¡¡Ahh!! ¡Qué cosa! Muy bueno, Macondo. Pero esta vez has hecho trampilla con la ilustración: habría quedado mejor un "algo" que aludiera a la casa de muñecas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes razón en lo de la imagen. Hay un poco de trampa, para no dar pistas.

      Eliminar
  4. jajajajajaja Qué sorpresa!!!!! macabra sorpresa!

    muy bueno Chema

    Besitos =)))

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Has visto como estoy volviéndome de rebuscado?
      Gracias.
      Besos.

      Eliminar
  5. Respuestas
    1. Animadme y ya veréis.
      Muchas gracias, Toro.
      Saludos.

      Eliminar
  6. Chema tus finales siempre sorprenden y este lo hace en grado sumo, la verdad conforme lo iba leyendo no me imaginaba cual iba a ser el desenlace, y cuando lo leí me quedé asombrada .
    Menudo elemento la tal coleccionista.
    Besos Chema.
    Puri

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Elemento creado sin duda por una mente perversa.
      Besos,Puri.

      Eliminar
  7. Jajajajaja Me has sorprendido muy agradablemente! Esa vena diabólica me resulta tremendamente atractiva :D
    Por cierto me leí todos tus cuentos con su nueva y acertadísima visión! Encantadores.
    Besitos desde mi averno.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Podías haber avisado que ibas a entrar a los cuentos, que les hubiera limpiado el polvo. Son unos cuantos. Muchas gracias.
      Besos desde territorio intermedio.

      Eliminar
  8. Madre mía... jajajaja!!
    Cada vez me das más miedo, jiji!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Le estoy cogiendo el gusto y no sé en qué puede terminar esto.

      Eliminar
  9. ¡Nos has despistado hasta el final!
    Qué bueno pero qué corto, porque para mí lo breve, si bueno, dos veces breve (si me oyera mi amigo Gracián…)
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. También tiene sentido como tú lo dices, aunque se pudiera enfadar el jesuita.
      Otro fuerte abrazo para ti, Karima.

      Eliminar
  10. la foto de las muñecas me dan un poco de miedo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que las muñecas tienen un no sé qué, que parece un que sé yo... Como del otro mundo.

      Eliminar
  11. Espantoso relato. No se porque nunca me han gustado los coleccionistas de muñecas...
    Incluso hay muñecas que me espantan, y las que nos has plantado...ufffff dan escalofríos.
    Hoy Chema, seguro que ya no concilio el sueño.

    Besos...y de vez en cuando, pon una ternura, anda... Aunque genia,l es de verdad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espero que no dejes de dormir por mi culpa.
      Es verdad que tengo un poco abandonadas las entradas tiernas. Son rachas.
      Besos.

      Eliminar
  12. Vaya que son tétricas. Recordé en Red Dragon, la escena del homicidio con las muñecas ojonas similares a la imagen.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dan mucho juego, hay que reconocerlo. Y yo me he dejado adornar por ellas, aunque al final no tuvieran que ver con las muñecas del relato.

      Eliminar
  13. Esto caía como anillo al dedo para un viernes 13, jeje.

    Un saludo Macondo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues por esa fecha andaría mi maquinación, aunque apareciera publicado al día siguiente. No lo había pensado.
      Un saludo, Mary.

      Eliminar
  14. Esta debe ser prima de la de mi abecedario xddd! Me ha encantado. Biquiños!

    ResponderEliminar
  15. en mi vida he tenido casa de muñecas y ahora mismo es lo que más odio del curro, jugar a la casita de muñecas.. prefiero los coches, bicis y deportes varios.

    y después de ver lo que les pasa a estas.... menos!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Voy a pedirle a los Reyes una Barbie Superstar para ti, para que no seas tan chicazo.
      Besos.

      Eliminar
  16. Te estás enmendado en contar cosas tiernas; a este paso cada vez me vas a volver más sensible. Pues oye, sabes lo que te digo; que este tipo de relato, como que me van, siempre me han ido. Ya hay por ahí, bastante mojigato y exquisitez en sus textos que me recuerdan a aquellas novelas radiofónicas con tanta pamplina, que las marías las escuchaban a las cuatro de la tarde en el mes de agosto, y se les caían los mocos. Ahora yo creo que esta coleccionista empezó un poco tarde. Para arrancar brazos y dejar gente manca se empieza a los ocho años, y así a los treinta ya no hay muñeca que se resista.

    Abrazo Macondo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay que escribir de todo. A veces le da a uno por lo sensible y otras por lo morboso.
      A los ocho años quizá no le faltara la voluntad de empezar la colección, pero sí las fuerzas. Por eso tuvo que esperar a ponerse cachas para hacerse con las víctimas, que la gente no se deja cortar un brazo así como así.
      Otro abrazo para ti, Rafa.

      Eliminar
  17. Oye, que la chica tenía manías raras, cómo somos de malpensados...jeje.

    Bestial, Chema. Me encantan estos relatos tuyos tan tétricos.

    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cada uno colecciona lo que le gusta, tampoco vamos a ponernos puntillosos por eso.
      Ya he participado en lo tuyo, aunque solo sea para hacer bulto.
      Besos.

      Eliminar
  18. Respuestas
    1. Quería programarlo para las 8 de la mañana y lo he hecho mal. Saldrá a esa hora.
      Estás en todo.
      Un abrazo.

      Eliminar
  19. Hay coleccionismos extraños, pero esa Maruja ha resultado una bruja de cuidado.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Maruja es la gata de la otra entrada. Esa solo coleccionaba preñeces.
      Un abrazo, Albada.

      Eliminar
  20. Hoy en día le detienen a uno por cualquier cosa...
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Al fin y al cabo cincuenta personas mancas y teniendo la delicadeza además de quitarles solo un brazo.
      Un abrazo (con el completo).

      Eliminar
  21. muy buen relato , empezo con muñecas y termino con seres humanos , me a gustado mucho tú relato ,te felicito .... La foto en verdad es que da un poco de yuyu , jajajajaj saludos de flor.

    ResponderEliminar
  22. Es tan absurdo que llega a ser todavía más macabro.

    Saludos y saludes.

    ResponderEliminar