Cita del día


CITA DEL DÍA: "Todo necio confunde valor y precio" (Antonio Machado).

Entrada antigua de la semana

ENTRADA ANTIGUA DE LA SEMANA: 20 de abril


viernes, 19 de julio de 2013

De compras en un zoco






Contaba el otro día Miguel su visita al Mercado de la Seda de Pekín. Como buen residente en su bendita tierra canaria tiene incorporada la mentalidad regateadora a su rutina diaria, de cuando allí funcionaban los mercados hindúes. Me recordó mis visitas a los zocos árabes en mis viajes a Túnez,  Marruecos y Turquía. Yendo con mujeres es imposible que ése no sea uno de los principales alicientes del viaje, además de la certeza de que una buena parte de la estancia se va a pasar dando vueltas por allí.

Lo principal para hacer una buena compra en un zoco es cambiar la mentalidad. Comprar una cosa a mitad de precio (una buena rebaja en una tienda normal por estos lares) allí es hacer el canelo. Como decía Miguel, hay que dejarse orientar por los guías para saber por dónde van los tiros. Con  frecuencia el objeto a comprar puede adquirirse por menos de la décima parte de lo que empiezan pidiéndote por él. También es importante no ser tan  engreído de pensar que puedes engañar a alguien que, además de no ser precisamente tonto, se dedica a eso. Cuando tú vas el vendedor ha ido y vuelto tres o cuatro veces, a pesar de que te dé coba diciéndote que se ha resignado a tener poco beneficio porque se ha dado cuenta de que sabes lo que te llevas entre manos. Tranquiliza tu conciencia. Si del trato va a salir alguien porculizado, puedes tener por seguro que serás tú.

Son muy simpáticos y más listos que el hambre. Cuando llegas a la altura del puesto ya saben de qué país vienes. En nuestro caso la única duda que se les puede plantear es si somos italianos o españoles. Los rasgos físicos, el comportamiento latino y la similitud de las lenguas les puede llevar a ese  error, del que salen  enseguida. Con frecuencia te saludan con una frase que no conoce fronteras: "Hola, Pepsi-Cola, más barato que en Andorra". Algunos han actualizado su información y saben que los precios de nuestros vecinos ya no resultan tan atractivos, por lo que deciden sustituir Andorra por otros nombres propios que nos resulten familiares: Pryca, Carrefour o el mismo Corte Inglés.

A continuación tratan de llevarte a su terreno. Saben que si entras a su garito o  te paras en  él tienen mucho camino adelantado: "Sólo ver,  no  comprar". Luego viene la manifestación  de que no te consideran un cliente cualquiera: "Español barato, porque es pobre como nosotros. Caro  para los americanos". A continuación se entra en materia,  bien porque te has fijado en algo, bien porque te han adivinado lo que andas buscando. No te muestres ilusionado con el hallazgo, sino más bien al contrario. Tratarán de que seas tú quien dé un primer precio, cosa que debes  evitar. Terminarán por  hacerte una oferta, que evidentemente será una burrada, pero ya tienes un punto de partida. Lo mismo que ellos no han tenido ningún problema  en  sobrarse,  no lo  tengas  tú en quedarte muy corto al hacer la contraoferta. Ten  en  cuenta que la idea es cerrar el trato, como mucho, en el medio de las dos cantidades. Después de un aumento tuyo espera un descuento de ellos. No se te ocurra subir dos veces seguidas. No hagas caso si te dicen que están perdiendo dinero, acuden a expresiones como bancarrota (que dicen con mucha gracia) o hacen como que han perdido interés por esa venta. Tú también puedes amagar con cambiar de sitio. Lo más probable es que vayan a buscarte y si no lo hacen tampoco pasa nada. No es bueno comprar antes de haber pateado un poco el zoco, no sea que encuentres algo que te guste más después de haber comprado. Si eres hombre y vas con mujeres lo que te sobra es tiempo. Mucho tiempo.

Recuerdo que uno de los pocos mosqueos que he tenido con una amiga, a la que le tengo mucha paciencia en asuntos de tiendas (por la que ella le tiene en general a un bicho raro como yo), fue a la salida de un zoco cuya visita yo hubiera despachado en una hora y se prolongó por cinco o seis. Se me ocurrió recrearme más de un minuto en el encuadre de una fotografía y me recriminó la pérdida de tiempo. 

Siempre que hablo de rastros, mercadillos, zocos, o tenderetes, me viene a la mente aquella canción de Patxi Andión (Una, dos y tres) que tan bien reflejaba la filosofía de estos lugares. 


26 comentarios:


  1. Vaya, Chema, toda una lección del regateo, se nota que eres experto en la materia, yo nunca he servido para regatear precios a los vendedores, pocas veces he ido a mercadillos pero siempre he pagado por algo en concreto, lo que me pedían.

    No conozco esos lugares tan pintorescos que relatas, ese zoco marroquí tan famoso, pero si alguna vez tuviera esa oportunidad, tendría dos opciones, o negarme a comprar o pagar lo que me pidieran, eso del regateo es un arte que yo no tengo.

    Gracias por la lección magistral, Chema.

    Besos apretaos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No creas que soy un experto. Más bien soy poco comprador, pero basta fijarse un poco y aplicar el sentido común.
      Si pagas lo que te piden estás haciendo el primo (o la prima), porque ellos cuentan con el regateo.
      Los zocos que más conozco son los de Túnez, porque he estado tres o cuatro veces.
      Besos apretaos también para ti.

      Eliminar
  2. Me gusta como lo relatas, por acá también "el regateo" ya va incluido, la musica genial, un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias. Sé que andas mal de tiempo, por lo que agradezco tu visita. Se te echaba en falta.
      Un fuerte abrazo María/Regina. ¿Cómo prefieres que te llame?

      Eliminar
    2. Estoy acostumbra a los dos Chema, pero me queda el Regina, :) creo que hasta he tenido una crisis de identidad, con los cambios de perfil, avatares, etc, jaja, nada que agradecer, lo hago con cariño y porque me gusta leerte, un gran finde, y un fuerte abrazo

      Eliminar
    3. Pues Regina, que además es original. Eres la única que conozco con ese nombre. No sé si por allí es más frecuente.
      Buen finde también para ti. Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  3. Está claro que ellos tienen el control y no te venden nada si no les interesa. Si te lo tomas con humor, puedes pasar un muy buen rato, como me sucedió a mí.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí me hacen mucha gracia, aunque no sea muy de compras. Además de listos, son muy simpáticos.
      La entrada te la debo. No he tenido más que aportar mis experiencias a la que tú nos regalaste hace unos días.
      Un abrazo, Miguel.

      Eliminar
  4. Hola me ha encantado tu post es muy divertido. Me ha hecho mucha gracia lo de Pepsicola :D Veo que eres un experto en eso del regateo. Yo creo que entraría en el grupo de las primas no sé regatear, mi hermano en cambio si.
    Un abrazo y hasta pronto
    P.D. ¿Como quieres que te llame? ¿Chema o Macondo?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí también me hizo gracia lo de laPepsi-Cola, especialmente por ser la misma frase dicha por distintas personas, en distintos zocos, incluso creo que en distintos países.
      Macondo lo utilizo como pseudónimo siempre que necesito utilizar uno, pero puedes llamarme por mi nombre: Chema.
      Un abrazo.

      Eliminar
  5. Que vida tan diferente ¿verdad? besos sin regateo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente diferente, sí.
      Besos con propina.

      Eliminar
  6. Muy bien relatado y tratado. A mí no me va mucho eso de los mercadillos, rastros y demás, aunque acompaño siempre a mí mujer, porque este tipo de compras le gusta, sobre todo con ver los puestos ya disfruta. Lo que sí te digo, es que yo no sirvo para regatearles a esta gente, y con ellos hay que hacerlo, ya que los hay que llevan todo la vida dedicándose a esto de la venta ambulante y demás, y los pájaros saben hasta latín. Si no les regateas te llevan a su terreno, y acabas claudicando.

    Un abrazo Macondo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es raro que a una mujer le gusten las tiendas y los chiringuitos. XD
      Lo del regateo al principio puede dar un cierto pudor, pero luego te das cuenta de que cuentan con él a la hora de pedirte un precio. Lo que realmente les sorprende es que no lo pongas en práctica.
      Un abrazo, Rafa.

      Eliminar

    2. Siempre hay excepciones que confirman la regla,....a mí no me gustan.


      Perdón por intervenir en la conversción sin permiso.

      Eliminar
    3. Usted no tiene que pedir permiso para intervenir en las conversaciones de este blog, buena mujer.

      Eliminar
  7. Odio regatear y en Tunez he pasado los peores momentos de mi vida en un zoco, por esos callejones estrechos y oscuros y el consorte 50 metros por delante con el Niño y de repente un hombre que coge a la Niña de la mano y la mete para una tienda pero yo la pierdo de vista unos minutos y lleno de gente...mira solo de recordarlo me pongo enferma.
    Reconozco que la cultura arabe no es lo mío, no me identifico con ella.
    Para comprar una alfombra estuvimos 8 horas de reloj. Ya empezamos a pensar que nos tenían secuestrados porque no había manera de salir de la tienda. Lo recuerdo con horror.
    Besazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No me extraña que te pongas enferma. ¡Qué agobio!
      Creo que juegan un poco con nuestra candidez. Tengo una amiga que no sé si es porque le va la marcha o porque le parece de mala educación no hacerles caso cuando te invitan a ver algo, pero el caso es que tiene que pararse en todos los garitos. Y luego pasa lo que pasa: que metes el día en el zoco.
      Besos.

      Eliminar
  8. A mi tambien me gusta esto de los mercadillos o rastros, pero mas que nada me gusta chafardear, mirar, que es gratis,(de momento) lo del regateo no me se da muy bien (creo) pues no soy de regatear, mas bien si me dan un precio y no me convence me hago la loca o le digo simplemente -ah gracias- y ya esta, y si me insisten igual acabo cayendo o bien en el regateo o comprando al precio que me diga, mi marido si es regatero, vaya que tiene mas morro, el regatea hasta lo gratis xD , como el dice el que no llora no mama jajaja, me a gustado mucho la entrada, y tu manera de contarlo :)
    Un besito sin regateos ni nada , jeje, buen fin de semana !

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El regateo entra dentro del juego y ellos te piden muy por encima porque cuentan con él.
      Si tú me mandas un beso, yo dos. Regateando al revés.
      Buen fin de semana también para ti.

      Eliminar
  9. Yo solo he regateado una vez en mi vida, en Mexico, la priemra vez pagué lo que pedían, tal y como pasa aquí, hasta que vi que la misma camiseta luego la sacó otro por menos de la mitad.

    Sinceramente le pillé el gusto, me encantaba, veía algo la moza y la mandaba a tomar algo, entraba y sin prisas, coño, una hamaca nos costó cinco visitas en cinco días diferentes comprarla al precio que teníamos pensado, siempre intentaba ir donde había dependientes a sueldo, no porque fuera más sencillo convencerles, sino porque te daban la clave, si entraban a preguntar al jefe era buen precio, si te lo vendían directamente habías hecho el canelo.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si pagas lo que te piden y luego ves el precio al que sacan el mismo objeto los que regatean, se te queda cara de gilipollas.
      La estrategia del dependiente es para nota.
      Un abrazo

      Eliminar
  10. Te digo lo mismo más o menos que le comenté a Miguel, no sirvo para el regateo, me siento incómoda, me molesta, no sé entrar en el juego, y encima aún sabiéndolo, termino sintiéndome mal como si estuviera aprovechándome. Ya sé que no es así, pero cambiar esa mentalidad es complicado, igual que cambiar la suya, a mí no me parece serio.
    Veo que casi todos coincidimos y realmente nos cuesta.
    Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo del regateo es para bajar el precio, evidentemente, pero llega a convertirse en un juego. A veces te das cuenta que has estado un cuarto de hora dándole vueltas a un precio para ahorrarte una insignificancia, pero se puede pasar bien si le coges el gusto.
      No creas que yo practico mucho. No me mete ninguna marcha comprar. Ni en España, ni cuando salgo.
      Besos.

      Eliminar
  11. Hola! Yo tampoco soy de las mujeres que se pasan horas en las tiendas, de hecho me mareo. Hace unos años estuvimos en Las Alpujarras y unas amigas sí que eran de esas que se patean todas las tiendas. Yo me quedaba con los chicos afuera esperándolas.
    En cuanto a regatear, mi madre es de esas personas que siempre pide una rebajita, que si vale 22 pide que se lo redondeen a 20. A mí me daba vergüenza que hiciera eso, pero poco a poco me voy acostumbrando, cada uno que sea como quiera, no hace daño a nadie.
    Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí en una tienda normal me daría vergüenza regatear, pero allí cuentan con eso. Lo extraño es no hacerlo.
      Voy a conocer tu blog.
      Un saludo.

      Eliminar