Cita del día


CITA DEL DÍA: "El falso amigo es como la sombra, que nos sigue mientras dura el sol" (Carlo Dossi).

Entrada antigua de la semana

ENTRADA ANTIGUA DE LA SEMANA: Aquellos extraños tiempos


jueves, 20 de junio de 2013

Estériles diálogos maritales






Con mi agradecimiento a mi admirada Eva, por haberme inspirado esta entrada con la suya.



Su mujer volvió a mostrarle su decepción. Había ido a la peluquería y, como siempre, no  se había dado cuenta. La verdad es que se había percatado de que no estaba especialmente guapa, pero lo había atribuido a que todos tenemos un mal día. Evidentemente no  iba a decírselo. De todas formas, en vista del mosqueo, hizo  propósito de la  enmienda. A partir de ese momento trataría de ser más observador. La vez siguiente le resultó muy fácil, porque se cortó el pelo y cambió  de  peinado. Con toda la ilusión del  mundo  le comentó lo guapa  que estaba con  su nuevo look, pero ella se puso igualmente de morros. Justo iba a fijarse el día en que se lo habían dejado peor. ¿Cómo  podía tener la poca sensibilidad de encontrarla bien con el desastre que le habían hecho? Él se excusó diciendo que a lo mejor la había visto tan atractiva por lo bien  que le sentaba el vestido nuevo. ¿Nuevo? ¿Siendo la tercera vez que se lo había puesto en menos de dos años, no era capaz de recordar habérselo visto antes? Él trató de disculpar su grave error aduciendo que al decir "nuevo" se refería a que lo había llevado poco. A ella le molestó el comentario y le preguntó si lo que quería decirle era que no le sacaba  partido  a su vestuario. Que si le estaba llamando despilfarradora. Que supiera que si no se lo ponía con más frecuencia era porque no resultaba fácilmente combinable y no había querido gastar más dinero en complementos con que poder conjuntarlo. Él  le respondió que no. Que su intención no había sido acusarla de nada. Que lo único que había pretendido era comentarle que le gustaba con ese traje y que... Ella se había callado un rato porque desde pequeña le habían dicho que para mantener un diálogo lo correcto y coherente es dejar meter baza de vez en cuando al interlocutor, pero lo que ya no recordaba a estas alturas de sus irritaciones era que además había que escuchar sus argumentos y tratar de tenerlos en cuenta para el subsiguiente desarrollo de la conversación. Para qué seguir escuchando. Ya sabía por qué le había llamado la atención con ese vestido. Porque le hacía gorda. Le dijo que si quería llamarle gorda no diera tantas vueltas. Que supiera que había tenido pretendientes mucho mejores y que todavía se volvían  los hombres por la calle al verla pasar. Hombres mucho más refinados que él, que no hacía más que fijarse  en todas las pelanduscas entradas en kilos con las que se cruzaba. 

Él la mandó a la mierda y ella se fue a llorar a su cuarto sintiéndose la mujer más incomprendida sobre la faz de la Tierra.

32 comentarios:

  1. Jajajaja la comunicación es básica, lastima que en el matrimonio se da de diferentes formas jaja.


    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo que pasa muchas veces es consecuencia de que dos monólogos no hacen un diálogo.
      Besos.

      Eliminar
  2. jajjajjajajja de dar risa. Así pasa cuando de repente se habla mejor ssssssssss y pase lo que pase, buenos días, la felicidad pasa caminando, ¿La has observado? saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Si he observado a la felicidad? Continuamente. Habitualmente nos llevamos bastante bien.
      Saludos.

      Eliminar
  3. jajaja esque si tienes un mal dia, y el mosqueo viene de lejos, todo molesta, hasta un piropo suena a excusa, es un sii ahora arreglalo... xD
    Muy bueno, un saludo ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay veces en las que si dices algo sobra y si te quedas callado falta. No hay una situación intermedia de la que puedas salir medianamente airoso.
      Saludos.

      Eliminar
  4. Qué se le va hacer, no siempre se tienen los mejores argumentos para dialogar, y luego pasa lo que pasa... :-)
    Muy bueno.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay ocasiones en las que da igual la carga que le pongas al mulo (valga la comparación), porque le estorban hasta los aparejos.
      Un abrazo, Víctor.

      Eliminar
  5. Somos torpes y al final despertamos sentimientos disparatados, que nada tienen que ver con lo que queríamos inspirar.
    Mientras estos dos siguen atrincherados, cada uno a un lado de la cama, les sugiero que maten el tiempo con la lectura del libro “los hombres son de Marte, las mujeres son de Venus” de John Gray.
    Un fuerte abrazo, Chema.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desconozco el contenido del libro, pero el título es sugerente y muy esclarecedor. Efectivamente cada sexo tiene sus rarezas, pero raricos somos los del uno y los del otro.
      Un fuerte abrazo, Karima.

      Eliminar
  6. En estos se nota que había diálogo y buen rolllito, aunque para mí que la pájara era un poco carpanta. Igual él tardó demasiado en mandarla a la mierda. Hay gente que no le cuadra nada, y hasta se ofende si le dices bonito aunque sea cierto, porque piensa que le estás tomando el pelo. Y gente que varía más que una veleta, ya que según como se levanta, tiene el día. La imagen es buenísima, jajaja.

    Un abrazo Macondo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que a la tía no hay quien le aguante, pero había que defenderse un poco de la caña que nos había dado Eva. ;-)
      Un abrazo, Rafa.

      Eliminar


  7. Je, je, ¿Qué bien nos conoces? Está muy bien inspirado y reconoczco que somos insoportables, que nos contradecimos continuamente, que nos gusta teneros siempre pendientes de nosotras, que sepais reconocer cuando tenemos el guapo subido.....ufff, ¡tantas faltas! menos mal que ahí estais vosotros para hacernos comprender mejor la convivencia.

    Muy bueno, Chema.

    Apretaos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Perdón, no pregunto, afirmo...¡qué bien nos conoces!

      Eliminar
    2. No creo que os conozca tan bien. Ahora mismo, por ejemplo, tendría que ver tu cara para saber si te estabas quedando conmigo con el comentario. Demasiado ponerte de nuestro lado me parece a mí. XD
      Apretaos también para ti, guapa.

      Eliminar

    3. Repito.....¡qué bien nos conoces!...jeje.



      P.D. Me vuelvo a reafirmar....por las caras nos conoces.

      Eliminar
  8. jajajajaja Absolutamente real como la vida misma. Puede parecer una parodia, pero te puedo asegurar que de estas he escuchado más de una y he protagonizado alguna que otra :P
    Besazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues no te veo yo a ti interpretando papeles de ese tipo.
      Te advierto que me está mosqueando que me deis la razón las mujeres. XD
      Besos.

      Eliminar
  9. Ahora me explico lo de tu soltería, conoces de sobra la servidumbre del matrimonio, debes de ser de los pocos que escarmientan en ojo ajeno :D

    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tampoco es eso, hombre. En mi supuesto matrimonio la víctima sería la pobre que me aguantase, no yo.
      Un abrazo.

      Eliminar
  10. Jeje, cuando nos emperramos en tergiversar y retorcer somos únicas. Otra que te va a dar la razón, y que reconoce que a veces se comporta así. Diálogo en mi casa: - Hoy estás guapa - ¿Eso que significa? ¿que normalmente no? - La culpa del coriano, por no decirme que estoy guapa todos los días, el día que me lo dice me mosqueo, claro.
    Besos, Chema

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y si te dijera que estabas guapa todos los días, terminaría por convertirse en rutina y no lo valorarías. Y, además, pobre de él si algún día se le olvidara.
      Besos, maja.

      Eliminar
    2. Demasiado no. Lo que voy aprendiendo de mis maestras a las que leo todos los días.
      Besos.

      Eliminar
  11. pobre hombre dijera lo que dijera no acertaba, me reiiiii porque me estaba imaginando la historia besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A veces nos lo ponéis difícil. :-)
      Besos.

      Eliminar
  12. perdon te digo llegar a mi blog, si quieres.
    http://mjralonso.blogspot.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya he estado dando una vuelta por él y me he hecho seguidor. Volveré.

      Eliminar
  13. Algunos podrán pensar que es una parodia o una exageración, pero conozco un caso real que se asemeja mucho al de la entrada.
    Es divertido, mientras no nos suceda.
    Un fuerte abrazo.
    HD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto que en ocasiones la realidad resulta más caricaturesca que la propia caricatura.
      Un fuerte abrazo, Humberto.

      Eliminar
  14. Jajaja, qué bueno!!! La verdad que él hizo más que bien en mandarla a la mierda. ¡Qué pesada! Esta sí que se pasa tres pueblos (no era el tipo de mujer en el que yo estaba pensando, que conste. Yo pensé en mí para serte honesta, pero yo me río cuando vuelvo de la peluquería (que suelo ir muy muy poco, por eso más se me nota cuando voy) y mi marido no se dio cuenta).
    Hay cosas mucho más importantes que tu pareja note si fuiste o no a la peluquería la verdad, pero sí que es cierto que os cuesta notarlo. En fin... Pero como la protagonista de tu relato nunca, i promise, jajaja.
    Beso mi admirado Chema, y buena semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya suponía que estabas pensando en ti, pero una chica normal no me valía como protagonista. Tenía que deformar un poco la realidad femenina para salir en defensa del vilipendiado despiste masculino.
      Besos y buena semana también para ti.

      Eliminar