Cita del día



CITA DEL DÍA: “El dinero es como el estiércol: no es bueno, a no ser que se esparza” (Francis Bacon).

Entrada antigua de la semana

ENTRADA ANTIGUA DE LA SEMANA: Verbos, adjetivos, hombres y niños


domingo, 28 de mayo de 2017

La bobina maravillosa (cuento)





CUENTO CLÁSICO REINVENTADO


Había una vez un padre con tres hijos varones. El mayor nunca le creó problemas, porque era muy estudioso y trabajador. Cuando terminó la  carrera encontró un magnífico trabajo. Sus jefes estaban encantados con él y, en poco tiempo, lo ascendieron a uno de los puestos de más responsabilidad y mejor remunerados de la empresa. Al mediano nunca le gustaron los estudios, pero en cuanto pudo  los abandonó para montar un negocio, que hizo prosperar con su aptitud, trabajo y tesón. Al pequeño, sin embargo, no le gustaba  ni estudiar ni trabajar. Además de no hacer nada de provecho, se pasaba el día refunfuñando. Así iba malgastando monótonamente su vida,  hasta que se encontró una bobina con el hilo de oro encima de su cama. La tomó entre sus manos y se  dio un susto morrocotudo cuando vio que le hablaba:
—Ya puedes tratarme con mimo, porque tu vida está representada por el hilo que recojo. Conforme la una va transcurriendo, el otro se va desenrollando de mí. A partir de ahora te concedo la posibilidad de tirar de él, pero ten en cuenta que lo que saques no podrás volver a enrollarlo. 

Con la curiosidad de saber qué le deparaba el futuro, desenrollo un trozo de hilo. Observó que se había hecho militante de un partido político, en el que encontraba una ocupación acorde con su nula preparación, vagancia y falta de principios. Con cuidado de no dejar transcurrir demasiado tiempo, sacó otro tramo.  Comprobó que se había  convertido en diputado y se encontró justo en uno de los momentos en que estaba desarrollando su actividad favorita. No quiso desaprovechar la ocasión y ató con un fuerte nudo esa parte del hilo a la bobina.

Y de esta forma congeló su vida en ese instante y pudo pasar a la eternidad robando.


56 comentarios:

  1. Por desgracia este cuento es la pura realidad del país.
    Nos roban desde hace ni se sabe... y lo peor es ver la gente votando a los ladrones...

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El problema es que en cuento tocan poder roban todos, aunque lo lógico sería cambiar hasta que salgan unos que no lo hagan.
      Saludos.

      Eliminar
  2. Un cuento con un final muy cierto, creo que los políticos íntegros y que miren por el pueblo es una especie a extinguir.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esos que tu dices o se corrompen o se aborrecen de estar en minoría y se van para su casa.
      Saludos, Matías.

      Eliminar
  3. Muy acertado, Macondo.
    Estamos en el nova más de la desgracia.

    ResponderEliminar
  4. Sin duda un cuento clásico que no puerde fuerza en el mundo actual.
    Fantástico.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que esta adaptación casi no ha tomado del original más que la bobina.
      Gracias, Nieves.
      Besos.

      Eliminar
  5. Un cuento adaptado a estos tiempos. El final, totalmente cierto. Así nos va... ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  6. De francesa con nuevo presidente, dejame con mis illusiones ....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro que sí. Ojalá tengáis mucha suerte con él.

      Eliminar
  7. ¿Será ésta la nueva "utilidad de lo inútil"? Parece que sí, porque cada vez estoy más convencida de que estamos gobernados, además de por ladrones (que es un "pecado" muy indignante) por necios.

    Feliz semanita, Macondo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí pero "tonto, tonto, mierda, mierda", que se dice por aquí (Aragón).
      Feliz semana, Sara.

      Eliminar
  8. Es la realidad que tenemos y encima se les sigue manteniendo en el puesto.
    ¿Quiénes son los tontos?
    Besos

    ResponderEliminar
  9. Esos políticos se reproducen más rápido que las cucarachas. Se convirtieron en plaga que nadie puede ya controlar.


    Buen domingo Chema

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Menuda gentuza. Encima van dando lecciones de respetabilidad.
      Buena semana que viene, que el domingo ya se termina por aquí.

      Eliminar
  10. Y lo peor de todo es que, sabiéndolo, seguimos votándolos.

    Besos y feliz tarde, Macondo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se puede ir cambiando, aunque he llegado a la conclusión de que están todos cortados por un patrón parecido. En cuanto tocan poder, adiós muy buenas.
      Besos, María.

      Eliminar
  11. No está bien decir que todos los políticos sean unos ladrones, aunque supuestamente, todos los ladrones sean políticos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Quieres decir que todos son políticos, como adjetivo, aunque no se dediquen a la política?
      Un abrazo, Alfred.

      Eliminar
  12. Jajajaja, ¡qué bueno!Más de uno quisiera ser el protagonista de este cuento.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para quedar congelado su latrocinio sin el riesgo de ser pillado, ¿no?

      Eliminar
  13. Si, es lo que hay, una foto muy real... :(
    Salud y abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tristemente real, sí.
      Salud y abrazo, Genín.

      Eliminar
  14. Y tirando tirando se fue forrando y tu protagonista dejó de tirar para robar hasta hartar.
    De esa bobina muchos querían tener para tirar y tirar.
    Besos Chema como siempre genial tu cuento.
    Puri

    ResponderEliminar
  15. Del cuento es de lo que viven TODOS los políticos que nos gobiernan, nos han gobernado y me temo que incluso los que nos quieren gobernar.

    Abrazote utópico, Irma.-

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querer gobernar quieren todos. Es la puerte a la corrupción.
      Un abrazo, Irma.

      Eliminar
  16. Y colorín colorado, este cuento no ha acabado. Por desgracia, claro. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desgraciadamente no. Es el cuento de nunca acabar.
      Saludos.

      Eliminar
  17. Jajaja, qué bien lo has descrito. Por desgracia podríamos poner nombres y apellidos, y nada, no escarmentamos y ahí siguen.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se excusan en que ovejas negras hay en todas partes, pero las de su partido las tapan hasta que no les queda más remedio que reconocer la evidencia, por lo que son corruptos por complicidad.
      Besos, Marigem

      Eliminar
  18. No sé cual es la razón pero, desde que he empezado a leer el cuento, intuía que el tercer hijo iba a dedicarse a la política.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Además de por ser intuitiva, será porque llevo alguna entrada metiéndome con los políticos o porque me vas conociendo como si me hubieses parido.
      Besos.

      Eliminar
  19. Hay lo tienes a Macron que vio en la política un medio de vida

    Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buen relato, descarnado más muy real.

      Fuerte abrazo.

      Eliminar
    2. Como tantos otros, Chaly.
      Un abrazo.

      Eliminar
    3. Muchas gracias, Ricardo.
      Un abrazo.

      Eliminar
  20. Dulce, irónico, divertido cuento. Cuando vemos que lo que nos cuenta es la propia realidad que estamos viviendo ya no nos parece tan dulce ni tan divertido.
    Un abrazo, Chema

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tiene poca gracia ver lo que se aproxima a la realidad, tienes razón.
      Un abrazo, María Pilar.

      Eliminar
  21. En plena campaña por el país, un bus con políticos tuvo un accidente al bajar de una colina, volcándose. Un campesino que pasaba por ahí tomó los cuerpos y los enterró a todos. Cuando llegó la prensa y entrevistaron al campesino, le preguntaron si realmente todos los políticos habían muerto. "Bueno, hubo algunos que al parecer sobrevivieron", dijo el campesino. "Y me rogaron que no los enterrara, pero yo lo hice igual porque a estos tipos no les creo nada".

    Saludos y saludes!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Loable acción de humanitario campesino. XD
      Saludos, Julio David.

      Eliminar
  22. Moraleja, moraleja... Si te contara lo qué me gustaba la política y ahora es como si me ponen alfileres, ¡qué asco les tengo a todos!...Un besito

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí nunca me ha vuelto loco, pero ahora me sucede como a ti.
      Besos.

      Eliminar
  23. Bueno, ya se sabe: Roba, roba, que algo quedará...

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Les queda casi todo. Con estar un rato en la cárcel (los que están) parace que ya han cumplido.
      Un abrazo.

      Eliminar
  24. El muchacho sería vago, pero nada estúpido.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  25. ACTUÓ NORMAL, COMO LO HACEN ESOS VAGOS. EXCELENTE CUENTO!!!
    ABRAZOS

    ResponderEliminar
  26. Me ha recordado a muchos políticos, y sobre todo a las escorias que hemos tenido en Valencia durante tantos años. Por ejemplo Eduardo Zaplana, cuando empezó en el mundo de la política, los micrófonos lo captaron diciendo que él entraba en política para "forrarse".

    Abrazo Macondo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En Valencia las ha habido muy sonadas, pero en todas partes cuecen habas. Menuda gentuza.
      Un abrazo, Rafa.

      Eliminar