Cita del día



CITA DEL DÍA: “Cuanto antes nos percatemos de que nuestro destino está en nosotros mismos, y no en las estrellas, tanto mejor para nosotros” (Axel Munthe).

Entrada antigua de la semana

ENTRADA ANTIGUA DE LA SEMANA: El ascenso a cabo


viernes, 24 de junio de 2016

El agua de la vida (cuento)






La grave enfermedad del rey tenía desesperados a sus tres hijos, hasta que un anciano les indicó que la salvación estaba en el agua de la vida. El problema era que resultaba tan difícil encontrarla que nadie hasta el momento lo había conseguido.

El hermano mayor —pensando que si sanaba a su padre sería él quien heredaría la corona— ensilló su caballo y partió a buscarla. Llevaba unos días cabalgando cuando se encontró con un duendecillo:
—¿A dónde vas? —le preguntó el extraño ser.
—¡A ti que he importa, enano de mierda! —le respondió impertinente.
El duende se ofendió y le desvió el camino hacia las montañas, quedando atrapado en un desfiladero del que le fue imposible salir.

Viendo que su hermano no regresaba, el mediano emprendió el camino por su cuenta. Se encontró con el mismo gnomo, el cual le hizo una pregunta parecida. Como era igual de chulo que el mayor, le respondió de forma similar y le ocurrió lo mismo que a él.

Le llegó el turno al pequeño, pero como era mucho más civilizado actuó de manera diferente. Le explicó al duende el motivo de su viaje y, en compensación por su corrección, recibió una varita mágica para poder abrir la puerta del castillo donde se encontraba el agua de la vida. Al cabo de unos días dio con él y ocurrió como el pequeño ser le había indicado. Pudo hacerse con un frasco del preciado líquido y de propina rescató a una princesa de la que quedó inmediatamente enamorado hasta las trancas. Juntos hicieron el camino de vuelta, con la idea de unirse en matrimonio y convertirse en príncipes herederos una vez sanado el enfermo.

Encontraron al padre moribundo, pero nada más rozar el agua sus labios recuperó la salud, se puso hecho un toro, le levantó la novia al chaval, se casó con ella, le hizo un hijo, lo nombró primer sucesor de la corona y vivieron los tres tan felices.


43 comentarios:

  1. Jajajaja, vamos, que ser bueno no le sirvió de nada. Moraleja, si el rey si está muriendo y eres el único príncipe que queda espera tranquilamente que en breve heredarás.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si piensas así te condenarás, Marigem.
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Deduzco que el hijo salvador, se hizo cartujo por lo menos, llevando una vida lejos de los fastos de palacio y rezando por las almas de sus hermanos penando en un desfiladero desconocido.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y yo a mi vez deduzco de tus palabras que lo mejor es dejar las deducciones a la aguda imaginación del lector.
      Un abrazo, Alfred.

      Eliminar
  3. Ja, ja, ja, ¿qué se puede esperar de un rey? ¡Muy bien por él!
    Te felicito por el cuento, Macondo.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El cuento lo he tomado prestado para darle mi versión personal.
      Gracias, Raúl.
      Saludos.

      Eliminar

  4. No estaría muy enamorada del chaval la princesa cuando se largó con su suegro...la muy lagarta jajajjaajjaj
    Y el rey un pájaro...

    Me imagino un libro tuyo...algo así como "Los cuentos no acaban como tú creías..."

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues tuvo que salir un cruce muy raro entre un pájaro y una lagarta. Tan raro como las cosas que la gente se cree de los finales de los cuentos.
      Besos.

      Eliminar
  5. Jajajaja. Ya sabía yo que al final el rey iba a hacer lo que le diera la gana. Eso pasa por guardar intenciones ocultas... Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La chica debió ver que el agua milagrosa le había dado cuerda para rato y decidió no arriesgarse a esperar que palmara.
      Besos.

      Eliminar
  6. Jajajajaja. Me encantan todos tus cuentos. Éste es irreverente y travieso... ¡¡¡Un lujo!!!

    Besitos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tú que los miras con buenos ojos, Sara.
      Besos.

      Eliminar
  7. Respuestas
    1. Yo no puedo reírme porque no conozco la serie.

      Eliminar
  8. ¿Los padres son sabios! El supo desde el primer momento que esa muchacha no le convenía a su hijo.

    Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una buena lectura la tuya. Cuánto amor paternal hay en esa chuleada de novia.
      Un abrazo.

      Eliminar
  9. Ya ves que eso de "haz bien y no mires a quien" a veces no funciona...jajaja
    Salud

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se supone que con un padre tendría que funcionar, pero resulta que lo que hay que aplicar aquí es "para que no te fíes ni de tu padre".
      Salud, Genín.

      Eliminar
  10. Hala, por civilizado...

    Si es que no hay que fiarse de nadie...

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ni de tu padre, como le decía a Genín.
      Saludos, Toro.

      Eliminar
  11. jajajajaja vaya, vaya! no se puede confiar ni en su propio padre....o es que ella era la de no confiar???? :P

    Muy bueno Chema, buen fin de semana.

    Besitos =))))

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que fueron a juntarse el hambre con las ganas de comer.
      Gracias, Liliana.
      Besos.

      Eliminar
  12. jajajajaja si es que ya no se sabe como acertar jajajaja mejor se hubiera con la moza y el agua para el otro lado.
    Buen fin de semana, Macondo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguramente la moza ya llevaba la idea de ir donde fueron y hacer lo que hizo y como lo tenía engatusado pasó lo que pasó.
      Buen fin de semana también para ti, Carmela.

      Eliminar
  13. Con lo bien que se había portado el tercero.. pero seguro que él se fue de juerga y dejó un montón de deudas al padre para vengarse. Que los cuentos tienen que tener un final feliz (bueno para el rey lo tuvo )
    Feliz fin de semana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo lo dejo ahí y luego que cada cual lo siga como quiera. No es una mala idea la tuya.
      Feliz fin de semana también para ti, Marijose.

      Eliminar
  14. Siendo familia real, supongo que puede casarse con el hijastro cuando muera el padre :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé yo si el padre no los va a enterrar a todos.
      Besos.

      Eliminar
  15. Eres bárbaro con los cuentos, además dándoles el toque adulto como por ej "enano de mierda"...Buen finde

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Ves qué moderno? Y no les pongo que viven en un lejano país, ni comen perdices...
      Buen finde también para ti, Mª Ángeles.

      Eliminar
  16. Toma del frasco, Carrasco... Como debe ser...

    Ja,ja,ja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mira qué pronto has empatizado con el padre. ¿Y el pobre chaval qué? XD
      Un abrazo, Ildefonso.

      Eliminar
  17. Jajajajaja, por favor que me parto, jajajajajaja. El final es genial!
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Da gusto con seguidoras tan agradecidas como tú, Celia.
      Besos.

      Eliminar
  18. Jajajaja joder, si es que no se puede ser bueno ya ni en los cuentos xD Ninguna buena acción quedará sin su merecido.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues me parece que esta buena acción tendrá que esperar a ser premiada con el cielo.

      Eliminar
  19. Respuestas
    1. O también "Si lo sé dejo que casques".

      Eliminar
  20. Ya ni los cuentos tienen final feliz. Qué vida Señor, qué vida.


    Besos :P

    ResponderEliminar
  21. ¿Derecho de pernada?
    Un (casi) incesto real como la vida misma

    A los vikingos y a los visigodos se los dibuja siempre con cuernos en los cascos y la chica era bien ligera de ídem

    Genial y muy porno

    Un saludo

    ResponderEliminar