Cita del día



CITA DEL DÍA: "El que chismorrea contigo de los defectos ajenos, chismorrea con otros de los tuyos" (Denis Diderot).

Entrada antigua de la semana

ENTRADA ANTIGUA DE LA SEMANA: El traje nuevo del emperador (cuento)


sábado, 19 de septiembre de 2015

Hansel y Gretel (cuento)






Hace muchísimos años, en un lejano país, se casaron una malnacida y un calzonazos, malnacido también (no nos engañemos). Fruto de ese matrimonio nacieron un niño y una niña, que se llamaron Hansel y Gretel. Llegó una época de crisis (casi tanto como la actual) en que flaqueaba la despensa. A la mujer no se le ocurrió otra cosa que tratar de sacudirse a sus hijos perdiéndolos en el bosque, para que se buscaran la vida como pudieran. El marido se resistió al principio, consciente de que iban a abocarlos a una muerte más que probable, pero bastó con la amenaza de dormir en el sofá y tener que beneficiarse a la cabra cuando quisiera desfogarse para que transigiera. A la mañana siguiente partieron los cuatro. Cuando los padres consideraron que estaban lo suficientemente lejos como para que los pequeños no fueran capaces de orientarse, allí que los dejaron con la promesa de volver a buscarlos antes de anochecer. Todavía estarían esperando los pobretes. Menos mal que Hansel, resabiado como estaba porque la hijoputez de sus padres venía de lejos, se había olido la tostada y tomado la precaución de ir echando unas piedras blancas que llevaba en los bolsillos conforme iban caminando. Para recorrer el camino de vuelta no tuvieron que hacer más que seguirlas a la luz de la luna. Cuando los vieron regresar, sus progenitores se quedaron con un palmo de narices. Pero la mala zorra de la madre tomó precauciones para que al día siguiente no pudieran hacer lo mismo, por lo que tuvieron que recurrir a echar migas del pan que llevaban para comer. El problema fue que los cabrones de los pajarillos se las comieron, por lo que no encontraron la forma de volver. Se sentaron junto a un árbol y encomendaron su suerte a Dios, pero les dijo que no tuvieran morro y que pusieran algo de su parte. Y así fue como empezaron a caminar, hasta que se toparon con una casita de chocolate. Una señora muy amable les invitó a entrar. Todo parecía muy bonito al principio, pero no tardaron en descubrir que en su anfitriona había más falsedad que juntando la de Judas con la de sus padres (los propios, que de los del apóstol nada se sabe). Antes de que se los cargara para comérselos, le dieron puerta al infierno (y nunca mejor dicho, porque la quemaron viva en el horno de la cocina). Cogieron todas las monedas y piedras preciosas que encontraron en la casa y se pusieron a buscar la suya. Cuando la encontraron salieron sus padres a recibirlos y, al verlos tan ricos, les mostraron una gran alegría por su regreso. Ellos les siguieron la corriente pero al amanecer del día siguiente, pidiéndoles que salieran a la calle para ver si hacía buen tiempo, los pasaron a mejor vida sin contemplaciones con una escopeta de caza que tenía el padre. Y a partir de entonces vivieron felices y comieron (además de perdices) toda clase de aves que se cruzaron en su camino, porque desde la experiencia de los pajarillos que se les zamparon las migas habían desarrollado una fobia muy especial hacia cualquier vertebrado con alas.


47 comentarios:

  1. Jajajajajaja buenísimo. Y con un final justo y merecido.
    Ese cuento me daba pavor de pequeña. Menudas historias macabras nos contaban con tonito infantil como si los niños no entendiéramos la maldad o tragedia de la historia.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Luego se sorprendían de que tuviésemos pesadillas.
      Besos.

      Eliminar
  2. En estos tiempos que corren, hay historias de padres o madres igualitos al del cuento. Nos despiertan las noticias de un nuevo parricidio y se me congela la sangre.
    Hansel y Gretel me parece una historia de terror.
    saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La vida real las fabrica mucho más retorcidas que los cuentos.
      Saludos.

      Eliminar
  3. En la actualidad este cuento es el quehacer diario de muchas familias.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No pensaba que hubiera tantos padres malnacidos.
      Saludos.

      Eliminar
  4. Es que yo ese final de los padres arrepentidos y todos tan amigos nunca llegué a entenderlo. Y los pájaros eran unos cabroncetes. Jajajaja. Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En realidad en la versión que yo he leído para refrescar la memoria a la que ponen mal es a la madre. Al padre lo pintan como una buena persona, influenciado por su mujer. Cuando los niños vuelven la madre ha muerto y el padre ha sufrido mucho, arrepentido de haber abandonado a sus hijos.
      Besos.

      Eliminar
  5. Genial, quién te dice si no es ésta la verdadera historia y no la versión censurada que ha llegado hasta nosotros?

    Un saludín :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La buena es esta. He llegado a ella tras una ardua labor de investigación. Además es más coherente.
      Otro saludo para ti, Xurxo.

      Eliminar
  6. jajajajaja muy bueno te ha quedado, eh???

    Y no hace falta que traigas chaqueta, que en el infierno hace calor!!!

    Besitos =)))

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias.
      Ya me habían dicho que había buena calefacción en el infierno. Todo son ventajas.
      Besos.

      Eliminar
  7. 30 grados ahora mismo....tal vez no lleguemos a los 40, luego te digo!!

    =)))

    ResponderEliminar
  8. Algunos padres de los cuentos para niños eran toda una fichita, mira que perderlos en lugar de trabajar duro para alimentarlos). ¡Que les den por culo! (ignoro lo que significa esta frase pero se me ocurrió ahorita porque suena horrible.

    Beso Chema

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues a mí me ha sonado muy gracioso en tus letras, pero no se lo enseñes a la Bella. El significado ya puedes figurártelo. A algunos les gusta. No digo el significado, sino que les den.
      Besos, Flor de María.

      Eliminar
    2. Me hiciste reír, ¨A algunos les gusta... sino que les den¨ eso si fue gracioso.

      Beso


      Eliminar
    3. Me alegra haberte hecho reir.
      Otro para ti.

      Eliminar

  9. Hola, te/ os invito a que participéis en un certamen de micro relatos participativos:

    Puedes clickar aquí, gracias por vuestra atención.

    ResponderEliminar
  10. Querido Chema... Este me ha gustado especialmente y, a mi manera, como siempre, saco tres conclusiones...

    Qué dos tetas pueden más que dos carreras.
    Que la necesidad obliga a la imaginación.
    Y que de la maldad de algunos hijos, tiene la culpa la educación y el comportamiento de sus padres.
    Jaja

    Siempre muchos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esas conclusiones "a tu manera" son muy sensatas.
      Más para ti.

      Eliminar
  11. Que pesados eran Hansel y Gretel.
    No entiendo como no lo hicieron antes.
    Hala, que vuelvan ahora... jajajja

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los tenían un poco cohibidos, pero ya ves que en cuanto cogieron la marcha no pararon hasta dejar el futuro despejado.
      Saludos.

      Eliminar
  12. :D Muy buena versión, Macondo. Pero ten un poco de comprensión con los papás, que estaban muy desesperados ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tú no haces eso con tu hija ni aunque te estés muriendo de hambre.
      Besos.

      Eliminar
    2. Por eso te digo, Eso de que la caridad bien entendida empieza por uno mismo no suele verse ni en los peores padres con respecto a sus hijos.

      Eliminar
  13. Mira a ver si publicas un libro con las nuevas versiones de los cuentos como hicieron los Grimm! Esperando la próxima con impaciencia!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La próxima entrada no creo que sea un cuento, pero trataré de seguir explotando el filón.

      Eliminar
  14. Si la cosa se limitará a los cuentos…Hace un par de semanas, los franceses se enteraban de que un padre había decidido cargarse a su hijo pequeño en una lavadora en marcha, sin que se le moviera un músculo. Definitivamente hay padres que solo saben engendrar y eso no basta para merecer el apelativo de padre o madre. Se les olvida que lo que en gran medida condiciona y mueve el mundo es lo que recibimos en nuestra infancia. Salvando las distancias, un gobierno no es solo democrático por la manera en que ha sido elegido. El timbre ha de ganárselo a diario, en sus formas y en sus fondos.
    Me había propuesto darme (y darte) una tregua de enfados y mira…
    Buena semana, Chema.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí no tienes que darme tregua alguna. Más bien al contrario, tus comentarios siempre enriquecen lo que escribo.
      Un fuerte abrazo y buena semana también para ti.

      Eliminar
  15. Hansel y Gretel, de tal palo tal astilla. Los padres, que la maldad hacia sus hijos los obnubilaba y no eran capaces de ver más allá recibieron su merecido de los monstruos que habían engendrado. Debiera alegrarme y a pesar de todo siento que a unos niños se les dañe hasta tal punto que sus actitudes nunca van a ser reversibles.
    Besos Chema

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que hay cuentos que se las traen. No sé cómo se podía leer semejantes cosas a los niños.
      Besos, María Pilar.

      Eliminar
  16. gretel y hansel... terror

    http://www.visiondearlequin.blogspot.mx/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Terror, efectivamente. Una rara lectura para los niños.

      Eliminar
  17. Ah, los traumas infantiles xddd! Biquiños!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con estos cuentos (ya no digo los que reinvento yo, sino las versiones oficiales) no me extraña.
      Besos.

      Eliminar
  18. Buenísimo Chema este conglomerado de cuentos, la forma de relatar la historia es de lectura fácil y eso es muy práctico.
    ¡¡¡ Que padres tenían las criaturitas, pero como dice el refrán "no hay mal que por bien no venga " y a pesar de sufrir cantidad de vicisitudes al final triunfó el bien para ellos.
    Sabrás que conseguiste arrancarme varias sonrisas , se agradece mucho.
    Besos Chema
    Puri

    ResponderEliminar
  19. Cada día me sorprendes más. Ahora con los cuentos; podías haber formado un dúo fenomenal con la inolvidable Gloria Fuertes. Eres una fuente inagotable de sabiduría e imaginación. ¿Hay algo que se te resista?...

    Abrazo Macondo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con Gloria Fuertes hubiera hecho un buen tándem nuestra querida Malquerida.
      Desgraciadamente, se me resiste casi todo.
      Un abrazo, Rafa.

      Eliminar
  20. Ese final que le has "plantao" es apoteósico, (genial) se lo merecían, y es que haberlos haylos, no tiene más que escuchar las noticias, casos que hacen temblar tanto o más que el de tu cuento.
    Mucho tiempo sin visitarte, y es que sigo andando de cabeza. A ver si me doy la vuelta. ;)

    Besos Chema.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A tu marcha, no te preocupes. Yo también te tenía un poco abandonada.
      Muchos besos, Lore.

      Eliminar