Cita del día



CITA DEL DÍA: "La disciplina sin libertad es tiranía; la libertad sin disciplina es caos" (Cullen Hightower).

Entrada antigua de la semana

ENTRADA ANTIGUA DE LA SEMANA: El traje nuevo del emperador (cuento)


domingo, 16 de junio de 2013

El patito raro (cuento)






Estaba la mamá pata
que en su gozo no cabía
viendo a sus nuevos patitos
que del cascarón salían.
Los alazos y ovaciones
que orgullosa recibía
tornáronse en  pitorreo
cuando  el último nacía,
al  comprobar que a los otros
en poco se parecía
y por no hablar cuatellano
algo extranjero decía
con una voz atiplada
por la que se ganaría
el mote de paticona
en  toda la galería.

"No te apures, hijo mío,
que aquí hay mucha tontería.
Te amo como a tus hermanos,
y más lo haré todavía
si el día en que se celebre
vuestro bautismo en la ría
eres capaz de mostrarnos,
nadando, tu patería".

El tiempo fue transcurriendo
y esa fecha llegaría
en que el primer capucete
en la charca se darían.
Mientras los demás, ansiosos,
esperaban  la salida
para meterse en el agua
rebosantes de alegría,
nuestro pequeño patito
su hidrofobia descubría
con una infinita angustia
que moverse le impedía.
La mirada de su madre
tanta presión transmitía
que por no decepcionarla
se arrojó con osadía.

A la mañana siguiente
alguien se preguntaría:
"¿Qué  hace un pollo de gallina
ahogado junto a la orilla?".
Amores mal entendidos.
Exigencia desmedida.
Xenófoba intransigencia,
que ha sentenciado otra vida.


28 comentarios:

  1. ¡Pero qué maravilla, Chema!! El giro final me ha sorprendido gratamente.
    Besos :)

    ResponderEliminar
  2. El cuento tiene mucha enjundia (nunca mejor dicho). Me ha gustado.
    Un fuerte abrazo, Chema.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desconocía o había olvidado la relación de "enjundia" con las aves. Siempre aprendo algo de tus comentarios.
      Me alegra que te haya gustado el cuento.
      Un fuerte abrazo, Karima.

      Eliminar
  3. Me encanta Chema :) sobre todo su final, un fuerte abrazo con todo cariño

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro, María. Muchas gracias.
      Otro fuerte abrazo para ti.

      Eliminar
  4. Mira que hay formas de explicar las consecuencias de la xenofobia, pues me quedo con esta.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Hola Macondo es graciosa la historia bueno para el pollo no pobre :(
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Edelweiss. Voy a conocer tu blog.
      Saludos.

      Eliminar
  6. pobre pollito, por no decepcionar a su madre... cuantas cosas hacemos por no decepcionar a los demas... :( un abrazo Chema

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuantos padres amargan la vida a sus hijos por volcar en ellos sus ilusiones y sus frustraciones. Me estoy acordando de todos esos niños a los que Dios ha llamado para jugar bien al ajedrez (por ejemplo) y sus padres se empeñan en sacar de ellos un Messi o un Cristiano.
      Un abrazo, Laura.

      Eliminar
  7. Respuestas
    1. Lo del pollo ya no tiene remedio. Lo que hace falta es que la Madre Naturaleza se comporte por aquellos lares y no os vuelva a dar otro susto como el de anoche.
      Un abrazo.

      Eliminar
  8. ¡Que preciosidad! Hay tantas maneras de condenar a las personas a la desgracia.
    Besazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Incluso a veces con la mejor intención.
      Besos.

      Eliminar
  9. Ay! Pero me has matado al pollico. Que lástima!
    Es cierto que muchas veces por agradar y no decepcionar a los que nos quieren tiramos por caminos que no son lo nuestro, nos presionamos demasiado y las cosas pueden terminar mal. Es difícil encontrar el equilibrio y motivar o animar a hacer algo sin llegar a presionar ni obligar...yo es que estoy pensando en mi setita, este cuento como los buenos cuentos, cada uno puede adaptarlo a sus circunstancias e interpretarlo como desee.
    Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En mi interpretación a este pobre pollo la presión le viene de fuera, especialmente de su propia madre. Pretender que un pollo nade es la misma putada que animar a un hijo corto a que se matricule en Ingeniero de Caminos. Es normal que los padres sean subjetivos, pero no tanto.
      Besos.

      Eliminar
  10. Respuestas
    1. Mono no, pollo. :)
      Voy a pasarme por tu blog.
      Saludos.

      Eliminar
  11. Qué grande eres, en el fondo y en las formas, genial.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por su generosidad, buen hombre.
      Un abrazo.

      Eliminar
  12. Muy bueno, aunque lo pasó peor el pollito que la madre.

    Un abrazo Macondo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bastante peor, sí. A la madre casi se le quitó un peso de encima.
      Un abrazo.

      Eliminar


  13. Muy bien hecho, Chema, bien con las rimas y bien relatado, sobre todo el mensaje final, que lo has incluído en la poesía como quien no quiere la cosa pero que ha conseguido sorprender. Si lo aplicamos a la vida tal cual, nos daremos cuenta de que hay muchas formas de interpretarlo, pero la más dura, quizás, sea precisamente ésta, la de unos padres que están obligando con su actitud, a que sus hijos acaben en desastre de una forma u otra.

    Me ha gustado mucho.

    Besos apretaos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las rimas la verdad es que muy trabajadas no están, para qué vamos a engañarnos.
      Efectivamente yo creo que muchos padres amargan a sus hijos queriendo que sean lo que a ellos les gustaría haber sido y no pudieron.
      Besos apretaos también para ti.

      Eliminar
  14. Qué bueno!!! Yo no soy capaz de rimar ni dos palabras...
    Hay gente que no debería tener hijos si lo que desea es tenerlos para manipularlos, me parece horrible los padres que canalizan sus frustraciones en sus hijos...
    Un beso Chema

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No puede decirse precisamente que estas rimas sean complicadas.
      Estoy de acuerdo en lo que comentas sobre la manipulación de los hijos.
      Por cierto, mi próxima entrada voy a dedicártela porque me la has inspirado con una tuya.
      Otro beso para ti, Eva.

      Eliminar