Cita del día



CITA DEL DÍA: “Todos los cementerios del mundo están llenos de gente que se consideraba imprescindible” (George Clemenceau).

Entrada antigua de la semana

ENTRADA ANTIGUA DE LA SEMANA: El ascenso a cabo


viernes, 5 de octubre de 2012

Veinte años separados






Parece que fue ayer y ya va para veinte años. La verdad es que lo hicimos de manera ejemplar. De mutuo acuerdo. Sin rencores. Hubo un amago dos años antes, pero terminaron pesando los recuerdos. Volvimos cuando aún no habían transcurrido seis meses, pero nos dimos cuenta enseguida de que lo nuestro estaba más que sentenciado. Se había perdido la ilusión de los primeros años. La costumbre era un argumento demasiado frágil para seguir dándole consistencia a nuestra unión. Todo lo que fuera prolongarla demasiado iba a ser perjudicial para que pudiéramos terminar como los buenos amigos que somos actualmente.

Nunca he sido precursor de nada y mucho menos lo fui de niño. Todos mis compañeros del equipo hablaban de sus experiencias, mientras yo seguía manteniendo que lo único importante en esta vida era jugar al fútbol. Llegó un momento  en que la situación se hizo insostenible, porque tampoco quería que pensaran que era marica.

Mi relación contigo fue egoísta desde el principio, porque te utilicé para reafirmarme como macho cuando todavía no habías empezado a gustarme. Aunque nuestras primeras prácticas no  fueron demasiado satisfactorias sí que me sirvieron para salir airoso en las conversaciones de vestuario, antes de que fuéramos a encontrarnos con nuestros padres que venían a buscarnos. Me adornaba todo lo que podía, como  supongo harían también mis colegas.

Estaba cantado que tú y yo íbamos a terminar formalizando relaciones. A ti parecía venirte bien cualquier cosa que sucediera con nosotros, por lo que dejabas que fuera yo el que decidiera al respecto. Mis incertidumbres del principio se fueron disipando, hasta que llegamos a hacernos inseparables. Todo fue mucho más sencillo cuando dejamos de depender de nuestros progenitores para desplazarnos. Vosotras pudisteis incorporaros al grupo de amigos y a nuestros planes. Sin embargo, cuando llegaba a casa, te echaba en falta continuamente. Por eso recuerdo con especial ilusión el día en que mi padre, poniéndose trascendente, me dijo que sabía de nuestra relación y que podía llevarte siempre que quisiera.

Compartí contigo mis veinticinco años más felices. El plan más atractivo carecía de sentido si tú no estabas a mi lado. No entendí el significado del verbo necesitar hasta que entraste en mi vida. Y hasta que saliste. Al principio fue duro, aunque me ayudara el convencimiento de que la decisión tomada había sido la correcta. Aún así no he dejado de pensar en ti un solo día de estos veinte años. Al principio con verdadera añoranza. Ahora ya con la serenidad que da el paso del tiempo.

Tengo que contártelo, aunque entenderé si me mandas a la mierda. Llevo pensándolo desde hace bastante tiempo. Todavía es demasiado pronto, pero me gustaría compartir contigo los últimos años de mi vida. Cuando ya no vayan a acusarte de hacerme daño ni a mí de irresponsable, porque unos meses de más o  de menos ya no tengan importancia. Cuando pueda entregarme a ti sin complejos, mi amada cajetilla de tabaco.

48 comentarios:

  1. ¡Joder, me pillaste! Sabía que no estabas hablando de ruptura de pareja, pero iba leyendo y no se me ocurría de qué podía ser.
    Y el caso es que yo viví la misma experiencia.
    Enhorabuena: por el relato, por la ruptura y por el probable regreso.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues me alegro de haberte pillado, porque pensaba que conforme iban pasando los párrafos la cosa quedaba demasiado evidente.
      Gracias por las felicitaciones por el relato y por la ruptura. El regreso trataré de evitarlo.
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Esos amores, Maestro, no aceptan el duelo ni el trabajo del olvido porque los amantes son esclavos del recuerdo y ellos dueños de sus vidas.
    Esa clase de amores son toros que no se pueden coger por los cuernos, no hay más remedio que dejarles pastar a sus anchas y torearlos, y dejar que nos embistan y volver a torearlos hasta dejarlos exhaustos y quedar nosotros exhaustos y rendidos a sus pies. Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te ha salido un comentario tan poético y tan redondo que vale por una entrada.
      Siendo consciente del peligro que tiene ese toro por el pitón izquierdo, he optado por mantenerme prudentemente en el burladero sin fiarme de salir a los medios ni estando picado y banderilleado. Soy consciente que que un simple cigarro puede ser fatal a pesar del transcurso de los años.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  3. Jajaja!!! Me tuviste todo el relato pensando a qué objeto te referirías. Llegué a estar segura en un momento de que era el balón de fútbol...
    La decisión tomada FUE la CORRECTA, ni lo dudes... Yo fumé 15 años, mucho, más de un paquete por día, y una de las mejores cosas que me pasó fue dejarlo, a raíz de ello empecé a hacer deporte y a sentirme mucho mejor... Hoy que por suerte ya ni tengo ganas, no volvería a fumar ni que me obliguen, todo lo que le veo son desventajas al cigarrillo, eso por supuesto lo piensas cuando no estás enganchado...
    Un beso, y espero no vuelvas a él.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi caso era más grave que el tuyo, porque además de superarte en diez años te triplicaba en la cantidad. La mayoría de los días hacía corto con tres paquetes.
      A pesar de que a veces pienso que no me moriré sin haber vuelto a fumar, procuraré que no suceda.
      Besos.

      Eliminar
  4. Malísimo, cruel, tramposo, yo deshaciéndome con la historia, que doblaba ya la cabecita leyendo y me faltaba soltar un ohhhhhh!!!!! y con las que me vienes, y eso que tendría que comprenderlo siendo como es el tabaco mi amante más fiel, pero no, yo que soy una romántica tonta quería historia de amor.
    Ahora, después de desahogarme, vuelvo a releerla, para saborearla mejor.
    Muchos besos guapo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uau! leído de nuevo sabiendo de que va, es doblemente buena esta entrada, te has salido Chema. Bárbaro!
      Más besos

      Eliminar
    2. Teniéndote a ti de seguidora echo menos en falta a mi abuela.
      Muchas gracias, guapa. Y muchos besos.

      Eliminar
  5. ¡Te felicito por tu prudencia y por tu arte! Es mucho mejor mantenerse en el burladero. Además, no es bueno empeñarse en repetir una vieja historia de amor como si todavía se pudiera extraer algo de su pulpa seca. Otro abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si me enfrente al morlaco me alabas la valentía y si me quedo en el burladero la prudencia. Te digo como a Inma: con amigas como tú no me hacen falta abuelas.
      Otro abrazo.

      Eliminar
  6. Amada cajetilla de cigarro ?!? wácala !! jajaja me engañaste hasta el último momento, muy bueno tu escrito, sólo agregaré un pequeño poema o sentencia del que siempre me acuerdo en casos como éste:

    Ni amor ni sopa de segunda vez
    Porque ni la sopa es sopa
    Ni el amor tampoco lo es.

    Entro por aquí por vez primera y me ha gustado como escribes,un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues no sabes lo que me alegro, Rubén. De que hayas entrado y de que te haya gustado. Me gustaría que repitieras.
      Gracias por tu sentencia.
      Un saludo.

      Eliminar
  7. Asht y yo imaginando tu cara compungida y la de tu amada aceptando estar hasta el fin jaja.


    saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las apariencias a veces resultan engañosas.
      Saludos.

      Eliminar
  8. Coño, y al principio que pensaba que me había equivocado de blog y andaba leyendo el de la Corín Tellado.
    ¡Ay!, cigarrillos. Qué de salud me van quitando, pero, por contra, cuantas satisfacciones me han dado y me siguen dando. Mis fieles ducados, que me acompañan desde los quince años.
    -- ¡Niño! ¿Tú fumas? -me preguntaba mi padre.
    -- Yo no, papá -respondía yo, temeroso.
    -- Que sí, niño, que tú fumas.
    -- Bueno, papá... un poco -le respondí, esperando ya la bronca y el castigo.
    -- Pues mira. Si vas a fumar, que no te falte nunca tabaco. Que no hay cosa más fea en la vida que ir por ahí pidiendo un cigarro.
    Jajaja. Eso me dijo.
    Entrañable entrada, compañero. Todo un homenaje a ese otro compañero inseparable que, entre calada y calada, cual mujer fatal, te va quitando la vida a besos.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo empecé con los Celtas. En mis tiempos universitarios fumaba uno que se llamaba Yuste. Los gorrones de tabaco (esos a los que odiaba con razón tu padre), como además son los más morrudos del mundo, cuando sacabas el paquete te decían: “Deja, que si no te importa voy a ver si alguien tiene Ducados”. Cuando lo dejé me había pasado al Ducados (negro). Creo que entonces costaba el paquete 85 pesetas (medio euro). Lo hice tratando de adelantarme a que tuviera que prohibírmelo un médico, porque yo hacía corto con tres paquetes. A veces me apetece volver, para acompañar a mis colegas fumadores frente a esas vergonzosas campañas que se han desatado contra ellos, pero comprendo que sería una burrada hacerlo.
      Un fuerte abrazo, Jesús.

      Eliminar
  9. Impresionante. He hecho lo de Inmagina y lo he releído después de saber la verdad y es mucho mejor que la primerta vez.
    Ya sabes que yo dejé de fumar, porque el vicio me abandonó.
    http://www.dolega.es/hace-mas-de-dos-anos-que-deje-de-fumar/

    Besazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes la originalidad de las personas geniales. Hasta para dejar de fumar lo eres. No había escuchado nunca de nadie a quien abandonara el vicio del tabaco. Te agradezco el enlace, porque por esas fechas todavía no te había descubierto. Genial.
      Besos.

      Eliminar
  10. Y bueno, hay amores difíciles de entender, yo podría decir lo mismo de una pluma fuente que me sigue desde la infancia ;)
    Bien contado, bien resuelto en pocas palabras.
    Un abrazo.
    HD

    ResponderEliminar
  11. Whow, Chema que me tenias, contestando el tema del divorcio!!!! El divorcio de pareja iba inspirada como de 10 líneas, en mis dos divorcios!, bueno… que quede claro que me enganchas, que tu pluma es tan versátil que me atrapas… yo fumo desde los 17, se que no es gracia, últimamente, lo hago más, pues en la oficina y casi todos lugares es más que prohibido, así que me resta el carro y la casa, … pero apasionada en los Blog, y que se me van las horas , cosa que tengo que organizar y corregir, ya que por el trabajo no estoy entrando a diario, se me ha vuelto imposible, cuando entro me quedo hasta el amanecer, y claro “ cigarro tras cigarro”, … se que es malo, dejar de fumar no esta en mis planes, la única vez que me lo plantee con firme decisión fue hace 4 años, lo hice de nov. a junio, luego fue sólo uno, al día siguiente dos, y son cuentos eso, … luego ya estaba al día con mis queridos cigarros mentolados. Me cae re-mal que los que más te hacen la guerra, "son los ex fumadores", vaya si yo no le hago la guerra a los gordos ( aparte que también lo soy, jeje) , ni los que beben, ni a los que hacen bombas con el chicle, ni a los que escupen en la calle…”Los vicios vienen como pasajeros, nos visitan como huéspedes y se quedan como amos.”Confucio. Si no fumas, es tu desición hacerlo o no, pero sabes que si lo haces te enganchas. Un fuerte abrazo, TQM

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo tengo claro que cuando lo has dejado debes actuar como si tu problema hubiera sido el alcohol. No puedes pensar nunca que lo tienes superado, ni permitirte un cigarro por muy especial que consideres la ocasión.
      Yo tampoco puedo soportar a los exfumadores que no dejan vivir a los que fuman al mes de haberlo dejado. ¿Se puede ser más envidioso y egoísta?
      Yo siempre digo que me molesta mucho más el olor de alguien que no frecuente la ducha que el de los que han fumado, sin embargo a aquéllos nadie les dice nada y a éstos se les persigue. Hasta en estas cosas funcionamos por modas.
      Un fuerte abrazo, Regina.

      Eliminar
  12. Pues yo reconozco que estuve engañado hasta la parte del padre, ahí ya me sentí tan identificado que enseguida me vino el tabacazo.

    Yo fumo, no he logrado divorciarme, algún día no fumo, porque me quedo sin tabaco y si no tengo que salir a la calle me da pereza y prefiero haraganear a fumar, pero vaya, que reconozco que me gusta fumar, que las veces que lo he dejado por completo, dos, nunca llegué a olvidar el tabaco.

    Sé que mata, pero en fin, que según se están poniendo las cosas menos estaré jubilado, a lo mejor el gobierno me agradece el gesto.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si alguien me garantizara que iba a ser capaz de fumarme tres al día creo que no me privaría del placer de hacerlo, pero conseguir eso me parece mucho más complicado que dejarlo del todo.
      Por lo que veo (no sales como un poseso a comprar tabaco cuando te quedas sin él) no estás muy enganchado, por lo que creo podrías dejarlo con relativa facilidad si te lo plantearas. Otra cosa es que no quieras, porque fumas poco o porque no te sale de las narices, lo que me parece muy respetable.
      Creo que olvidarlo del todo no lo haces nunca. A mí, después de veinte años, todavía me apetece de vez en cuando, lo que pasa es que ya no sufro. Por eso le decía a Regina que no puedes permitirte el lujo de creer que lo has superado y puedes echarte uno esporádicamente. Los puros de las bodas de los amigos son criminales.
      Un abrazo.

      Eliminar
    2. A mí me gusta fumar, qué le vamos a hacer, me acostumbré a fumar poco porque en casa no me dejan hacerlo, de hecho puedo decirte los que fumo al día, tres en los paseos con la perra y uno cuando voy a por las niñas al cole.

      Luego claro, en ocasiones especiales me paso :D, cuando hay partida al mus y eso, ahí caen ocho en una sentada.

      Eliminar
    3. Para mí eso sería mucho más complicado que haberlo dejado. Al día siguiente de haberme echado ocho en la partida de mus los incorporaría a la rutina diaria.

      Eliminar
  13. Muy bueno Macondo! Por la mitad o así pensaba que hablabas del fútbol. Demasiado evidente.
    Y yo.... pues creo que ya sabes perfectamente como llevo lo de mi divorcio....fatal!! Pensando cada dos por tres en echar una canita al aire pero no. Pienso en el daño que me hizo, en el tiempo que me robo y me sigo manteniendo firme. Espero aguantar sin volver a "filtear" con él por lo menos los veinte años que has durado tú. Luego ya veremos....

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo que he dicho sobre que me gustaría volver en mis últimos años es lo menos cierto del relato, aunque a veces lo piense. Solamente si tuviera una grave enfermedad irreversible. Mi padre también lo decía y luego no lo hizo. Mantente firme y, como decía más arriba, no le hagas ninguna concesión porque recaerás. No te creas nunca que lo tienes superado.
      Besos.

      Eliminar
    2. Ya lo sé. Somos como los alcohólicos, que siempre lo serán.
      Nosotros también seremos fumadores aunque no lo volvamos a hacer nunca.

      Más besos

      Eliminar
  14. Te estaba viendo venir... te estaba viendo venir, ja ja ja eres tremendo.

    Muy bien escrito, y es que es así la relación cuando tenemos total dependencia de alguna adicción, yo la viví hace dos años y medio y todavía la echo de menos.

    Y también pienso que cuando ya tenga todos los achaques del mundo y no tenga miedo a tener algo más, volveré a hacerlo, volveré a besar muchas..."boquillas".

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De momento aguanta como una campeona, que para llegar a eso de los achaques falta por lo menos un siglo.
      Besos.

      Eliminar
  15. Como parecía claro que había truco, era necesario escojerla, y yo me tiré de cabeza a la piscina por la pelota (el balón de fútbol), así que cxuéntame entre los engañados.

    Para que luego digas...

    Un abrazo, maestro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Ha visto cómo nos has contagiado a todos la ilusión por hacer alterfinesadas?
      Ésta es mucho más previsible que las tuyas. De hecho estabas en la pista, aunque al final te hayas decantado por la del fútbol.
      Un abrazo.

      Eliminar
  16. Que bien me engañaste!!!!
    Pensé que que hablabas de una pareja desdichada,obligada por la inercia a comprometerse a{un teniendo una relaci{on muy insatisfactoria...
    Por suerte lo del tabaco deja huellas en el cuerpo pero no en el corazón ni en la mente.
    Seguro que podrán reencontrarse y terminar juntos!
    Saludos y te felicito por el ingenio!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tenía mis dudas de que no resultara demasiado evidente. Me alegra haberte sorprendido.
      Gracias por comentar.
      Saludos.

      Eliminar
  17. Jopé, ¡qué thriller, qué thriller! Me tenías el alma en vilo, he caído como una ingenua (romántica ingenua debo añadir). Me decía: "¿Una mujer? ¿El fútbol? ¿Un compañero del fútbol?!!!! Qué no, qué no, que parece que al final es una mujer" y, bah, resulta que es la puñetera cajetilla de tabaco.

    Soy una lela (romántica lela debo añadir), pero... me gustas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si es que Dios las cría y ellas se juntan. Tanto monta, monta tanto, Pilar como Inmaculada. Dos de mis niñas predilectas desencantadas, porque la cosa no termina con la boda de la campesina con el príncipe. Ya haré una corintelladesca.
      Tú a mí tambíén me gustas, hermosa. Y de lela más bien nada: femenina y romántica.
      Besos.

      Eliminar
  18. No lo he visto venir ni de lejos, muy bueno. Yo que estaba sufriendo por ti...
    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por el sufrimiento. Ya ves que no había motivo. ;)
      Saludos.

      Eliminar
  19. ¡Qué sorprendente final! y yo que estaba casi dejándote mi hombro para que te desahogaras.
    Muy bueno, ¡extraordinario!

    Un abrazo:)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Pilar, por tu generoso juicio y por tu reconfortante hombro. Y muchas felicidades, porque mañana es el día de tu santo.
      Un abrazo.

      Eliminar
  20. Si, definitivamente hay amores complicados.
    en eso ando justamenfe ahora.
    muy bueno
    carlos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tengo argumentos para decirte que se puede. Más de tres cajetillas diarias me fumaba y conseguí dejarlo. Aquí te dejo mi experiencia y mis consejos:
      http://bitacorademacondo.blogspot.com.es/2012/02/mi-decalogo-para-dejar-de-fumar.html
      Un abrazo, Carlos.

      Eliminar