Cita del día



CITA DEL DÍA: “Tolerancia significa disculpar los defectos de los demás; tacto, no reparar en ellos” (Arthur Schnitzler).

Entrada antigua de la semana

ENTRADA ANTIGUA DE LA SEMANA: Verbos, adjetivos, hombres y niños


lunes, 28 de mayo de 2012

Inocente inocentada






Ya sé que, al menos en España, el Día de los Inocentes es el 28 de diciembre. De hecho hice la broma en esa fecha; pero me ha venido hoy a la memoria, faltan todavía unos cuantos meses y quizá cuando llegue no me acuerde de contarla. Así que no voy a dejar para mañana lo que puedo hacer hoy.

Me inspiré en un viejo chiste. No es que tenga demasiada gracia para estas  cosas, pero la verdad es que me salió redonda. Todo se produjo tan a pedir de boca, que no sabía por dónde cortar.

Estábamos en la oficina cuatro comerciales y una secretaria. Por la mañana llevábamos  el mismo horario, pero por la tarde la chica se adelantaba una hora. Aprovechando ese tiempo llamé desde casa por teléfono, cambiando un poco la voz para que no me reconociera:
—¿El señor Peláez,  por favor?
— Aquí no hay ningún Peláez —respondió ella.
—Disculpe señorita.

Al cabo de diez minutos le dije a mi hermana que hiciera la misma llamada. Evidentemente obtuvo idéntico resultado, pero me dijo que la había notado algo desconcertada.

Un poco más tarde entré yo de nuevo en acción, cambiando  a una nueva voz. Volvió a suceder lo mismo, pero ya me preguntó quién me había facilitado ese teléfono. Le respondí que el propio señor Peláez. No me dio grandes  explicaciones, pero el  mosqueo que llevaba era ya considerable.

Dejé transcurrir de nuevo unos minutos y  volví a llamar, ya casi sin disimular la voz, con la intención de rematar definitivamente la inocentada:
Buenas tardes. Soy Antonio Peláez. ¿Me ha llamado alguien?
—…

Hasta allí estaba prevista la gracia, pero al ver que no reaccionaba decidí seguirla mientras diera de sí:
—¿Me escucha, señorita? ¿Podría decirme, por favor, si me ha llamado alguien?
—Claro que le han llamado. ¿Pero usted quién es? ¿Quién le ha dado permiso para relacionar su persona con este teléfono?
—Creo que debería haber empezado por ahí —improvisé sobre la marcha—. Tiene usted razón. Le pido disculpas. Ha sido todo tan precipitado... Soy un veterinario de Badajoz y he tenido que trasladar mi consulta a Zaragoza. Hasta dentro de una semana no voy a tener conectado el teléfono, pero necesitaba urgentemente que algunas personas pudieran ponerse en contacto conmigo. Sin tiempo para avisarles a ustedes pensé: “Seguro que estos señores serán tan amables de cogerme los recados durante unos días“.
—Yo eso no puedo hacerlo sin la autorización de mi jefe y hasta dentro de una hora no vendrá.
—Lo entiendo perfectamente. Valoro su profesionalidad. Quedamos entonces en que usted se lo consulta cuando llegue y yo le llamo en un par de horas para recibir su respuesta. Muchas gracias.

Entre pitos y flautas se me había hecho la hora de ir a la oficina. Cuando llegué, salió a mi encuentro muy nerviosa:
—Si te cuento  lo que me ha pasado no te lo crees —me  dijo.
—Antonio Peláez —me presenté, alargándole la  mano.
—Calla. No hagas  el idiota. Déjame que te cuente.
—Soy Antonio Peláez y estoy encantado de conocerle, señorita —tuve que insistir.

Por respeto al lector, obviaré los insultos recibidos.




Como coletilla añadiré que un par de años después la chica se casó y trasladó su residencia a Madrid. Por saber cómo le iba le llamé un día, no pudiendo evitar probar con  una de mis mejores voces:
—Buenas tardes. Le llamo de El Corte Inglés.
—¡Vete a la mierda, Chema! —me respondió inmediatamente.

Como no tenía un pelo de tonta supuse que había espabilado, aunque me quedé con la curiosidad de preguntarle a cuántas voces desconocidas había mandado a la mierda pensando que era yo el que llamaba.

18 comentarios:

  1. Pero que gamberro! Yo a usted lo tenía por un señor más serio

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si es que no se puede fiar una de nadie. Estos que parecen tan serios son los peores.

      Eliminar
  2. ¡Qué peligro tienes, Chema! ¡Cualquiera te da el teléfono! ¡cómo no te va a mandar a la mierda, la pobre!
    Me he reído muchísimo con la anédocta, pero mucho, mucho. ¡Qué arte tienes, chiquillo! Muchas gracias por compartirla con nosotros. Viene muy bien una carcajada.
    No obstante, sigues siendo muy travieso, aunque yo soy un poco, venga, lo reconozco, igual que tú…
    Un fuerte abrazo, Chema.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya veo que tienes poco que echarme en cara en lo que respecta a las bromas. De todas formas no creas que soy muy dado a hacerlas, ni especialmente hábil para realizarlas; aunque tengo que reconocer que ésta me salió redonda. Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  3. Señor Macondo, no quiero yo decirle lo que debe hacer, pero porque no hay la posibilidad en su blog de suscribirse por correo al boletín de novedades? así me llegarían sus post y no tendría que estar entrando a mirar, que una es una chica ocupada y olvidadiza

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que soy bastante nuevo en esto y se me escapan muchas cosas. Mira a ver si he puesto lo que me pides.
      De todas formas, me extraña que no te aparezcan (como a mí) todas las entradas de aquellos blogs de los que eres seguidora. Yo los tuyos los sigo así.
      Gracias por el consejo.

      Eliminar
  4. Siiiii! eso es lo que te decía, ahora me suscribo.
    No creo que seas más nuevo que yo, ni más torpe, a mí por que me ayudan, que si no...
    A mi hasta ahora tuyo ne me ha llegado nada Macondo ¿quieres decir que por hacerse miembro en el google friend te llegan? a mi desde luego no, ni tuyos ni de nadie

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Considerando que nuestros blog son de Blogger, supongo que a los dos tiene que sucedernos más o menos lo mismo cuando entramos en ellos. Yo, después de poner email y passvord, entro en una página en la que me pone el nombre del mío. Debajo una “lista de lectura” en la que aparecen todas las entradas que van publicando los blog de los que soy seguidor.
      Independientemente de eso, cuando estoy en cualquiera de las páginas de gestión de mi blog (visión general, páginas, comentarios, estadísticas, ingresos, diseño, plantilla o configuración), si le doy a la B (de Blogger) naranja que hay en el ángulo superior izquierdo, me aparece la página que te he comentado en el párrafo anterior. Arriba me aparece “Bitácora de Macondo” (haciendo clic accedo a la página de gestión del blog) y a continuación la “lista de lectura”, con las entradas de todos los blog que sigo, de la más reciente a la más antigua.

      Eliminar
    2. Je je ¿ves? esto me pasa por listilla, no tenía ni idea, más cateta! he probado lo que me has dicho en la B de blogger, y sí, ahí lo tengo todo.
      Pues nada, gracias por la información, y perdona que vaya por ahí dando consejos, me muero de la vergüenza.
      Un beso Macondo

      Eliminar
    3. No digas eso, por favor. De “listilla” nada. Lo que me has dicho del correo me parece interesante tenerlo y de hecho voy a dejarlo. Besos para ti, hermosa.

      Eliminar
    4. Elegante y educada no sé, pero cansina un rato...

      Eliminar
    5. Que tierno ver a dos pardillos empezando. Jajaja.

      Eliminar
    6. ¿Te das cuenta de por qué mi Inma es mi Inma y luego venís todos los demás?

      Eliminar
  5. Jajaja. Ese era el gag de Gila intentando explicar la diferencia entre broma, putada y cabronada o algo así.
    Buena broma, sí señor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No recordaba de dónde había sacado la gracia, pero llevada a inocentada me salió tan redonda que no sabía cómo ponerle fin.
      Bienvenido a una entrada de cuando aún no nos conocíamos.

      Eliminar
  6. Hace años se hacían muchas bromas en los trabajos para el día de los inocentes. Yo ahora veo mucho menos ese espíritu festivo. :(
    Se nota que estoy pocha verdad???????
    que comentario taaaaan tonto.
    Besazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No es tonto el comentario. Tienes razón. Desde crío recuerdo el día 28 de diciembre como especial, en el que tenías que andar con ojo para no hacer el pardillo. Ahora apenas se hace uso de la inocentada. Así le ha salido de bien a Miguel, que nos ha pillado a todos en bragas.
      Cuídate esa gripe.
      Besos.

      Eliminar
  7. Todos somos tímidos y calladitos hasta que dejamos de serlo y a todos nos gusta una buena broma de vez en cuando, no tanto recibirla como gastarla, jeje.

    Lo hiciste bien y te salió redonda y simpática... y a ti....¿te han hecho alguna "gorda"?

    Por cierto.... mucha ternura vuestros comienzos blogueros, jajaja. Me ha encantado esta retrospectiva.

    Besos apretaitos

    ResponderEliminar