Cita del día



CITA DEL DÍA: “Trabajo pesado es por lo general la acumulación de tareas livianas que no se hicieron a tiempo” (Henry Cooke).

Entrada antigua de la semana

ENTRADA ANTIGUA DE LA SEMANA: Verbos, adjetivos, hombres y niños


viernes, 1 de julio de 2016

El campesino y el diablo (cuento)






Contaban los hermanos Grimm que un joven y listillo campesino recibió un tesoro de un diablo, a pesar de haberle engañado. El demonio le había pedido como contraprestación la mitad de su cosecha durante dos años. El primero de ellos le ofreció la parte de la planta que naciera por encima de la tierra y sembró remolachas. Como lo aprovechable de las mismas es la raíz, lo dejó con un palmo de narices. Al año siguiente el supuesto maligno le pidió la parte de abajo y entonces sembró trigo, por lo que volvió a dejarle sin nada. A pesar de todo le dio el cofre con las joyas, por considerar que no había incumplido lo convenido.

Es raro que hasta ahora nadie haya levantado la voz sobre tan ridículo final del cuento, cuando de todos es sabido que Lucifer —el padre de los demonios— recuperó el tesoro, esparció sal por todas las tierras del campesino para que nunca más pudieran dar frutos, se cargó a toda su familia, desposeyó al gilipollas de su hijo del título de diablo, le castigo con unas buenas hemorroides y le desterró del infierno al anodino purgatorio por toda la eternidad.


44 comentarios:

  1. Jajjaja le querían vacilar a Lucifer los Grimm...qué ilusos...

    Buen fin de semana y besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dejaría de ser ángel malo y tendría que ser subido a los cielos.
      Buen fin de semana también para ti, Carmen.
      Besos.

      Eliminar
  2. Jajajaj, es que Lucifer tiene siempre la última palabra, y ya de paso hgana la partida.
    Un abrazo y feliz finde.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para eso es el diablo de los diablos.
      Un abrazo y buen finde también para ti, Marigem.

      Eliminar
  3. Tuvo que venir el padre a deshacer el entuerto. Por algo dicen que más sabe el diablo por viejo que por diablo. Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Atinada observación. Además es que el hijo no parecía ni diablo ni nada.
      Besos.

      Eliminar
  4. Pero qué iconoclasta es usted, señor Macondo :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mucha palabra es esa para una persona sencilla como yo, doña Ángeles.

      Eliminar
  5. ¡Ese es mi lucifer!...jajaja
    Menudo desprestigio de hijo diablo, eso no era diablo ni ná...jajaja
    Salud

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como que les estaba pisando el terreno a los ángeles buenos. Qué desastre de demonio.
      Salud, Genín.

      Eliminar
  6. Jajaja. Lo peor es que te destierren del infierno, qué putada.
    Besos y feliz finde.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y al purgatorio, que no tiene ninguna gracia.
      Besos y buen finde también para ti, Celia.

      Eliminar
  7. Con lo divertido que debe de ser el infierno...
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo malo de allí debe ser la cantidad de beatitas y santurrones que debes encontrarte, como dice el sabio refranero.
      Saludos, Alfred.

      Eliminar
  8. Los picaros al final salen perdiendo.

    Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues a este lo habían salvado los hermanos Grimm. Menos mal que aquí estoy yo para corregir el cuento.
      Un abrazo, Chaly.

      Eliminar
  9. Hala, para que aprendan esos listillos...

    Saludos.

    ResponderEliminar
  10. jajaja...a los listillos cuantas más lecciones se les de mejor, pero de poco les sirven, de ahí que se les llame listillos, y sí al final siempre salen mal parados.
    Gracias por hacerme reir.
    Un abrazo Macondo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso de hacerte reír no tiene precio. Pagado me siento con creces.
      Un abrazo, Carmen.

      Eliminar
  11. Pues me ha parecido muy metafórico. Me ha recordado al "Génesis", y a cómo se nos expulsa del Paraíso Terrenal, solo que de tu irreverente mano y con el diablo de por medio... Muy buen cuento.

    Besitos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que te haya gustado, Sara.
      Besos.

      Eliminar
  12. Respuestas
    1. Parece una chica con ese nombre.
      Un beso, chamaca.

      Eliminar
  13. No hay historia de los hermanos Grimm, que no sea viciosa y macabra. Las hacían pasar por infantiles, en tiempos en que las moralejas aterradores todavía eran bien vistas. Buscaban representar la crudeza de la vida, por medio de personajes cándidos. Esos tipos o estaban locos o eran unos genios. Quizás ambas, a fin de cuenta no hay mucha diferencia.

    Más saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todo valía en esos cuentos con tal de que se pudiera extraer una lección, a veces mas retorcida todavía que la narración precedente.
      Saludos, Julio David.

      Eliminar
  14. Tenía que haber conocido a su papá, ese diablo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A lo mejor lo conoció, pero no le aprovecharon las lecciones. También podría ser que fuera bueno por naturaleza y hubiera confundido su ubicación.
      Besos.

      Eliminar
  15. Guau, ahora entiendo porque cierto día la finca de un vecino aparecia llena de sal...

    Ja,ja,ja...

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todo se termina descubriendo, Ildefonso.
      Un abrazo.

      Eliminar
  16. Hacer una relectura de los cuentos de los hermanos Grimm y de otros cuentos infantiles es darte cuenta de que algunos, por no decir la mayoría son terriblemente "actuales", llenos de asesinatos, traiciones y otras barbaridades, ¿será que eran unos avanzados a su tiempo y nos preparaban para lo que tendríamos? Bromas aparte, menos mal que los niños son sabios.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los que hemos ido a colegios de curas y monjas y además hemos leído estos cuentos, si no hemos salido delincuentes ha sido de casualidad.
      Un saludo, Conxita.

      Eliminar
    2. jajaja igual es que nos curamos de espantos.
      Un saludo

      Eliminar
  17. Hay tantas historias que solo cuentan lo que queremos oír....y hay tanto Lucifer en la tierra.
    Genial como siempre.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  18. Cualquiera compite con el diablo, Dios lo creó y quedó con él tablas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hacer tablas con Dios es para estar orgulloso, ¿verdad?

      Eliminar
  19. Muy graciosa descripción de las fechorías que puede hacer el maligno.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Ricardo. Bienvenido a mi blog. Voy a ver lo que tienes tú por ahí.
      Un abrazo.

      Eliminar
  20. Estimado Macondo:
    Recién hoy me doy cuenta de que ya no era yo un seguidor de su blog. Advertí el hecho de casualidad, ya que extrañaba que ya no publicase nada. Y, oh, sorpresa la mía al ver que no solo seguía publicando, sino que había cambiado el look y hasta me había publicado una entrada (es que estoy seguro que ese seguidor que faltaba era yo).
    Lo primero que pensé fue que usted me había eliminado o bloqueado, pero no. Entonces voy a fijarme a mi lista de blogs y no lo encuentro. Qué pasó, no lo sé. Es posible que haya caído en la volteada de sitios abandonados que me saqué de encima, pero eso un un desafortunado clic sin querer.
    Ahora tendré que ponerme al día.
    Y le quiero decir a su demonio que con las hojas de la remolacha se preparan unas torrejas y tortillas deliciosas. Se pudo haber evitado tanto castigo.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esto va a ser como el hijo pródigo, que se le valora más porque se le había perdido y ha regresado. Muchas gracias.
      Ya le diré al demonio lo de las hojas.
      Saludos.

      Eliminar