Cita del día



CITA DEL DÍA: “Todos los cementerios del mundo están llenos de gente que se consideraba imprescindible” (George Clemenceau).

Entrada antigua de la semana

ENTRADA ANTIGUA DE LA SEMANA: El ascenso a cabo


viernes, 17 de junio de 2016

La gallina Marcelina (cuento)






La gallina Marcelina vivía en una granja rodeada de otros animales. Un día se encontró unos granos de trigo y, en vez de comérselos, decidió sembrarlos. Acudió a pedir la colaboración de sus mejores amigos para realizar la tarea:
—¿Quién me ayuda a sembrar estos granos de trigo?
—Yo no —dijo el pato.
—Yo no —dijo el gato.
—Yo no —dijo el perro.

La misma respuesta recibió cuando tuvo que regarlos, recolectarlos, llevarlos al molino, molerlos y amasar la harina. Cuando llegó a sus amigos el buen olor del pan recién salido del horno, acudieron a casa de Marcelina y ella les preguntó:
—¿Quién quiere probar este delicioso pan?
—Yo no —dijo el pato.
—Yo no —dijo el gato.
—Yo no —dijo el perro.
A lo que la gallina les respondió:
—Sois tan cabrones que hasta la moraleja del cuento me habéis jodido.


54 comentarios:

  1. pobre gallina!La moraleja : dejar los tontos a sus tonterias !

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Has recompuesto una moraleja, pero la del cuento original no es esa porque la respuesta de los amigos al ofrecimiento del pan no es negativa.

      Eliminar
  2. Jajjajaja el cierre el sensacional.
    Con amigos así...

    Se agradece el humor a cualquier hora,pero por la mañana...más.
    ; )
    Besos y buen fin de semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con amigos así no le hacen falta enemigos. Ni la moraleja le dejan.
      Besos y buen fin de semana también para ti.

      Eliminar
  3. Jajajajaja. Lo mismo eran todos alérgicos al gluten. Besotes!!!

    ResponderEliminar
  4. Que suerte la de Marcelina, en cambio entre los humanos hay amigos que se prestan dinero y no lo pagan y lo que es peor no lo ayudan a uno en nada.

    Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se ve que entre los animales irracionales viene a suceder lo mismo.
      Un abrazo, Chaly.

      Eliminar
  5. De verdad, qué mala idea, ni una moraleja en condiciones le permiten a la pobre, con lo que desahoga eso.

    Me ha encantado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Unos insensibles es lo que son. Pobre Marcelina.
      Gracias, Ángeles.

      Eliminar
  6. Menudos compañeros de granja, hasta fastidian la moraleja, si es que...
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y ya se sabe que un cuento sin moraleja pierde todo el sentido. Está como capado.
      Un abrazo, Alfred.

      Eliminar
  7. Jajajaja, qué bueno!!!!!! Este me o apunto para reuniones familiares y de amigos que soy muy sosa y nunca sé chistes ni cosas graciosas.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un honor que lo consideres gracioso hasta tal punto.
      Un abrazo, Marigem.

      Eliminar
  8. Jajajaja, cómo eres, qué bueno!
    Con este cuento me has recordado a una de mis abuelas :)
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De mis dos abuelas una tenía mucho sentido del humor y la otra carecía de él en absoluto. No aceptaba las bromas.
      Besos.

      Eliminar
  9. Jajajjajaja

    Muy bien por ellos.
    Hay que reventar todo.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eres un revolucionario, Toro. XD
      Saludos.

      Eliminar
  10. jajajajajaja ¡Eres un genio!
    Salud y abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con lo de genio te has pasado en generosidad dos o tres pueblos, pero te lo agradezco.
      Salud y abrazo también para ti.

      Eliminar
  11. jajajajajaja muy buen final Chema!!! jajajajajaja

    feliz finde =))))

    Besos....bueno, apapachos! ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que te haya gustado, Liliana.
      Buen finde también para ti.
      Las dos cosas: besos y apapachos.

      Eliminar
  12. jajajaja muy bueno. Yo creo que se esperaban la respuesta y quisieron jorobársela jajajaja
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Era una respuesta demasiado evidente.
      Un abrazo, Carmela.

      Eliminar
  13. El comportamiento es impredecible
    la emoción sostenible
    y la sonrisa tangible.

    Gracias.
    Mi abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nada más y nada menos.
      Gracias a ti, Athenea.
      Un abrazo.

      Eliminar
  14. Cómo me hiciste reír con ese final. Más perfecto, imposible. Bravo.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tus risas y por tus palabras.
      Saludos.

      Eliminar
  15. Los animales son así... Despiadados, incluso en los cuentos

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A modo de las personas.
      Un abrazo, Ildefonso.

      Eliminar

  16. Hoy, entre el final de cuento que no esperaba y el comentario de Toro juntos, me ha hecho dolor de tripas la carcajada. ¡Vaya par!!! Jajajajajajajajajaja.
    Buen comienzo de sábado :) te deseo lo mismo Chema.

    Besicos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tampoco es eso. Tómate un anís estrellado a mi salud (y a la de tus tripas).
      Buen final de sábado y domingo para ti.
      Besicos.

      Eliminar
  17. jajjajajaajaja, esos finales inesperados en tus cuentos son la monda.
    Un beso Macondo

    ResponderEliminar
  18. Muy bueno, es imposible no echarse a reír pensando en la pobre gallina...con pesar por la pobre gallina, pero te ha quedado redondo. Genial Macondo. Menudos compañeros.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tus palabras, Conxita.
      Saludos.

      Eliminar
  19. Jajajajajaja, qué risaaa. Genial, genial, genial.

    Besos.

    ResponderEliminar
  20. Jajajajjajaj. Genial, Macondo.
    Da gloria leerte.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  21. Creo que solo una risa podría resumir el gusto que provoca este texto.

    Jajaja.

    Parabienes, Macondo.

    Más saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una risa nada menos. Me doy por más que pagado.
      Gracias, Julio David.
      Saludos.

      Eliminar
  22. Respuestas
    1. No sé si sabía elegir bien a sus amigos la pobre.

      Eliminar
  23. ¡¡¡¡ Genial el final !!!! pobre Marcelina snif, snif, ella que iba de sensata y previsora.... .
    Besos Chema.
    Puri

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sensata y previsora sí que era. Los cantamañanas eran los amigos.
      Besos, Puri.

      Eliminar
  24. Jajajaja!! Pobre Marcelina, todos pasan de ella...
    Besotes!

    ResponderEliminar
  25. ¡¿Cómo me había perdido este cuentito?! :D :D

    ResponderEliminar
  26. Jajajaja estos aniamales cabrones... lo que sea con tal de dar por saco, ¿eh?

    ResponderEliminar