Cita del día


CITA DEL DÍA: "Todo necio confunde valor y precio" (Antonio Machado).

Entrada antigua de la semana

ENTRADA ANTIGUA DE LA SEMANA: 20 de abril


viernes, 13 de mayo de 2016

A la sombra del esposo






La novia acudió a la ceremonia con la pureza del agua sacada del pozo. El novio con el aroma del café recién molido. Juntos adquirieron a través del matrimonio el sentido de la infusión. A pesar de que en la mezcla se impuso la liquidez de la novia a la solidez del novio, para no herirle en su amor propio ella renunció a su apellido y aceptó que ambos llevaran el del machote. El agua con café pasó a llamarse café solo. Del contrayente quedó un sedimento en el fondo de la cafetera matrimonial. Alguien preguntó qué era y le respondieron: "Es poso". Y desde entonces a lo que resulta de un novio al pasar por el casamiento se le denomina esposo. Para que siguiera reinando la paz conyugal la mujer aceptó también que se le llamara esposa, a pesar de que ella no había dejado restos. Asimismo los frutos de la unión llevaron el apellido del padre, como si las humeantes tazas salieran exclusivamente del café molido. Diríase que la madre no pone nada de su parte. Que la aportación del agua es anecdótica.


73 comentarios:

  1. Valeeeee, ahora lo entiendooooo, jajjaja

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Ah sí? Otro rato que tengas tiempo me lo explicas y así lo entendemos los dos. :)
      Saludos.

      Eliminar
  2. Buen paralelismo,así se cree muchas veces que es la aportación de la mujer...

    Yo lo tomo "cortado",seguro que a ti se te ocurre alguna connotación al respecto...
    ; )
    Será un café tímido? jajjajs

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El cortado por lo menos tiene un nombre que recoge la participación de la leche. El reconocimiento al agua sigue brillando por su ausencia, si es de máquina.
      Yo también lo tomo un poco cortado. Y soy tímido.
      Besos.

      Eliminar
  3. Qué bueno!!!!!!! Ahora ya sé de donde viene todo,jejeje.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vais a terminar entendiéndolo todos menos yo. :)
      Un abrazo, Marigem.

      Eliminar
  4. He de decirte que tomaré el café de otro modo a partir de ahora, tendré en cuenta tu observación, igual lo pido más largo, será la sociedad americana un matriarcado...
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tómalo como te apetezca, pero no lo llames "café solo". Está muy bien acompañado por el agua.
      Un abrazo.

      Eliminar
  5. ! Ah, amigo! Que sería del "poso" sin el agua : algo sucio e inútil . Las mujeres estamos acostumbradas a ser translucidas pero sabemos que lo inundamos todo.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A lo que habitualmente abunda no se le de importancia hasta que falta. Entonces se da uno cuenta de es lo más importante.
      Besos.

      Eliminar
  6. Pero te dejo un beso y un gran abrazo, y no olvidaré a mi genial y buen amigo Chema.
    Estoy en el trabajo y mi cabeza está aquí. :)

    Besicos y...ya nos veremos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aquí te espero, preciosa, hasta tu vuelta.
      Muchos besicos también para ti.

      Eliminar
  7. Dejando aparte el mensaje (¡que tiene "mandanga"!), cada vez me quedo más maravillada con tus juegos de palabras.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, mi generosa amiga.
      Saludos.

      Eliminar
  8. Aún estoy devanándome los sesos intentando decidir si es tu relato, amigo Chema, es cómico o trágico... Porque desde luego, aunque está narrado con una chispa desbordante (como todos tus relatos) y una gracia e ingenio sin iguales, no deja de plasmar una situación para la mujer que lleva siendo denigrante desde los comienzos de las primeras civilizaciones patriarcales, y es que ella siempre fue un objeto, propiedad primero de su padre, y después de su café molido (perdón, quise decir esposo). Desde luego lo que has escrito tiene mucha, pero que mucha miga.

    Mis felicitaciones, amigo.

    Feliz comienzo de fin de semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sea lo que sea el relato, menudo pedazo de representante podría tener contigo. Muchas gracias.
      Que sea un fin de semana feliz también para ti.

      Eliminar
  9. Interesante la reflexión que nos trae tu relato con humor, esa combinación de bebidas en las que todos aportan pero que desgraciadamente parece que no todos cuentan igual.
    Un placer leerlo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No todo el mundo recoge los mismos frutos con el mismo esfuerzo y parece que el agua no es de las más favorecidas.
      Muchas gracias, Conxita.

      Eliminar
  10. Como buena antiBodas , me han gustado tus irónicas palabras.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si ya lo digo yo cuando me llaman suertudo mis amigos casados. Estar soltero no tiene ningún mérito. Al fin y al cabo todos nacemos así.

      Eliminar
  11. Quiero comentar, pero no puedo dejar de aplaudir. Una agudeza narrativa increíble.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu esplendidez, Raúl.
      Saludos.

      Eliminar
  12. me encanta tu agilidad mental y como juegas con las palabras. Bravo!!
    muy divertido,
    saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me encanta que te encante. Y que lo exageres.
      Muchas gracias.
      Saludos, Karin.

      Eliminar
  13. Me ha encantado esta metáfora, esta alegoría de la vida misma. En serio, eres un puto genio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dejémoslo en puto, que lo de genio me cae un poco grande.

      Eliminar
  14. Si la aportación del agua es anecdótica, por qué rompemos aguas????

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Porque las mujeres sois tan generosas que estáis que la tiráis.

      Eliminar
  15. Chema, con este me he partido el culo desde el primer momento, jajaqjajajajajajajaaaaa, qué genialidad, por dios!!!
    Besazos, peazo genio :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cada vez que me escribes un comentario engordo dos o tres kilos con lo hueco que me pones. Tendrás que empezar a decirme alguna cosa como es, porque si no este verano no voy a atreverme a ponerme el bañador.
      Gracias, maja.
      Besos.

      Eliminar
  16. Y en el poso se mira el futuro.

    Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso dicen, aunque no creo yo mucho en esas cosas.
      Un abrazo.

      Eliminar
  17. Anda Chema, qué ocurrente, genial!!!! =))))

    jajaja me hiciste recordar un comentario del café solo.... jijijiji

    Besos y buen finde =))))

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Liliana.
      Buen finde también para ti.
      Besos.

      Eliminar
  18. Pues me da que pensar tu relato... :) La aportación del agua es anecdótica pero sin ella no hay infusión posible!.
    Muy bueno, Chema.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ahí está la madre del cordero.
      Gracias, Eme.

      Eliminar
  19. jajajaja Antes había mas posos con el café de colador de calcetín...:)
    Salud

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Antes sí. Ahora está todo demasiado controlado. Pierde la gracia.
      Salud, Alfred.

      Eliminar
  20. jajajaja pues tengo que pensar mucho porque a mí me gusta el café manchado y el té con leche, jo !!
    Un abrazo, Macondo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Ves? Cuando hay lecho por el medio se le menciona de alguna manera, pero a la pobre agua se le margina totalmente.
      Otro abrazo, Carmela.

      Eliminar
  21. Pero en términos generales, el agua es y sigue siendo la fuente de la vida, en tal caso... ¿jaque mate al patriarcado? ¿O no cuenta?

    Más saludos, Macondo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sin el café se puede pasar, pero sin el agua nos cargamos todo.
      Saludos, Julio David.

      Eliminar
  22. Mi aplauso y mi admiración por tu capacidad para hilvanar dando lugar a algo magistral.

    Gracias por tu luz ✴

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Athenea.
      Gracias a ti por la tuya.

      Eliminar
  23. Genial! Interesante analogía. Saludos

    ResponderEliminar
  24. Qué maravilloso juego de palabras, Macondo. La vida misma en un café.
    Te felicito y ahora mismo voy a hacerme una infusión a ver si voy contribuyendo a la luz del agua y la mujer.

    Besos.

    ResponderEliminar
  25. El café que sea siempre acompañado.

    Un placer leerte.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  26. Todo muy verdadero y muy bien hilvanado. Pero lo que más me enoja a mí es que cuando el café es muy malo lo llamamos "agua sucia". Ea, para echarle las culpas de los fracasos sí que nos acordamos de ella.

    ResponderEliminar
  27. ¡Me encanta! Qué buen tejido, todo equilibrado. Divertido y señalador.
    ¡Qué buen relato, Macondo! Por todos lados.

    ResponderEliminar
  28. El café sin el agua no genera poso, así que siempre seremos el agua necesaria en todos los posos. Además la unión hace la fuerza,y dos mejor que uno.
    Te felicito Chema te ha quedado un café muy bueno.
    Besos.
    Puri

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Puri. ¿Lo quieres con o sin azúcar?
      Besos.

      Eliminar
  29. Cómo me ha gustado el post de hoy... mezcla de humor con un deje de poesía que me ha venido genial para la hora de la merienda.
    besitos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sabes lo que me alegra haberte acompañado en la merienda y además haberte entretenido.
      Besos, Ali.

      Eliminar
  30. Aguachirri es un café bazofia por aquí, pero en tu relato ha quedado bien claro lo que es todo un Sr. Café. Claro, divertido y con un gran fondo y no me refiero al de los posos. Si es que el machismo está en todas partes y tú con la lupa de Sherlock Holmes en la mano lo descubres hasta en el café que te aseguro que a ninguna feminista se le había ocurrido antes. ¡jajaja!
    Con todo mi cariño Chema, abrazos :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo de "aguachirri" lo tengo oído a mi madre.
      Mira por dónde, yo dando ideas a las feministas.
      Abrazos también para ti, María Pilar.

      Eliminar
  31. Me parece un texto escrito de manera genial, pero muy duro. Se sirven tantos cafés solos que nos olvidamos muchas veces del agua cristalina y ésta de tanto callar desaparece en tragos insensibles.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo abundante suele ser lo más necesario, pero lo que menos se valora.
      Gracias, Ilduara.

      Eliminar
  32. Eso de esposar viene del café también?, pregunto,o con equis de ex-posar psando?.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  33. hace tiempo que no me paso por tu mundo...ya tenia ganitas jeje
    me ha gustado mucho esta entrada sigue asii
    un besoo :)

    ResponderEliminar
  34. Ella y su transparencia no se veían
    pero sin ella ... grano desolado

    besos

    ResponderEliminar
  35. Que gran texto!!!! Se puede aplicar a tantas cosas en la vida... obviando que el café sin el agua esta mas bien "asquerosillo" jejejjee Besitos infernales!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sería más correcto "agua con café".
      Besos, Nieves.

      Eliminar