Cita del día


CITA DEL DÍA: “La modestia es el complemento de la sabiduría” (Bernard Le Bouvier de Fontenelle).

Entrada antigua de la semana

ENTRADA ANTIGUA DE LA SEMANA: Las habichuelas mágicas (cuento)


jueves, 22 de octubre de 2015

Peter Pan (cuento)






Tan ilusionados estaban los dos pequeños en visitar el país de Nunca Jamás, lugar donde residía el protagonista del cuento que les contaba por las noches su hermana Wendy, que terminaron haciéndose realidad sus sueños. Peter Pan en persona apareció un día en la ventana de su dormitorio, acompañado de su fiel amiga Campanilla. Tras ser espolvoreados con los polvos mágicos de las alas de esta, los tres niños fueron volando con ellos hasta su fantástico destino. Allí tuvieron maravillosas vivencias, solamente enturbiadas por las maldades del capitán Garfio, además de por unos celos compulsivos de Campanilla a Wendy que estuvieron a punto de costarles la vida. Afortunadamente salieron todos ilesos y los chicos pudieron emprender el regreso a casa sin problemas. Mientras tanto, los que no sobrevivieron al rapto fueron sus padres. Tras esperar impacientes durante algunos días la solicitud de un rescate, los dieron por muertos y en la desesperación se colgaron de un árbol. Como las criaturas no tenían otra familia fueron a parar a un orfanato, donde pagaron su irreflexivo comportamiento teniendo que soportar a unas retorcidas monjas que les dejaron secuelas mentales para siempre.


32 comentarios:

  1. Si es que los polvos y otras drogas nunca fueron buenas xddd. Ay, cómo me encanta esta sección :) Biquiños!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cómo te estás volviendo, Mandi, jamía. ¿Cómo puede gustarte esta sección tan retorcida? Dame ánimos y verás.
      Besos.

      Eliminar
  2. Ay, por favor, menuda tragedia. Jajajaja. Si es que por algo dicen que uno no debe irse con desconocidos... Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mira que es de las primeras cosas que nos enseñan. Pues nada.
      Besos.

      Eliminar
  3. Parece una tragedia griega, jajajaja

    ResponderEliminar
  4. ¿Ves? Estas cosas no hubieran pasado si por entonces existiesen los teléfonos móviles: con un simple SMS, listo. De todos modos me hace gracia esa pulsión siniestra con la que sazonas los cuentos, muy en el espíritu del género.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que el espíritu es ese, lo que pasa que yo no lo adorno.

      Eliminar
  5. Jajajaja

    Maldito secuestrador, el Peter Pan de las narices... xD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Menudo pájaro. Y peor todavía la mosca muerta de Campanilla.

      Eliminar
  6. Enternecedor y el cuento no podía acabar más feliz y dicharachero. Padres ahorcados, sino he leído mal, y encima los putones de las monjas que a saber lo que hicieron con las criaturas. Con esta serie de cuentos te muestras de lo más tierno, como a mí me gusta. Por cierto cómo fue "La Pilarica", todavía me acuerdo yo de "El Tubo" bien se pasaba por allí.

    Abrazo Macondo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya ves que me esmero en ponerle ternura a la cosa. Al fin y al cabo son para niños.
      El Tubo sigue en el mismo sitio. Adecentado, porque llegó a estar muy abandonado. No sé de cuánto tiempo me hablas.
      Un abrazo, Rafa.

      Eliminar
  7. Qué tragedia. En apariencia salieron ilesos …ilesos y moribundos…, porque ya fueron otros, y eso es lo más terrible, mucho más que el amargo proceso de desilusión.
    Es lo que pasa cuando la historia acaba mal, antes que la vida. Alguien o algo lo ha decidido de antemano, desanuda tu mundo y tu mundo se desploma…Por eso pienso que las hadas veteranas son sabias, ya que pueden detener las ruinas antes de que lleguen. Si los niños hubieran encontrando a sus padres inmortalizados en una talla, desconsolados pero abrazados y con las manos unidas, eso habrían salido ganando.
    Un fuerte abrazo, Chema.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Al final vas a convencerme de las bondades del hada experta.
      Un fuerte abrazo, Karima.

      Eliminar
  8. jajajajaja y están en mi manicomioooooooooooooooooo!

    Me ha encantado Macondo, te felicito, eres todo un cuentista!

    O mejor dicho, todo un experto en reingeniería del cuento!

    Besitos =)))

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mejor hubieran estado en tu manicomio que con las monjas. Mucho más felices.
      Gracias.
      Besos.

      Eliminar
  9. Nunca seguir a un estrangero a pasar de encantador....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Menos mal que no sigues tu propio consejo y me sigues a mí. Será porque no soy encantador.

      Eliminar
  10. Que lindas las monjitas...
    Siempre repartiendo hostias...

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Entonces las hostias las repartían solo los curas. Para mí que era un trabajo más psicológico que otra cosa.
      Saludos.

      Eliminar
  11. Nunca me ha gustado este cuento... así que casi que me gusta más tu final, muajajaja!!
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ni punto de comparación. Mucho más tierno el mío.
      Besos.

      Eliminar
  12. Tus cuentos me dejan exhausta. No hay campanilla por ahí, con polvos mágicos para poder volar aún más la imaginación?. Muy bueno.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  13. Al principio pensé...¡Uy, Chema ha dejado de lado la verdad del cuento!... pero no, qué va... has tardado pero al fin nos has revelado lo que verdaderamente pasó con esta desgraciada familia...

    ¡Pobres!...

    Aunque te estoy cogiendo un poquito de miedo, me gustaría saber hasta dónde eres capaz de llegar siendo retorcido, jajaja
    ¿Has probado alguna vez a escribir tus propias historias o cuentos macabros? Apuesto a que ésos también los bordas...

    Ay Chema... ¿cuántos?... ¡muchos!...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguir los tradicionales me resulta más sencillo, porque no tengo que inventarme la historia sino solamente la forma de destrozarla.
      Muchos también para ti, guapa.

      Eliminar
  14. Amigo Macondo te hablo sobre "El Tubo", sino recuerdo mal del año 1977, fíjate si ha llovido. Yo hice el periodo de reclutamiento, joder que mal suena lo del "periodo" y ya no sé si se decía así, eso de reclutamiento en el C.I.R de San Gregorio o en el Campo de San Gregorio, y de esto pues figúrate lo que hace, que las guardias se hacían con lanza. Luego pasé a Huesca. Hace años volví por allí y San Gregorio todavía existía como campamento. Pero no hace mucho se me ocurrió mirar en Internet, y creo que ya es historia, y ahora hay bloques de viviendas. Joder que tiempos, ya me contarás si es así.

    Abrazo compañero.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Puede ser que hasta coincidiéramos en el CIR, porque sin mal no recuerdo estuve allí precisamente en ese año. Soy mayor que tú, pero pedí prórroga por estudios y empecé la mili en tercero de carrera. Al año siguiente estuve en la Academia de Toledo tres meses y al otro seis en Barbastro (Huesca) haciendo las prácticas.
      Si he de serte sincero, no sé realmente cómo está lo de San Gregorio. Así soy de despistado, porque cada vez que se sale de Zaragoza en dirección Huesca se pasa por enfrente.
      Un abrazo.

      Eliminar
  15. Con ser terrible el castigo que sufrieron al perder a sus padres, creo que el que quedaría grabado en su mente de por vida iba a ser, el de las graves secuelas que dejarían en ellos, la educación de las buenas monjitas de por vida. ¡Pobrecitos!!!
    Te estás aficionando a cuentos para no dormir ¿eh Chema?

    Besos...y por aquí nos vemos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya ves el filón que he encontrado en los cuentos tradicionales, aunque no creo que vaya a dar mucho más de sí.
      Besos.

      Eliminar
  16. Menuda versión has hecho de este cuento,esos niños deberían antes haber avisado a sus papis, que se iban de viaje gracias a unos polvos que les hacían volar así se evitarían ese final tan triste.
    Besos Chema
    Puri

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hasta que lo leí yo pensaba que echarse unos polvos era otra cosa.
      Besos, Puri.

      Eliminar