Cita del día


CITA DEL DÍA: "A menudo encontramos nuestro destino por los caminos que tomamos para evitarlo" (Jean de la Fontaine).

Entrada antigua de la semana

ENTRADA ANTIGUA DE LA SEMANA: 20 de abril


lunes, 26 de octubre de 2015

Pedro y el lobo (cuento)






Un pastor muy guasón decidió gastar una broma a las gentes del pueblo donde vivía. Cuando había sacado las ovejas a pastar por los alrededores, empezó a gritar que venía el lobo. Cada uno cogió lo que tenía más a mano y todos fueron a ayudarle. Cuando se dieron cuenta de que les había engañado, le dijeron mosqueados que con esas cosas no se jugaba. Tan divertida le resultó la gracia, que al cabo de unos días la repitió. En esta ocasión las personas que volvieron a acudir se enfadaron muchísimo. Una semana más tarde sucedió que se encontró de verdad con el lobo y, cuando pidió ayuda a gritos, nadie le hizo caso pensando que estaba otra vez tratando de reírse de la buena voluntad de los demás. Defendió su ganado diciéndole a la fiera dónde podía encontrar dos presas fáciles. Las que pagaron el pato fueron Caperucita y su abuela, que aparecieron devoradas por no tener quién las protegiera. 

De este cuento no pueden sacarse consecuencias positivas, porque ni los malvados reciben su castigo ni las víctimas terminan siendo amparadas. Quizá la moraleja sea que en esta vida el hijo de puta suele salirse con la suya a base de joder al prójimo. 


40 comentarios:

  1. Este cuento sí que nos enseña cómo es la vida ;)

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con lobos, pero sin príncipes.
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Esa es una moraleja de lo más acertada XD Pobre caperucita, se ve que nació con mala estrella.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Parece que le tengo manía, porque ya la he introducido en varios cuentos (además de en el suyo) y en ninguno sale airosa.

      Eliminar
  3. Ovejas, capelucita roja, abuela , tantas victimas:el tonton no debe bien dormir !

    ResponderEliminar
  4. Respuestas
    1. Si es que no hay nada como ponerse en cabrón para que te entienda todo el mundo.
      Besos.

      Eliminar
  5. Una moraleja muy común en estos días.

    Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En estos y en algunos otros anteriores, Chaly, que hijos de puta los ha habido siempre.
      Abrazos.

      Eliminar
  6. Jajajajajajaja
    Esa moraleja no la debemos olvidar nunca.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los aconteceres diarios no permitirán que la olvidemos.

      Eliminar
  7. Jajajajaja. Crudo pero real como la vida misma. Un besote!!!

    ResponderEliminar
  8. Crudísima!!!
    Nada, del lobo ni rastro. A la tercera vez, sin embargo, nadie movió un pie de su casa, estaba visto que el pastor mentía con sus uñas y cuantos dientes tenía en la boca, así... que grite, que ya se cansará.
    El lobo se llevó las ovejas que quiso, se comió a la pobre Caperucita y abuela, mientras el mozo, encaramado en un árbol, contemplaba impotente el desastre.
    Viene a pelo recordar las veces que muchos de nosotros también hemos gritado que viene el lobo, y fueron más los que negaban que el lobo viniese, pero por fin vino y traía una palabra colgada en el collar. CRISIS.
    Aprendiendo siempre.“El castigo del embustero es no ser creído, aun cuando diga la verdad”.

    Muy bueno Chema.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Parece que estés hablando de Zapatero con lo de la crisis.
      Gracias.
      Besos.

      Eliminar
  9. Por lo tanto hay que ser un grandísimo.......HDP!

    jajajajaja

    Besos =)))

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tampoco es eso, mujerrrrrrr. No eres tú drástica ni nada. XD
      Besos.

      Eliminar
  10. Hay que ver lo bien que encauzas los cuentos para que entendamos cómo funciona el mundo!

    ResponderEliminar
  11. vaya, que el lobo tal vez existía, pero no llegaba a ir al pueblo a comerse crudos a los niños y caperucitas, cerditos ni ovejas de pastores.

    Pues hay que ser hijo de su madre para montar un cuento en el que no pasa nada de nada!, Broma. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pasar sí que pasan cosas, lo que sucede que el resultado no es muy edificante.
      Un abrazo.

      Eliminar
  12. Jajajja, genial.
    Oye, real como la vida misma.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  13. ... A continuación Pedro montó un partido político y a estas alturas seguramente ya es una "opción real de poder", como se decía antes. Desde luego da el perfil, para eso y para más.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desde luego tiene unas prometedoras "cualidades" para dedicarse a la política. Ya tenemos novela.

      Eliminar
  14. Así de abominable puede llegar a ser el hombre, con tal de salvarse a sí mismo. Un miserable capaz de los instintos más feroces.
    El ser humano puede estar dotado de inteligencia y saber, e incluso aspirar a la areté de la Antigua Grecia, pero en su naturaleza reside una confusa mezcla de mediocridad, envidia, actos gratuitos, etc. que lo convierte en lobo para sus semejantes, nunca mejor dicho.
    Un fuerte abrazo, Chema.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si el hombre fuera lobo para sus semejantes seguramente sería más humano. Creo que la frase "El hombre es un lobo para el hombre" debería ser "El hombre es un hombre para el lobo".
      Otro fuerte abrazo para ti, Karima.

      Eliminar
  15. bueno, en fin, algo de razón te asiste
    saludos

    ResponderEliminar
  16. Buen quiebre de la historia, el sabido se salio con la suya.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, Boris. Por eso digo que el cuento no es edificante.

      Eliminar
  17. Con esta versión del cuento y su mezcla con otro has conseguido reflejar a ciertos individuos que andan por la vida jorobando al resto .
    Aquí al final no es precisamente para comer perdices ni nada parecido.
    Besos Chema
    Puri

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desde luego, aquí no encaja lo de comer perdices.
      Besos, Puri.

      Eliminar
  18. La sociedad completa se compone de pastores y ovejas. Lo único que resta, es saber a qué bando pasarse.

    ResponderEliminar
  19. ¡Jajaja! Qué buen giro final. Como la vida misma.
    Me gusta este formato de tu blog. Cuando tengo un rato, que no es mucho, me gusta hojearlo como si de un auténtico libro de cuentos se tratara.
    Saludos amontonados porque no te los puedo dar de uno en uno que son los que gustan. Esto de los blogs llena parte de mis momentos de ocio, pero la vida tira con sus obligaciones.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y tanto que tira la vida con sus obligaciones. Bastante bien tratado me tienes con tus visitas y comentarios.

      Eliminar