Cita del día



CITA DEL DÍA: "Cuando llega el tiempo en que se podría, ha pasado aquel en que se pudo" (Marie Ebner-Eschenbach).

Entrada antigua de la semana

ENTRADA ANTIGUA DE LA SEMANA: Cuento de la lechera


martes, 25 de agosto de 2015

Los tres cerditos (cuento)






Había una vez tres hermanos cerditos que vivían en el bosque. Como el lobo andaba siempre buscándolos para comérselos, decidieron hacerse una casa cada uno. El pequeño, que era un cabeza loca, la construyó de paja para terminar cuanto antes e irse a jugar con sus colegas. El mediano, un poco más maduro, le dedicó más tiempo; aunque no el suficiente. La hizo de madera y así pudo ir a buscar puntualmente a su novia, una marrana de muy buen ver que trabajaba de cajera en Mercadona. Menos mal que el mayor era la sensatez cerdificada y, como además no tenía edad para jugar ni cochina a la que festejar, se entretuvo en edificarla de ladrillo como Dios manda. Cuando llegó el lobo deshizo la primera casa resoplando (que ya es resoplar) sin aparente esfuerzo. Con un poco más de trabajo destruyó también la segunda. Sus propietarios huyeron despavoridos a la del hermano mayor, donde resistieron los tres sin problema alguno las acometidas y escaparon de una muerte segura. Y de esta forma pudieron esperar felizmente hasta San Martín, que fue cuando les correspondió ser convenientemente sacrificados y hechos chorizos, morcillas y jamones para deleite de los humanos. 


34 comentarios:

  1. Cada marrano le llega su San Martín, o su nochebuena, como decimos por aquí.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo de San Martín también lo decimos por aquí.
      Un abrazo, Rafael.

      Eliminar
  2. Madre mía, tienes un arte que no se puede aguantar. Aunque me lo niegues (pura cabezonería), eres un pedazo de genio, Chema. ¡Buenísima versión! Me he tronchado de risa con lo de la marrana cajera de Mercadona (hay que ser un crack para pensar en ese detalle). Y lo de “cerdificada” ha sido un puntazo. Vamos, que estoy maravillada con tu ingenio. Como siempre.
    La ironía del final ha sido la guinda del pastel. Lo dicho, un peazo crack.
    ¡Quiero más cuentos made in Chema!
    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con esos ánimos es casi imposible no seguir intentándolo. Tendré que ponerme con Caperucita.
      Un fuerte abrazo también para ti, Karima.

      Eliminar
  3. También se rumorea que al tercer cerdito lo demandaron por edificar en terreno no urbanizable y por no haber pagado el correspondiente soborno.

    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya se me pasó por la cabeza meterme en asuntos turbios, pero preferí no abarcar tanto.
      Besos.

      Eliminar
  4. Respuestas
    1. Y para el lobo, que le he evitado el final que tiene en el cuento real.

      Eliminar
  5. Da igual como construya un cerdo su casa .. siempre llegará su San Martín , y eso para cada animal del arca de Noé, incluidos Noé y su santa esposa
    saludos

    ResponderEliminar
  6. La marrana del mercadona que hace esta noche?

    Jajjja

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues no sabía decirte, pero ten cuidado con el mediano que maneja muy bien la albaceteña.
      Saludos.

      Eliminar
  7. En el mercado europeo mal tiempo por los cerdos !

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los que se dedican a la política están pasando por una época floreciente, a pesar de la crisis.

      Eliminar
  8. Podemos llegar a la conclusion que los mayores son mas sensatos porque perdieron la alegria de gozar de la naturaleza, del cambio climatico y del debacle de china capitalista y que los cerditos menores cayeron de la boca del lobo al dia de san Martin.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No se me había ocurrido interpretarlo de esa forma, Chaly. Gracias por tu punto de vista.

      Eliminar
  9. Chema felicitarte por esa imaginación tan portentosa que tienes para dar versiones actuales de los cuentos. Después de leerlo me eché unas risas, hay que buscarle una marrana al mayor, porque el pobre no disfrutó de la vida, el peque haciendo el gamberro, el mediano con su marrana y el mayor el pobre solito, eso no hay derecho. Al final todos van al matadero pero uno de ello no disfrutó.
    ( Moraleja) hay que vivir que el matadero vamos todos.
    Besos Chema
    Puri

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con mucha frecuencia los hermanos mayores asumen el papel de segundos padres de sus hermanos más pequeños. En este caso no es una excepción.
      Excelente moraleja la que ha sacado.
      Besos, Puri.

      Eliminar
  10. Y a mí que me encantaban los tres cerditos, qué imaginación tienes, encantada de leerte.

    Besos.

    ResponderEliminar
  11. Muy simpática tu versión del cuento. La marrana del mercadona trabaja en la charcutería o en la carnicería?
    saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Supongo que no trabaja en ninguna de las dos.
      Gracias, Karin.
      Saludos.

      Eliminar
  12. Joooooo! Nadie escapa a su destino más que unos cuantos días...
    Fascinada!
    Beso!

    ResponderEliminar
  13. Respuestas
    1. Tenías que haberla visto cómo se contoneaba con sus prietas carnes. Al cerdo mediano lo traía mártir.

      Eliminar
  14. Anda que... tanto esfuerzo para acabar hechos chorizos igualmente!! Quizás con el lobo hubieran tenido una muerte menos dolorosa...
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Parecía que con escapar del lobo ya lo tenían todo solucionado, pero había que contar con el factor humano.
      Besos, Ali.

      Eliminar
  15. Ay los cerdos que no pensaron en que siendo cerdos su carne es muy solicitada. ¿Por qué nadie come lobo?


    Beso Chema

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El lobo será como el perro, que tampoco lo come nadie. Alguien decía que sin fuera comestible dejaría de ser el mejor amigo del hombre.
      Besos, Flor de María.

      Eliminar
  16. ¡Wow! por fin te descubro, tú eres el lobo... pues sí que te fue bien y disfrutaste con el final de los cerditos, pero el que "tenía una marrana de muy buen ver que trabajaba de cajera en Mercadona" se lo pasó mejor que tú y solo por eso debieras haberle librado de tal final.
    Más besos Chema.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Al mediano podíamos haberlo dejado de semental, ¿verdad? A tiempo estamos de reescribirlo.
      Gracias por el recorrido que te estás haciendo.
      Besos.

      Eliminar