Cita del día


CITA DEL DÍA: "La inteligencia me persigue, pero yo soy más rápido."

Entrada antigua de la semana

ENTRADA ANTIGUA DE LA SEMANA: Los tres cerditos (cuento)


lunes, 30 de junio de 2014

Zancadillas oficiales al que intenta trabajar






Como tantos españoles, se quedó sin empleo. Con el agravante de la edad. Tenía casi sesenta años. Algunas personas le comentaron que, apurando los dos años de prestaciones por desempleo y buscando después una subvención debido a su edad, muy bien podría plantarse en la jubilación sin necesidad de complicarse la vida. No le gustaba esa opción, al menos sin haber luchado antes por buscar otras soluciones. Tenía alguna experiencia en seguros y allí, si no aspiras a sueldos fijos, siempre te hacen un hueco. 

El problema de trabajar exclusivamente a comisión es que, a un promedio aproximado de 30 euros por póliza, resulta prácticamente imposible alcanzar unos ingresos que te permitan sobrevivir. En una compañía le plantearon la posibilidad de hacerse autónomo y acceder a una tabla de objetivos que, si los alcanzaba, le permitirían equiparar sus ingresos a las prestaciones que le correspondían por desempleo. El problema era que el reto resultaba inviable empezando con una agenda en blanco como la suya. Necesitaba trabajar a lomo caliente algunos meses para abonar el camino y poder aceptar la oferta con algunas garantías. Así lo hizo. Durante ese año escaso, en que siguió cobrando el paro, sus ingresos totales por comisiones no llegaron a 400 euros. 

En el INEM (Instituto Nacional de Empleo) le dijeron que si se daba de alta en autónomos, con las prestaciones que no había percibido (6.000 euros), le subvencionarían mensualmente la cuota (277 euros) hasta que se terminasen. Aceptó la opción dejando constancia del ingreso extra (400 euros) que había percibido, por si procedía que se lo descontasen. 

Enviado por el INEM, acudió al SACE (Servicio de Apoyo a la Creación de Empresas). Allí le comentaron que, gracias al plan de emprendedores del Partido Popular, por el hecho de hacerse autónomo tenía derecho a una subvención a fondo perdido de 4.000 euros, aunque no fuera a montar un despacho ni a generar más puesto de trabajo que el suyo. Le pareció demasiado bonito para ser cierto, pero evidentemente presentó la pertinente documentación. 

Los tres primeros meses de autónomo necesitó echar mano de sus escasos ahorros, porque no pudo cumplir los objetivos marcados por la compañía, Se limitó a cobrar las comisiones de las pólizas contratadas, que no cubrían siquiera las cuotas que había pagado. Esperaba al menos resarcirse de las mismas cuando el INEM se dignara a abonárselas, pero recibió una carta comunicándole que podía despedirse de ellas. El hecho de haberse dado de alta en una compañía de seguros, aunque hubiera sido para tratar de abrirse un camino de trabajo y solo le hubiera reportado 400 euros (que él mismo había puesto de manifiesto, por si tenían que deducírselos), era motivo suficiente para que se le rechazase la solicitud. Tenía derecho a recurrir, pero le advirtieron que si lo hacía cabía la posibilidad de que le reclamasen todos los meses de paro que había estado cobrando. 

En el SACE le dijeron que tenía que esperar a final de año. Llegado éste, le comunicaron que donde habían dicho subvención de 4.000 euros ahora decían se ha acabado el presupuesto y si te he visto no me acuerdo. Que por supuesto no pensase entrar en el del año siguiente, porque ése estaría destinado a engatusar a nuevos pardillos. 

Estuvo pensando si mandarlo todo a la mierda, marcharse a su casa, volver al paro hasta que se acabaran los 6.000 euros que le quedaban y entonces pedir una subvención hasta la jubilación. Pero pudo reconducir su situación gracias a su trabajo y a la inestimable ayuda de algunos familiares y amigos, que quisieron firmarle una póliza en el momento justo en que le hacía falta para llegar a alguno de sus objetivos mensuales. 

En las estadísticas aparecerá un parado menos. Algún políticastro sacará la conclusión de que ha sido gracias a las facilidades dadas por el INEM, a las subvenciones ofrecidas por el SACE y a la maravillosa gestión de los chorizos que nos vienen gobernando desde hace ya muchos años. 


miércoles, 25 de junio de 2014

Citas (611 a 620)







611. "La vida sólo puede ser comprendida hacia atrás, pero únicamente puede ser vivida hacia delante" (S. Kierkegaard).


612. "Siempre es el momento apropiado para hacer lo que es correcto" (Martin Luther King).


613. “La ventaja de ser inteligente es que así resulta más fácil pasar por tonto. Lo contrario es mucho más difícil” (Kurt Tucholsky).


614. "Las mujeres que buscan ser iguales a los hombres carecen de ambición" (Timothy Leary).


615. "Cuando la situación es adversa y la esperanza poca, las determinaciones drásticas son las más seguras" (Tito Livio).


616. "El amor tiene fácil la entrada y difícil la salida" (Lope de Vega).


617. "El idioma es nuestro patrimonio común más consistente" (Fernando Lázaro Carreter).


618. “Cierra la puerta... contigo afuera" (Andrés López).


619. "La envidia es un buitre que se alimenta de sus propias entrañas" (Ignacio Manuel Altamirano).


620. "Mucho más que los intereses es el orgullo lo que nos divide" (Auguste Comte).




Citas (601 a 610)                                   Página principal                                   Citas (621 a 630)

sábado, 21 de junio de 2014

Mi sobrino Jaime (5 de 9)




Se lo das todo lo desordenado que quieras y en  medio
 minuto te lo devuelve con un color en cada cara.





Cuando nació le dijeron a su madre: "Ha tenido usted un armario ropero". Siempre apuntó maneras de lo que ha terminado convirtiéndose en metro ochenta y tantos de fornido chicarrón. Venía así de fábrica. No necesita pasar por el gimnasio para estar cuadrado y duro como una piedra.

Defensa central leñero, como no podía ser de otra forma. Tan fuerte como buena persona. Si puede servirte de ayuda en algo lo intuye, se te ofrece y le quita importancia, para que no tengas que agradecérselo. 

En la familia de su madre se empeñaron en preocuparse por él, seguramente porque el chaval había salido a la nuestra. No sé si llegaron a consultar al psicólogo, pero me figuro una conversación similar a ésta:
—Estoy preocupada por mi hijo el segundo.
—¿Tiene algún problema?
—Es raro.
—¿Pero qué tipo de rareza? ¿Es extremadamente feo?
—Qué va, si es guapísimo. Está mal que yo lo diga, pero todo el mundo lo comenta.
—¿Enclenque? ¿Se aprovechan de su debilidad los más fuertes?
—No hombre, no. Si es el más fuerte de la clase. Sus compañeros acuden a él cuando necesitan protección.
—¿Demasiado agresivo entonces?
—Tampoco. Si tiene que pegarse con alguien se pega, pero nunca empieza las peleas. Además no tiene demasiadas, porque habitualmente los que han reñido con él no quieren repetir.
—Ya veo que el problema está en los estudios. ¿Saca malas notas?
—Vuelve a fallarle el olfato. Es de los primeros de la clase. 
—¿Entonces es que tiene algún problema de adaptación?
—Ahí ya le veo más centrado. Es tímido.
—¿Pero cómo de tímido? ¿Le cuesta relacionarse? ¿No tiene amigos?
—No es eso. Lo cierto es que se lo rifan los chicos de su clase. Todos quieren ser sus amigos. Tengo un presupuesto con él en regalos de cumpleaños.
—Creo que más que un problema tiene usted un mirlo blanco. Si yo tuviera una hija de su edad le tirábamos los tejos. Me rindo. ¿Cuál es en realidad el motivo de su preocupación?
—Que no le gusta bailar.

Los varones de mi familia no bailamos. Y no es porque tengamos un acusado sentido del ridículo —que también—, sino porque resulta grotesco. Para qué vamos a engañarnos. Muchas personas han querido redimirnos de nuestra timidez, mostrándonos la soltura con que ellas se contorsionaban y preguntándonos si las encontrábamos ridículas. Como también somos educados, nunca les hemos respondido.

Soy consciente de que alguno de mis lectores más raros no estará de acuerdo con mi opinión sobre el baile, pero en lo que sí coincidiremos es en que no debe ser motivo de grave preocupación el hecho de que a un niño no le guste practicarlo. Sobre todo si ese rechazo lo lleva en los genes paternos.

Un error que podías cometer con mi sobrino de crío era considerarlo autosuficiente, debido a su fortaleza física. Siempre fue un niño muy sensible, que necesitaba sentirse querido. Mi madre —nadie mejor que la abuela para captar esos detalles— nos lo decía con frecuencia. Aunque realmente no era necesario, porque Jaime siempre se ha hecho querer. Adorar. Todavía a sus ya cumplidos veinte años y con sus largos ciento ochenta centímetros de morlaco, el mero hecho de pronunciar su nombre sigue despertando en todos los miembros de mi familia una tierna sonrisa de simpatía y cariño.


Guillermo (4)                                                Página principal                                                Diego (6)

martes, 17 de junio de 2014

Diccionario en clave de humor (58)





Reinvención personal, en clave de humor, del significado de las palabras.





ALGUNA. Se aplica indeterminadamente a una o varias algas respecto a otras.

ASCENSOR. Funcionario que trata de medrar proponiendo la modificación o prohibición de todo aquello que transgrede la filosofía del régimen político al que sirve.

BRONCE. Cuerpo metálico que resulta de la undécima aleación del cobre con el estaño.

CARIES. Erosión que se produce en el esmalte de los dientes de las personas nacidas entre el 21 de marzo y el 20 de abril.

CONECTAR. Amorrarse a la botella del licor de los dioses.

CREMAR. Incinerar productos cosméticos de consistencia pastosa.

EROSIONAR. Desgastar el prestigio del dios del amor acusándole de putero.

GLADIADOR. Aparato metálico con que se calentaban los circos romanos.

HAMBURGUESA. Tortita de carne picada con que se alimentan los ciudadanos de la clase media.

MAQUILLAR. Aplicar cosméticos a la quilla de un barco para mejorar su apariencia.

PARACAÍDAS. Casco.

PEREGRINO. Dícese del halcón que vuela el Camino de Santiago.

PROFUNDA. Bolsa o cubierta para guardar teorías filosóficas trascendentales.

RATONERA. Dícese del ratón que ha dejado de serlo.

TALLAR. Dar con una talla que se estaba buscando.


Diccionario (57)                                 Página principal                                Diccionario (59)

viernes, 13 de junio de 2014

Cuestiones que me planteo (5)







I

Si alguien está en una empresa
y el jefe echarlo decide,
tu vocabulario mide:
el que se va es el que cesa,
pero no el que lo despide.

En muchos medios de comunicación se utiliza erróneamente el verbo cesar. Entre sus significados está dejar de desempeñar algún empleo o cargo, pero no despedir o destituir. Un trabajador cesa en su puesto al ser despedido, pero no puede decirse que ha sido cesado por la persona que lo ha destituido.



II

Si doble c estás poniendo
al escribir redacción
no cometes infracción,
mas sí la estás cometiendo
si lo haces en inflación.


Con frecuencia inflación se encuentra erróneamente escrita con doble c. También sucede con otras palabras como contrición, discreción, concreción, etc. En Fundéu nos dan una pauta orientadora para averiguar cuando se escribe -cción. La c se duplica cuando en la familia léxica existen palabras que incluyen la secuencia -ct-: activo>acción, infractor>infracción, satisfactorio>satisfacción, etc. Sin embargo, he podido observar que hay excepciones en las que ha de escribirse -cción sin que se dé esa circunstancia: distracción, transacción, cocción, etc.



III

Reiterar la insistencia,
decir aún todavía,
no alcanzar una utopía,
ser un sabio con sapiencia,
las doce del mediodía...

... por el aire volarán, 
regimientos de soldados,
por debajo subrayados,
dar un mendrugo de pan,
sin orden arrebujados...

... bifurcarse en dos ramales,
ser gratis completamente,
acordar un pacto entente,
fundamentos primordiales,
tres idiomas diferentes...

... prever con antelación,
ser la suegra de tu nuera,
tener que salir afuera,
descanso por vacación.
La redundancia exaspera.

Redundancia es la utilización de palabras que resultan inútiles, por haberse ya puesto de manifiesto su significado en otras anteriores. Hemorragia significa flujo de sangre, por lo que decir una hemorragia de sangre es una redundancia. 



Cuestiones (4)                                     Página principal                                     Cuestiones (1)

lunes, 9 de junio de 2014

Citas (601 a 610)







601. "Con las piedras que con duro intento los críticos te lanzan, bien puedes erigirte un monumento" (Kant).


602. "La vida es una tragedia para los que sienten, y una comedia para los que piensan" (Jean de la Bruyère).


603. "Casi todos nuestros errores son más perdonables que los métodos que discurrimos para ocultarlos" (François de La Rochefoucauld).


604. “Me alegra que esté aquí, así esto deja de ser un simple monólogo, para convertirse en un biólogo” (Les Luthiers).


605. "Todos los hombres nacen iguales, pero es la última vez que lo son" (Abraham Lincoln).


606. "Un filósofo que no podía caminar porque pisaba su barba, se cortó los pies" (Alejandro Jodorowsky).


607. "El que aguarda para hacer mucho de una sola vez, nunca hará nada" (Samuel Jonhson).


608. "Con el genio se inician las grandes obras, pero sólo con el trabajo se acaban" (Joseph Joubert).


609. "Confiar en todos es insensato; pero no confiar en nadie es neurótica torpeza" (Juvenal).


610. "Aquello que para la oruga es el fin del mundo, para el resto del mundo se llama mariposa" (Lao Tse).




Citas (491 a 600)                               Página principal                               Citas (611 a 620)

viernes, 6 de junio de 2014

Sumer para los amigos






Cada uno es muy libre de pensar que me estoy yendo de cabeza.


Aunque no sabía si le gustaban, le dio un chicle. Chicle debían gustarle, porque se lo metió en la boca y sonrióse. Sonrióse Lebro y el Guadiana. Gua di —Ana—, porque has metido la canica en el agujero. Agujero le llamaban, porque fabricaba agujas para hacer media. Medía cada una, en centímetros, unos sesenta. Se sentaba, después de cenar, a la puerta de su casa. Casada con un jornalero, no le daba el dinero para ir a tomar café al bar. Bart le hacía mucha gracia, pero admiraba a Lisa. Alisa en el País de las Maravillas. Villas para pasar temporadas de descanso o recreo. Creo, pero no estoy seguro. Seguro de Vida. Debidamente contratado, por lo que pueda pasar en adelante. Adelante dando los intermitentes y con prudencia, que es virtud cardinal. Cardinal o fundamental. Funda mental, para proteger el cerebro de ajenas opiniones. O piñones, o también sirven avellanas. Ave llana es un pájaro sencillo y nada presumido. Nada presumido porque se desplaza en el agua habiéndose previamente sumergido. Sumergido quiso llamar a su hijo, pero el cura se empeñó en que tendría que ser Gumersindo. Gumersindo le pareció un nombre más propio para un árbol de la familia de las papilionáceas, por lo que prefirió ponerle María. María tampoco le dejaron, porque era nombre de chica. Pues si María no, Mariano. Mariano en la pila bautismal y el Registro, pero Sumer para la familia y amigos.


lunes, 2 de junio de 2014

Diccionario en clave de humor (57)






Reinvención personal, en clave de humor, del significado de las palabras.




CONVIDAR. Invitar a vida siendo donante.

ESCAPAR. Lograr evitar la amputación de los órganos genitales.

ESCULPIR. Arrojar saliva sobre una escultura.

ESPECULAR. Comerciar con las nalgas o reflejarlas en un espejo.

ESTRENAR. Preparar o adiestrar por primera vez a personas o animales.

INTENTAR. Procurar o pretender meter mano.

INTERESAR. Cautivar la atención y el ánimo de Teresa.

LLAGAR. Alcanzar cubierto de llagas el fin de un desplazamiento.

LLAMAR. Invitar a alguien a que venga con palabras amorosas.

PARECER. Creer que se ha perdido la vida.

PROFERIR. Dar preferencia a la pronunciación de determinadas palabras o sonidos.

REFLEXIONAR. Considerar detenidamente el doblamiento del cuerpo o de algún miembro.

SACUDIR. Ir o asistir a alguna parte para agitar algo con violencia.

TOCAR. Cubrirse la cabeza con un instrumento musical.

TRATAR. Intentar unir o sujetar con ligaduras o nudos.


Diccionario (56)                                    Página principal                                    Diccionario (58)