Cita del día


CITA DEL DÍA: “Hoy en día la fidelidad solo se ve en los equipos de sonido” (Woody Allen).

Entrada antigua de la semana

ENTRADA ANTIGUA DE LA SEMANA: Las cuatro estaciones


domingo, 6 de enero de 2013

Noche de Reyes







Si quiere esperar a que sus padres le digan algo, tendrá que coger una silla para sentarse. Hasta ahora ha tenido que descubrirlo todo por su cuenta. 

La mentira del ratoncito Pérez no les valió ni para el primer diente. Tiene la costumbre de dormir con el brazo debajo de la almohada y se despertó cuando su padre le dejaba la bolsa de gominolas. Le bastó con abrir un ojo disimuladamente para pillarlo con las manos en la masa. Resultó tan evidente que no tuvo que molestarse ni en solicitar la confirmación. Esperó a que se le cayera el segundo para decirles que si querían darle algo estaría encantado, pero que no hacía falta que hiciesen más comedias. 

Lo de la cigüeña no resultó mucho más complicado. Demasiadas evidencias durante muchos meses. Una obsesiva del peso como su madre, de repente empieza a ponerse como una foca y no hace nada para evitarlo. En unos pocos días en la clínica se obró una milagrosa cura de adelgazamiento y volvió a casa con una hermanita para él. La verdad es que al principio había llegado incluso a preocuparse por verla tan gorda, hasta que decidió hacer averiguaciones por su cuenta. Cuando consideraron oportuno contarle la verdad mediante símiles ridículos, ya sabía hasta cómo se conjugaba el verbo follar.


Lo de los Reyes ya lo viene sospechando desde el año pasado, pero de éste no pasa. Casi todos los niños de su clase dicen saberlo ya. No va a tener más remedio que volver a acostarse temprano, para seguir el juego a sus padres, pero esta vez sin dejarse tentar por el sueño. Está seguro de que todo va a salir tal y como lo tiene previsto. Le bastará con poner en práctica su especialidad de hacerse el dormido, para que caigan ingenuamente en su trampa. Un misterio más quedará desvelado.


Pero con estos mayores no se termina nunca. Siempre tienen algo que ocultar. El próximo objetivo en el que quiere centrarse lo tiene claro. Intuye que este caso es más enrevesado, pero precisamente por eso le resulta apasionante. Desde hace bastante tiempo no le cuadran muchas cosas al respecto y tampoco está dispuesto a esperar a que decidan contarle lo de Dios.

36 comentarios:

  1. Uffff Chema! Que bueno, y que duro, parecía un cuentecillo tierno y menudo final.
    Y mira que decepciona más descubrir lo de los Reyes que lo de Dios, debe ser por los regalos y todo el marketing, está mejor montado.
    Besitos guapo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En lo de la existencia de Dios no entro, pero lo que sí está claro es que como te van llevando de una mentira a otra parece inevitable que te plantees si esa es la siguiente. Y conste que no estoy criticando, porque la de Reyes me parece la mentira más bonita que me han contado en mi vida. Habiendo niños en casa, ver sus caras al abrir la puerta a los regalos, es para mí el momento más bonito del año.
      Espero que hayan sido buenos contigo.
      Muchos besos.

      Eliminar
    2. Totalmente de acuerdo, con niños en casa lo de los Reyes es mágico, yo creo que he disfrutado más como mamá ese día que cuando era yo la niña.
      Si me cae algo será dentro de un ratito que comemos en casa de mis padres con mi hermaña y cuñaíco, el coriano ná, ni yo a él tampoco, es así de triste.
      Besos

      Eliminar
    3. Aunque no me hubieran dejado nada, yo me considero mucho más que afortunado por el regalo de Reyes que he ido recibiendo con cuentagotas a lo largo del último año a través personas como tú que me han permitido recibir y hacer entrañables y muy aprovechables visitas.
      Seguro que en casa de los papis te ha caído algo, porque eres muy buena cría.
      Besos.

      Eliminar
    4. Tienes razón, es buen regalo el recibido este año para los novatos como tú y yo, todo un descubrimiento este mundo.
      En primicia: una sarten ja ja, que se la pedí yo a mi mami, un collar, un colgante de cuero con una cruz supermolón y, y...coño! ya está!
      Besitos

      Eliminar
    5. Aunque la sartén sea regalo para la casa está muy bien la cosa, no seas llorona. A mí me han dejado una radio, que me ha hecho recordar la primera que me trajeron y que siempre he considerado el regalo que más me ha ilusionado en mi vida. Tanto es así que hace poco le dediqué una entrada.

      Eliminar
  2. Es lo que tiene el espíritu curioso, nunca está de acuerdo con las respuestas dadas, y siempre busca la respuesta vivida. Se le quedan ilusiones en el camino, pero le nacen nuevas.
    Con lo de dios va a tener trabajo. Le aconsejo que empiece por los griegos, son más entretenidos.
    Un abrazo querido rompe-mitos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La narración no es para nada autobiográfica. Yo soy mucho menos curioso y mucho menos avispado que el protagonista. Casi todas las cosas que sé han tenido que enseñármelas. Incluso en lo que hace referencia a Dios todavía, a mis años, no me atrevo a definirme con rotundidad. Hay gente mucho más preparada que yo que cree y gente mucho más preparada que yo que no cree.
      Un abrazo.

      Eliminar
    2. Es lo que yo digo. Nadie ha podido demostrar su existencia, pero tampoco su inexistencia. Empate a cero.

      Eliminar
    3. Ahí la has clavao, Merino. Qué sensato eres cuando te pones.

      Eliminar
  3. Siendo un niño tan adelantado, seguro que resuelve cualquier incógnita. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguramente afrontará la situación con mucha más naturalidad que sus mayores, educados bajo la amenaza de que esas dudas son obra del diablo y pueden traer penosas consecuencias.
      Un fuerte abrazo, Karima.

      Eliminar
  4. Sonrío, porque ... es .. como la vida misma. Mi sobrina, le preguntó a mi hermano si los Reyes eran los padres. Mi hermano, tan "realista" como es, le soltó, que sí, casi que sin dudar. Mi sobrina, siguió, si también el ratoncito pérez eran los padres.. mi hermano, siguió con el ataque de sinceridad. Pero ... mi sobrina fue más allá: "Papá, ¿entonces Dios también es mentira?". Para ella, todo lo "bueno y misterioso", se había convertido en mentira. :) Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Precisamente allí quería llegar yo. Hasta ese momento todas las cosas que teníamos que creer sin ver (ratoncito Pérez, cigüeña, Reyes Magos) basándonos en la información recibida de nuestros mayores, han resultado ser mentira. ¿ No es lógico plantearse la posibilidad de que la siguiente en el escalafón (Dios) pueda serlo también?
      Besos.

      Eliminar
  5. Y al final qué diferencia hay, entre el resto y Dios, es algo que nos dicen que existe pero que nadie te puede probar, para mí desde luego es lo mismo, cada uno con su público, los reyes y el ratoncito los niños, Dios para los adultos, que para cuando llegan a esa edad ya han tenido años y años de doctrina, porque curiosamente la practica totalidad de seres humanos practica la religión de sus padres.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La diferencia está en que Dios no pueden ser los padres. Creo que soy lo bastante mayor para que me lo hubieran dicho ya.
      Un abrazo.

      Eliminar
  6. Es que la vida es así. Si te empeñas en desentrañar ilusiones, terminas sin ellas.
    Es igual que los defectos, si te empeñas en buscarlos, al final los encuentras :D
    Besazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que es el paso del tiempo el que termina con las ilusiones y saca a la luz los defectos, aunque no te empeñes en desentrañarlos. Lo que hay que hacer es sustituir aquéllas por otras y compensar éstos con otros alicientes.
      Besos.

      Eliminar
  7. Como es muy espabilado se va dando cuenta de todo, aunque no le cuenten nada. Los niños que van descubriéndolo todo por iniciativa propia se hacen mucho más agudos e inteligentes. Para mí que como digo se ve muy espabilado e inteligente, se dará cuenta que lo de Dios es como lo del Ratoncito Pérez y y los Reyes magos. Muy bueno Macondo.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre tan generoso en tu juicio, Rafa. Muchas gracias.
      Un abrazo.

      Eliminar
  8. La inocencia infantil, derritiéndose poco a poco. El ratón Pérez con un diente, los Reyes, la cigüeña...esos detalles de magia que nos acercan los pies al suelo, degollando en seco la confianza. Para retomar los lastres de la realidad, tan prosáica, tan sucia, tan previsible.Tan plana.

    Buen trabajo. Muy dulce la forma de entonación. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Lindo relato. Yo no soy de reyes, creo que ya lo he dicho. De chica pasábamos Nochebuena en casa de mi abuela todos los sobris, como bien se sabe aquí en el sur es verano y yo vivía en una ciudad muy cálida. En resumen: no hay chimeneas. Mis tíos (los menores) armaban un show distractivo mientras algún otro nos decía que había escuchado el trineo de Papa Noel por la puerta principal. Corríamos hacia allá (era una casa muy grande). Luego otro nos decía que el sonido estaba ahora en el garage. Corríamos y encontrábamos bolsas de regalos. ¡se nos había escapado de nuevo!
    No sé cuándo se me empezó a hacer obvio lo de las distracciones. Un día le pregunté a un tío mío (yo era la prima mayor) y empecé a formar parte del staff de distracciones hasta que el último despertó del ensueño.
    No traumas. No preguntas. pensé entonces y pienso ahora que es más lindo saber que alguien pensó en tí y te compró algo...
    Mi nene este año recibió regalo de Papá Noel... el siguiente no sé...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando yo era niño lo de Papa Noel no existía. Los Reyes Magos eran los únicos que traían juguetes, con el inconveniente de que te los dejaban al final de las Navidades y no podías jugar con ellos en las mismas. Sin embargo, su llegada era el consuelo para unas vacaciones que esteban tocando a su fin. Recuerdo a mis seis hermanos y yo (mas tres primos) esperando histéricos a la puerta del comedor a que se levantara el abuelo, que quería ver nuestras caras al entrar pero sin tener que madrugar tanto como nosotros. Como decía más arriba, es el día más bonito del año. La “mentira” está mucho más que justificada, por la ilusión que despierta, sin embargo se corre el riesgo (como en el relato) de que los niños se pregunten si hay una siguiente por descubrir.
      Besos.

      Eliminar
  10. Es que a veces nos creemos que los niños son tontos, pero de eso nada. Éste en concreto ha salido muy espabilado. Lo de Dios lo va a tener más complicado, pero seguro que acaba descubriendo la verdad. Cuando lo haga espero que no las cuente.
    Buen relato, un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también estoy esperando que descubra un camino hacia la verdad del asunto que se nos haya pasado por alto. Si me dice algo te mantendré informado.
      Un abrazo.

      Eliminar
  11. Es bueno mantener una cierta ilusión hasta una determinada edad, sólo que no sé cuál es esa 'cierta' y esa 'determinada'.
    Un abrazo.
    HD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que la ilusión de los mayores por la ilusión de los niños es tan grande que se apura el asunto hasta que el niño viene con la pregunta. El mismo niño tampoco tiene prisa en enterarse y anda por lo menos un año haciéndose el loco: “A ver si voy a descubrir el pastel y se me va a terminar el chollo”.
      Un abrazo, Humberto.

      Eliminar

  12. El Ratoncito Pérez, no tanto, aunque también, pero recuerdo la ilusión y la magia que tenía para mí el día de Reyes y siempre he procurado esa misma ilusión para mis hijas, como dice Inma, como mamá se vive de otra manera pero también muy gratificante.

    Creo que esas mentirijillas o mentirijotas, nos han ayudado a todos a ser felices en días especiales y nos han enseñado a saber mantener esa ilusión desde los primeros años de vida, después son otras las ilusiones que van viniendo, otra cosa es que se vayan cumpliendo, por lo menos de pequeños, teníamos la felicidad asegurada.

    Lo de Dios, es punto y aparte, es cuestión de que cada uno enseñe lo que cree y se me está ocurriendo en este momento que una forma de saber si se cree, es ver si se escribe Dios o dios. Una ocurrencia, nada más, pero significativa.

    Muchos besos, Chema, buena entrada, sí señor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Indudablemente no creo que ningún hijo pueda recriminar a sus padres una mentira tan bonita.
      Con respecto a la creencia o no en la existencia de Dios, es atinada tu observación sobre escribirlo con mayúscula o minúscula. El problema es que no existen las “manúsculas” o las “miyúsculas”, para reflejar la postura de los que no lo tienen tan claro.
      Muchos besos, hermosa.

      Eliminar
  13. Joder, macho, has desmontado mi mundo en solamente veinte líneas.
    Lo del ratón Pérez ya lo venía sospechando, es cierto, ¿pero lo de los Reyes...? ¿Y me lo sueltas así, a bocajarro? Demasiadas corbatas iguales, demasiados botes de colonia... sí. Ahora voy entendiéndolo todo.
    Lo de Dios, por contra, no lo veo demasiado claro. ¿Quién es, entonces, el señor de las barbas que sale en la tele con una tijera en una mano y un paraíso prometido ofrendado en la otra?
    Hmm... Me haces pensar. No está bien hacer pensar a los amigos.
    Un abrazo, de todas formas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No me lo tengas en cuenta, que no soy yo sino este crío que va de listillo. Yo lo de Dios tampoco lo tengo claro, sin embargo en los Reyes Magos creo a pies juntillas. De qué iba a ponerte de Melchor en mi belén si creyera que es una patraña.
      Un abrazo.

      Eliminar
  14. Que no sea autobiográfico, que no sea autobiográfico, que yo quiero que creas en los Reyes (por lo menos en los Magos), siempre.

    Un beso y P.D. Un chiste malo: ¿cuál es el animal con más dientes del mundo? El Ratoncito Pérez. Vaaale, en este contexto lo has pillado enseguida, pero si no, piensas en tiburones y cocodrilos ;)

    Otro beso sin chiste malo,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cómo no voy a creer en los que protagonistas, con los niños, del día más bonito del año. Claro que no es autobiográfico. Este niño es demasiado listo y demasiado pragmático para mí. Yo, mientras tita Pilar no me diga lo contrario, creo en lo que me echen.
      Un beso por el del chiste malo, otro por el otro y otro porque sí.

      Eliminar
  15. Me encanta! yo creo que mi hijo mayor (tiene 6 años) lo del ratoncito ya no le cuela... los reyes, sii, aunque este año ya preguntaba porque habia tantos, por todas partes, como papa noel... y si era posible que melchor tuviese voz de mujer, xD , y lo de Dios... lo de Dios es otro tema... xD
    bueno, lo dicho, me encanta el Blog, te dejo en favoritos que quiero ir leyendo toodo, saludos!!! (^^,)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que se juega con las ganas de creer que tienen los niños en los Reyes Magos para hacer las cosas sin ningún cuidado. Como no son tontos, llega un momento en que surgen las preguntas.
      Gracias por tu visita al blog y tu juicio sobre el mismo. Voy inmediatamente a conocer el tuyo.
      Saludos.

      Eliminar