Cita del día



CITA DEL DÍA: "A menudo me he tenido que comer mis palabras y he descubierto que eran una dieta equilibrada" (Winston Churchill).

Entrada antigua de la semana

ENTRADA ANTIGUA DE LA SEMANA: Peter Pan (cuento)


sábado, 28 de abril de 2012

Creer o no creer




Hace algún tiempo leí en el perfil del facebook de un sobrino mío que se consideraba ateo. Unos cuantos años atrás me hubiera preocupado, incluso me hubiese planteado hablar con él; sin embargo me sorprendí a mí mismo pensando: “ahí tú, con dos pelotas”. Lo que recogía esa frase era mi admiración por un chaval de catorce años, que había tenido la valentía (desde mi punto de vista, porque él lo habría hecho con la mayor naturalidad) de plantearse una cuestión que, en muchas ocasiones, los de mi generación no nos hemos atrevido a abordar en edades mucho más avanzadas, incluso en toda nuestra vida. Al mismo tiempo sentí orgullo por el cambio en el grado de tolerancia de las gentes de un país que, tiempo atrás, se hubieran rasgado las vestiduras en situaciones como ésta. También satisfacción, por haber participado personalmente de esa evolución. Se acabaron los redentores. El que quiera predicar, que lo haga con el ejemplo.




La verdad es que el modelo que reciben los jóvenes de quienes teóricamente somos creyentes, no resulta atractivo en absoluto. Y no me refiero sólo a la relación que mantenemos con la Iglesia, institución sobre la que muchos coincidimos en que deja bastante que desear, sino también a la puesta en práctica de nuestra supuesta fe cuando nos relacionamos con los demás.

Tampoco en la teoría andamos demasiado convincentes. Utilizar como argumento de la existencia de Dios que personas muy preparadas creen en Él, sirve de la misma forma para defender la postura contraria. Decir que la vida carece de sentido si no hay nada después de la muerte, más parece la manifestación de un deseo que la aportación de una prueba. Basarlo todo en que hay que tener fe, no vale de nada para quien no la tiene.

Creer o no creer. Las dos posturas son respetables. Espero que incluso también lo sea la de nadar entre las dos aguas sin terminar de definirse.

miércoles, 25 de abril de 2012

Citas (61 a 70)






61. “La diferencia que hay entre una convicción y un prejuicio, es que la convicción podemos explicarla sin alterarnos” (Federico II de Prusia).


62. “Existen dos maneras de ser feliz en esta vida: una es hacerse el idiota y la otra serlo” (Sigmund Freud).


63. “Más de uno debe su éxito a su primera esposa y su segunda esposa a su éxito” (Jim Backus).


64. “Si quieres que te sigan las mujeres, ponte delante de ellas” (Francisco de Quevedo).


65. "La mayoría de nuestras equivocaciones en la vida nacen de que cuando debemos pensar, sentimos y cuando debemos sentir, pensamos” (J. Churton Collins).


66. "Prefiero que me incineren a que me sepulten y ambas cosas a un fin de semana con mi mujer" (Woody Allen).


67. "Lo que usted afirma me parece disparatado, pero defendería con mi vida su derecho a decirlo” (Voltaire).


68. “A veces pienso que la prueba más fehaciente de que existe vida inteligente en el universo es que nadie ha intentado contactar con nosotros” (Bill Watterson).


69. “El amor es como Don Quijote: cuando recobra el juicio es que está para morir” (Jacinto Benavente).


70. "Si todo el año fuese fiesta, divertirse sería más aburrido que trabajar” (William Shakespeare).


Citas (51 a 60)                                        Página principal                                       Citas (71 a 80)

domingo, 22 de abril de 2012

El Álamo Negro (cuento)



Este cuento me lo publicó el diario Heraldo de Aragón en fecha 21 de mayo de 1982.
Quiero dedicárselo a Pilín (q. e. p. d.), que se emocionó al leerlo.



Nacido en una tierra salina y seca, el Álamo Negro apenas había podido desarrollar su esbelta figura. A pesar de ser el único ejemplar de su especie en aquel lugar, nadie había reparado nunca en él. Era como el pato feo de aquél bosque, pero sin la esperanza de correr la suerte del cisne. Ni el suelo que pisaba, ni el agua que recibía, le permitían aspirar siquiera a convertirse en un árbol vulgar. Era consciente además de la pobre calidad de su madera, por lo que no le quedaba ni el consuelo de pensar que alguien pudiera hacer algo medianamente importante con él.

Y sucedió lo que tenía que ocurrir. Mientras los otros árboles fueron comprados por los mejores fabricantes de instrumentos musicales, o los más afamados ebanistas, o los más importantes constructores navales, el Álamo Negro fue a parar al taller de un fabricante de papel.

Y mientras los otros árboles fueron transformados en los violines de más calidad, o en los muebles más artísticos, o en los más modernos barcos, el Álamo Negro fue convertido en una pegajosa pasta de celulosa.

Y mientras los otros árboles fueron bañados en los más delicados barnices, o tratados con las más ricas ceras, o engalanados con las más hermosas velas, el Álamo Negro fue sometido a los más espantosos tratamientos químicos y físicos.

Y mientras los otros árboles maravillaron en las más célebres salas de conciertos, o entraron en los más lujosos palacios, o surcaron los más lejanos mares, el Álamo Negro fue llevado a una inhóspita cárcel. 

Y mientras los otros árboles fueron apreciados por los más prestigiosos músicos, o por las más exquisitas damas, o por los más competentes marinos, el Álamo Negro cayó en mano de un recluso que, no teniendo otra cosa mejor que hacer, se dedicó a garabatearlo de aquesta guisa con la truncada pluma de un halcón: "En un lugar de la Mancha, de cuyo nombre no quiero acordarme...".

jueves, 19 de abril de 2012

Diccionario en clave de humor (4)





Reinvención personal, en clave de humor, del significado de las palabras.
  

ARCHIVAR. Poner y guardar delaciones en un archivo.
ARMARIO. Mueble para guardar armas.
ARMIÑO. Mamífero carnicero que pasa por Lugo y Orense.
ARRASAR. Echar por tierra un brillante futuro de soltero, entregando trece monedas en señal  de matrimonio.
ARTIMAÑA. Astucia aragonesa.
ASÍNDETON. Figura (sustantivo) que (pronombre) consiste (verbo) en (preposición) omitir (verbo) las (artículo) conjunciones (sustantivo).
ASPAR. Contradicción
ASPILLAR. Recibir un as con unas dobles de ases.
ASTENIA. Debilidad producida por determinado helminto intestinal.
ASTROLÓGICO. Cualquiera de los cuerpos celestes que no tienen nada que ver con el Planeta Tierra desde que lo habita el homo sapiens.
ATENUACIÓN. Figura que no consiste en no afirmar el juicio, sino en negar lo contrario de aquello que no se quiere negar.
ATIZAR. Dar golpes con una tiza.
ÁTONO. Atono. Sin  acentuacion prosodica.
BADAJOZ. Pieza metálica que hace sonar las campanazas.
BANDURRIA. Conjunto de musiquillos de poca monta, que interpreta sus melodías con guitarras venidas a menos.
 Diccionario (3)                                      Página principal                                      Diccionario (5)

lunes, 16 de abril de 2012

Muertos, heridos, empatados, perdidos...




Seguramente hoy voy a ser polémico. De todas formas, para evitar erróneas interpretaciones, empezaré por puntualizar que me parece muy bien que se persiga a los conductores irresponsables. Lo que no me creo es que el fin primordial que se esté dando a las multas de tráfico sea tratar de disminuir los accidentes. Se busca la recaudación fácil, más que la infracción grave. Al pardillo, más que al delincuente.

Sucede algo parecido con los resultados de los fallecimientos en carretera. Es positivo que disminuyan, pero no que se utilicen los datos con fines electoralistas o para desviar atenciones. Siempre me ha parecido de mal gusto que se comparen los de determinados periodos  de tiempo de cada año con los del anterior, como si de una competición deportiva se tratase. Tantos muertos menos que el año pasado; o números parecidos, a pesar de que este año el puente ha sido más largo; o algún muerto más, pero muchos menos heridos. Muertos, heridos, empatados, perdidos, votos a favor, votos en contra…


Una prueba de la politización de los datos: en esta estadística aparecen divididos por legislaturas.


Seguro que si digo que estoy harto de estas manipulaciones de datos poco significativos, llegarán los políticos de turno a llamarme cafre. A decirme que el simple hecho de que una familia española menos se vea privada de un ser querido, ya debe ser un motivo de alegría que compense cualquier esfuerzo. Y se quedarán tan anchos con su poco original ejercicio de demagogia. Puestos a frivolizar, me gustaría preguntarles a cómo cotiza para sus intereses un muerto de otra cosa; de enfermedad o de otro tipo de accidente. De los que forman parte de la inmensa mayoría. De esos por los que también se puede luchar y que, aunque no muevan votos, también tienen familia.

Me estaba extrañando que este año, a la vuelta de Semana Santa, no nos dieran demasiado la paliza con las estadísticas sobre los accidentes de tráfico. No me había hecho ilusiones de que fuera porque los nuevos gobernantes hubiesen cambiado el comportamiento y, efectivamente, se han  confirmado mis temores. Simplemente es que ha habido más muertos que el año pasado en las mismas fechas. Esta vez no hay votos a ganar, que es lo que realmente importa. Espero que los salientes tengan la delicadeza de no empezar a decir que con ellos se moría menos gente.

viernes, 13 de abril de 2012

Citas (51 a 60)






51. “No hay camino para la paz; la paz es el camino” (Mahatma Gandhi).


52. “Cuando no se ama demasiado, no se ama lo suficiente” (Blaise Pascal).


53. "La ausencia disminuye las pequeñas pasiones y aumenta las grandes, lo mismo que el viento apaga las velas y aviva las hogueras” (François de la Rochefoucauld).


54. “Elegancia es la ciencia de no hacer nada igual que los demás, pareciendo que se hace todo de la misma manera que ellos” (Honoré de Balzac).


55. “Lo peor que puede hacerse es cruzar el precipicio en dos saltos” (David Lloyd George).


56. "Los altavoces refuerzan la voz, pero no los argumentos” (Hans Kaspar).


57. “No te pongas en el lado malo de un argumento simplemente porque tu oponente se haya puesto en el lado correcto” (Baltasar Gracián).


58. “A veces pienso que Dios, al crear al hombre, sobrestimó un poco su habilidad” (Oscar Wilde).


59. “Hay dos cosas infinitas: el Universo y la estupidez humana. Y del Universo no estoy seguro” (Albert Einstein).


60. “A más de uno que dice que la vida es breve, le parece el día demasiado largo” (Friedrich Hebbel).


Citas (41 a 50)                                        Página principal                                       Citas (61 a 70)

martes, 10 de abril de 2012

Víctor García de la Concha




El que fuera director de la Real Academia Española de la Lengua durante doce años, actualmente del Instituto Cervantes, fue un día catedrático de Literatura Española en la Facultad de Filosofía y Letras de Zaragoza. Y yo tuve la suerte de estar allí y ser alumno suyo.

Pensó don Víctor que su asignatura (Literatura Española del Siglo XVI) era demasiado extensa para poder profundizar en ella, por lo que decidió centrarse en un aspecto concreto de la época sobre el que es un experto: la novela picaresca. Pensado y hecho. Primer trimestre para el Lazarillo de Tormes, segundo para el Guzmán de Alfarache y tercero para el Buscón. Como los tercios de una faena taurina, pero con la duración de un curso escolar. El paseíllo duraba toda la clase, porque no llegaba a sentarse tras la mesa destinada al profesor. Durante todo el tiempo iba recorriendo los pupitres, impartiendo su magisterio entre los que teníamos el privilegio de ocuparlos. Gustándose, que es la única forma de transmitir. Templando. Escudriñando, desmenuzando, ahondando, rastreando, reflexionando... Se despedía diez minutos después de haber empezado y por el reloj habían transcurrido sesenta. En ocasiones el folio sobre el que ibas a tomar apuntes se quedaba en blanco, de tan embelesado que habías estado con sus explicaciones.

Conservo con especial cariño mi ejemplar de Los pecados capitales en el Lazarillo, el trabajo que elegí para promediar con el examen. Como buen mal estudiante, se me acumuló la faena en junio y decidí aparcarlo para septiembre. Era la única forma que tenía de testimoniarle mi agradecimiento al profesor y no quería hacerlo de cualquier manera. Durante los calores estivales disfruté esforzándome en él y lo saqué adelante lo mejor que pude. Don Víctor me lo premió con una buena calificación.

Profesores como don Víctor García de la Concha son los que te hacen bendecir el día que decidiste encaminar los pasos hacia una determinada facultad. Los que te llevan a pensar que si volvieras a nacer, independientemente de que luego la vida te lleve por otros derroteros, te gustaría repetir la carrera que hiciste. 

sábado, 7 de abril de 2012

Diccionario en clave de humor (3)





Reinvención personal, en clave de humor, del significado de las palabras.


ANSIEDAD. Estado de desasosiego producido por el  paso de los años.
ANTEPASADO. Dícese de determinado tipo  de piel  curtida cuando no está en buenas condiciones.
ANTICUARIO. Depósito de agua donde se mantienen  vivos animales viejos.
ANTILLANO. Partidario de la montaña.
ANTÍTESIS. Figura que consiste en contraponer una frase a otra figura que no consiste en contraponer una frase.
AÑADIDO. Cantidad de años que hay que agregar a la edad que reconocen algunas mujeres para saber la que en realidad tienen.
AÑICOS. Pedazos pequeños en que se dividen los años al romperse.
AÑORANZA.  Aflicción causada por el paso de un año.
APALABRAR. Concertar algún negocio de labranza.
APARADOR. Repisa de mesón.
APARCAR. Colocar sobriamente en un lugar público automóviles u otros vehículos.
APÁTICO. Apatico. Pato pequeño que no tiene ganicas de nada.
APLAZAR. Retrasar la llegada de un emperador ruso.
APREHENDER. Adquihirir el cohonocimiento de alguhuna cohosa.
APRETURA. Movimiento violento e incontenible del vientre de un magistrado romano.
Diccionario (2)                                       Página principal                                      Diccionario (4)

miércoles, 4 de abril de 2012

Carlos Lapetra




Con la perspectiva que da el paso de los años, nadie duda en considerarle el mejor futbolista aragonés de todos los tiempos. Fue internacional compitiendo por el puesto con una vaca sagrada como el extremo madridista Paco Gento, seguramente el jugador de club más laureado de la historia del fútbol mundial. La ubicación de Carlos Lapetra (falso interior) era distinta. El seleccionador José Villalonga apostó por él precisamente por su forma de desenvolverse en el campo y su moderna concepción del juego, totalmente adelantada a su tiempo. Componente de la única selección española que ganó un título (Eurocopa de 1964) hasta la reciente llegada de La Roja.

Habrán transcurrido cincuenta años, pero lo recuerdo como si fuera ayer. Acudimos con mi padre al Premio Ciudad de Alcañiz, de automovilismo. La misma idea habían tenido varios de los hermanos Lapetra, siempre (entonces y ahora) juntos a todos los sitios. Tras los saludos de rigor nadie tuvo que decirle a Carlos que ese niño, royo como él, estaba paralizado por la emoción de tenerlo tan cerca. Podía perfectamente haberse limitado a estrecharme la mano o incluso haber pasado de mí, pero no ejercía de divo y le salió el ser humano. Me apoyó el  brazo en el hombro y me llevó a ver la salida de los coches. Y allí estuvimos un rato los dos. Hablando solamente él al principio. Respondiendo yo, cuando pudieron salirme las palabras. Aquella noche, por primera vez en mi vida, supe lo que era no poder conciliar el sueño.

Una larga enfermedad terminó por llevárselo el día de Nochebuena de 1995. Acababa de cumplir 57 años. No había vuelto a tener contacto con él, pero sentí la necesidad de testimoniarle póstumamente mi deuda de gratitud adquirida más de treinta años atrás. La Basílica del Pilar, lugar en que se había hecho ofrenda a la Virgen de los trofeos conquistados por el equipo, se convirtió en receptora del cariño de la gente hacia su miembro más destacado. Cuando observé que a los miles de aragoneses que habíamos acudido al funeral se habían unido muchos de los contrincantes con los que se había enfrentado, desplazados ex profeso desde sus ciudades de origen para despedirle, me acordé de algo que me dijo mi padre sobre él y he podido confirmar siempre que me he encontrado con personas que le conocieron. Cuando se nombra a Carlos Lapetra se empieza recordando al futbolista, pero se termina hablando de la persona.

domingo, 1 de abril de 2012

Citas (41 a 50)





41. "La más larga caminata comienza con un paso" (Proverbio hindú).


42. "Si lo que vas a decir no es más bello que el silencio, no lo digas" (Proverbio árabe).


43. “Una vez terminado el juego, el rey y el peón vuelven a la misma caja” (Proverbio italiano).


44. "El sabio no dice lo que sabe y el necio no sabe lo que dice" (Proverbio chino).


45. “La escalera ha de barrerse empezando por arriba” (Proverbio rumano).


46. “Caer está permitido. Levantarse es obligatorio” (Proverbio ruso).


47. "No te cases por el dinero; puedes conseguir un préstamo más barato" (Proverbio escocés).


48. “Escapa de los que compran lo que no necesitan, con dinero que no tienen, para agradar a gente que no vale la pena” (Facundo Cabral).


49. "Los cuarenta son la edad madura de la juventud; los cincuenta la juventud de la edad madura” (Víctor Hugo).


50. “Sólo se ve bien con el corazón; lo esencial es invisible a los ojos” (Antoine de Saint-Exupery).


Citas (31 a 40)                                       Página principal                                        Citas (51 a 60)